Libros

Las 17 mujeres que han ganado el premio Nobel de Literatura (Thu, 06 Oct 2022)
Este jueves se falla el premio Nobel de Literatura y, como todos los años, corren las apuestas sobre quién será el escritor que se lleve el gato al agua. O la escritora, porque entre los favoritos son varias las mujeres que suenan como posibles ganadoras de un galardón eminentemente masculino. Desde que en 1901 Sully Prudhomme inscribiera su nombre en el palmarés, solo dieciséis mujeres han ganado el Nobel de Literatura , la primera de ellas la sueca Selma Lagerlöf en 1909. Tras la polémica suscitada por el escándalo de Jean-Claude Arnault, esposo de una académica que fue acusado de violación, por la que se llegó a posponer en 2018, dos mujeres –la estadounidense Louise Glück y la polaca Olga Tokarczuk – han ganado el premio. En estos días de apuestas, hay quienes piensan que este puede ser considerado un buen augurio para la estadounidense Joyce Carol Oates , las francesas Annie Ernaux y Maryse Condé , o para la escritora canadiense Margaret Atwood . Estas son todas las mujeres premiadas con el Nobel: - Selma Ottilia Lovisa Lagerlöf [1909] - Grazia Deledda [1926] - Sigrid Undset [1928] - Pearl Buck [1938] - Gabriela Mistral [1945] - Nelly Sachs [1966] - Nadine Gordimer [1991] - Toni Morrison [1993] - Wislawa Szymborska [1996] - Elfriede Jelinek [2004] - Doris Lessing [2007] - Herta Müller [2009] - Alice Munro [2013] - Svetlana Alexievich [2015] - Olga Tokarczuk [2018] - Louise Glück [2020] Hasta la fecha, se han entregado 114 premios Nobel en esta categoría y once de ellos han ido a parar a manos de escritores en lengua española. La edad media de los ganadores se sitúa en 65 años, siendo Rudyard Kipling el más joven (41 años) y Doris Lessing la mayor (88 años). MÁS INFORMACIÓN noticia Si Así contó el hijo de Boris Pasternak el chantaje que sufrió el escritor ruso para renunciar al Nobel de Literatura noticia No Nobel de Literatura 2022: Javier Marías sigue como candidato en las casas de apuestas Entre los recientes ganadores del Premio Nobel de Literatura se encuentran Abdulrazak Gurnah(2021, Tanzania), Louise Glück (2020, Estados Unidos), Kazuo Ishiguro (2017, Reino Unido), Bob Dylan (2016, Estados Unidos), Svetlana Aleksiévich (2015, Bielorrusia), Patrick Modiano (2014, Francia), Alice Munro (2013, Canadá), Mo Yan (2012, China), Tomas Transtrmer (2011, Suecia) o Mario Vargas Llosa (2010, Perú).
>> más información

Se fue Marías... y ahora estos son los 'eternos candidatos' al Premio Nobel de Literatura (Wed, 05 Oct 2022)
Con el fallecimiento el pasado septiembre del español Javier Marías , nuestro eterno candidato al Premio Nobel de Literatura , se pierde uno de esos favoritísimos que cada año copan las listas de las casas de apuestas para ver si obtienen el reconocimiento de la eternidad que, por otro lado, tantos gigantes se quedaron sin lograrlo y sin que pasara nada por no recibirlo. Y, sin embargo, aunque la añoranza por el autor de 'Berta Isla' sobrevuele el ambiente, sigue habiendo 'otros Marías' que este año se vuelven a batir el cobre en la arena académica sueca para lograr el Nobel de Literatura 2022 . Haruki Murakami . Es nuestro gran hombre. El autor japonés es uno de los que con más diferencia siempre suelen andar en la pomada y, por supuesto, este año también lo estará en busca del Nobel de Literatura 2022. El escritor acumula nominaciones desde 2010 y todavía no ha conseguido ser distinguido por la Academia Sueca. Margaret Atwood . Otra que tal baila. La literata canadiense es otra aspirante recurrente. El cuento de la criada (1985) se ha convertido en una obra vigente y ha alcanzado gran éxito con su adaptación a la televisión con una serie que pegó un 'petardazo' comercial cuya estela se fue diluyendo según avanzaban las temporadas. Atwood ha publicado más de 20 libros entre novela, poesía y crítica. Ngugi Wa Thiong'o . El octogenario keniata, novelista, dramaturgo y ensayista, es otro sospechoso habitual desde 2010. Sus obras han sido traducidas a más de 30 idiomas y le ha dado vida a novelas, ensayos, cuentos y obras de teatro como Un grano de trigo (1967), El brujo del cuervo (2006) y Descolonizar la mente (1986). La ganadora del Princesa de Asturias de las Letras Anne Carson es otra de las eternas favoritas al Nobel. Maryse Condé , de 84 años, de una comuna francesa del archipiélago antillano de Guadalupe también suena con fuerza en los últimos años. Incluso Michel Houellebecq . El francés es el primero en las casas de apuestas actualmente y también es otro viejo conocido de las quinielas. O Salman Rushdie , del que también se habla mucho este año tras el intento de asesinato que sufrió. O Lyudmila Ulitskaya, César Aira, Can Xue y Liao Yiwu ... MÁS INFORMACIÓN noticia No ¿Qué cabe esperar este año del premio Nobel de Literatura? noticia No Las 16 mujeres que han ganado el premio Nobel de Literatura Sin olvidar a los inolvidables Angel Guimerà , español nominado en 17 ocasiones, y Paul Valéry , con 12, que aspiraron con tenacidad a la gloria académica que, finalmente, no llegó.
>> más información

¿Qué cabe esperar este año del premio Nobel de Literatura? (Wed, 05 Oct 2022)
Las casas de apuestas suelen ser la referencia preferida de los medios de comunicación para la confección de lo que, en la Academia Sueca , que es la institución que concede el premio Nobel de Literatura, se denomina la lista corta o, lo que es lo mismo, los cinco candidatos que han superado las eliminaciones que llevan a cabo los académicos durante sus reuniones semanales de los jueves. Y este jueves, seis de octubre, a las 10.00, se reúnen los académicos por última vez antes de anunciar el nombre del galardonado a las 13.00 . Una hora antes, a las 12.00, cierran las casas las apuestas y es durante esa hora de diferencia cuando la Academia Sueca localiza al premiado para comunicarle la buena nueva. Todo es poco para proteger la identidad del galardonado hasta que el secretario permanente de la Academia Sueca abre la puerta que da acceso a la sala de plenarios donde le esperan los periodistas estrictamente acreditados. Tras el escándalo de 2018 que destapó, entre otras obscenidades, la de las filtraciones de esta valiosa información, todo ha cambiado en el edificio de la antigua Bolsa de Estocolmo. No tan atrás quedan los tiempos en que la Academia Sueca se vio obligada a apostar en las casas de juego por otros candidatos para desviar la atención del galardonado previsto a causa de las filtraciones de alguno de sus allegados más interesados. Pero eso ya es historia, pretende la Academia Sueca, que a favor tiene la opacidad que rodea a la institución que, al no recibir fondos del Estado, maneja cualquier asunto, por turbio que este sea, con la mayor discreción. ¡Incluso esquivó al movimiento #MeToo, que por aquel entonces parecía invencible ante cualquier abuso! Eclecticismo equilibrado Pero volviendo a lo que nos interesa y pasado lo que, solo en parte, ya sabemos, ¿por quién apostará este año la Academia Sueca? Repasando la lista de los últimos premiados desde la tan cacareada crisis de 2018 podemos llegar a la conclusión de que todo se ha resuelto con un eclecticismo equilibrado. Literatura testimonial, maestros o innovadores, culturas o regiones olvidadas y géneros más o menos minoritarios, como la poesía. La orientación de la Academia Sueca parece que se decanta por la difusión global del premio literario y se aleja de lo político y del canon literario, que parece que nunca fue su ambición, sin menospreciar el aporte artístico que se le presupone a toda obra premiada. Partiendo entonces de estas valoraciones, ¿qué podemos esperar este año del premio Nobel de Literatura? En Estocolmo, el sismógrafo de la calle nos dice que algunas exquisitas salas de cine mantienen en cartel el documental producido por la televisión pública sueca, SVT, y por la productora de Jonas Gardell, novelista, dramaturgo y comediante sueco muy bien posicionado, titulado 'Joyce Carol Oates: un cuerpo al servicio de la mente'. Dirigido por otro peso pesado, el director y crítico cinematográfico, Stig Björkman, se trata de un ambicioso y delicado retrato de la escritora que no deja indiferente al espectador. Es evidente que Joyce Carol Oates, habitual en las quinielas al premio, se incluye en la literatura euro-americana y que, entre las literaturas olvidadas durante estos últimos años, se encuentran la literatura procedente de Asia y la española también. MÁS INFORMACIÓN noticia No Nobel de Literatura 2022: Javier Marías sigue como candidato en las casas de apuestas noticia Si Así contó el hijo de Boris Pasternak el chantaje que sufrió el escritor ruso para renunciar al Nobel de Literatura Pero al margen de las suposiciones más sesudas y de las apuestas más jugosas, el premio Nobel de Literatura ha recuperado finalmente su carácter de impredecible, sobre todo ahora que Jean-Claude Arnault, esposo de la exacadémica aunque todavía a sueldo de la Academia, Katarina Frostenson, ha salido de la cárcel tras cumplir condena por acoso y se han retirado a París, lejos de los debates y los entresijos que se tejen en el edificio de la antigua Bolsa de Estocolmo, donde la Academia Sueca mantiene su sede en el tenebroso y húmedo barrio viejo de Gamla Stan.
>> más información

