El diario de Ana

Ana nos muestra en esta sección sus reflexiones acerca de la vida con una literatura muy cuidada.

 

Artículos: 28 hasta el momento.

EL DIARIO DE ANA: Eclipses, por Ana L.C.

“Aquel día se escondió el sol.

Sí, fue como si la noche cayese de golpe sobre el mundo un poco antes del mediodía y todos miraron al cielo, sorprendidos y aterrados. “¿Es esta una señal de alguna catástrofe que Dios nos envía para castigar nuestros pecados?” – preguntaron angustiados al cura de la parroquia y él dijo que posiblemente así sería. Y todos comenzaron a llorar y a golpearse los robustos pechos de rudos campesinos gimiendo súplicas y palabras de arrepentimiento. Sin embargo Melquíades, el alquimista, dijo con su voz ronca y desgastada de puro vieja:

Para leer más...

EL DIARIO DE ANA: Era como el perfume que te atrapa, por Ana L.C.

 

Murió mi amiga Laura.

Qué frase tan escueta para algo definitivo, pero el hecho es ése, simplemente ése y toda una vida se encierra finalmente en esas cuatro palabras. Así es, así de sencillo, pero Laura era mucho más, aunque con el tiempo se nos vaya olvidando, porque su vida no tuvo nada de espectacular, ...

Para leer más...

 

El diario de Ana

Coincidencias

Ana L.C.– Mayo 2013

 

 

La pobre mujer estaba hecha un manojo de nervios y no había forma de hacerla razonar, sólo repetía el mismo sonsonete todo el rato:

- ¡Me la han matado! ¡Me la han matado!...

         Una muchachita, bastante parecida en el rostro a la Matilde de la fotografía que me mostrase Carlos, intentaba tranquilizarla sin ningún éxito y amenazando con caer ella misma en la desesperación.

- Pero, ¿cuánto tiempo están sin noticias de ella? – pregunté al padre, un hombre muy alto y delgado quien quería mantenerse firme, pero al que se le notaba la preocupación.

- No mucho – respondió. – Creo que la semana pasada recibimos un correo electrónico donde nos decía que estaba bien y que pronto volvería – miró a la chiquilla y ella afirmó con la cabeza.

- ¿Se comunican, entonces, por Internet? – volví a indagar.

- No, ya hace tiempo que dejó de responder a los mensajes de su hermana… - volvió a mirarla como invitándola a hablar, pero ésta no respondió. – Simplemente nos envía algún mensaje, de vez en cuando, diciendo que está bien y que pronto volverá… nada más… - y hundió la mirada en sus manos que apoyaba sobre la mesa como dos animalitos inquietos y abandonados.

Para leer más...

 

El diario de Ana

Esos momentos

Ana L.C.– Abril 2013

 

 

El funeral de don Fulgencio fue algo desolador. Yo no conocía demasiado al hombre, pero jamás habría pensado que una persona tan activa, notoria e influyente como él, por lo menos dentro del limitado círculo de aquella pequeña ciudad, provocase tan pocas voluntades de acompañarle en su último adiós por este mundo. Del bufete tampoco fuimos la totalidad, pues las cosas no estaban como para ir cerrando puertas, ni tan siquiera en el funeral de la persona que lo había dirigido durante más tres décadas. Simplemente estábamos las cabezas más representativas, como Vicente, el Jefe de Administración, Carlos y Miguel, dos de los asociados con más peso, Araceli, mi secretaria, y yo. Faltaba Matilde, otra de las asociadas que estuvo de agregada al equipo del Presidente hasta la llegada de su esposa, Lucía, la cual, parece ser, tomó con bastante aplomo y decisión las riendas.

Para leer más...

 

El diario de Ana

Todos somos sospechosos

Ana L.C. – Marzo 2012

 

 

Pues, como era de suponer, tampoco aquella noche pude conciliar el sueño. Desde mi llegada a estas tierras no habría dormido más de tres horas seguidas, y esas sobre el teclado de mi ordenador… En cambio, mi hermano interpretó una preciosa sinfonía de ronquidos y se levantó de la cama jovial y alegre como si ninguna preocupación nos amenazara con terribles tormentas… De verdad que a veces me da mucha envidia su forma de ser…

          La policía nos envió, con una puntualidad increíble, por lo menos para la media acostumbrada en este país, a un grupo de jovenzuelos y jovenzuelas que, nada más verlos, nos preguntamos si no serían becarios… Pero no, nada más lejos de ello, y encima fueron bastante eficientes y aplicados, metiendo las narices por todos los equipos informáticos, archivos, armarios y demás, mientras un inspector con cara de dolerle la barriga, igual era cierto, estuvo haciéndonos preguntas y más preguntas sin reparar en miramientos ni cortesías.

Para leer más...

 

El diario de Ana

Llegan los problemas

Ana L.C. – Febrero 2013

 

 

Mi hermano llegó cuando estábamos reunidos en la sala de juntas y lo primero que vio fue el asombro dibujado en nuestros rostros pues no encontrábamos explicación alguna a lo sucedido, y más cuando buscamos y rebuscamos por archivos, discos duros y ordenadores, para darnos cuenta que el nombre de don Fulgencio no aparecía por ninguna parte, ni en un solo documento, ni en una carta, ni en un mensaje… era como si nunca hubiese trabajado en el bufete, ni una sola firma, ni una sola mención… nada.

