María Dueñas y Sira se reencuentran en Tetuán por los diez años de 'El tiempo entre costuras'
PILAR SANZ Han pasado diez años desde que la novela ‘El tiempo entre costuras’, de María Dueñas, dio fama a la ciudad marroquí en todo el planeta. La autora ha celebrado el aniversario con un recorrido por Tetuán, donde se desarrolla el libro y se rodó la serie. Entrevista a María Dueñas: "Me molesta mucho que digan que escribo solo para mujeres". Las escritora María Dueñas en la medina de Tetuán El tiempo parece detenido en la medina de Tetuán, entre sus tiendas que van mutando de joyerías a bazares de ropa o puestos de cuero según gira cada esquina. Podemos imaginar sin mucho esfuerzo a Sira perdiéndose en sus callejuelas, en aquel angustioso trayecto cargada con las pistolas que serían su pasaporte a un futuro mejor. "No quise concretar la ruta nocturna para conservar su mirada de recién llegada. Está aterrada, no sabe adónde va, pero determinada a llegar a su destino". Así se refiere la escritora María Dueñas a la escena más recordada de El tiempo entre costuras, la que engancha a los lectores sin remedio a su trama y a su protagonista. Este mes se cumplen diez años desde que "la primera novela de una profesora absolutamente desconocida", como ella misma dice, puso en el mapa literario a la ciudad, a Sira Quiroga y a su creadora. Una década después, con cinco millones de ejemplares vendidos, 42 traducciones y una serie de televisión a sus espaldas, regresa a ese Tetuán que tantos éxitos le ha brindado. El tiempo entre costuras arranca con un romance dramático y termina mutando en novela de espías. En sus más de 600 páginas viajamos al Protectorado español (1912-1956) siguiendo los pasos de Sira, una joven que llega a Tánger engañada por un hombre que después la abandona con lo puesto. Sus habilidades como costurera serán su tabla de salvación en una trama que se desarrolla entre Madrid, Marruecos y Portugal. La conexión de Dueñas con Tetuán le viene de familia. "Mi madre nació aquí –revela la manchega–. Pero al llegar la independencia, primero se marcharon los militares y los funcionarios, como mi abuelo, y después el resto". Una plaza entre dos mundos Aunque en la laberíntica medina es fácil sentirse tan desubicado como Sira, nuestro recorrido por el enclave marroquí será mucho más placentero. Contamos con dos guías de excepción: la propia María Dueñas y Ricardo Barceló, uno de los poquísimos españoles que conocieron el Protectorado y aún viven en Tetuán. Él fue un apoyo fundamental para la escritora durante la fase de documentación, como memoria viva de un pedacito de nuestra historia casi olvidado. La llamada a la oración propicia nuestro viaje al pasado, que parte de la plaza de España. Es el mismo sonido inmutable que escucharía Sira al llegar a Tetuán en esta "bisagra entre la medina y el antiguo ensanche español. Ella se mueve entre esos dos mundos", explica Dueñas. "La medina tenía siete puertas –añade Barceló–. España derribó un lienzo para hacer a continuación el ensanche. Es una demostración de que aquí había mejor entendimiento que en la zona francesa". La primera vez que la autora conoció ese Tetuán del que tanto había oído hablar fue, precisamente, con su madre, "pero tardó muchos años en animarse a volver –reconoce–; le daba pena, quería congelar esos recuerdos felices". Por eso su primera novela no deja de ser un homenaje en el que "hay mucha documentación pero también intuición, cosas que me han contado y, claro, ficción". El principio de todo "Me sentía depositaria de la memoria de mi entorno, que se iba a perder. Lo primero que tuve claro es que quería dar forma a una historia que sucediera en Tetuán durante el Protectorado. Luego vino lo demás", confiesa la autora mientras recorre el escenario de esos recuerdos. "Tengo una herencia de conocimiento y de información pero, sobre todo, sentimental. Eso es lo que me llevó a escribir esta novela", sin un afán historicista, como admite, sino ambientada en ese legado al que Dueñas llama "mi Tetuán". Ya fuera de la medina, hacemos un alto en el camino en uno de los edificios emblemáticos del antiguo ensanche español, que en la serie de televisión albergaba la casa y el taller de Sira: el Instituto Cervantes. La directora del centro, Lola López Enamorado, recibe a Dueñas como "una tetuaní más" y pone énfasis en cómo el libro –traducido incluso al árabe– despertó el interés por la ciudad. "La gente viene buscando los lugares por los que pasó Sira Quiroga", apunta. El cónsul Alfonso López Perona se suma a las alabanzas reconociendo que la novela ha servido para "transmitir a las nuevas generaciones una secuencia de nuestra historia bastante desconocida". En el Cervantes entramos de lleno en el Tetuán de María Dueñas, con una proyección de fotos donde nos presenta a su abuelo, el topógrafo Manuel Vinuesa, que llegó en 1927 desde Córdoba; a su madre, la pequeña de cinco hermanos, nacida en 1940; la estación que comunicaba por tren con Ceuta; el Virgen de África, "un barco legendario para los españoles"... Un té y retomamos el paseo. La Luneta de Candelaria Otra parada obligatoria de la ruta es La Luneta, la calle donde se ubica la pensión de Candelaria, la matutera, que acoge a Sira en su peor momento y la ayudará a remontar el vuelo. "La llamábamos, medio en serio medio en broma, la Quinta Avenida. Estaba llena de tiendas con productos que no había en España: perfumes, marfil… Las tropas venían siempre porque sabían que con eso podrían fascinar o venderlo luego a buen precio", detalla Barceló. "Abrían toda la noche –añade Dueñas–. Aquí instalé a la matutera. De aquel glamur ya no queda nada". Sigue en pie, en cambio, la Pensión Camas que fue la "primera inspiración" de la autora para la casa de Candelaria. A pocos metros, un imitador de Bertuchi ("el gran pintor del Protectorado") ofrece sus cuadros con pinceladas del lugar "en el que vivieron, trabajaron y criaron a sus familias tantos españoles", un "escenario feliz" que se acabó con la independencia de Marruecos, en 1956. De la mano de María Dueñas y Sira Quiroga hemos conocido "aquel viejo Tetuán" y cómo "su memoria y su legado fueron calando" en la escritora a lo largo de muchos años, "sin ser yo consciente de en lo que acabaría convirtiéndose": una novela cuyas páginas nos trasladan a aquel tiempo entre costuras.
>> más información

Alicia Lastres, ganadora del concurso de relato corto de Coca-Cola
BELÉN SARRIÁ La Fundación Coca- Cola celebra la gala de premios de la 59ª edición del concurso de jóvenes talentos de Relato Corto. FINALISTAS Ya lo decía El Principito: "Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos". Así lo han demostrado las más de 13.000 narraciones que se han presentado a la 59.ª edición del concurso de relatos cortos de Coca-Cola. Porque este año los miles de estudiantes de 2º de la ESO no solo han confirmado su talento literario, sino que han superado los niveles de madurez abarcando temas como el destino, el deseo de controlar el tiempo, la memoria o la pérdida. Y, para ello, el corazón ha sido la fuente principal. Alicia Lastres Bermejo, Clara Martínez Albeida y Luz Covadonga Ramírez han sido los nombres de las elegidas; las elegidas no ya para el premio de Coca-Cola sino para la literatura del futuro, para abanderar la sensibilidad en la comunicación de las próximas generaciones. Alicia Lastres, estudiante del IES Gran Capitán de Madrid, ha recogido el primer premio en la gala celebrada este viernes en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, bajo la atenta mirada de jóvenes ganadores de todas las comunidades autónomas, autoridades y referentes del mundo de las letras. Su pieza llamada Caos se caracteriza por su sensibilidad y profundidad en la que la joven escritora ahonda en la relación entre vida y muerte. "Todos los relatos eran muy buenos, pero este en concreto destaca por su madurez, por el atrevimiento y el universo creado", explica la directora de 20Minutos Encarna Samitier, quien ha entregado el premio a esta chica de 13 años. El segundo puesto ha sido para Clara Martínez Albeida, del Colegio Abecé de Gandía, cuyo relato titulado El Hilván cuenta la historia de una abuela a través de escenas de su pasado y presente. Por último, Luz Covadonga Ramírez Etchevers, del Colegio San Nicolás de Bari de Avilés se ha hecho con el tercer premio gracias a un cuento en el que nos invita a meternos en la piel de una mujer abandonada por su pareja y el impacto de este acontecimiento en su vida. La 59.ª edición del concurso no solo ha logrado la mayor participación de su historia, también ha estado marcada por un alto porcentaje de autoras femeninas, ya que el 88% de los ganadores autonómicos han sido mujeres. Pero si algo ha destacado en esta edición es alto nivel de talento, lo que no ha sido un plato fácil para el tribunal. "Como jurado ha sido complicado. Es impactante ver cómo abordan temas tan profundos. Hay imaginación, pero también te das cuenta de cómo están viviendo sus problemas familiares, el enamoramiento, el acoso o la violencia machista", cuenta Samitier. Por su parte, Eugenio García, gestor de comunicación de Coca-Cola European Partners, pone el foco en la temática escogida por los jóvenes: "Nos hemos dado cuenta de que un 80% de estos relatos son dramáticos", asegura. "Si puedes imaginarlo, puedes contarlo" ha sido el lema de la última edición de este concurso con más historia y más historias. Así lo hicieron Ana y Luz, quienes contaron dos historias impactantes. Lo que no se imagibanan eran estos galardornes en la estantería de sus habitaciones. "Estaba muy nerviosa, no me lo esperaba", explica la ganadora nacional, con el trofeo en la mano. Una emoción parecida a la que sintió Luz cuando escuchó su nombre: "Ha sido emocionante", asegura. Tal y como ha destacado durante el evento el director de la Fundación Coca-Cola, Juan José Litrán: "Esta edición tiene un carácter muy especial para nosotros, ya que con gran admiración hemos podido comprobar que el talento y la inquietud por las letras, lejos de disminuir, aumenta cada año entre los jóvenes. Llevamos casi sesenta años leyendo relatos de jóvenes de toda España y en cada edición nuestros jóvenes escritores siguen impresionándonos".  
>> más información