El cubano Reiniel Pérez gana el Premio Loewe de Poesía (Tue, 04 Oct 2022)
El poeta cubano Reiniel Pérez , (1999, Santa Clara, Cuba) ha ganado el XXXV premio Internacional de Poesía Fundación Loewe con su libro 'Las sílabas y el cuerpo'. Así lo anunció ayer el Jurado presidido por Víctor García de la Concha y compuesto por Gioconda Belli, Antonio Colinas, Aurora Egido, Margo Glantz, Juan Antonio González Iglesias, Carme Riera, Jaime Siles, Luis Antonio de Villena y Orlando Mondragón, ganador de la anterior convocatoria. Noticia Relacionada estandar Si Adonis: «La historia del islam está llena de sangre» Diego Doncel El escritor, candidato al Nobel del mundo árabe, charla con ABC en Madrid, donde ha recibido la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes Al tratarse de un libro escrito por un poeta menor de 33 años, siguiendo las bases del Premio, este año no se contempla un Premio a la Creación Joven. Según el Jurado, 'Las sílabas y el cuerpo' es un libro «unitario y rítmico, un poema en partes, con gran soltura expresiva y voluntad de innovación». Se distingue también por ser «un libro de amor carnal, casi obsesivo, que ahonda en la vida sexual de las palabras y goza de la presencia de lo amoroso del cuerpo, como tema emotivo y eterno». El poeta ganador, Reiniel Pérez ABC Jaime Siles ha comentado: «'Las sílabas y el cuerpo' es un libro sorprendente por la unidad de sus diez largos movimientos, mantenidos en tono, un tipo de verso y una temperatura de lenguaje admirables. Se trata de un gran libro de amor brillantemente escrito y expresado con un sistema próximo al versículo de Saint-John Perse, más que al de Vicente Aleixandre, y en el que se advierte una atrevida voluntad de innovación muy bien planteada y resuelta». Ahondando en esta idea, Aurora Egido dice del libro: «Es una encarnación de la poesía en movimiento, con imágenes poéticas en secuencia muy logradas, donde el canto y el cuento están muy bien trabados y elaborados. Es un largo y completo poema de amor, de una prosa poética brillante». La entrega del Premio, dotado con 25.000 euros , y la presentación del libro editado por Visor tendrá lugar en el mes de marzo de 2023. En esta convocatoria se han presentado 1.976 participantes de 38 países. Un 48% procede de Hispanoamérica, siendo México, Argentina y Colombia, en este orden, los países con mayor índice de participación. En España (49%), las provincias con mayor número de obras presentadas son Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Un 22% son menores de 33 años. Un total de 35 obras han quedado finalistas. Loewe, a través de su Fundación, convoca desde 1987 con carácter anual el Premio. Gracias al respaldo de un jurado excepcional —del que en su día formó parte Octavio Paz—, el Premio Loewe es el más importante que se otorga en español fuera del ámbito institucional y se ha convertido en un referente en el calendario cultural internacional. Este premio cuenta con una trayectoria de más de tres décadas en las que se ha reconocido el trabajo de destacados poetas como Óscar Hahn, Cristina Peri Rossi, Luis García Montero o Jaime Siles .
>> más información

Pensar las películas para pensar la realidad (Tue, 04 Oct 2022)
Las primeras proyecciones de los hermanos Lumiere y la 'linterna mágica' de Méliès sentaron las bases de un arte que ha llegado a nuestros días, transformado en multisalas y plataformas audiovisuales. Una propuesta de evasión, de entretenimiento… y un eficaz medio de concienciación social, como se encargan de presentar en su libro los profesores Ernesto Pérez Morán (doctor en Comunicación Audiovisual y profesor de Historia del Cine en la Universidad Complutense de Madrid) y José Luis Sánchez Noriega (doctor en Ciencias de la Información, catedrático de Teoría e Historia del Cine en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Instituto de Teatro de Madrid). No solo para concienciar, sino como instrumento de cambio de la realidad social. Si el director Ettore Scola se refería al cine como un 'espejo pintado', los autores (y el resto de participantes en la obra) se encargan de demostrar cómo ese reflejo de la realidad puede, y debe, promover una sociedad mejor. De los mensajes implícitos en el metraje al cine de denuncia o al 'cine militante', del cortometraje al largometraje (vía ficción, vía documental), de la defensa de los derechos humanos, a los propios de la igualdad de género o del medio ambiente… todo cabe en esta compilación de ensayos en los que participan los propios autores, junto a especialistas como Jean Paul Aubert. José Enrique Monterde, Marta Piñol, Ana Corbalán, Bénédicte Brémard, Flora Guinot, Ralf Junkerjürgen y Ricardo Jimeno. Representantes de universidades de todo el mundo (Complutense, Universitat de Barcelona, Bourgogne Franche-Comté, Alabama, Regensburg) que proponen un divulgativo recorrido sobre la producción española en el siglo XXI. Ernesto Pérez Morán Espacios para la reflexión sobre imágenes y emociones conocidas por muchos, lo que abre la posibilidad de revisar títulos o de ir al encuentro de otros que nos permitan reflexionar sobre el margen de mejora de nuestra vida en sociedad. Un concienzudo trabajo (el capítulo de Aubert cuenta, por ejemplo, con 19 referencias bibliográficas y 45 menciones a películas), en el que se habla sobre la vida misma, en este caso con menos finales felices que la media del 'mainstream' cinematográfico. Un recorrido centrado en un concreto espacio/tiempo que recuerda referencias internacionales entre siglos XX y XXI, como Costa Gavras, Kaurismaki, Ken Loach, Gilo Pontecorvo, etc. José Luis Sánchez Noriega La obra no se queda solo en el mero análisis de los contenidos fílmicos, sino que, en varias ocasiones, ofrece al principio de cada capítulo recorridos sociológicos, como sucede en el caso de la parte dedicada al desempleo en España, o en las referencias a sucesos como el cambio politico de la escena internacional que supuso el terrorismo yihadista (11-S y 11-M), y la larga crisis económica (a partir de la caída de Lehman Brothers en 2008). Y en casos como el del capítulo escrito por Ana Corbalán, se señala la relación entre lo visto en las pantallas y el marco normativo que nos hace avanzar como sociedad: «Tres normas que han sido relevantes para la lucha por la igualdad genérica en el siglo XXI: la Ley Orgánica de Medidas de Protección contra la Violencia de Género (2004), la Ley por la que se modifica el código civil en materia de derecho a contraer matrimonio (2005) y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres (2007)». Como representación de la extensa nómina de títulos, la obra contiene alusiones y análisis sobre obras, en distintos conceptos y grados, como 'Mercado de futuros', 'Nadie hablará de nosotras cuando hayamos', 'Los lunes al sol' 'Solas ', 'Flores de otro mundo', 'El Bola', 'En la puta calle', 'Pídele cuentas al rey', 'Yoyes', 'Gal', 'La soledad' , Te doy mis ojos', 'Perdiendo el norte', 'El Hoyo', '¡Hay motivo!, 'El método Grönholm', 'Campeones', 'Yo también', etc. Solo una parte de lo comentado en 'Resistencias y disidencias en el cine español: el compromiso con la realidad', en línea con lo que apuntaba el recientemente fallecido Jean Luc Goddard: «La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo». Esta propuesta de reflexión no se centra en el 'aquí y ahora'. De hecho, Aubert recuerda en su trabajo el concepto de «no lugares» descritos por el antropólogo Marc Augé: «espacios que no pueden definirse ni como espacio de identidad, ni como relacional, ni como histórico». Y Corbalán menciona en el suyo la película de Isabel Coixet 'Elisa y Marcela': «basada en hechos reales que ocurrieron hace más de cien años, Coixet hace uso estético del blanco y negro para reconstruir la situación opresiva que vivieron las dos primeras mujeres que contrajeron matrimonio en España en 1901». 'Resistencias y disidencias en el cine español: el compromiso con la realidad' ha sido posible gracias a la ayuda del proyecto de investigación 'Desplazamientos, emergencias y nuevos sujetos sociales en el cine español (1996-2011)' de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación (Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades). Y ya está disponible, como destacan sus responsables, para «plasmar esa toma de conciencia y de postura de un cine que no se doblega ante una realidad deficitaria ni da la espalda a los titulares de prensa, y menos aún se muestra complaciente ante los conflictos». FICHA Título: 'Resistencias y disidencias en el cine español: el compromiso con la realidad' Editorial: Ediciones Complutense Autores: Ernesto Pérez Morán y José Luis Sánchez Noriega Año de edición: 2021 Disponible en Ediciones Complutense Disponible en Unebook
>> más información

