Pesadillas:

Otra vuelta de tuerca, de Henry James.

“Cuando una joven institutriz llega a una mansión victoriana para hacerse cargo de dos niños, no tarda en descubrir que su predecesora y un sirviente murieron en extrañas circunstancias. Pronto empiezan a insinuársele presencias y personajes quizá sobrenaturales.” (Reseña esditorial)

Un trabajo de… 

“Otra vuelta de tuerca” (1898) es, quizá, una de las obras más discutidas de Henry James e, incluso, de la literatura estadounidense del siglo XX. En principio fue considerada una historia de fantasmas, sin embargo, con el tiempo y los sucesivos estudios a la que fue sometida, se llegó a la conclusión de que no era algo tan sencillo. Sea como fuere, es indudable que esta novela de misterio se encuentra incluida entre los clásicos de la ficción gótica victoriana y ha servido de inspiración a diversas adaptaciones en diferentes medios, desde el cine a la ópera.

 

Su argumento se basa en la contratación de una institutriz para el cuidado de unos hermanos (un muchacho llamado Miles y una pequeña, Flora) quienes, al quedar huérfanos, pasaron a depender de su tío quien les dio cobijo en una mansión perdida en el campo: Bly, donde, según opina la joven institutriz, parecen estar bajo el control de los fantasmas de su predecesora, la señorita Jessel, y del ex valet del dueño, Peter Quint.

 

Pero, a medida que nos adentramos en la lectura nos damos cuenta que la narradora, que no es otra que la propia institutriz, parece ser una joven emocionalmente inestable y nos entra la duda de si realmente ella ve esos fantasmas o simplemente son alucinaciones.

 

James nos deja en la ambigüedad, lo cual permite varias interpretaciones incluso contradictorias. Esa supresión de toda información que nos lleve a una solución de la trama es propia de la etapa creativa del autor en la época en que escribió esta novela y así, James nos presenta la historia centrada en una joven e ingenua institutriz que se enfrenta a un par de seres fantasmales que sospecha que están corrompiendo a los dos niños, aunque ellos nieguen verlos, algo que tampoco puede hacer la señora Gross, aunque la institutriz achaca este hecho a la falta de agudeza de la empleada y a que los niños son inducidos a mentir. A medida que sus sospechas se profundizan, ella se enfrenta a cada uno de los pequeños, por separado, para sacarles la verdad, pero no puede evitar que los fantasmas aparezcan en el momento menos oportuno y que todo acabe en una verdadera crisis con resultado catastrófico.

 

El juego que nos propone Miller es el de la especulación sobre la credibilidad subjetiva frente a la verdad objetiva de los diversos eventos que se suceden en esta historia, lo que nos lleva a centrarnos en tres principales cuestiones: ¿son reales los fantasmas?, ¿está cuerda la institutriz?, ¿están los niños en verdad poseídos?... Han sido muchos los críticos que han debatido en una o otra posición, aunque sin llegar a ninguna solución concluyente, por lo que, lo mejor, es que cada persona lectora se deje llevar por la tensión creada por las dos lecturas mutuamente excluyentes y disfrute del juego especulativo que James nos propuso jugar.

 

La novela comienza con una clásica reunión nocturna ante el hogar donde cada persona cuenta una historia, llegado el turno de Douglas, este asegura tener una carta en la que se narra un hecho terrorífico y emplaza a los asistentes para otra noche en la que dará lectura de él. Esta misteriosa dama era una joven que él conoció hace veinte años y de la cual afirma haber estado enamorado, por lo que no es extraño que la considere totalmente fiable, además de encantadora y agradable. La narradora, de quien en ningún momento conoceremos el nombre, revela que se mudó a Bly, un lugar solitario en medio de la nada y dejando la comodidad y protección como hija de un pastor de una parroquia rural, aceptando cuidar y educar a dos niños desconocidos, por haberse sentido atraída por el hombre que la contrató, lo que le llevó a imponerse tener un éxito rotundo en su cometido. A esta tensión inicial hay que añadir su formación religiosa, su inexperiencia, el aislamiento en el que siempre ha vivido, sus ensoñaciones románticas, su carácter tenaz y ambicioso, además de su natural impresionabilidad. Todo este cóctel podía conducir a un total colapso mental.

 

El resto de los personajes son vistos a través del filtro de la institutriz, por lo que sus sucesivas representaciones dependerán de sus cambiantes estados de ánimo: así, Miles y Flora, los pequeños hermanos, al principio son presentados como seres puros, inocentes, bellos y felices, pero, posteriormente, cuando sospecha que ellos también ven a los fantasmas, aunque se lo callen, llega a la conclusión de que sus exteriores angelicales ocultan unos interiores corruptos y comienza a analizarlos en todos sus movimientos a la búsqueda de algo que les delate. Y de golpe se mudan en seres engañosos y marchitos.

 

Por su parte, la señora Grose, ama de llaves de Bly, es un ser sencillo y poco sofisticado que se convierte en la confidente de la institutriz, en la que descarga toda su confianza, a pesar de las cada vez más comunes perplejidades a las que es sometida, hasta que, finalmente, debe tomar una drástica decisión.

 

Y, finalmente, el tío irresponsable de los niños, siempre ausente e inaccesible extiende su ausencia sobre Bly y todos sus habitantes. Una ausencia que, en el fondo, es la causante de todos los males.

Henry James, considerado uno de los más grandes novelistas del mundo, no quería escribir novelas, sino dedicarse al teatro y ser un dramaturgo de éxito, sin embargo, los continuos fracasos le llevaron hasta la realidad de que los suyo eran las novelas y los cuentos y, curiosidades de la vida, sus historias han sido adaptadas para el teatro y el cine. Aunque era estadounidense de nacimiento, siempre fue fiel a su origen y se nacionalizó británico durante la Primera Guerra Mundial en protesta por el hecho de que los Estados Unidos no entraran en la guerra, y de nuevo las ironías de la vida, Estados Unidos entró en la guerra poco después de la muerte de James. Siempre afirmó que él jamás se casaría, y así ocurrió, pero detrás de esa decisión se escondía la realidad, peligrosa en aquellos tiempos, de su homosexualidad. Su trabajo se puede dividir en tres etapas: una primera victoriana con obras simples y directas, una segunda más dramática y repleta de cuentos y otra tercera en la que se dedicó a escribir largas novelas serializadas. También escribió ensayos y estudios literarios. De toda su enorme producción podemos destacar los siguientes títulos: “Daisy Miller” (1878), “Retrato de una dama” (1881), “Las bostonianas” (1886), “La princesa Casamassina” (1886), “Los papeles de Aspern” (1888) y “Los embajadores” (1903).

Gracias por leernos...

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

UNDÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2021 - ENERO 2022

DUODÉCIMA TEMPORADA:   ENERO 2022 - DICIEMBRE 2022

Visitas totales


E-mail