'La huella del mal': un asesinato contemporáneo oculto bajo ritos primitivos
BELÉN SARRIÁ El guionista Manuel Ríos publica 'La huella del mal' (Planeta), una novela negra sobre un crimen actual que sucede en Atapuerca. "Me gustaría convertir la novela en serie de televisión. Aunque tenga un final ya sé cómo continuarla", asegura. Manuel Ríos ¿Qué es lo que nos hace humanos? ¿Está la violencia en nuestro ADN? ¿Hasta qué punto la especie humana vive un divorcio entre el hombre y la mujer? Estas son las cuestiones que plantea Manuel Ríos San Martín en La huella del mal (Planeta), una novela policiaca que combina la historia de un crimen contemporáneo con un emplazamiento prehistórico. El director y guionista traslada a sus lectores hasta los yacimientos de Atapuerca (Burgos), en donde un chico de catorce años descubre que una de las reproducciones humanas que imitan los enterramientos de los homínidos milenarios es, en realidad, el cuerpo de una chica muerta. La joven parece haber sido colocada con una simbología ritual, y todas las pistas apuntan a un macabro homicidio similar al ocurrido seis años atrás en otro yacimiento en Asturias. Hasta ahí acudirán los policías que se hicieron cargo entonces: Silvia Guzmán y Daniel Velarde, quienes primero tendrán que aclarar su pasado sentimental para, así, descubrir al asesino del yacimiento. El ambiente prehistórico no es un capricho del autor, precisamente fue el detonante de la novela: "Hace seis años estaba en Atapuerca con mis hijos y, cuando uno se acercó a tocar una de las reproducciones, pensé: '¿Qué pasaría si fuera real?'", revela Ríos. Pero la originalidad no se sirve por sí sola. Aun sintiendo atracción por este periodo histórico, el novelista necesitó de la ayuda de un experto: el paleoantropólogo José María Bermúdez de Castro. "Ya no solo le hacía preguntas históricas y arqueológicas sino que eran más antropológicas", explica el autor, que según iba escribiendo la novela se enfrentaba a cuestiones polémicas como la religión, el canibalismo o las diferencias entre hombres y mujeres. "Me gustaba la prehistoria, el comportamiento animal y humano primitivo. Por eso quise que toda la trama estuviese empapada de esos instintos primarios". De este modo, Ríos no solo crea una atmósfera arcaica sino también personajes que buscan vivir como sus antecesores: "Describo su obsesión por el sexo primitivo y el deseo por vivir experiencias prehistóricas", añade. La huella del mal es, ante todo, una novela negra. Como el autor "nunca ha sido un fiel lector de este género", decidió acudir al cuerpo de policía. Gracias a su ayuda, "la novela responde bien a la dinámica de una investigación policiaca". Aún da un paso más en su indagación. "La tecnología ha existido siempre y ha sido esencial desde que el hombre ha sido hombre, pero cada vez es más sofisticada". Por eso, el autor introduce en las fases de pesquisa las últimas tecnologías, las que utilizan hoy en días los investigadores en los casos reales. "Me parecía especial para la novela reflejar esta idea primitiva con la última tecnología de las redes sociales, así como con el reconocimiento facial de los móviles", reconoce. Toda una serie de elementos que, al hilo de la temática de las excavaciones, hacen de La huella del mal un libro construido por capas: "La primera es un thriller, con mucho ritmo y unos personajes originales y, por debajo, los yacimientos históricos y las cuestiones antropológicas, asegura. Entonces, ¿qué nos hace humanos? Según avanza la historia, el autor ofrece distintas alternativas. Su objetivo es "hacer pensar al lector, que saque sus propias conclusiones", dice con la esperanza de que esta lectura "genere debate". Aun así adelanta su veredicto: "Lo que nos hace humanos es el miedo a la muerte"; a lo que le añade su teoría del mal, "no sabemos el momento histórico en que el ser humano pasó de utilizar la violencia por supervivencia a usarla por pura crueldad". Por eso, para Ríos, la maldad está impregnada en nuestro ADN; es lo que "nos hace humanos". "La mentalidad del guionista es que las historias continúen" Manuel Ríos ha trabajado como productor ejecutivo, director y guionista de diversas series como Médico de familia, Compañeros o Mis adorables vecinos. De ahí que a la pregunta de si llevaría la novela a pantalla responda con decisión: "Me gustaría que se convirtiera en serie de televisión". Y es que aunque la novela tenga un final, Ríos "sabría cómo seguiría", porque "la mentalidad del guionista es que las historias continúen". Durante el paseo por los yacimientos de Atapuerca, el autor se paró en un punto clave de la novela: la cabaña. Mientras el grupo se apiñaba al calor de la hoguera, Ríos aprovechó para ofrecer una clase magistral: "Pensad que no hemos cambiado tanto, hoy en día si vemos la televisión o leemos revistas seguimos hablando de ficción. A mí me parece que la ficción es más elaborada y por eso me he dedicado a contar historias que puedan transmitirse al calor del fuego, ya sea con una novela, una película o una serie", concluyó.
>> más información

'La encantadora familia Dumont': piojos y conflictos en lo cotidiano
ISRA ÁLVAREZ En esta obra de Juan Aparicio un matrimonio peculiar trata de salir a flote y aclarar sus misterios. Juan Aparicio Encontrar interés, conflicto y una buena historia que contar en la épica, en los grandes hechos o en los más asombrosos misterios es algo que puede resultar sencillo para quien tenga el talento y la intención. Pero para quien, estando así dotado, quiera ponerse retos, está el más difícil todavía de buscar algo que enganche en lo doméstico. Eso es lo que ha hecho Juan Aparicio Belmonte, viñetista de 20minutos (como Superantipático) y novelista, que acaba de publicar La encantadora familia Dumont (editorial Siruela - Nuevos Tiempos). Con cierto humor y crudeza, cuenta la historia de "un matrimonio con una relación sentimental muy estrecha, como muchos matrimonios que todos conocemos, que forman una unión tan radical que funcionan con un único pensamiento", explica el autor. La pareja monta un negocio que pronto se torna ruinoso y "para solucionarlo recurren a una vía no del todo aconsejable, ni legal ni socialmente", detalla. Para Aparicio, meter a sus personajes en problemas "es la única manera de poder contar algo. Si los personajes no se meten en ningún lío, hay poco que escribir. Contar la ausencia de conflictos es contar el aburrimiento". Sobre el proceso creativo, el escritor asegura que "lo que hace uno como novelista es crear unos personajes y a la vez vivirlos como si fuera un actor, interpretándolos. Es una forma de enajenarse un poco, de salirte de quién eres". Según él, "lo bueno de escribir es que cualquier cosa que vivas, sea positiva o negativa, la puedes reciclar luego en una novela. Un accidente de tráfico que a una persona que no escriba solo le supone un trauma, a alguien que hace novelas le da la pequeña compensación, la compensación pírrica, de saber en primera persona cómo es vivir eso», ejemplifica. Los protagonistas de La encantadora familia Dumont montan un negocio de eliminación de piojos sin mucho acierto y deciden reflotarlo... por las malas. ¿De dónde pudo salir esa idea? "Yo tengo hijos y creo que una de las cosas que más nos crispa a los padres hoy en día es la presencia de los piojos", analiza el autor. "No recuerdo de chaval haber tenido piojos con tanta frecuencia como los niños de ahora. Y de ahí emana esa especie de paranoia que nos da a los padres, que acabamos pensando si eso no estará promovido por una mano negra". Pero esta última no es la única línea argumental que parte de la realidad. "La indagación genealógica que hace el matrimonio [que se embarca en descubrir el origen de su apellido] es parecida a una que hice yo mismo con mi familia: tengo el apellido Dumont en octavo lugar. Siempre me llamó la atención saber de dónde vendría. Lo que pasa es que los familiares de esta gente [los protagonistas de la novela] son bastante más turbios que los míos, que por fortuna son bastante convencionales", dice divertido Aparicio, que además es profesor de escritura creativa. ¿Y cuál es el peor enemigo de la creatividad? El escritor lo tiene claro: la pereza. "Hay momentos en que estar mirando al techo puede venir bien para tomar fuerzas y ponerse a redactar, pero como todo trabajo, escribir exige esfuerzo", aconseja. "La escritura creativa se puede enseñar. La experiencia me ha demostrado que, cuando menos te lo esperas, de pronto un alumno te deslumbra", explica Aparicio sobre su trabajo como profesor. Solo hace falta "encontrar el cauce adecuado para mostrar tus habilidades".
>> más información