Parinoush Saniee: «Hace mucho que las mujeres iraníes luchan contra el régimen» (Mon, 03 Oct 2022)
Hay algo en Parinoush Saniee (Teherán, 1949) que es tan antiguo como la literatura, como la hoguera. Una forma de entonar, de mover la manos, de hablar con el silencio, también. Sabe, y así lo repite, que la tradición oral salvó a la cultura persa del olvido que imponía el fuego árabe, por eso cuida tanto la palabra, el gesto. Ella estudió sociología y psicología, pero un día se cansó de que nadie leyera sus investigaciones y acudió al viejo oficio de narrar. Le fue bien, tanto que la censuraron (vive lejos de su hogar). Ahora publica en España ' Los que se van y los que se quedan ' (Alianza), una novela en la que disecciona a través de una familia el drama de la sociedad iraní, partida por el exilio. «Escribí este libro hace dieciséis años, empujada por la realidad social del momento. Mucha gente había salido de Irán , y muchos otros se habían quedado, y esas dos partes estaban muy separadas, no solo geográfica, sino culturalmente. Los exiliados criticaban a los iraníes que se quedaban diciéndoles que se merecían el gobierno que tenían porque no habían luchado lo suficiente. Y los que estaban dentro le echaban en cara su postura cómoda. Yo creía que ya era el momento de que los dos grupos se acercaran», recuerda Saniee. Ahora, asegura, la situación es otra: «Sabemos que todos nos necesitamos los unos a los otros, que somos necesarios para hacer un cambio positivo en Irán». Dice Saniee que en Irán, como en tantos sitios, la historia se repite. Cada vez que el país se hunde, las mujeres acuden a levantarlo: después de cada guerra, de cada invasión. Ahora ha sido el asesinato de una joven por llevar el velo mal colocado el suceso que ha encendido la mecha. «Otra vez las mujeres han salido a la calle para llevar adelante una lucha para reivindicar nuestra cultura , nuestros derechos. Pero esto no es cosa de dos días. Hace muchos años que las mujeres de Irán luchaban contra el régimen, pero era algo que no se veía. Ahora están en la calle y todo el mundo las ve». ¿Y tiene esperanza? «Tengo mucha esperanza, pero no sé cuándo llegará el día en el que podamos cosechar los frutos de esta revolución». Noticia Relacionada estandar No La rebelión del velo en Irán, a través de dos escritoras Patricia Almarcegui La muerte de la joven iraní Mahsa Amini por llevar mal colocado el velo ha motivado en el país -y fuera de él- una ola de protestas y rebeldía, un sentimiento ya expresado en la literatura de autoras como Forugh Farrojzad y Maryam Madjidi La clave de la lucha feminista, insiste la autora, está en el pasado: «En Irán tenemos una cultura en la que la madre es el eje de la sociedad, de la cultura. ¿Por qué en Irán conservamos nuestro idioma tras la invasión árabe del siglo VII? Irán mantuvo su lengua y su cultura, al contrario que Egipto, que Libia. Y eso a pesar de que durante los doscientos primeros años de dominación la gente que no hablaba árabe era asesinada... Lo que ocurrió fue que en aquellos tiempos tan duros las madres, en sus casas, hablaban con sus hijos en persa, en farsi, y conservaron la lengua y la cultura y la historia, que sobrevivieron de boca en boca. Quemaron todos los libros persas antiguos, pero la r esistencia cultural de las mujeres triunfó». ¿Y queda algo de esa resistencia, de ese espíritu? «La cultura tiene un papel fundamental en la protesta contra el régimen, siempre ha sido así. Hace mil cuatrocientos años el sector religioso quiso imponer su cultura, la cultura islámica. Pero la sociedad iraní siempre ha resistido. Aún hoy la mayor fiesta que tenemos en Irán es el Noruz, que se celebra el primer día de la primavera y da comienzo al Año Nuevo persa… Eso no han podido cambiarlo». Y añade: «La represión permanente del régimen desde el día uno de la revolución ha sido un factor para su supervivencia, además de la propaganda, claro. Pero este Gobierno sigue sin representar a la sociedad iraní, su cultura, sus deseos, nada. En Irán ya hay tres generaciones que han sido educadas por este mismo régimen, y aun así no han podido imponer sus reglas, sus criterios. Los jóvenes que ahora salen a la calle se han educado en este mismo régimen, y siguen protestando». MÁS INFORMACIÓN noticia Si Jamenei acusa a Estados Unidos e Israel de las protestas en Irán noticia Si La joven italiana detenida en Teherán durante las protestas por el velo: «Ayudadme, tengo miedo de no salir más» noticia No La rebelión del velo en Irán, a través de dos escritoras ¿Siente nostalgia por todo lo que ha dejado allí? «Yo entro y salgo de Irán, pero cada vez que voy mi tristeza es mayor, porque el país está peor. Tengo mucha nostalgia, pero no de este Irán de la república islámica, sino de un país más próspero y más libre».
>> más información

He venido a Magaluf a hablar de mi libro (Mon, 03 Oct 2022)
Piénsenlo así: este jueves, decenas de escritores y escritoras de muy distintas partes han llegado a casa y han dicho: cariño, me voy a Magaluf a hablar de mi libro. Y como en las mejores excusas, no mentían. Así que aquí estamos, en un hotelazo, el INNSiDE Calviá Beach (los anglicismos los perdona la geografía), que alberga a algunas de las más afamadas plumas de la literatura actual y a un montón de gente que viene a la piscina, una piscina inverosímil y desmesurada que une dos torres de habitaciones. Un arco del triunfo (del turismo). «Yo vengo de vacaciones, pero me pasaré por el festival, aunque sea a por una cerveza», dice un hombre despistado y en bermudas. ¿No empiezan así todas las grandes historias? «Siempre me invitan a cosas como esta», confiesa Chuck Palahniuk , autor de 'El club de la lucha' y un largo y riquísimo etcétera. La idea es una marcianada, pero en la Tierra, esto es, en Mallorca. Es el fruto de un matrimonio extraño entre una cadena hotelera, Meliá, y una librería de barrio, la Rata Corner de Palma, célebre por su imaginación. El objetivo del romance es resignificar Magaluf, o algo así, y el resultado es un contraste que no imaginó ni Dickens. Se llama Festival de Literatura Expandida. Dura tres días. Vienen más de seis mil personas. Hace sol. En la entrada del hotel hay un puesto que vende libros hasta altas horas de la noche. También una mesa para las firmas y una cama doble, porque nunca se sabe. Es viernes, y mientras Laura Sam rapea y/o recita («aunque parezca triste / hay una luz que se resiste / necesito ver el vuelo de los pájaros») centenares de jóvenes caminan buscando algo, tal vez el fuego. Los letreros de neón dibujan una ciudad imposible. Sin cambiar de calle (Avinguda de l'Olivera) te tropiezas con el Coco Bongos, el Victory's, el Jokers Club y el Showgirls (no es broma). Hay otro que se llama Moon (siempre hay un Moon) y la oferta gastronómica no se queda atrás. En un palmo tienes un McDonald's y un Burger King y un KFC. Pero sobre todo tienes el Ding Dong Kebab. ¿Cómo no entrar? Luego doblas la esquina y, por lo que sea, te encuentras una cruz roja: The British Surgery. Los taxistas saludan en inglés, las gaviotas beben agua de las piscinas y el alcohol aún es barato (el mundo está lejísimos, la inflación también). Es un poco como Las Vegas, pero en el Mediterráneo. Y aquí lo que te juegas es una resaca. Es decir, la vida. O peor: la dignidad. Este es el sitio en el que Miquel Ferrer , de Rata Corner, vislumbró un festival literario, como si el vislumbrar fuera un deporte, una apuesta, un reto (es imposible no pensar en un hipotético 'sujétame el cubata, lo tengo, libros en Magaluf'). El año pasado se celebró la primera edición del sarao, que tenía como estrella invitada a Irvine Welsh ('Trainspotting' y tantas otras novelas). El hombre, por lo visto, acabó enamorado de la piscina. «Estoy como en mi luna de miel», dicen que dijo, en plena epifanía. Este año han traído a muchas más figuras. A Caitlin Moran ('Cómo ser mujer'), a Elif Batuman (finalista del Pulitzter con 'La idiota'), a Palahniuk . «Yo escribo porque tengo que ir a una fiesta al menos una vez a la semana», soltó este ante el público. Al fin todo tenía sentido. Al fin. «¿Dónde íbamos a estar mejor que en Magaluf? Queríamos salirnos del contexto, explotar este lugar, que está lleno de contradicciones, de mala fama… En Magaluf hay mucho más que Punta Ballena [epicentro del desenfreno, no se lo pierdan]. Aquí viven cinco mil personas todo el año. Queríamos mostrar eso, recuperar zonas que solo eran turísticas. Ahora mismo hay más mallorquines en Magaluf», aseguraba Ferrer. (Un dato nada baladí: con la misma pulserita que abrías la habitación tenías barra libre cerveza). Todo fue muy raro, muy genial, muy a la vez. Una mujer contaba sus intensidades: «Reconozco que tengo fantasmas». Al lado, un niño devoraba baos de pato. En el pasillo, una limpiadora tarareaba a Bad Bunny. En el escenario, Elif Batuman charlaba con Gloria de Castro sobre la decolonización y la liberación sexual femenina. Y en alguna parte alguien agonizaba y pedía un agua mineral sin gas. De esto último no hay pruebas pero tampoco dudas. A la que te despistabas aparecía Jorge Martí (de La habitación roja) y se marcaba un concierto en acústico. Era bonito. Hacía calor. Mirabas arriba y ahí estaba la piscina, transparente, enorme, icónica, infinita. Y abajo las colas larguísimas para conseguir una firma. A Ray Loriga se le veía contento, en su salsa (la cerveza, el cigarro): «He estado en sitios muy exóticos para la literatura a lo largo de mi vida. He estado en una feria de libros en Miami, que tampoco es… Ahí, con Ricky Martin y la pandilla. Y vengo de Costa Rica, de hablar de libros en el Caribe. No es la primera vez que me suceden cosas extrañas». Y a reír. Más nombres que pasaron por Magaluf: Marta Sanz, Elvira Sastre, Meryem El Mehdati, Daniel López Valle, Anna Freixas, Flavita Banana, Eugenia Tenenbaum, Carlos del Amor, Abraham Boba… MÁS INFORMACIÓN noticia No Quevedo es el rey y nosotros hemos vuelto al Barroco noticia Si La belleza comestible y el otro museo de la Milla de Oro del arte de Madrid Hubo quien no salió del hotel: error. En la contradicción estaba la gracia, el encanto, el sentido. Por la noche ibas por ahí y solo veías posibles crónicas de sucesos. O un documental de Netflix. O una novela negra que terminaría presentándose en el festival, cerrando un círculo perfecto y vicioso. Por el día, en cambio, la calle era un festival de chanclas y calcetines y bañadores y bikinis. Era otoño, pero también verano: veroño. La playa estaba más concurrida que la presentación de Chuck Palahniuk, en la que no cabía un alfiler. Quizás esto signifique algo. O quizás es solo que en Magaluf la vacación se resiste a morir. «¡Y yo también!», se le escuchó a Loriga.
>> más información

