Centenarios:

Abril, mayo y junio 2021.

El tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar.

Theophrastus

Cuatro centenarios literarios se conmemoran en el mes de abril de 2021 y todos ellos de nacimiento: el del poeta francés Charles Baudelaire, que ya cumpliría doscientos añitos; el del escritor e ilustrador holandés Jan van Oort, el del poeta y novelista nigeriano Gabriel Okara y el de la escritora Iraní Simin Danashvar, todos ellos cumplirían sus primeros cien años.

El creador de Las flores del mal no necesita mucha presentación, aunque puede que no todo el mundo sepa de su vida turbulenta y de su mente torturada. Nacido el 9 de abril de 1821 en París, Charles Baudelaire fue mundialmente conocido como uno de los poetas precursores del simbolismo, aunque en el mundillo nocturno parisino su fama de dandi bohemio sería superior a la de sus versos. Tras la muerte de su padre, cuando él solo contaba seis años de edad, su madre se volvió a casar con un general del ejército francés, con el que Charles nunca se llevó demasiado bien a causa de su fuerte autoridad y su recia disciplina, virtudes ambas con las que Baudelaire estuvo siempre reñido. Despedido del instituto por indisciplinado al año de su ingreso, concluyó, sin embargo, el bachillerato tres años después. Pero lo que más le agradaba al joven Charles era frecuentar los establecimientos del Barrio Latino, algo que exasperaba a su familia y a causa de lo cual decidieron embarcarlo en un transatlántico con destino a la India, aunque no llegó nunca pues desembarcaría a mitad de camino, exactamente en la isla Mauricio impresionado por su colorido y exotismo, lo que le inspiraría para crear poemas como Perfume exótico o El albatros. De vuelta a París, conoció a Jeanne Duval, uno hermosa joven artista y bailarina mestiza, natural de Haiti, de la que se enamoró perdidamente, convirtiéndola en su amante y manteniendo una larga relación con ella llena de escándalos y no exenta de problemas; a esta mujer dedicaría varios poemas, entre ellos El cabello y Las joyas. No tardó en regresar a sus costumbres disolutas amenazando con dilapidar la herencia de su padre, así que su familia decidió ponerla bajo tutela judicial, no quedándole otro remedio que buscar un trabajo que, en esta ocasión, fue de periodista y crítico de arte. A los veintiséis años leyó por primera vez a Edgar Alan Poe con quien se sintió muy identificado al compartir una misma concepción del arte y una similar enfermiza atracción por el mal, ello le llevó a traducir parte de la obra del autor estadounidense al francés. En 1957 Baudelaire publicaría Las flores del mal, su obra más importante y en la que ya llevaba bastante tiempo trabajando. La aparición de este poemario suscitó reacciones enfrentadas e, incluso, fue condenada “por insultar la moral pública y las buenas costumbres”, costándole una elevada multa a su editor. Cuatro años después, tras suprimir seis poemas, pudo reeditarla, aunque su primera edición no sería rehabilitada por el Tribunal de Casación, hasta mayo de 1949, ochenta y dos años después de su muerte. Cargado de deudas, no le quedó más remedio que aceptar una serie de conferencias que le obligaban a viajar por Europa, siendo su primer destino Bélgica, donde estuvo dos años hasta que comenzó a tener graves problemas de salud como consecuencia de la sífilis, el alcohol y las drogas, por lo que regresó a París donde murió un mes más tarde, justo el 31 de agosto de 1867. Lo curioso es que siendo un artista muy poco reconocido durante su existencia y más bien criticado y vilipendiado, algo que le producía una profunda tristeza, y siendo una persona con una conducta moral totalmente opuesta a los cánones de su tiempo, una vez muerto llegase a ser calificado como “el más importante de los poetas” por Paul Velary, o “el primer surrealista” por André Breton o, incluso, “el Dios verdadero”, por Arthur Rimbaud, lo que demuestra que, en la vida, si hay justicia, suele llegar tarde.

Leamos un poema de Charles Baudelaire, el titulado: Himno a la belleza:

 

¿Vienes del cielo profundo o surges del abismo,
Oh, Belleza? Tu mirada infernal y divina,
Vuelca confusamente el beneficio y el crimen,
Y se puede, por eso, compararte con el vino.