Federico Moccia: "La gran pregunta es cómo afrontar una infidelidad"
BELÉN SARRIÁ El autor de novelas románticas adolescentes publica 'Mil noches sin ti' (Planeta), la segunda parte de 'Esta noche dime que me quieres'. "Me gusta hablar de mujeres como Sofía, que representa la fragilidad y, a la vez, la seguridad", explica. Federico Moccia No es de extrañar que el mesías del amor, el referente de los lectores adolescentes y el autor de la novela A tres metros sobre el cielo confiese estar "muy enamorado". Federico Moccia regresa con Mil noches sin ti, una novela en la que anima a retomar los hilos de nuestra vida y a no dar por perdida la posibilidad de ensamblar las piezas emocionales de una relación rota. Porque el italiano reanuda la historia que dejó en 2012, con una visión más compleja e "instropectiva", en la que sus personajes- que han alcanzo un mayor grado de madurez- tendrán que enfrentarse a nuevas realidades. Como la infidelidad, un elemento que aunque idílicamente "no debería producirse, puede existir en nuestras historias". Ha esperado ocho años para sacar la segunda parte de Esta noche dime que me quieres y, mientras tanto, ha publicado tres libros. ¿No tenía clara la continuación? Me gusta la idea de que los libros tengan una vida natural. Necesitaba que Sofía, Andrea y Tancredi hicieran la vida por su cuenta para que yo luego pudiera reencontrarme con ellos. Esta noche dime que me quieres fue una novela tan intensa, tan fuerte y tan diferente de todo lo que yo había escrito antes, que no hubiera conseguido hacer una continuación inmediatamente. Tenía miedo de no estar a la altura de la anterior. No es que en todo este tiempo yo no haya pensado en esta historia, a lo mejor cada día he ido pensando un breve momento de lo que luego he escrito. Si en la anterior veíamos traición, manipulación, rencor, ¿qué nos encontramos en Mil noches sin ti? Si la primera es casi un thriller sentimental, este libro es la introspección. Sofía tiene una relación con Olja, su maestra de música, y Tancredi, con Gregorio Savini,  el hombre que ha estado siempre con él. Me gustan estos dos personajes porque indagan en su propia vida, en lo que buscan, y en cómo corregir el tiro. El hecho que una mujer, a pesar de ser famosa en todo el mundo, se dé cuenta de que no se conoce. Y que la vida, tal y como se la había planteado y como trata de recorrerla, no le va bien. Es muy difícil cuando tienes que empezar desde cero a construir todas tus cosas. Pero en mi opinión, es el mejor momento, porque te sientes otra vez en armonía contigo mismo. Lo mismo le sucede a a Tancredi, un hombre acostumbrado a tener todo gracias al dinero y se da cuenta de que le falla su relación natural con las cosas y con la gente. Es un mirarse hacia dentro y reconstruirse, la dirección que buscaba en esta novela. O sea que pasa de un ritmo frenético a uno más calmado y e íntimo... Sí, es profunda pero al mismo tiempo tiene varios cambios a lo largo del libro. Me gusta que empiece con los tres protagonistas distantes entre ellos: Sofía está en Rusia, Andrea en Roma y Tancredi en las islas Fiji, pero que en el mismo momento de una noche están pensando los unos en los otros. Sus personajes femeninos tienden a ser vulnerables y afables, lo contrario de los masculinos: manipuladores y rebeldes, ¿es este un aspecto que aleja a sus novelas de la vida real? En la vida real hay de todo un poco: hombres vulnerables y mujeres manipuladoras. Es más, creo que a veces las mujeres son increíblemente capaces de gestionar situaciones para ponérselas a su favor. A mí me gusta hablar de una mujer como Sofía, que representa cualidades como la fragilidad y, al mismo tiempo, la seguridad. En las primeras páginas describe a tres hombres enamorados de la misma mujer, ¿tan fácil le resulta enamorarse o no se nos debe olvidar que es una ficción? No creo que sea fácil enamorarse, pero sí es un deseo que tenemos todos. Una persona lo hace porque quiere sentirse en ese estado de ánimo, ese sentimiento de estar a tres metros sobre el cielo. El autor best seller de novelas románticas, ¿cree en el amor? Sí, creo en el amor. Es un sentimiento compuesto de paciencia, tolerancia, inteligencia y flexibilidad. No tienes que ser extremista si quieres estar en armonía con el amor. En mis novelas he intentado hablar de este sentimiento de muchas maneras. Creo que una dimensión maravillosa es el amor a los hijos. Es la más difícil de contar, pero la más bella. Cuántas veces se ha enamorado? Muchísimas. Cuando era jovencito, continuamente. El problema es que no tenía el valor de abordar a las chicas. La mayoría de ellas nunca lo supieron. Y ahora pienso: "Menos mal que no les dije nada". Enamorarse es lo más bonito que hay. ¿O sea que la infidelidad es innecesaria? No es que no tengamos que ser infieles. No debería formar parte del camino de una pareja. Ahora, hay que ver por qué sucede. Para mí la pregunta más importante es cómo afrontar una infidelidad. ¿Se siente más cómodo escribiendo para adolescentes que para adultos? No, yo me siento cómodo cuando hablo de una historia que encuentro creíble y que en ese momento me atrae. No hay una edad biológica para mis lectores; la clave está en que tú encuentres elementos que te gusten con respecto a tu carácter y tu estado de ánimo. Son fragmentos de la vida que inevitablemente te llevan a reflexionar conmigo sobre algunos aspectos que suceden. Ha pasado de un romance de instituto a un matrimonio, ¿está intencionado para no abandonar a sus primeros lectores? Siempre me ha gustado la idea de que a través de estos libros hubiera un camino sentimental. Tres metros sobre el cielo era el primer amor y Tengo ganas de ti vino después de un desengaño amoroso, significa tengo ganas de enamorarme. Todas las demás novelas han sido de alguna manera un itinerario sentimental que se ha desplazado con el tiempo. ¿Cuál es su relación con esa generación de jóvenes? Mi relación con ellos es divertida. Está basada relación en internet. Entonces, ¿lleva sus propias redes? Sí, yo respondo a través de mis propias redes y me divierto mucho con la gente que quiere saber. Me gusta mucho poder hacerles sugerencias o comentarios cuando hablan de libros que les gustaría escribir. Creo que es una ocasión magnífica para ser útil para quien tiene la pasión por escribir. ¿Qué cita de Mil noches sin ti describe la esencia del libro? Creo que está en la parte final del libro cuando Sofía compara ese momento de emoción con los músicos más grandes del mundo. Dice: "Es como escuchar en el mismo momento a Strauss, a Mozart y a Chopin". Es decir, por fin está viviendo un momento celestial. Hace poco anunció en Twitter que a Tres metros sobre el cielo se convierte en serie de Netflix Italia, ¿se hará versión española? Yo espero que sí, porque estoy seguro de que España va a saber contar perfectamente los ambientes de esta saga.
>> más información