Nobel de Literatura 2022: Javier Marías sigue como candidato en las casas de apuestas (Mon, 03 Oct 2022)
El polémico narrador francés Michel Houellebecq y el eterno candidato al Nobel de Literatura Ngugi wa Thiong'o encabezan junto a la conciencia crítica del mundo árabe Adonis, otro que siempre suele estar en la pomada, las quinielas para la obtención de un premio que se anunciará este jueves en Estocolmo. Lo llamativo es que los siempre bien informados apostantes lo están también haciendo por Javier Marías , el novelista español fallecido el 11 de septiembre de 2022. Aunque no se encuentra en la zona noble de los favoritos, el autor de 'Berta Isla' tendría una cuota de de 25/1 y se encuentra, en estos momentos, dentro del top-30. Pero no va a ser posible. A día de hoy, los estatutos de los Premios Nobel no permiten concederlo a nadie que esté muerto. Es así desde 1974, con la excepción de que el fallecimiento se haya producido entre el anuncio y la entrega efectiva del premio. Anteriormente a esta fecha, si se habría dado el caso de algún premiado que estuviera muerto. En un caso porque no lo sabían y en otros dos porque sí se hizo de forma póstuma (los suecos Dag Hammarskjöld y Erik Axel Karlfeldt ). Otro escritor que siempre suena como posible al Nobel de Literatura es Salman Rushdie pero este año tras el atentado que sufrió en Nueva York cuando fue acuchillado en medio de una conferencia, su nombre lidera los rankings, al menos el de la casa de apuestas Unibet. Pero, haciendo comparativas de las distintas casas, como NicerOdds, la propia Unibet y Betsson, Houellebecq sería el que media con mejores cuotas (entre 6/1 y 7,5/1) seguido de wa Thiong'o, Adonis, Rushdie, Annie Ernaux, Anne Carson seguido un poco más debajo por otros sospechosos habituales como Haruki Murakami, Margaret Atwood, Stephen King, Karl Ove Knausgard o Milan Kundera. Pero, como bien saben, esto no son más que conjeturas de jugadores. Recordemos que Louise Glück , la que terminaría siendo la ganadora de 2020, presentaba cuotas no muy elevadas, de 25/1, y el ganador de 2021, Abdulrazak Gurnah , ni siquiera aparecía mencionado en la lista.
>> más información

La novela que estaba en todas las casas (Mon, 03 Oct 2022)
Hoy nos machacan desde los medios y los titulares sobre la estigmatización de la salud mental. Bohumil Hrabal sostenía que el suicidio era un adorno de la persona. Hoy parece un adorno haber estado ingresado en una unidad de psiquiatría o ir a terapia. ¿Estigmatización? Imaginen en 1979, cuando Torcuato Luca de Tena publicó 'Los renglones torcidos de Dios ' en Planeta, con prólogo de Juan Antonio Vallejo-Nájera. Premio Nacional de Literatura en 1955 y premio Planeta , 'Los renglones...' fue el mayor éxito literario del nieto del fundador de ABC (también director del periódico). No es un 'best seller', es un 'long seller' con numerosas ediciones a lo largo de los años. Y se sigue vendiendo la edición de Austral. Un día de 2013 vimos a Belén Esteban con la novela en una tumbona. La ha leído varias veces, contó en LOC. La primera por recomendación de su madre. Porque 'Los renglones…' era una novela que estaba en la mayoría de las casas españolas, era ese libro que tenían tus padres y que tú cogías. Te enganchabas en lo sórdido, pero también en la historia y en los apuntes de una psiquiatría que estaba cambiando, aunque en eso no cayeras. Y hoy, aunque te encuentres con algún 'levantose'' sigue teniendo una arquitectura narrativa moderna. Como moderna es su protagonista, Alice Gould , uno de los mejores personajes de la literatura española contemporánea. Guapa, buena, inteligente y detective diplomada, que ingresa en un manicomio para investigar la muerte del padre de su cliente. ¿Pero eso es así? ¿O está como una cabra? No sabemos qué es verdad y qué es mentira. El 16 de diciembre de 1979 se publicaba en ABC que Torcuato Luca de Tena «había bajado al alma tarada de los pobres locos, esos enfermos de espíritu cuyas úlceras no están en su estómago, sino en sus mentes». Y se recordaba que, además de haber estudiado la 'Introducción a la psiquiatría' o las teorías del francés Ey , el autor había convivido con ellos para documentarse . Había visitado psiquiátricos con bata blanca acompañando a los médicos y también se ingresó 18 días en el psiquiátrico de Conxo (Santiago de Compostela), donde hasta fabricó paraguas como los otros enfermos. Y escribió. Reconoció que terminó la novela demasiado deprisa. pero que tuvo seis correcciones exhaustivas para reducir los términos técnicos «que entorpecían el ritmo del relato». En la novela, el infierno está en Castilla y se llama Hospital Psiquiátrico Nuestra Señora de Fuentecilla. Un ejemplo de institución de dominación sobre la población. Una mujer podía ser ingresada por voluntad de su marido y la autorización de un médico . Ríete de la Inglaterra Victoriana. Suspense Lo que en la película es un «thriller psicológico» (antes no decíamos eso) era ya una novela de suspense con giros inesperados, buen ritmo y grandes personajes secundarios; médicos, enfermeras o enfermos. El inventor de su propio lenguaje, la mujer percha, el hombre elefante o el gnomo salido al que Alice se quita de encima cuando quiere abusar de ella. Torcuato Luca de Tena hablaba de oligofrénicos o del «delirio confusional… en el caso de una mujer que mató a hachazos a su madre, a la que adoraba, por confundirla con una serpiente». Belén Esteban dice que no es un libro para adolescentes, que ella lo leyó ya mayorcita. Piensen en lo que un libro así podía hacer en una niña que lo pillaba de la estantería familiar. No sé, añadir al miedo a los terremotos el de que te metan en un psiquiátrico creyendo estar cuerda. Criticaba el autor «dos vicios aberrantes» de nuestra sociedad: la ocultación de los enfermos y el abandono cuando eran dejados en los manicomios. Hoy la salud mental es otra cosa, pero las novelas de éxito son lo mismo: una trama que enganche, personajes ricos y la posibilidad de que Bárbara Lennie dé vida a tu heroína.
>> más información