 

El diario de Ana

Una comida asturiana

Ana L.C. - Enero 2013



 

El menú de la comida, dejándome aconsejar por la mayor experiencia de Araceli, no podía ser más típico de la zona: Ensalada templada de quesos asturianos con cogollos de Tudela, Fabes con almejas, Arroz con leche y todo mojadito con una buena sidra… ¡Como para volver al trabajo luego!... Pero estaba delicioso. Mientras comíamos, fui observando el lugar y me pareció bastante distinto al de la noche, cuando estuve cenando con ¿el cura?... pero era lógico, habían cambiado la posición de las mesas, los manteles y cosas así, parece que el ambiente es diferente del día a la noche. Incluso el servicio era distinto, pues durante la cena nos sirvió un joven bastante guapo y ahora lo hacía una muchachita menuda y ágil como un gato con una sonrisa encantadora.

Para leer más...

 

El diario de Ana

Aclaraciones muy dudosas

Ana L.C. – Diciembre 2012

 

 

Y allí, sentado en el umbral de la puerta de mi nuevo domicilio, encontramos Araceli y yo a don Fulgencio como un trapo sucio y viejo a la deriva del viento… En su rostro se dibujaba la derrota… Al vernos llegar, el hombre se incorporó como un pesado dinosaurio:

- Pensaba que vendrías sola, pero no importa... – dijo dirigiendo una mirada inquisitiva a Araceli -. ya nada importa… Abre y entraremos… Hay mucho de lo que hablar…

Para leer más...

 

El diario de Ana

Se comienza por el principio

Ana L.C. - Noviembre 2012

Ir a página


 

El diario de Ana

Despertando

Ana L.C. - Octubre 2012

Ir a página


 

El diario de Ana

El cielo del Norte

Ana L.C.- Septiembre 2012

Ir a página


 

El diario de Ana

Alegoría de la lentitud

Ana L.C. - Agosto 2012

Ir a página


 

El diario de Ana

Los nombres prohibidos

Ana L.C. – Junio 2012

Ir a la página

 

 

El diario de Ana

Ousmane diouf

Ana L.C. – Mayo 2012

Ir a la página

 

 

El diario de ana

Querido diario:

Ana L.C. – Abril 2012

Ir a página

 

 

El diario de Ana

Noche de ronda

Ana L.C. – Marzo 2012

Ir a página

 

 

El diario de ana

Te doy mi palabra...

Ana L.C. - Febrero 2012

Ir a página


 

El diario de ana

el laberinto de los caracoles

Ana L.C. - Enero 2012

Ir a página

 

 

El diario de ana

La vida por un espejismo

Ana L.C. – Diciembre 2011

Ir a página

 

 

El diario de ana

caleidoscopios

Ana L.C. - Noviembre 2011 

Ir a página

 

 

El diario de ana

detalles

Ana L. C.– Octubre 2011 

Ir a página

 

 

el diario de ana 

la mujer del té 

Ana L. C. – Septiembre 2011 

Ir a página

 

 

el diario de ana 

los nuestros 

Ana L.C. – Agosto 2011- 

Ir a página

 

 

El diario de ana 

Amores que matan 

Ana L. C. – Junio 2011- 

Ir a página

 

EL DIARIO DE ANA: El deseo de cumpleaños, por Ana L.C.

 

El sábado nos reunimos toda la familia en casa de mi abuela. Cumplía la mujer ochenta años y había que celebrarlo, “Porque a saber los que podrá celebrar más”, repetía con su finura habitual mi tío José, el tío Pepico entre los allegados.

EL DIARIO DE ANA: Una familia feliz, por Ana L.C.

 

Era una mañana de lunes fría y lluviosa. Los lunes son el peor día de la semana para mí, por cuestiones obvias que no voy a analizar, y el agravante de la lluvia no ayudaba nada a mi estado de ánimo. Esperaba a un nuevo cliente, colega de oficio que buscaba el apoyo de otro profesional, a causa de sus implicaciones personales en el asunto que íbamos a tratar. Pero, incluso así, yo seguía sin muchas ganas, la verdad. Sin embargo, cuando se abrió la puerta de mi despacho y lo vi, no pude evitar evocar el tan manoseado pensamiento: “¿Por qué los hombres interesantes o son gays o están casados?...” No me equivocaba… estaba soltero…

EL DIARIO DE ANA: La pieza del puzzle, por Ana L. C.

 

Hace tiempo, bastante, aunque con la forma relativa en que nos empeñamos en vivirlo, parece que fue ayer, tuve un compañero en el instituto que, sin pretenderlo y sin saber cómo, llegó a ser mi confidente y el mejor amigo que he tenido nunca.

EL DIARIO DE ANA: San Valentín, por Ana L. C.

 

Hoy es San Valentín y he recibido un regalo de un hombre que conocí hace algún tiempo, casi por accidente.

No sé por qué lo ha hecho, ni por qué lo he admitido… Tal vez en el fondo me haya sentido halagada… Tal vez… Pero quizá eso le haya dado falsas esperanzas y me cause alguna incomodidad en el futuro, porque en realidad yo no creo en nada de esto, me refiero a las fechas señaladas y programadas, ni a los regalos sorpresa, ni tan siquiera me parece que creo en el amor…

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Fecha y lugar por determinar:

35º Libro propuesto:

"La huella de una carta",

de Rosario Raro

Ya está disponible el comentario del poema:

"El último trato", de Drabindranath Tagore

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

Publicaciones aparecidas  febrero 2011 a enero 2012.

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

Publicaciones aparecidas febrero 2012 a enero 2013.

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

Publicaciones aparecidas febrero 2013 a enero 2014.

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

Publicaciones aparecidas febrero 2014 a enero 2015.

Visitas totales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Ancrugon

Página web creada con 1&1 Mi Web.