El códice del Cantar de Mio Cid sale por 15 días de la cámara acorazada de la Biblioteca Nacional donde se conserva
EFE Se trata de la primera gran obra literaria escrita en castellano. Se exhibe en la muestra "Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal". La exposición rinde también homenaje al historiador Menéndez Pidal, por su trabajo sobre el Cantar. Un códice histórico En una vitrina a 21 grados de temperatura y un 45% de humedad y controlada en todo momento por el jefe de conservación de la Biblioteca Nacional (BNE), así estará durante 15 días el códice del Cantar de Mio Cid en una muestra que permitirá al público poder contemplarlo por primera vez en la historia, tras seiscientos años de confinamiento en conventos, casas de eruditos y cámaras acorazadas. La primera gran obra literaria escrita en castellano, datada en el siglo XIV, ha salido de la cámara acorazada de la BNE, donde se encuentra desde 1960, con motivo de la exposición "Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal", una muestra "histórica y muy emocionante", según ha remarcado el ministro de Cultura, José Guirao, durante la visita que ha realizado este martes. Y lo es, según sus palabras, porque "casi nadie lo ha visto debido a la azarosa vida que ha tenido": "Realmente impresiona la buena letra del escritor y el estado de conservación, pese a los avatares que ha tenido, y es una oportunidad única para los amantes de la filología, literatura e historia de España". El visitante se encontrará en la antesala del Salón General con la única copia conocida de este manuscrito de 74 hojas de pergamino grueso con el poema épico que relata las hazañas heroicas inspiradas libremente en los últimos años de la vida del caballero castellano Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, que vivió en el siglo XI. Una obra que constituye, en palabras del propio Menéndez Pidal, "el acta natalicia de la literatura española". Junto a esta joya de la literatura y también en la misma vitrina, la BNE muestra el cofre de madera y cuero repujado del siglo XIX que mandó construir el político asturiano Alejandro Pidal y Mon, tío de Menéndez Pidal, tras heredar el códice en 1865. Un cofre que la familia guardó durante décadas en un mueble con forma de castillo también expuesto. "El cantar está en nuestro imaginario colectivo, forma parte inherente de la cultura española, no solo porque es el origen de la lengua y la poesía en español, sino porque refleja una serie de valores que todavía nos emocionan. Es una figura mítica de un héroe hecho a sí mismo con afán de superarse (...) Es un héroe de nuestra cultura", ha destacado Ana Santos, directora de la BNE. Tres cheques en blanco para hacerse con el códice El camino recorrido por este códice es largo, aunque su trayectoria conocida comienza en 1596, cuando fue encontrado en el archivo de la localidad burgalesa de Vivar del Cid, en Burgos, y fue trasladado al convento de monjas clarisas del pueblo. Allí permaneció hasta 1776, cuando Emilio Llaguno y Amírola, secretario del Consejo de Estado, sacó el manuscrito y lo entregó a un bibliotecario real para su estudio y edición. El rastro del códice se pierde hasta poco antes de mediados del siglo XIX, para ser posteriormente adquirido por el marqués de Pidal, en cuya familia permaneció y fue objeto de estudio por expertos, especialmente por el intelectual medievalista Ramón Menéndez Pidal. Fue este quien se decidió a transcribir el poema, que adquirió la Fundación Juan March a los herederos de Alejandro Pidal a finales de 1960, para donarlo al Ministerio de Cultura español. El 20 de diciembre de 1960 se firmó en esta asociación la escritura por la que se donaba la obra a la Biblioteca Nacional de España por un valor que en la actualidad equivaldría a los 2 millones de euros. Y, según ha matizado Guirao, las valoraciones "más bajas" del cantar se sitúan "por encima de los 20 millones de euros", aunque en tres ocasiones ha habido compradores que han ofrecido un cheque en blanco para hacerse con esta joya. Reconocimiento a Menéndez Pidal La muestra también quiere reconocer a la figura de Menéndez Pidal, ya que en una segunda sección, ubicada en la Sala de Musas hasta el 20 de septiembre, muestran libros y objetos que pertenecieron o fueron objeto de estudio de este intelectual. En este espacio, la BNE ha puesto a disposición de los ojos del público otras obras únicas como el "Debate de Elena y María" (1280) y el "Cantar de Roncesvalles", dos referentes de las letras de su tiempo también estudiadas por el medievalista. Con esta muestra la BNE quiere contribuir a saldar la deuda que tiene contraída España con Menéndez Pidal en lo referente al conocimiento de la historia y memoria del códice; y, en particular, destacar sus exhaustivos estudios acerca del Cantar de Mio Cid y su valor, puesto que es "el único poema épico castellano conservado casi en su totalidad", de acuerdo con el comisario de la exposición, Enrique Jerez.
>> más información

Rafel Nadal: "Me interesan los periodos de guerras y posguerras porque sacan lo mejor y lo peor de cada persona"
BELÉN SARRIÁ El exdirector de 'El Periódico de Cataluña' publica 'El hijo del italiano' (Planeta), la historia de un amor secreto y un viaje en busca de la propia identidad. "Podríamos hacer sagas de cada familia española porque venimos de un periodo muy complicado", asegura Rafel Nadal. Rafel Nadal "Hay que hacer el esfuerzo de no hacer la foto de la realidad sino la pintura sobre la realidad", explica el periodista Rafel Nadal que, tras dejar la dirección de El Periódico de Cataluña en 2010, cayó en las redes de la literatura. Desde entonces ha publicado seis novelas; la última, El hijo del italiano (Planeta), "una pintura muy impresionista" en la que, a diferencia de en sus obras anteriores, "la atmósfera se convierte en personaje". La novela impregna "la época del franquismo, el recuerdo de la violencia en la retaguardia republicana y la miseria". Un drama que Nadal adereza con flores y ternura. Porque "a veces queremos contar una guerra en blanco y negro cuando en realidad fue en color y, precisamente, lo duro de la posguerra era ver que los árboles eran verdes y que no podían disfrutarlo", explica el autor. Es curioso cómo le llegó esta historia por casualidad... Sí, siempre que vas a clubes de lectura viene mucha gente que te cuenta historias maravillosas. Además, estamos en un país en el que cada pueblo tiene una novela. Podríamos hacer sagas de cada familia española porque venimos de un periodo muy complicado, una guerra civil, una posguerra, un desarrolismo muy salvaje, que ha tranformado a todas las casas. También hay que tener ojo para escoger una sola experiencia, ¿qué vio en ella? Estaba en un club de lectura, y cuando acabó se me acercó una persona para preguntarme si me interesaba conocer la historia de mil marineros italianos refugiados en Caldas en plena Segunda Guerra Mundial, y claro, me quedé de piedra. Porque, ¿qué pintan mil marineros en un pueblo del interior de 2.000 habitantes? Además, la persona que me lo contaba me dijo que podían ser los protagonistas de mi anterior novela. Y aún puse más interés cuando me contó que la estancia de los marineros rompieron tres matrimonios, y que la rumorología decía que el rastro de estos jóvenes dejó muchos hijos ilegítimos. Supe la enorme fuerza literaria de esta historia cuando conocí a Mateu, un hombre de 70 años que, a 65, decidió buscar a su padre entre ese grupo de marineros. ¿Cuánto le llevó escucharla y cuánto escribirla? En cuanto la escuché me planté en casa de Mateu, el protagonista. Bajaba hasta ahí un par de veces al mes para hablar con él y, mientras, me dedicaba a viajar a Génova para hacer el mismo recorrido que él hizo para encontrar a su padre. De ese modo, explicaría cómo los italianos recibieron a ese chaval de Caldas que se presentó en casa de un antiguo marinero para preguntarle si era su padre. Lógicamente también fui a la capital italiana para encontrar supervivientes del Roma, el barco que hundió la aviación alemana, que está en el origen de estos marineros. También busqué en Mahón, Nápoles y Cerdeña, donde se produjo el bombardeo del barco. Me tiré un largo año investigando. Aunque cuando me puse a escribir aparqué la documentación y me quedé con lo que tenía grabado en la memoria. Y los detalles corrieron por su imaginación... Sí, hay mucha ficción. Está basado en un contexto histórico y en unos personajes reales, que son Mateo y los hijos y la viuda del marinero que llegué a conocer. Pero luego me he inventado otros papeles secundarios para que estén al servicio de la trama y le den profundidad a los protagonistas. El personaje de Mateu me resultó muy fácil porque se explicaba muy bien. Aunque fuera reservado, sus silencios dictaban sentencia. La novela gira en torno a la búsqueda de la identidad, ¿fue un concepto que iba adherido al propio relato o fue usted quien lo hizo girar entorno a ello? Mateu se crió en una familia que venía de la miseria, vivía en una casa agresiva de la que todo el pueblo rehuía y con su esfuerzo consiguió situarse en la vida. Él dice que cuando mira al futuro se siente orgulloso porque le ha dado a sus hijas unas oportunidades muy distintas a las que él tuvo. En cambio, cuando mira hacia atrás hay una pieza del pasado que no le encaja y, cuando eso ocurre, le cuesta concretar al futuro. Por eso, con los años le entró la obsesión por querer encontrar a su padre. Pero en el libro también hay muchas historias de amor paralelas, aunque no son de un gran romanticismo porque lo que buscaba mucha gente era ternura y compañía en medio del sufrimiento. ¿Qué opina Mateu ahora que su secreto ha salido a la luz? Se siente satisfecho y alterado a la vez, porque vuelve a sentir más que nunca la necesidad de confirmar que ha encontrado a su padre. Pero también feliz de haberse quitado ese peso de encima y de poder hablar tranquilamente de ello con todo el mundo. De hecho, ha venido a las presentaciones del libro, incluso los ha firmado. Imagínese la de historias curiosas y reales que hay ocultas... ¿sobre qué otro tema se moriría por investigar? A mí me interesan mucho los periodos de guerra y de posguerra, porque creo que son etapas que sacan lo mejor y lo peor de cada persona. Por tanto, cuando confrontas a tus personajes con situaciones muy radicales les retratas el alma muy fácilmente. Es la afición por la investigación y sobre todo la oportunidad de escribir con ritmo pausado lo que le dio alas para dejar el periodismo? ¿O es que nunca lo ha dejado? Después de 45 años de profesión, el periodismo forma parte de mi ADN. Pero llegó un momento en el que tenía la necesidad de contar las cosas con más tiempo, con espacio y matices. En definitiva, lo que relato en mis libros es lo mismo que cuentan los periodiscos cada día: las historias humanas, que es lo que siempre le ha gustado a la gente. Y esto siempre está lleno de matices y ahora, con 400 páginas y dos años por delante para escribir una historia, puedo matizar mejor que cuando dirigía un periódico. ¿Qué echa de menos de sus días en El Periódico de Cataluña? Los días que pasan noticias interesantes. Por ejemplo, los momentos convulsos que ha vivido Cataluña en los que me hubiera gustado estar, dar serenidad y voz a todas las partes, y hacer entender a la gente que en los sentimientos no se puede actuar desde fuera, porque la gente siente lo que siente y hay que respetarse. También en los momentos divertidos o de euforia deportiva me hubiera gustado hacer una portada loca. Pero ahora tengo muchas historias en la cabeza y me falta tiempo para escribirlas todas. ¿O sea que es curable la fiebre del periodismo? Sí, sí. La literatura, al contrario de esa profesión, ¿no es muy solitaria? Sí, estás muy encerrado en casa. Yo echo muy en falta el tipo de editor anglosajón que te da consejos y le gusta intervenir en las obras. No porque tenga que hacerle caso sino porque cuando estoy solo me gusta dejar ver la evolución de los originales y que gente me de consejos. A veces me obligan a pensar y me descrubren nuevas vías. Por esa misma razón hago muchos actos públicos, como presentaciones, clubes de lectura, o charlas a donde te vienen 300 perosnas que no tienen verguenza, me preguntan lo que sea y me hacen reflexionar. Ahí es donde pierdo la soledad del escritor. Hay quien lo desprecia y dice que no escribe para nadie. En cambio, a mí me gusta que me lean. Además de tiempo, la literatura le ha otorgado premios como el Ramon Llull. ¿Es una reafirmación de su talante en el mundo literario? Sí, el Ramon LLul es un premio que te da muchos lectores. Yo ya tenía muchos fidelizados de mis obras anteriores, pero he descubierto a otro público que se ha acercado gracias a mi nueva novela. Cuando un libro tiene éxito me da la posibilidad de poder trabajar en el próximo durante cuatro años. Me gusta haberme profesionalizado en este terreno, sé que hay poca gente que pueda vivir de ello hoy en día. Espero aprovechar el tiempo que me han regalado los lectores para seguir ofreciendo nuevas historias. Su libro triunfó en el Sant Jordi junto al de Oriol Junqueras, Cuentos desde la cárcel, ¿qué le sugiere esta coincidencia? Ahora mismo está alejado de sus hijos y es lógico que sienta el impulso de escribir sobre su experiencia; también es normal que haya tenido éxito durante el San Jordi. Pero lo que a mí me ha gustado de esta cita literaria es que se han venido libros a mucha gente. Para los autores que tenemos novedad, el Sant Jordi nos ha acercado a los lectores. Y, aunque, lo nuevo es lo que atrae, también es una oportunidad para leer a otros autores como García Márquez o Vargas Llosa. Lo importante es que la gente se acerque y acabe convencida con un libro que le enganche. Hay que ser generoso con ellos y dejarles que escojan a su gusto. Inspirado en hechos reales Mateu creció en la casa más pobre de Caldas de Malavella. Con 65 años, decidió buscar a su padre: sus orígenes están relacionados con la estancia del millar de marineros italianos que se refugiaron en el pueblo. Eran los supervivientes del acorazado Roma, bombardeado por los alemanes en 1943. La novela El hijo del italiano (Planeta) ha recibido el Premio Ramon Llul y triunfó en la feria del libro de Sant Jordi.
>> más información