La rebelión del velo en Irán, a través de dos escritoras (Sun, 02 Oct 2022)
Me lo dijo una amiga iraní en Yazd hace cuatro años: « La revolución en Irán será feminista o no será », y yo recogí en un artículo lo que me contaban las mujeres. Se preguntaban, por ejemplo, cómo se podía ayudar a un país sin vivir en él y destacaban el trabajo de las feministas en los barrios de las grandes ciudades (algunas encarceladas). Las iraníes, sabían, eran el eje principal de la sociedad y la familia, pero si la sociedad no cambiaba poco se podía hacer. Las activistas pedían la participación política y social con cuotas en el gobierno y la administración. «¿Sabes por qué las meten en la cárcel tan pronto?», me dijeron en Shiraz, «porque a las mujeres nos temen». En el contexto actual de crisis social, política y económica extremas (el líder supremo está además a punto de morir), cualquier cambio puede ser un avance en la situación de las mujeres y un progreso en los derechos y libertades de todos. Veamos dos escritoras para conocer el convulso siglo XX y principios del XXI de los iraníes. El prestigio de la primera en el país es impresionante: la escritora y cineasta Forugh Farrojzad (1935-1967), cuyas obras completas pueden leerse en ' Eterno anochecer ', con traducción de Nazanin Armanian (Gallo Nero). Ella es una de las grandes poetas del siglo. Vive bajo el mandato del shah Reza Pahlaví , cuyo régimen persigue y ejecuta a los intelectuales progresistas y marxistas. Leerla es uno de los grandes encuentros con la poesía moderna. No hay ciudad iraní que no tenga un café con su nombre. Su vida y obra luchan contra lo establecido a través de la representación de lo prohibido cultural y sexualmente y rechazan de frente las normas familiares y sociales. Ella representa el centro de la literatura persa moderna en un país que tiene posiblemente la tradición poética más afortunada del mundo. Maryam Madjidi ABC Forugh Farrojzad recién casada con Parviz Shapur ABC   Decidir por sí misma Su vida no fue fácil porque no lo es para una mujer cuando intenta decidir por sí misma y defender su creatividad, y menos en aquellos años. A los 16 años se casa con Parviz Shapur , un familiar lejano y poeta satírico, a pesar de su padre, destacado lector y militar intransigente. Mientras, mantiene relaciones con Naser Khodayar, amigo de su marido y editor, cuyas relaciones sexuales recoge en su primer poemario, 'Cautiva '. Es pionera (o la primera) en el país en cantar libremente las fantasías íntimas y en convertir a las mujeres en sujetas poéticas. Ya no hace falta encubrir ni abstraer el deseo, apela por sí mismo y lo reproduce con la sinceridad y urgencia que siempre claman los cuerpos. Sus versos beben de la poesía tradicional pero presentan una intimidad violenta con un lenguaje sencillo. Son retratos no convencionales que rompen las normas y se liberan de los estrictos códigos asignados desde antaño. ' Otro nacimiento ' (1964) su libro más conocido, canta al alumbramiento de una mujer que conquista la libertad. Tras cinco años de matrimonio, se divorcia, cuando solo lo hacen un 4 por ciento de las mujeres en Teherán. Colabora en la revista 'Teherán en imágenes' y comienza a formarse en la «lírica de la imagen». Enseguida, conoce al director Ebrahim Golestán , dueño de la primera productora independiente iraní. Juntos realizan el documental ' Un fuego ' (1961), ganador de la medalla de bronce del Festival de Venecia, el primer galardón internacional a un autor iraní, cuya edición corre a cargo de la poeta. En 1963 dirige ' La casa es negra ', un encargo del gobierno para dar a conocer el trabajo de la leprosería Babadaghi de Tabriz, y recibe el primer premio del Festival de Cortos de Oberhausen. El shah llora conmovido el día de su estreno. Chris Marker dijo que era como «la 'Tierra sin pan' [Buñuel] de Irán», en el homenaje a la poeta tras su muerte prematura en un accidente de coche. 'La casa es negra' se mueve en el ámbito de la metáfora (las metáforas de la cultura persa para criticar veladamente…). La lepra representa el vacío y la inercia que consumen a los iraníes bajo el régimen del shah. Una voz en off recita un poema escrito para la ocasión: «No entregues a las bestias el alma de las tórtolas». Un caso bien diferente es ' Marx y la muñeca ' (2017), de Maryam Madjidi (1980), publicado por Minúscula y traducido por Palmira Feixas . Premio Goncourt a la Primera Novela y traducida a 14 idiomas, presenta en clave biográfica el movimiento del mundo contemporáneo a través de una exiliada iraní, hoy francesa. Se divide en tres partes o nacimientos (en alusión al libro de Forrujzad). El primero en Teherán; el segundo, en París; con seis años, cuando acompaña a sus padres en la huida de la República Islámica por la vinculación comunista de estos; y el tercero, a su vuelta voluntaria de adolescente. Podría leerse casi en correspondencia con los cómics y novelas gráficas de Marjane Satrapi , de padres comunistas y exiliada en Europa pero de clase social diferente, y el cineasta Jafar Panahi (esa maravilla que es 'El globo blanco'), quienes hacen de los niños sus protagonistas. Pues, como sabe bien el cineasta, que la sufre en Irán, cuando los niños son los protagonistas se escapa más fácilmente de la censura y, reconoce Madjidi, elegir esa mirada evita tener que posicionarse políticamente. Identidad La novela alude a temas como el abandono del país materno y la construcción de identidad a medio camino entre las lengua francesa y persa. Solo los títulos de los capítulos son ya una historia: 'Cómo ser persa'. 'Yo no hablo'. 'Yo no juego'. '¿Quieres Jayam?' '¡Pues toma!' 'Cómo ser francés'. 'Ida y vuelta de por vida'. 'Érase una vez las manos del padre'. Madjidi conoce las diferencias culturales entre los dos países y la protagonista la instrumentaliza y con humor. Según lo que quiere conseguir, se aproxima a los estereotipos que ambas culturas imaginan de la otra, y se destapan el exotismo, orientalismo y colonialismo. Noticia Relacionada reportaje Si La hora decisiva de las mujeres iraníes: «Seguiremos en la calle hasta que esto acabe» Helena Cortés Seis manifestantes, desde dentro y fuera del país, cuentan a ABC cómo viven, entre el miedo y la esperanza, las protestas más importantes de los últimos años. Esta vez, con acento feminista «Me revuelco en mi pequeño mundo exótico, que me procura un orgullo jovial. El orgullo de ser distinta. Pero siempre ese apuro, esa voz interior que me recuerda que yo no soy todo eso, que me oculto tras una máscara, la de la exiliada novelesca». «Ellos piensan que tener dos culturas está bien. ¿Tú qué sabes?». Todo con un fino sentido del humor y con una poética cargada de intensidad. Y en ambas escritoras también el jardín persa como emblema: paraíso perdido, patio y garaje, y sobre todo conquista. Como escribe Farrojzad: «Todos saben / que nosotros hemos entrado / en el silencioso y frío sueño del Simurg / que hemos hallado la verdad en el jardín […]. No se trata de los miedosos susurros en la oscuridad; se trata del día y de las ventanas abiertas / y del aire fresco./ y de un hogar en el que los objetos arden, inútiles. / Y de la tierra, que es fértil de nuevo, / y del nacimiento, de la evolución y del orgullo». SOBRE EL AUTOR PATRICIA ALMARCEGUI Patricia Almarcegui es autora de «Cuadernos perdidos de Japón» y «Conocer Irán»
>> más información