 

Tú contienes en tu mirada el ocaso y la aurora;
Tú esparces perfumes como una tarde tempestuosa;
Tus besos son un filtro y tu boca un ánfora
Que tornan al héroe flojo y al niño valiente.

 

¿Surges tú del abismo negro o desciendes de los astros?
El Destino encantado sigue tus faldas como un perro;
Tú siembras al azar la alegría y los desastres,
Y gobiernas todo y no respondes de nada,

 

Tú marchas sobre muertos, Belleza, de los que te burlas;
De tus joyas el Horror no es lo menos encantador,
Y la Muerte, entre tus más caros dijes,
Sobre tu vientre orgulloso danza amorosamente.

 

El efímero deslumbrado marcha hacia ti, candela,
Crepita, arde y dice: ¡Bendigamos esta antorcha!
El enamorado, jadeante, inclinado sobre su bella
Tiene el aspecto de un moribundo acariciando su tumba.

 

Que procedas del cielo o del infierno, qué importa,
¡Oh, Belleza! ¡monstruo enorme, horroroso, ingenuo!
Si tu mirada, tu sonrisa, tu pie me abren la puerta
De un infinito que amo y jamás he conocido?

 

De Satán o de Dios ¿qué importa? Ángel o Sirena,
¿Qué importa si, tornas -hada con ojos de terciopelo,
Ritmo, perfume, fulgor ¡oh, mi única reina!-
El universo menos horrible y los instantes menos pesados?

Cien años y cuatro días más tarde, es decir, un 13 de abril de 1921, nació en Amsterdam nuestro siguiente protagonista centenario, el escritor e ilustrador holandés, Jan van Oort (no confundir con el célebre astrónomo homónimo también holandés). Sin embargo, van Oort comenzó su carrera artística en la música, como violinista en la Royal Concertgebouw Orchestra de su ciudad natal, la cual, desgraciadamente, fue desmantelada a causa de la Segunda Guerra Mundial, lo que le dio la oportunidad para dedicarse a sus otras pasiones: el dibujo, los títeres y la escritura, comenzando a publicar unas tiras cómicas en el diario Het Vrije Volk, firmando sus trabajos bajo el seudónimo de Jean Dulieu para mantener su nombre como músico por separado confiando en una futura vuelta a aquella actividad, algo que nunca ocurrió. El éxito le llegó con la creación de su personaje Paulus, un simpático gnomo de madera que vive en el bosque, donde defendía la naturaleza y cuyo único vicio e fumar en pipa, alrededor del cual creó un pequeño universo que despertaría las fantasías infantiles, dividido en dos bandos, los amigos, entre quienes destacan el búho sabio y parlanchín, aunque no se le entiende nada porque utiliza un lenguaje arcaico, Oehoeboeroe, el también sabio cuervo Salomo, o el perezoso, torpe y algo codicioso tejón Gregorius; mientras que de la parte de los enemigos destacan la fea y malvada bruja Eucalypta, quien recibe la ayuda de un cuervo desplumado llamado Krakras y de un malvado zorro al que dicen Reintje. Esta serie de cuentos infantiles fue traducida a varios idiomas y vendida en diversos puntos del planeta, creándose sobre ella varias series de radio y televisión. Jan van Oort falleció, a la edad de 86 años, en la ciudad de Arnhem.

Seguidamente os mostramos una viñeta de Paulus:

Nuestro siguiente personaje centenario nos llega desde África, más concretamente del interior de Nigeria, donde nació tan solo once días después del anteriormente comentado. Su nombre es Gabriel Imomotimi Gbaingbain Okara, pero no os preocupéis, ya que podéis llamarlo Gabriel Okara, que es cómo se le conoce. Okara, como muchos otros muchachos y muchachas de su tierra, dejó pronto la escuela para trabajar, en su caso, de encuadernador, pero no por eso dejó de estudiar (más tarde cursaría periodismo en la Universidad Northwestern) aunque de todas formas se puede asegurar que fue un escritor autodidacta. Sus trabajos estaban basados en el folclore, las creencias y los pensamientos de su pueblo, reivindicándolos y dándolos a conocer por todo el mundo al escribir en inglés. Su carrera como poeta comenzó durante los nueve años de trabajo para una editorial del gobierno colonial, consiguiendo el premio del Festival de las Artes de Nigeria en 1953 con el poema “La llamada de la monja del río” y ganando el reconocimiento como escritor antes de la década de 1960. Su primera novela, La voz, fue editada en 1964, Así mismo, también escribió obras de teatro y artículos para la radio, trabajando como Oficial de Información, durante la Guerra Civil de Nigeria (1967-70) para el Gobierno del Este. Okara falleció a los 97 años en la localidad Yenagoa.

Leamos uno de sus poemas más reconocidos, Piano y tambores:

 

Cuando al amanecer en la orilla del río

Escucho los tambores de la jungla telegrafiando

el ritmo místico, urgente, crudo

como carne sangrante, hablando de

juventud primordial y el comienzo

Veo a la pantera lista para precipitarse

el leopardo gruñendo a punto de saltar

y los cazadores se agachan con las lanzas preparadas;

 

Y mi sangre se agita, se torna torrente,

derriba los años y de golpe estoy

mamando en el regazo de mi madre;

a la vez estoy caminando simples

caminos sin innovaciones,

robusto, formado con el desnudo

calor de pies apresurados y corazones a tientas

en hojas verdes y flores silvestres palpitando.

 

Entonces escucho un quejoso piano

hablando en solitario de formas complejas en

concierto surcado de lágrimas;

de tierras lejanas

y nuevos horizontes con

embaucador diminuendo, contrapunto,

crescendo. Pero perdido en el laberinto

de sus complejidades, termina en el medio

de una frase a punta de puñal.

 

Y me perdí en la niebla de la mañana

de una época en un torreón junto al río

vagando en el ritmo místico

de tambores selváticos y el concierto.

Y para concluir, desde la mítica Teherán, nos llega la escritora iraní, cuatro días más joven que el escritor africano anteriormente comentado, Simin Daneshvar. Educada en una escuela occidental con espíritu misionero, aprendió el inglés como su segunda lengua. Publicó su primer artículo con tan solo catorce años. Más tarde estudiaría periodismo en la Universidad, aunque se vería obligada a compaginarlo con un trabajo en Radio Teherán al morir su padre y ser ella la única fuente de ingresos de su familia. Pronto comenzaría a escribir relatos con los temas básicos: la vida, la muerte, el amor o el autosacrificio, destacando entre ellos El fuego apagado (1948). Dos años más tarde se casaría con el famoso escritor iraní Jalal Al Ahmad, del cual recibiría influencias muy positivas. Marchó durante un tiempo al Reino Unido con una beca Fulbright y durante ese tiempo siguió publicando cuentos. A su regreso a Teherán trabajó como profesora asociada en la Universidad de esa ciudad, cargo que ocuparía durante veinte años sin conseguir una cátedra, ya que estaba vetada por la policía secreta del Sha (SAVAK) a causa de su franqueza en los artículos que publicaba. Siguió publicando novelas y cuentos además de traducir autores occidentales, destacando de todo lo publicado de aquellos tiempos el relato Una ciudad como paraíso, donde registra las condiciones de las mujeres en la sociedad iraní. En 1969 apareció su primera novela y la primera escrita por una mujer iraní, Savushum, su obra maestra que le dio un reconocimiento mundial y la elevó por encima de su marido, quien había muerto meses antes, por lo que Daneshvar asumió un papel de liderazgo en la Asociación de Escritores, que Al Ahmad había ayudado a fundar, animando a los jóvenes en su trabajo o apoyando a los intelectuales y disidentes durante el régimen de Pahlavi, pero manteniéndose al margen de toda política. En 1979 se retiró de la Universidad y se dedicó por entero a la escritura. Murió en Teherán el 8 de marzo de 2012, no pudiendo ser enterrada junto con su marido, como ella quería, porque el gobierno del régimen islámico se lo prohibió.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"Soneto 130", de William Shakespeare

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

UNDÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2021 - ENERO 2022

Visitas totales


E-mail