J.K. Rowling lanzará en junio cuatro nuevos libros de Harry Potter, más de 20 años después de la primera novela
EFE Son libros electrónicos con notas, manuscritos y dibujos. Se centran en lecciones específicas de Hogwarts, incluyendo, Herbología y Defensa contra las Artes Oscuras. Harry Potter La escritora británica JK Rowling, autora de la saga Harry Potter, lanzará cuatro nuevos libros electrónicos relacionados con sus famosas novelas a partir del próximo 27 de junio, según anunció su editorial Pottermore. La empresa explicó en su web que las historias estarán dedicadas a "profundizar en la rica historia de la magia", de forma que los seguidores del joven mago y sus amigos puedan adentrarse en todo lo relativo al "mundo mágico" que se describe a lo largo de la saga. Los libros también incluirán notas, páginas de manuscritos y dibujos encantadores como se vio anteriormente en Harry Potter: Una historia de magia. Cada uno de los ejemplares se basará en las lecciones estudiadas en la Escuela Hogwarts y llevará el encabezado Harry Potter: Un viaje a través de..., adaptado del libro Harry Potter: Una historia de magia, que se inspiró en una exposición de la British Library, organizada en 2017. El primero será Harry Potter: Un viaje a través de los encantos y la defensa contra las artes oscuras, el segundo Harry Potter: Un viaje a través de pociones y herbología", el tercero Harry Potter: Un viaje a través de la adivinación y la astronomía y el cuarto Harry Potter: Un viaje a través del cuidado de criaturas mágicas. Mientras las dos primeras obras digitales se publicarán el próximo 27 de junio, las dos últimas lo harán poco tiempo después, avanzaron sus responsables. El artista londinense Rohan Daniel Eason ha ilustrado los cuatro ejemplares, que inicialmente estarán disponibles en inglés, francés, italiano y alemán a través de las principales plataformas de compra.
>> más información

Isabel Allende: "Espero que el mundo acoja a los venezolanos"
BELÉN SARRIÁ La escritora chilena publica 'Largo pétalo de mar' (Plaza&Janés), una novela que aborda la Guerra Civil española y el exilio republicano. "No me siento discípula de García Márquez ni de nadie", asegura esta autora fiel al realismo mágico. Isabel Allende La autora en español viva más leída del mundo no se siente de ningún sitio. Su identidad no tiene que ver con "la raza ni con la nación" sino que está volcada en sus libros. El golpe militar de Pinochet le obligó a dejar su país, el dolor por la muerte de su hija le persigue y la reciente pérdida de su madre le mantiene en vela. Sin embargo, la vida no ha conseguido endurecer su alma, al contrario, Allende se considera "demasido blanda". Aunque entiende el sufrimiento "no le destruye", y por eso sus personajes favoritos son los que "sobreviven a la tragedia y le sacan el jugo a la vida", como los de nueva novela Largo pétalo de mar (Plaza&Janés). Si ya es duro de leer debió ser aún peor escuchar los testimonios de las personas que sufrieron el exilio... Es duro escucharlo, pero también de investigar lo que sucedió, con la ayuda de los libros y documentos de la época. A mí me fascina la relación de los personajes, cómo la gente de la tragedia y el horror surge fortalecida, mejorada. Hay a quien el trauma lo destruye, pero hay otros a los que les eleva. Esos son los personajes que me interesan: los que sobreviven y siempre buscan sacarle el jugo a la vida. ¿Qué le atrajo de esta historia? ¿Y quién le acercó a ella? La primera vez que escuché hablar de ella fue de pequeña, porque cuando llegaron los refugiados llegaron a Chile en 1939, mi familia recibió a más de alguno. Cuando tenía 18 años me tocó trabajar con uno de los refugiados republicanos, Carmelo Soria. Después, cuando me exilié a Venezuela, en los años 70, conocí a Victor Pey. Su historia, por su puesto cambiada, es la que cuento en el libro. Me ayudó hasta el último día de su vida y murió una semana antes de que yo alcanzara a mandarle el manuscrito dedicado a él... ¿Supo que escribiría sobre ese acontecimiento cuando conoció a Pey? No, cuando le conocí yo no era escritora. Me volvió la idea del Winnipeg [el barco que llevó a bordo a más de 2.000 refugiados republicanos españoles a Chile como ciudad de asilo] cuando empezó toda esta crisis mundial de inmigrantes y refugiados; este sentimiento antiextranjero de nacionalismo cerrado que está pasando como una oleada por Europa y por los Estados Unidos. Trump ha hecho campañas culpando a los inmigrantes de todo. Además, usted vivió una experiencia similar cuando tuvo que exiliarse después del golpe militar de Augusto Pinochet en septiembre de 1973, ¿tiene algo que ver? Tiene que ver en cuanto a que yo siempre me he sentido extranjera: he sido refugiada política e inmigrante. Aunque yo no he pasado por las atrocidades que pasan muchos de ellos hoy en día. ¿Definiría a Chile como largo pétalo de mar, igual que hizo Pablo Neruda? Es una definición muy linda, porque en el mapa el país es como una culebra larga, y él lo describe poéticamente como un largo pétalo. Chile es una tierra muy bella, porque tiene todos los climas y todas las naturalezas, desde el desierto más árido del norte hasta la Antártida en el sur. Cuando pienso en mi país pienso en los versos de Neruda. No me atrevería a definirla de otra manera. ¿Qué significa este poeta para usted? Su poesía me ha acompañado siempre. Yo vivo y leo en inglés, pero escribo en español. Necesito recuperar mi lengua y este poeta me ayuda con ello. Antes de empezar a escribir una novela me paso dos días leyendo todo tipo de poesía para recuperar vocabulario, el ritmo y el sabor de la lengua. Un poema de él dice que  los conquitadores españoles llegaron a América a robárselo todo, pero se le fueron cayendo de las monturas las palabras del idioma español, y eso es lo que nos dejaron; ese amor por la lengua es lo que Neruda resucita en mí. ¿En qué cree que ha quedado su recuerdo? Su figura es muy controvertida en Chile, porque los movimientos feministas le acusan de machista. Claro que lo era, porque confesó en sus memorias que había violado a una mujer y había abandonado a su hija, una niña con problemas mentales. Está bien que se juzgue a la persona, pero la obra debe ir por separado. Si vamos a censurar su obra habría que eliminar casi todo de la cultura universal. ¿Han quedado olvidadas sus dotes políticas, como las que necesitó para convencer al presidente de Chile de que abriera las puertas a los españoles exiliados? No era un hombre político. Neruda era un poeta que se vió involucrado en política porque era simpatizante del partido comunista. Fue quien convenció al presidente de traer a los republicanos al país. Más tarde, cuando volvió a Chile le nombraron candidato a la presindecia y él lo aceptó por una temporada breve. Sin embargo, luego renunció porque no quería estar en política. ¿Es Salvador Allende un héroe en el libro? Es un héroe legendario, pero no solo en mi libro, sino para mucha gente. Tenía a muchos en su contra, pero también a muchos que veían en él la esperanza de una democracia mejor. España está abriendo sus puertas a los venezolanos. ¿Es posible comparar esta acogida con la que tuvo Chile con los republicanos españoles durante su guerra civil? Yo espero que sí, porque Venezuela fue un país que acogió a inmigrantes y a refugiados de todas las partes del mundo. Yo me encuentro entre ellos, y ahora que son los venezolanos los que están huyendo, espero que el mundo les acoja del mismo modo. Lo cual, no siempre sucede porque cuando se produce una inmigración masiva, los países se asustan y se acaba la hospitalidad. ¿Ve esperanza en los refugiados sirios, yemeníes, palestinos o mejicanos? Veo la tragedia de esta gente. Pero creo que la solución de esos refugiados solo puede estar en resolver los problemas en sus países de origen para que puedan volver. En una ocasión admitió que no tiene patria y que podría empezar una vida en cualquier lugar del mundo. ¿Tiene que ver con la pérdida de identidad? A mi edad una ya tiene su propia identidad, que no tiene que ver con la raza ni la nación. Cuando me preguntan de dónde soy digo chilena, pero he vivido muy poco ahí. Mis raíces podrían estar más en California donde resido desde hace treinta años. La identidad la tengo en mis libros, ahí he plantado las raíces. Si pudiera cambiar algún punto de la Historia, ¿cuál sería? Sin duda, la exclavitud y la explotación de los seres humanos. Permítame si comparo Largo pétalo de Rosa con el filme Titanic, por tratarse de una tragedia que ha tomado popularidad gracias a la historia de amor ficticia. ¿Existe una historia sin amor? Sí, pero a mí me interesan las relaciones humanas. Me parece más fácil seguir esta epopeya de los refugiados a través de una pareja. Aunque no sea una historia de amor, tiene que haber relaciones para que el lector se sienta involucrado. ¿La llevarán a pantalla como hicieron con La casa de los espíritus y De amor y de sombra? Me gustaría claro. Ahora van a hacer una miniseria con Inés del alma mía; me gustaría lo mismo para Largo pétalo de mar. La semana pasada recibió el Premio Internacional de Novela Histórica Barcino por "encarnar la implicación personal con la época que le ha tocado vivir", ¿le ha endurecido la vida o siguen su personalidad y alma a flor de piel? Yo no me siento endurecida para nada, he tenido muchas pérdias, dolor y tragedia, pero también mucho amor y alegría. Al contrario, a veves creo que soy demasido blanda. Será esa la razón por la que conecta tan bien con sus lectores... Claro, casi todo me afecta y me duele. A través de mi fundación conozco situaciones atroces... ¿Cómo no voy a sentir en lo personal esas vidas? Es una mujer muy sufridora, ¿no? Pero no soy triste. Entiendo y comparto el sufrimiento, pero no me destruye. Según usted, los jóvenes le han dado la espalda al realismo mágico, ¿en qué consiste el nuevo movimiento? Ahora hacen literatura totalmente realista. También me parece válida, pero cuando yo escribo tengo en cuenta las cosas que no sé. Mira, hace poco se murió mi madre y mi padrastro preguntaba por ella. Le decíamos que estaba en el cielo y respondía que era imposible porque la veía pasar. Si yo voy a contar la vida de mi padrastro tendré que decir que ella pasaba por ahí, aunque no fuera verdad. El realismo mágico admite que el mundo es muy misterioso, pero sigue siendo mágico. Y eso ahora se ha perdido, ¿no? Creo que ya no tiene el valor de antes, prefieren no hablar de eso. Antes había más tiempo para conversar y escuchar las historias de los abuelos. ¿Será usted la última discípula de García Márquez? Yo no me siento discípula de García Márquez, llevo más de treinta años escribiendo y ya llevo 23 libros. Tengo mi propio estilo, no me siento alumna de él ni de nadie. Si usted espera al 8 de enero para comenzar a escribir una nueva novela, ¿qué hará hasta esa fecha señalada? Este año empecé a escribir un libro, pero tuve que parar porque tenía muchas cosas en el aire:  las miniseries, los guiones, la promoción de este libro... Cuando llegue el próximo 8 de enero me encerraré de nuevo a terminar lo que empecé.
>> más información