Raúl Zurita: «Si la poesía se acaba, el mundo desaparece a los cinco minutos» (Fri, 30 Sep 2022)
Raúl Zurita sale del ascensor algo encorvado. Camina despacio, como pensando los pasos, pero estrecha la mano con una fuerza de otra edad. Tiene setenta y dos años y la voz gastada de quien ha dicho muchas cosas. Viste una americana azul holgada, un jersey oscuro y una mirada de sabio. Gasta barba y maneras de profeta. Se sienta cansado, pero lo disimula con elegancia: milita en el vitalismo. Pronto coge el libro que hay encima de la mesa y suelta: «Quedó muy bello». El libro se llama ' Anteparaíso ' (Lumen) y lo empezó a escribir hace cuarenta años. Esta es su versión final, salpicada de versos nuevos. Él lo mira, lo toca, lo pesa. Comprueba que es real. Y empieza hablar bajito, casi a susurros, como narrando un misterio. «Era exactamente la parte más noche de la noche de la dictadura chilena, lo más oscuro. Yo mismo estaba haciendo unas cosas… Me había quemado la cara. Estaba en una situación bien desesperada, y de repente empezó a emerger esto. Empezó a emerger y ya no puede pararlo». —¿Qué siente al verlo terminado? —Lo veo cuarenta años después y me parece extraño. Extraño haber sobrevivido cuarenta años más… Tengo 72 años. El umbral final ya está allí. Lo veo concreto… Pero a estas alturas te das cuenta de que la única vida que pudiste vivir es la que has vivido, la que te tocó. Que todo lo demás es inimaginable. Yo no me imagino haber nacido en un país que no hubiera tenido una dictadura, por ejemplo. Todo lo que me rodea es parte de mí. Inseparable. —¿Se identifica todavía con aquel poeta de hace cuarenta años? —A mí me gustaría de repente conversar con él. Le diría que haga más o menos lo que tiene que hacer… No, no sería una gran conversación [y sonríe]. Cada uno hace lo que puede, en todo, y esto ha sido lo que yo he podido hacer. —Este es un libro, casi, de paisajes, de los paisajes de Chile, unos paisajes sobrecogedores y, a la vez, íntimos. —Uno ve las montañas, y qué son finalmente las montañas sino cosas que uno va levantando cuando va pasando a través de ellas. ¿Y qué es un paisaje? En la ' Araucana ' los paisajes eran cosas horroríficas, porque en los bosques estaban los araucanos, listos para atacarte. Pero aquí hay una nueva mirada hacia el paisaje, porque había una disputa sobre el contenido. ¿Cuál era el contenido de la montaña, de la cordillera? ¿El que le estaban dando los militares o el que había construido durante seiscientos la poesía chilena? —Escribe que la playa es el lugar de la utopía… —Sí, porque es como un espejismo. Pero yo ya no sé bien hablar de los paisajes de este libro... Es como de pronto pedirle a un ciego de nacimiento que describa qué es el color azul. Aunque yo creo que los poetas son aquellos ciegos de nacimiento que sin saber cómo hablan del color azul. —¿Qué es el anteparaíso? —El anteparaíso es el vislumbre de la felicidad. Felicidad a la que tú tienes derecho aunque el mundo se esté derrumbando, aunque sea en medio de un bombardeo, aunque sea por cinco minutos. El derecho a la felicidad, aunque sea breve, es un derecho inalienable. Y eso es lo que he querido reflejar en todo lo que he hecho, también en este libro. —El vislumbre, pero no la conquista. —Sí, es solamente el vislumbre. Yo creo que la felicidad es el paraíso, y los paraísos no son describibles. Lo que escribes es siempre el purgatorio, entre el dolor infinito y la felicidad innombrable. Y ahí estamos nosotros hablando. —¿Por qué existe la poesía y no más bien la nada? —Yo creo que la poesía es lo que está más cerca de la nada. Y también del todo. Es exactamente lo que media entre nada y el todo. La poesía es la esperanza. Y lo que no tiene esperanza. Es el amor de lo que carece de amor. Es la posibilidad de lo que nunca ha tenido ninguna posibilidad. Si la poesía se acaba, el mundo desaparece a los cinco minutos. Tal cual. —¿Y aún tiene sentido en un mundo en guerra? —Estamos en un mundo muy feroz, muy atroz, pero el oficio del artista es el oficio de la esperanza. El artista no tiene otro camino. Es el primero que sucumbe pero también tiene que ser el primero que se levante. Para decir que no obstante vendrá un nuevo día. Que tiene que haber algo más, aunque perdamos. Es el deber de todo arte, insistir en que es posible otro mundo. —... —Persistir, persistir, aunque todo te indique que esa persistencia es una locura. Todo es tan horrible que tienes que seguir persistiendo, creyendo, leyendo. MÁS INFORMACIÓN noticia No Aurora Luque gana el Nacional de Poesía con un canto a Grecia y al verano noticia No Aixa de la Cruz: «Vi una planta de estramonio y fue casi como ver las cuevas de Altamira» noticia Si Rodrigo Cortés: «La verdad y la realidad son casi antónimos» —Los últimos versos del libro dicen así: «Ten todavía un minuto más mi mano en la tuya / No me dejes solo». ¿Es ya la muerte un tema inevitable? —Yo creo que sí. Es imposible no trabajar con ese dato a esta edad… Yo siempre he trabajado con mi vida, y eso significa hacer de mi vida el material sobre el que construyo las cosas. Porque lo que tengo yo es honesto, y de allí parto. —¿Siente miedo? —No, curiosidad. Me da mucha curiosidad. Es tonto tenerle miedo a lo ineludible. Morir es algo que no me perdería por nada en el mundo [y sonríe de nuevo].
>> más información

Quién es Colleen Hoover, la escritora del momento que vende más libros que la Biblia (Thu, 29 Sep 2022)
En lo que llevamos de 2022 se han vendido cinco millones de Biblias, una cifra difícil de superar por cualquier escritor, por mucha experiencia, prestigio o premios que cargue a sus espaldas. Pero hay una mujer, cuyo nombre quizás no les suene, que lo ha logrado. Se llama Colleen Hoover, tiene 42 años, ha publicado 25 libros en la última década y solo este año ha vendido 7,3 millones de ejemplares. Esta prolífica novelista logró fama mundial durante la pandemia, gracias a 'BookTok' , la rama de TikTok en la que los usuarios se recomiendan lecturas entre ellos. Así, a lo largo de 2020 la literatura romántica de Hoover, enfocada especialmente al público femenino y sobre todo adolescente, experimentó un éxito repentino, colocándola rápidamente entre los escritores más leídos del momento, según publica la revista especializada Publishing Perspectives. Hoover autopublicó en enero y febrero de 2012 sus primeros dos libros en Amazon; fueron 'Slammed' y su continuación, 'Amor en verso'. Su única intención era que los leyese su madre, pero las buenas críticas de algunos blogueros atrajeron la atención de muchos lectores, y en agosto lograron los puestos octavo y decimoctavo en la lista de los 'best-sellers' del New York Times (NYT). Aquel mismo mes, firmó un contrato con la editorial Atria, que los publicó en papel. Durante los siguientes siete años, hasta el comienzo de la pandemia en 2020, escribió otras 18 novelas, colando varias de ellas en el ránking del NYT, escalando hasta la primera posición con dos de ellas: 'Tocando el cielo' (2013) y 'Romper el círculo' (2016). Esta última es quizás su obra con mejores opiniones, cuya trama, alejada de sus sinopsis habituales -más idealistas-, está basada en la historia de su madre, víctima de violencia de género. Pero el confinamiento lo cambió todo. Cómo la pandemia le cambió su vida (y su cuenta bancaria) Hasta el confinamiento que provocó el coronavirus, Hoover había logrado 237.000 ventas, una cifra nada desdeñable, pero muy alejada de los 7,3 millones de ejemplares que ha vendido en lo que llevamos de año. ¿Qué pasó durante la pandemia? Cuando todo el mundo se vio encerrado obligatoriamente en sus casas, muchos adultos y sobre todo jóvenes buscaron refugio en TikTok, una plataforma de vídeos cuya cantidad de usuarios ha crecido exponencialmente desde entonces. Esta red social tiene diferentes apartados, donde, según los intereses de cada persona, se le recomiendan unos contenidos u otros. Así, uno de ellos es 'BookTok', donde la gente comparte vídeos analizando y recomendando novelas . El nombre de Colleen Hoover, la favorita de muchas adolescentes estadounidenses, se hizo rápidamente con un hueco privilegiado en 'BookTok', atrayendo a todo tipo de lectores. De repente, sus libros no solo los leían el perfil estereotípico (niñas de entre 12 y 16 años o mujeres con interés en la literatura romántica), sino que logró la atención de jóvenes y mayores, incluyendo a muchos varones , según el informe anual del mercado literario realizado por el Grupo NPD. Ahora mismo, en el ránking de los más leídos del NYT podemos encontrar cinco novelas de Hoover : 'Termina con nosotros' (en el número 2; fue publicado hace seis años y lleva 67 semanas en la lista), 'La sombra del engaño' (número 3; acumula 42 semanas), 'Ugly Love' (número 7; 37 semanas), 'Maybe Now' (número 8; ha debutado esta semana en la lista) y '9 de noviembre' (número 11; 27 semanas). 'BookTok' también ha impulsado a otras autoras, como a Taylor Jenkins Reid ('Los siete maridos de Evelyn Hugo'), Jenny Han ('El verano en el que me enamoré') o Madeline Miller ('La canción de Aquiles'), pero ninguna ha logrado los datos de Hoover, influenciado también por lo prolífico de la obra de esta última.
>> más información

El teatro quinientista español (Wed, 28 Sep 2022)
Fruto de cuatro décadas consagradas al estudio y la edición de nuestra picaresca y de las obras de Cervantes , pero no solo, los profesores Florencio Sevilla , q. e. G. e., y Antonio Rey Hazas , tanto monta, acabaron por parecerse –¡incluso en clave fisonómica!– a Don Quijote y Sancho Panza. Lo curioso del caso es que Florencio, un alumno bien nacido, gustaba a menudo de 'antonizarse', haciendo gala de su olfato para releer el 'Lazarillo', el 'Guzmán' y el 'Buscón' desde la ladera del diálogo: su mayor aportación a este género; mientras que Antonio, a quien le debemos asimismo el rescate de la picaresca femenina de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo ('La hija de Celestina') y de la de su tocayo Castillo Solórzano ('La niña de los embustes. Teresa de Manzanares'), tampoco dudó en 'florizarse' a principios del nuevo milenio. Durante aquellos días de güisqui y rosas en la vieja UAM, se entregó a la poética de la libertad (2005, 2010) y al marco implícito de las 'Ejemplares' (2013), luego de reimprimir su artículo sobre 'El coloquio de los perros' (2003 [1983]) y de publicar un peregrino trabajo ('Fidelidad al original', 'Cuadernos de Teatro Clásico', 21, 2005, 137-164), por lo raro del tema en su trayectoria, que abrazaba el método de Sevilla para resanar los textos: a partir de las 'editiones principes'; siempre, eso sí, como secuela de una rigurosa aplicación de la bibliografía material. En plata: tras la cuenta de todos y cada uno de los tipos, líneas, cuadernos y planas de los clásicos de turno. Si ellos nunca dejaron de tenerse ley, la misma camaradería adorna a Miguel Á. Teijeiro y José Roso . A lo largo del último sexenio, ambos han venido apostando por un congreso auspiciado por el Grupo de Investigación Barrantes-Moñino de la Universidad de Extremadura y el Ayuntamiento de Torre de Miguel Sesmero (Badajoz), patria chica de Bartolomé de Torres Naharro; sin orillar los sufragios del Vicerrectorado de la UEX, la Diputación Provincial de Badajoz, la Junta de Extremadura y el Instituto del Teatro de Madrid (ITEM). El Molino Aceitero de esta localidad pacense se convierte cada año en sala de recreación para filólogos venidos de ilustres centros nacionales y foráneos que, junto a una veintena de alumnos de la UEX becados por el consistorio del pueblo –los milagros existen–, debaten sobre el teatro español del siglo XVI. Las ponencias del año 2021, homenaje a los maestros Sevilla y Rey, ven ahora la luz en 'Estudios sobre el teatro quinientista español. De la práctica a la recuperación de autores y obras', de la Colección del Instituto de Literatura y Traducción de Cilengua, dirigida por Carlos Alvar y adscrita a la Fundación San Millán de la Cogolla, coordinada por Almudena Martínez. Portada de la edición de 1567 Teijeiro y Roso lo han dividido en dos partes : la primera recopila ocho capítulos de especialistas en la materia. Así, Javier Grande Quejigo traza un completo panorama del teatro religioso , interesándose por el ciclo de la Pasión de Cristo. Examina su avance desde el 'Auto de la Pasión' hasta el 'Códice de Autos Viejos', arriesgando su agotamiento a raíz de las prohibiciones y nuevas prácticas religiosas. Miguel A. Teijeiro sondea en cambio la dramaturgia áulica para destacar la posible influencia de la 'Tinellaria' de Torres Naharro en el universo imaginado por Aretino para 'La Cortesana'. Miguel Á. Pérez Priego y Jesús Cañas Murillo coinciden en la elección del versátil Lope de Rueda . El primero se ocupa del paso 'La tierra de Jauja', privilegiando la descripción del edén utópico y su crisol de fuentes, que abarcan desde los 'fabliau'' hasta las Crónicas' sobre el Perú de Cieza de León. El segundo justiprecia la opinión que mereció la vida y obra del sevillano en una treintena de escritos entre 1700 y 1850. Antonio Salvador Plans profundiza en el lenguaje trágico gracias a las contadas referencias de las preceptivas –el 'Ejemplar poético' de Cueva– y las piezas de Bermúdez ('Nise lastimosa' y 'Nise laureada') y Rey Artieda ('Los amantes'). Por su parte, Julio Vélez Sainz se detiene en las puestas en escena de 'La Numancia' de Cervantes durante los siglos XX y XXI , todas marcadas por un sesgo nacionalista, colectivo e identitario que confirman su vigencia. Cronológicamente, esta sección se cierra con un capítulo de José Roso que examina la celopatía en seis de las comedias del destierro de Lope : 'Las burlas de amor', 'El ganso de oro', 'Los amores de Albanio y Ismenia', 'Los donaires de Matico', 'El casamiento en la muerte' y 'La francesilla'. En su fordiano 'Dos escriben juntos', Luis Gómez Canseco glosa con finura las aportaciones de Sevilla y Rey a la historiografía teatral de la Edad de Oro : un legado de veras inagotable que arranca del Medievo (las 'Danzas de la muerte', 'La Celestina'), pasa por la edición didáctica de 'Fuenteovejuna' que Rey cuidó para Edelvives y las tres, ya en collera con Sevilla, de comedias y autos de Calderón ('La dama duende', 'Casa con dos puertas mala es de guardar' y 'El gran teatro del mundo', Planeta, 1989-1991), y culmina con la pionera –allí velarían sus armas cervantinas– del 'Teatro completo' del manco de Lepanto (Planeta, 1986). Cotejaron entonces numerosos ejemplares de la 'princeps' de las 'Ocho comedias y ocho entremeses nuevos nunca representados', el manuscrito 15000 de la BNE, para el texto de 'La Numancia'; y el 14630 de la misma institución por lo que concierne a 'El trato de Argel'; sin obviar en ningún 'locu's las variantes de la impresión de Antonio Sancha en 1784. 'Estudios sobre el teatro quinientista español. De la práctica a la recuperación de autores y obras' cumple lo prometido en su título al exhumar como segundo bloque –que no estrambote– ' La famosa comedia de la zarzuela' de Luis Mexía de la Cerda y la 'Representación del Nacimiento del Hijo de Dios Humanado', anónima y olvidada hasta hoy. Asumen la responsabilidad científica de estas ediciones Piedad Bolaños Donoso y Mercedes de los Reyes Peña , respectivamente. Estudios sobre teatro quinientista español Cilengua FICHA Título: 'Estudios sobre teatro quinientista español. De la práctica a la recuperación de autores y obras'. Trabajos ofrecidos a los profesores Florencio Sevilla y Antonio Rey Hazas. Autor : Edición de Miguel Ángel Teijeiro Fuentes y José Roso Díaz. Editorial: Fundación San Millán de La Cogolla Año de edición: 2022 Disponible en Fundación San Millán de la Cogolla Disponible en Unebook: enlace a la venta de la obra
>> más información

Javier Marías, estrella literaria de la temporada parisina (Tue, 27 Sep 2022)
Javier Marías es la gran estrella literaria de la temporada parisina. Gallimard reeditará una docena de sus libros, entre septiembre y octubre, y lanzará su última novela a primeros de diciembre, considerando indispensable ese homenaje «a una de las figuras mayores de la literatura española contemporánea, y el más europeo de los escritores de su generación». Gustavo Guerrero, profesor universitario, crítico y editor en Gallimard, explica de este el descubrimiento y «crecimiento» de Marías, en Francia y otras literaturas europeas, de este modo: «En su día, Antoine Gallimard, Michel Crepu y yo mismo quedamos deslumbrados con una obra que nos pareció muy fuera de lo común. Años más tarde, la obra de Javier ha continuado creciendo, admirada por la crítica y los lectores. Nuestro mejor homenaje, hoy, es continuar editando con cariño y respeto una obra mayor». Gustavo Guerrero, editor en Gallimard Juan Pedro quiñonero «Era un hombre de erudición espectacular, una imaginación poderosa y un oído muy fino», continúa Gustavo Guerrero, agregando: «Puedes ver en su obra ecos de la prosa de Thomas Bernhard, Shakespeare, Dumas, Yeats... Leer es viajar a través de una de las bibliotecas más ricas y vivas de nuestra cultura, pero también acompañarla, a través de las páginas, en un viaje hacia lo desconocido, en busca de lo que muchas veces se encuentra detrás de nuestras acciones y pensamientos cada día más, estos secretos increíbles que forman parte de nuestra vida diaria. Nos ha fascinado desde que sus primeras novelas salieron en los 80 y estoy seguro de que lo hará durante mucho tiempo». —Marías ha sido saludado como gran novelista cosmopolita, pero, con frecuencia, se insiste poco en otras dimensiones de su obra. —Efectivamente, Javier también fue un gran ensayista. En su prosa se confunden, por momentos, el relato y la reflexión filosófica, de una rara profundidad. Sus reflexiones sobre Faulkner se encuentran entre lo mejor que se ha escrito sobre el gigante norteamericano. —Su padre fue filósofo… —Si. La suya es una familia de gran cultura. Su madre fue novelista. Uno de sus hermanos es un gran crítico de cine, otro crítico de arte. Sostuvo relaciones bien conocidas con su tío y su primo, Jesús Franco y Ricardo Franco. Javier también escribió de cine. Se trata de otra faceta por rescatar y presentar en el marco general de toda su obra. —Esas tradiciones familiares se completan con la impronta de la cultura inglesa en su formación y su obra. —Así es. Sin olvidar su trabajo como crítico literario y traductor de grandes clásicos. El Marías novelista ha desplazado a esas otras facetas de su obra. Gallimard se propone dos cosas. De entrada, este otoño, reeditar toda su obra, que, por otra parte, tiene mucho éxito entre el gran público. En diciembre publicaremos su última novela, siguiendo sus instrucciones. Javier cuidaba muy mucho las portadas de sus libros. Y deseaba que las traducciones reprodujesen las imágenes de las ediciones originales. Nuestra edición de 'Tomás Nevinson' tendrá la misma foto de Gerard Philippe de la edición española. Noticia Relacionada estandar No Las novelas más importantes de Javier Marías S. C. Medio siglo contempla la trayectoria del autor como escritor, ensayista y traductor. Estas son sus obras más representativas —En ese terreno, no sigo a Marías. Se utiliza la imagen de un personaje bien real para ilustrar la biografía de un personaje de ficción. No sé si Gerard Philippe hubiera aprobado que se utilizara su rostro para presentar un personaje literario, como reclamo en la portada de una novela. —Bueno … Javier juega a fondo la cuestión esencial del personaje, el actor, cuyo trabajo consiste en iluminar y representar a muchos otros personajes. Se trata de un respeto, admiración y fidelidad de fondo.
>> más información