La saga 'Millenium' llega a su fin en agosto con la novela 'La chica que vivió dos veces'
EFE El 27 de agosto estará en las librerías esta novela que publica en español Ediciones Destino. Más de 50 países publicarán en un gran lanzamiento esta última historia de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvis. Millenium La saga Millenium llega a su fin el próximo agosto con la novela La chica que vivió dos veces, sexta y última entrega de esta serie de culto que inició el fallecido escritor sueco Stieg Larsson y continuó su compatriota David Lagercrantz. El 27 de agosto estará en las librerías esta novela que publica en español Ediciones Destino, tanto para España como para Latinoamérica, la última de una saga que ha sumado más de 100 millones de lectores en todo el mundo. Más de 50 países publicarán en un gran lanzamiento internacional esta última historia de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist que inició Larsson pero que nunca pudo ver publicadas sus novelas ya que murió en 2004 de un ataque al corazón a los 50 años. Lagercrantz (Suecia, 1962) aceptó en 2013 el encargo de la editorial sueca Norstedts de dar continuidad a la serie de Millenium, por decisión de los herederos de Larsson, de tal forma que ha escrito las tres últimas. "Continuar con el enorme éxito de la serie Millennium de Stieg Larsson no era tarea fácil, se trataba de mantener la calidad de los libros anteriores: el relevo de David Lagercrantz ha sido refrendado por crítica y público y, sin duda, ha dejado lo mejor para el final", explica la editorial Destino en un comunicado. En La chica que vivió dos veces, en la que habrá escándalos políticos y enigmas en las más altas esferas del poder, los lectores encontrarán a una Lisbeth Salander preparada para la batalla final contra su hermana Camilla. Pero esta vez tomará la iniciativa e intentará liberarse del daño y el dolor de toda una vida. Mikael Blomkvist, por su parte, está investigando la muerte de un mendigo del que solo se sabe que ha fallecido pronunciando el nombre del ministro de Defensa del gobierno sueco y que guardaba el número de teléfono del periodista en el bolsillo. Mikael necesitará la ayuda de Lisbeth, pero para ella el pasado es una bomba a punto de explotar. Ante la publicación de la novela se han desplegado una vez más grandes medidas de seguridad para preservar la confidencialidad en torno al lanzamiento: sólo hay una copia impresa del manuscrito original. En Nordsteds, la editorial sueca, solo dos personas han tenido acceso al original, que han custodiado bajo tres llaves y con varias cámaras de seguridad. Y David Lagercrantz ha vuelto a escribir la novela sin tener acceso a internet para evitar los hackers informáticos. We're so excited that our favourite strong, badass heroine, Lisbeth Salander is returning in The Girl who Lived Twice. What are some of your all time favourite Lisbeth moments across the Millennium series? #DayOfTheGirl @maclehosepress https://t.co/3bDtLyAPPg pic.twitter.com/VlNV0h2yo4 — Quercus Books (@QuercusBooks) 28 de abril de 2019
>> más información

El hombre y el perro, una amistad que se vive entre páginas
M.TORO. Los perros han sido protagonistas de las vidas y las obras de distintos autores a lo largo de la historia de las letras. Emilio Ortiz: "Bienvenidos sean los perros a la literatura". Dentro de una protectora de animales. Virginia Woolf "En los últimos diez años Troylo, ¿qué no hemos compartido? Más sabes tú de mí que quienes me rodean, más que los periódicos, que mis comedias, más que mis poemas donde parece que se vierte como en un vaso de cristal, el alma". Con estas bellas palabras Antonio Gala recordaba a su perro en Charlas con Troylo (Ed. Espasa, 1981), una novela que usa la amistad entre dueño y mascota para ahondar en temáticas más sociales y críticas dentro de la realidad en la que vive el autor. El libro de Gala es uno de los miles de ejemplos de obras protagonizadas por perros, usados como protagonistas y que, en muchas ocasiones, además ofrecen su punto de vista para hablar de las particularidades humanas. Así, Argos es el más incondicional compañero de su dueño Ulises en La Odisea. Prueba de que ya en el siglo VIII a.C. se conoce y describe la extrema fidelidad de una mascota hacia el hombre. Aunque los perros no son solo vistos como simples amigos fieles, sino que también adquieren un papel activo en las obras y un carácter aventurero, como es el caso de Milú. Hergé hace de la mascota de Tintín un detective más, convirtiendo a este fox terrier blanco en indispensable en las misiones de su dueño. Fiel compañero de andanzas por la mágica tierra de Oz es Toto, el Carin Terrier de Dorothy Gale en El mago de Oz que, a diferencia de otros animales en la historia, no desarrolla la capacidad de hablar. Y dentro de las obras más recientes, Takashi Murakami cuenta con estética manga la historia de un perro que sirve como principal apoyo emocional a un hombre que ha sido abandonado por todos a quienes quería. Emilio Ortiz (Barakaldo, 1974) es un vendedor de cupones de la Once en Albacete que decidió contar la ayuda de los perros en su papel de guías en A través de mis pequeños ojos (2016). A esta primera novela le siguieron otros dos libros, siempre contando con los canes como protagonistas. Tras la experiencia, Ortiz se atrevió con el ensayo para reflexionar sobre la relación entre estos animales y los humanos en La vida con un perro es más feliz (2018). Y este año ha continuado desentrañando las virtudes de los canes con un toque policíaco en Todo saldá bien, el último trabajo de este autor que conoce bien lo indispensables que son los perros guía. Seis libros con perro Tombuctú de Paul Auster (Anagrama, 1998) Míster Bones es un perro sin raza que destaca por su inteligencia y, aunque no hable inglés, piensa e interpreta la realidad con una sensibilidad y una sintaxis muy humanas. El vínculo con su amo, el vagabundo William Gurevitch, un poeta errante. Juntos han recorrido América y ahora se encuentran en Baltimore, viviendo la que quizá sea su última aventura. Antes de llegar al mundo al que ambos se refieren como Tombuctú, Willy quiere encontrar a Bea Swanson, la profesora del instituto que le descubrió la poesía, para confiarle lo más preciado que tiene: sus 64 cuadernos de poemas y a su mejor amigo, Míster Bones. La razón de estar contigo de W. Bruce Cameron (Roca Editorial, 2017) La mirada de cuatro perros construyen uno de los best sellers más comentados del último lustro. W. Bruce Cameron convierte en narrador de su historia a los pensamientos de Toby, Baily, Ellie y Bear (un perro mestizo, un golden retriever, un pastor alemán un labrador negro). Pero no todo es lo que parece, y es que estos cuatro animales son en realidad el mismo, aunque reencarnado hasta en cuatro ocasiones. Los canes fallecen y vuelven a la vida en su estado de cachorro para cumplir su principal objetivo: servir al ser humano, ser su apoyo, hacerle feliz y, sobre todo, ser amado por el que será su dueño una y otra vez. Colmillo blanco de Jack London (Alianza, 2018) A pesar de que no es un perro como tal, las aventuras del lobo Colmillo blanco son una de las mayores leyendas que un personaje de cuatro patas ha vivido nunca en la literatura. Contada en su mayor parte desde el punto de vista del animal, protagonista de la novela, muestra el mundo de los animales mientras el lector entiende cómo su espíritu salvaje se va adomesticando. Ambientada a finales del siglo XIX durante la Fiebre del oro de Klondike en el gélido Territorio del Yukón, en Canadá, sigue el transcurso vital de Colmillo blanco, quien se mueve en ambientes hostiles, violentos y oscuros, reflejando lo peor del ser humano. Hachiko de Luis Prats (La galera, 2015) Una de las historias de la cultura japonesa más bonita y cercana se adapta en esta edición para un público juvenil (a partir de 8 años). Las ilustraciones de Luis Prats dan vida a la mágica relación entre el profesor Ueno y el que será su amigo más fiel. El docente recogerá un cachorro que tenía pensado regalar a su hija, pero pronto la relación que se forjará entre el animal y él será mucho más estrecha de lo que podría haberse imaginado. Hachiko le acompaña cada día a la estación y a la tarde espera su regreso del trabajo, siempre puntual, a las 17:30 h. La fidelidad, la espera y un amor incondicional, son los protagonistas de este libro. Un perro de Alejandro Palomas (Booket, 2016) En la continuación del éxito de ventas Una madre, su autor, Alejandro Palomas, recupera y reúne a los personajes de esta primera parte y continúa desgranándolos a través de los ojos de un perro llamado R. Aunque el canino no sea el eje de la historia, es el nexo de unión de los miembros de esta familia, que aprende a ver sus defectos, sus arrugas y el paso del tiempo. Lo más novedoso de la novela es su forma de contar las peculiaridades de una familia a través de la mirada de su mascota, una característica con la que ha querido explicar a quienes nunca tuvieron un perro en sus hogares lo maravillosa que es su compañía. Flush de Virginia Woolf (Austral, 1933) La novelista británica, autora de Una habitación propia (1929) , da rienda suelta a su imaginación con Flush. A través de la biografía de un spaniel aristocrático del mismo nombre que el libro, Woolf es capaz de adoptar en algunos momentos el punto de vista de este can para contar su historia. Este perro de orejas largas y cola ancha describe, desde su posición como compañero inseparable de la poetisa Elizabeth Barrett y su dueña desde que es un cachorro, el romance que mantiene mediante escritos con el también poeta y su posterior marido Robert Browning. Flush, además, es una crítica a la sociedad de clases.
>> más información

Muere Judith Kerr, autora del clásico 'El tigre que vino a tomar el té'
EFE Kerr era una de las autoras más admiradas en el Reino Unido. El consejero delegado de la editorial HarperCollins no ha dado detalles sobre su muerte. 'El tigre que vino a tomar el té' La escritora e ilustradora británica de origen alemán Judith Kerr, autora del clásico infantil El tigre que vino a tomar el té, entre otras conocidas obras, ha muerto a los 95 años, informó este jueves su editorial, HarperCollins. El consejero delegado, Charlie Remayne, dijo que la creadora, que firmó también la serie del gato Mog y varias novelas para jóvenes, era "una persona maravillosa e inspiradora, querida por todo el mundo". "Era una artista con un talento brillante y una narradora que nos ha dejado un extraordinario legado de obras", añadió. Redmayne, que no ofreció más detalles del fallecimiento, señaló que Kerr era "muy divertida, amaba la vida y a la gente y le encantaban las fiestas". La editora ejecutiva de Harper Collins, Ann-Janine Murtagh, destacó el "honor y privilegio" que fue trabajar con la autora, que estuvo en esta editorial más de cincuenta años, y explicó que solía visitar sus oficinas en Londres. "A menudo llegando en el autobús número 9 y siempre dejándonos rodeados de risas. Mis pensamientos están ahora con sus hijos, Matthew y Tacy, y sus nietos", añadió. Nacida en Berlín, entonces en la República de Weimar, el 14 de junio de 1925, en el seno de una familia judía, Kerr es una de las autoras más admiradas en el Reino Unido, cuyas obras, traducidas a muchos idiomas, han sido leídas por generaciones de niños y sus padres. En 1933, justo antes de que los nazis llegaran al poder, la familia, temerosa de represalias, emigró primero a Suiza y después a Francia, para finalmente establecerse en el Reino Unido y adquirir la nacionalidad británica. Kerr escribió una novela juvenil semiautobiográfica, Cuando Hitler robó el conejo rosa, donde cuenta la huida de una familia judía de los nazis durante la segunda Guerra Mundial desde el punto de vista de los niños.
>> más información

La novelista Siri Hustvedt, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019
BELÉN SARRIÁ / VÍDEO: EUROPA PRESS Nacida en Minnesota en 1955, es autora de best sellers como El verano sin hombres o Todo cuanto amé. Es el 5º galardón de este año, tras los concedidos al dramaturgo Peter Brook o al Museo del Prado, entre otros. Siri Hustvedt "Me considero feminista. Me cuesta trabajo imaginar que alguien no sea feminista. ¿El feminismo no es, simplemente, una declaración de la libertad humana?", admitió en una ocasión la escritora estadounidense Siri Hustvedt (1955, Minnesota, Estados Unidos). Este espíritu cada vez más hermanado con la sociedad actual, unido a su talante narrativo, le ha convertido este miércoles en la nueva Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019, un prestigioso galardón que distingue la labor científica, técnica, cultural, social y humana realizada por personas o instituciones en el ámbito internacional. La perspectiva feminista y ética de Hustvedt ha alcanzado la cumbre de las letras. Así fue valorada por el jurado de esta edición, que destaca la obra de esta novelista, ensayista y poeta feminista de origen noruego como una de las más "ambiciosas" del panorama actual de las letras, ya que incide en "un presente convulso y desconcertante, desde una perspectiva de raíz feminista". Y, además, "lo hace desde la ficción y el ensayo, como una intelectual preocupada por las cuestiones fundamentales de la ética contemporánea", han afirmado este miércoles sus miembros. El presidente del jurado y director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, ha estimado que la autora de El verano sin hombres escribe desde "posiciones muy valientes". A él se le sumaron otras voces como la del escritor cubano Leonardo Padura, que apreció la habilidad de Hustvedt de moverse entre la narrativa y el ensayo y, además, hacerlo "con una enorme capacidad de penetración en una realidad muy convulsa, como la contemporánea". La catedrática y filóloga Rosa Navarro, también en el jurado, mostró su entusiasmo por el hecho de que el galardón haya recaído en una "auténtica pensadora intelectual" que, a través de su formación humanista, es capaz de escribir de psicología o arte. Y aprovechó para resaltar no solo su "lucha feminista", sino su habilidad para demostrar cómo "las humanidades se pueden fundir con la ciencia y dar lugar al pensamiento". La galardonada, por su parte, dedicó unas palabras de agradecimiento, a través de una nota difundida por la fundación: "Me siento realmente feliz y honrada al recibir el Premio Princesa de Asturias. También siento sorpresa, asombro y gratitud". #ÚLTIMAHORA: Siri Hustvedt, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. #PremiosPrincesadeAsturias. pic.twitter.com/PlZEwiR4jD — Fundación Princesa (@fpa) 22 de mayo de 2019 Más tarde, durante la rueda de prensa que concedió en el Instituto Cervantes de Londres (Inglaterra), aseguró que la sociedad "sigue necesitando" al feminismo porque "la historia no ha terminado". "Es una manera de librarnos de cadenas impuestas al ser humano", añadió. Novelista, poeta y experta en neurociencia y psicoanálisis, Siri Hustvedt se ha convertido en una de las figuras más ambiciosas del panorama actual de las letras. El diálogo interdisciplinar entre las humanidades y las ciencias está presente en su producción, traducida a más de treinta lenguas. Se inició con la poesía en 1983 con Leer para ti. Gracias a este género conoció a su actual cónyuge, el escritor Paul Auster, también galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en el año 2006. En las últimas tres décadas ha publicado siete novelas, de las que destaca Todo cuanto amé (2003), con el que se hizo un nombre por todo el mundo. Con el último ensayo que publicó, La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres (2016), se convirtió en una de las voces más críticas contra el actual presidente estadounidense Donald Trump. Ayer mismo hizo alarde de ello durante la comparecencia, cuando definió al mandatario como "abiertamente racista y misógino, un ignorante que no sabe nada de la Constitución". Siri Hustvedt es la octava mujer que ha recibido el Premio Princesa de Asturias de las Letras, que en su anterior edición recayó en la francesa Fred Vargas y que este año se ha disputado entre 28 candidatos, procedentes de 17 países. Este reconocimiento es el quinto en fallarse de los ocho premios que anualmente concede la fundación. Previsiblemente, la escritora acudirá a Oviedo a recogerlo en el mes de octubre.
>> más información

Ona Carbonell: "Los niños tienen que saber entrenerse sin YouTube"
ISRA ÁLVAREZ La nadadora olímpica ha escrito 'Elena Sirena', una novela infantil sobre una niña que descubre sus poderes. Ona Carbonell Los primeros animales que poblaron la tierra salieron del mar. De ahí proceden todos los mamíferos, incluidos los humanos. Pero hay personas como Ona Carbonell que aún conservan la esencia de aquellos seres marinos que necesitaban la ingravided del agua para ser felices. Eso es lo que ha querido reflejar en Elena Sirena. Sueños de Agua (Ed. Alfaguara. A la venta este jueves 23) el primero de una colección de libros infantiles sobre una niña que descubre con 12 años que tiene un increíble poder. Es un libro que habla sobre una niña sirena, pero también es un libro de valores... Es un libro que intenta reflejar todo lo que me ha dado a mi el deporte y la natación artística y lo hace con fantasía, con magia, con historia, con ilusión... pero también intentando transmitir los valores que creo que son esenciales para este perfil de niños y niñas. Yo soy lo que soy a día de hoy gracias a esos valores. ¿Y cuáles son esos valores que están en el libro? Hay que leer, hay que esforzarse, hay que ser constante, hay que trabajar en equipo, hay que saber perder a veces, hay que saber llorar... todos estos conceptos están en el libro. Se tiende a pensar que el deporte es sólo una actividad física... Creo que la sociedad cada vez entiende más que el deporte es básico para todo, para un tema de salud, pero también para los valores y muchos otros conceptos. En mi deporte cada vez hay más licencias y más niñas que desde muy pequeñas se esfuerzan muchísimo y aprenden estos valores. ¿Qué vamos a encontrar en Elena Sirena? Es un libro que habla de la historia de una niña con sus tres mejores amigas, pero con un punto de fantasía y de magia, con algo con lo que siempre hemos soñado de pequeñas, como ser sirena. ¿Mejor sirena que Acuaman? Bueno, ya veréis, porque el hermano de Elena también tiene sus cosas... Lo decía por los superpoderes... Bueno, yo ya me siento como una sirena, pero sin escamas, no lo podía tener más fácil. En el libro hay muchas cosas que yo ya tenía dentro y sólo lo he llevado a este libro. A mi me habría encantado de pequeña tener un libro que contara estas cosas. ¿Cómo se le ocurrió la historia? La historia la tenía muy clara, porque en los campus que hago me rodeo de muchas niñas y veo la demanda de historias que les ilusionen. Y quería una que tuviera una parte de realidad, que es mi realidad, y de mi fantasía. Me motivaban mucho sobre todo ponerle esa parte de magia que obviamente no está en mi vida. Tendrá mil anécdotas e historias... Lo quería contar todo en el primer libro, pero la editorial me ayudó a ordenarlo para que Elena tenga muchas historias y ya estoy escribiendo el segundo libro para que salga a finales de año. ¿La de escritora va a ser ahora su actividad preferida? De momento lo es bastante, porque teniendo en cuenta que no tengo tiempo libre... Ona ahora es agua, leer y escribir. ¿Recuerda sus primeras sensaciones en el agua? Yo recuerdo muchísimo en los veranos a mis padres diciéndome "solo sales del agua para comer y para cenar, ¿puedes estar seca más de dos horas al día? Y por ahí empezó un poco toda la historia de Elena. ¿Los otros personajes también tienen algo de biográficos? También. Mi madre está muy dolida porque la madre de Elena desaparece y me dice "¡pero si yo te he educado!" (risas). Aunque luego reaparece... Además, Elena tiene tres amigas y son muchas de mis amigas de sincro. Hay un hermano, un mejor amigo, una tía... se habla mucho de la importancia de la familia y de rodearse de ella cuando hay una ilusión o un problema. Hay mucho de biográfico pero mucho de ficción también. Sabe que va a competir con las consolas, con youtube... ¡Y con todo! Un libro es algo mágico que por más competencia que tenga siempre estará ahí, tiene una esencia que nadie se la puede quitar. Lo mejor en la vida es aprender y la mejor manera es leyendo y visitando otros mundos. Los niños tienen que leer más y que tengan libros como estos, que son lectura, pero con magia e ilusión les pueden ayudar, porque también es entretenimiento. Y tienen que conocer más formas de entretenimiento aparte de los videojuegos y youtube... ¿De quién es tarea eso? Parte de la responsabilidad es de los padres, pero también de la educación en general. Los libros tienen mucha competencia y por eso hemos trabajado mucho en las ilustraciones, que tienen un punto moderno, para que sea más visual. Y lo ha escrito usted, que es muy conocida... eso es un punto. A lo mejor que lo haga alguien que puede ser un referente también ayuda. ¿Se siente con la responsabilidad de ser un ejemplo? Sí, no siento sólo la responsabilidad de ganar medallas, sino de ser una persona que llega puntual a los sitios, que es educada, que transmite los valores del trabajo... eso he querido volcarlo en el libro. ¿Donde guarda las medallas? En mi casa, en unos colgadores... Pero tiene muchísimas... Es que pesan mucho los colgadores (risas). Muchas están en casa de mis padres, porque a mí no me caben. Las de las Olimpiadas las tengo un poco más guardaditas. A la gente que viene le hace ilusión verlas. ¿Cómo ve el estado del deporte femenino? El deporte femenino está en auge. Vamos por muy buen camino, aunque falta mucho recorrido. Pero cosas como nuestras victorias, o este libro, o MasterChef ayudan a que el deporte femenino sea más mediático y a que las niñas tengan más ídolos femeninos. Al final es una rueda. El libro también pone en valor deportes que no son masivos, ¿no? Sí, quería dar protagonismo a deportes que antes eran más desconocidos, y como el bádminton, la halterofilia o la natación artística. Ahora hay muchas más niñas que los practican. Hablaba de MasterChef Celebrity, que ya han ganado dos veces dos deportistas de élite... ¿Qué tenéis que os ayuda en programas como ese? La capacidad de trabajo, la constancia, el ser muy sacrificados... y la serenidad en momentos difíciles. Yo estoy acostumbrada a jugarme en 3 minutos cuatro años de entrenar 10 horas al día, eso es una final olímpica. Así que gestionar la presión de las adversidades nos es más fácil.
>> más información

La escritora omaní Jokha Alharthi gana el prestigioso Man Booker Internacional
EFE / 20MINUTOS.ES Su novela 'Cuerpos celestiales' es la primera escrita originalmente en árabe que recibe el premio. El galardón reconoce la mejor obra de ficción del año traducida al inglés. Jokha Alharthi La escritora omaní Jokha Alharthi fue galardonada este martes por su novela Celestial Bodies (cuerpos celestiales) con el prestigioso premio literario británico Man Booker Internacional, que reconoce a la mejor obra de ficción del año traducida al inglés. Es la primera obra escrita originalmente en árabe que recibe este premio. Alharthi, de 41 años, se impuso a otros cinco nominados, entre ellos el colombiano Juan Gabriel Vásquez, finalista con The Shape Of The Ruins, y la chilena Alia Trabucco Zerán, que participaba con The Remainder. La escritora y académica omaní, que estudio Literatura Árabe en la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), compartirá el premio de 50.000 libras (56.000 euros) con su traductora al inglés, Marilyn Booth. La presidenta del jurado, la historiadora y presentadora Bettany Hughes, alabó en la ceremonia de entrega del premio en Londres el "delicado arte" de Alharthi. "Celestial Bodies evoca las fuerzas que nos mantienen presos y aquellas que nos liberan", describió Hughes, para quien la traducción del árabe de Booth es "precisa y lírica".
>> más información

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Viernes 5 de JULIO 2019 - Bar Malara 

19:30 horas.

45º Libro propuesto:

"SEDA",

de  Alessandro Baricco

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"Éxodo" de Ángela Figuera Aymerich

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

Visitas totales


E-mail