Asa Larsson: «Saber dejarlo es un arte» (Mon, 26 Sep 2022)
En 2013, justo después de publicar 'Sacrificio a Mólek' y salpicar con un poco más de sangre los estantes de las librerías, Asa Larsson (Kiruna, 1966) se borró del mapa. Se esfumó. Era la reina de la novela negra escandinava y los títulos de la serie protagonizada por la ambiciosa y carismática fiscal Rebecka Martinsson se vendían por millares, pero Larsson tenía algo mucho más importante que hacer. Mucho más importante. «Mi hijo, que en aquel momento tenía 11 años, dejó de leer, así que me dije: 'alguien tendrá que ponerse a escribir libros para niños'. Y me puse a ello con una serie infantil», relata la autora sueca a propósito de su frenazo como escritora negrocriminal y su viraje rumbo a la literatura infantil con la serie 'Pax'. «Al final fueron diez libros. También escribí para televisión, así que tampoco es que haya estado de brazos cruzados», bromea ahora que, tras una década en barbecho, Rebecka Martinsson salta de nuevo al ring para despedirse con 'Los pecados de nuestros padres' (Seix Barral), sexta y última (sí, última) novela de la serie que arrancó con 'Aurora boreal'. «Saber dejarlo es un arte. Y es muy importante. Si tienes el privilegio de podértelo permitir, luego ya vendrá la inseguridad», relativiza Larsson. El adiós, asegura, no ha sido coser y cantar, pero así estaba escrito y, dice, así debía ser. «No es fácil dejar de hacer algo que tiene éxito. Ella me ha ayudado y nos ha dado de comer a mí y a mis hijos durante veinte años, pero cuando escribí el primer libro me dije: «si nadie quiere publicarlo, haré tres libros sobre Rebecka y pararé. Y si encuentro editorial, iré a por seis». ¿Por qué seis? No tengo ni idea. Pero como me había comprometido conmigo mismo, ahí están los seis», explica. Antes de dar carpetazo definitivamente a Martinsson y empezar casi literalmente de cero, («he terminado la serie, mis hijos se han independizado y he vendido la casa», ilustra), Larsson ha urdido un último caso, el de 'Los pecados de nuestros padres', en el que convergen el fraude y la especulación inmobiliaria, el boxeo, y el hundimiento de Kurina, localidad natal de autora y personaje bajo la que se encuentra la mayor mina subterránea de hierro de Europa. Un subsuelo que ha ido engullendo poco a poco a la ciudad y ha forzado un colosal traslado de todos los vecinos. «En Suecia mis novelas son más políticas de lo que pueda parecer aquí. Es un país muy centralizado en el que todo el poder y el dinero está en Estocolmo, todo se centra en la capital, y hay una gran diferencia entre el tipo de atención médica o de educación al que puedes acceder si vives en el norte o en zonas más rurales. Hay una brecha que cada vez es mayor», explica en un intento por encuadrar la serie más allá de lo puramente criminal. -Tiene algo de poético que se despida de Martinsson justo cuando la tierra engulle Kiruna. -Sí, a ver quién nos da más pena (risas). Justo hace un par de semanas inauguraron la nueva ciudad; la vieja Kiruna es como una ciudad fantasma. La ciudad es un personaje en sí, así que también puede ser también una víctima de algún crimen. -«Mi oficio», escribe al final del libro, «consiste en ensamblar mentiras para acabar contando una historia». ¿Es también la manera de acabar contando una verdad? -A veces la literatura de género te ofrece una libertad que permite hablar más y mejor de la sociedad. El propio género te da alas. Y, además, llega al lector. Llega de verdad, sin hacer nada exótico. -¿Y de dónde diría que le viene ese interés por el crimen? -Yo suelo culpar a la Biblia. Vengo de una familia muy religiosa y de joven la leí mucho. El Antiguo Testamento está repleto de violencia y de historias crueles combinadas con una explicación de la psicología y las relaciones humanas. –Hay quien sostiene que la Biblia es la primera novela negra. –Claro. Mira a Caín y Abel. O cualquier historia o pasaje que elijas. Además, ¡se convirtió en un clásico! Algo más en serio, Larsson defiende la tesis de que si alguien quiere conocer la sociedad de un momento, ha de fijarse en sus crímenes. «El autor de novela negra toma la temperatura a la sociedad de cada momento», asegura. Inevitable preguntarle también por la temperatura política de la Suecia actual, donde la ultraderecha se ha convertido en la segunda fuerza más votada. Un tema que, por otro lado, siempre ha estado muy presente en las páginas de autores nórdicos como como Stieg Larsson, Jo Nesbo o Maj Sjöwall y Per Wahlöö. «Cuando lo que te irrita está fuera de tu alcance, pongamos por ejemplo las desigualdades económicas, eso se convierte en terreno abonado para este tipo de ideas. Esta gente funciona como si fueran magos: señalan a los inmigrantes y nadie habla de sanidad universal o derechos porque son temas mucho más complejos de resolver. Es horrible lo que está pasando», explica. De la realidad a la ficción, a Larsson le cuesta evaluar qué fue del boom de novela negra sueca que hizo fortuna hace un par de décadas («al fin y al cabo, yo formaba parte de la burbuja», asegura), pero sí que sospecha que sí que pudo haber algo de sobredosis y hartazgo. «Si los lectores comen siempre lo mismo es normal que puedan acabarse hartando», sostiene. Quizá por eso ella siempre ha buscado temas que espoleasen su curiosidad y puedan despertar también el interés de los los lectores. En 'Los pecados de nuestros padres', por ejemplo, se atreve con el boxeo para tirar del hilo de un escabroso hallazgo, el del cuerpo del padre de un famoso boxeador que aparece en el congelador de una granja. «No tenía ni idea de boxeo, pero cuando de repente un exboxeador se te mete en la cabeza y se queda ahí poco puedes hacer. Además, a nivel psicológico es un deporte muy interesante. Es como el deporte de los pobres: hay mucho en juego y la gloria la alcanzan muy pocos. El boxeo sirve para hablar de corrupción, poder, pobreza… Por ejemplo, yo soy clase media-alta, y sé que mis hijos no van a ponerse en peligro boxeando. Una historia buena donde aparezca el boxeo es una historia de clases«, relata. MÁS INFORMACIÓN noticia Si Estos son los libros que marcarán el otoño editorial de 2022 noticia Si Niklas Natt och Dag: «En la neutralidad de Suecia hay un alto grado de cobardía» -Y con esta historia, ¿se despide definitivamente de Martinsson o deja alguna puerta abierta para el futuro? -No habrá más Rebecka, no. Creo que la he dejado en un buen lugar, así que, aunque llame a la puerta, no abriré. Ya lo dije antes: cuando decido una cosa la hago.
>> más información

Liudmila Ulítskaya: «Hoy no se detiene a nadie por un libro. Ya no interesa la hazaña de leer» (Fri, 23 Sep 2022)
El premio Formentor ha emigrado este año a Gran Canaria, y allí, en el hotel Santa Catalina, un refugio centenario levantado sobre una antigua ermita, Liudmila Ulítskaya (Dablekánovo, 1943) recibió el galardón. «Quiero deciros que sois habitantes del paraíso», dijo por la mañana, ante los medios, derrochando un buen humor que no le sobra desde que estalló la guerra entre Rusia y Ucrania y tuvo que exiliarse a Berlín (la magia del clima, del verano larguísimo de esta isla). Por la noche, durante la gala que se celebró en su honor, tomó la palabra para hacer memoria literaria, porque es posible «conocer a una persona por los libros que ha leído». Aquí empezó su relato, el de una joven que devorada con rapidez los libros, para devolverlos después a sus dueños sin enseñárselos nunca a ningún extraño, porque «en Rusia la censura siempre ha funcionado bien». Citó a Dostoievski , a Pushkin , a Tolstói . También 'Mujercitas', de Louisa May Alcott . Y a Freud . Y a Nabokov . Y a muchos otros autores que se encontró en el armario de su abuela, primero, y en las sucesivas estanterías con las que se fue encontrando a lo largo de su vida, después. «Para los jóvenes rusos de los tiempos de mi juventud la lectura constituía un valor básico. Y además era peligrosa, porque estas lecturas eran sancionadas con expulsiones de la universidad o del trabajo y hasta con prisión», recordó. «Leíamos día y noche, leíamos año tras año, crecíamos leyendo». La novelista fue recorriendo décadas a través de las obras que la marcaron. Se detuvo en 1990, año en el que se prohibió la censura en Rusia. Y cambió el tono. «Los movimientos comunistas en Francia e Italia empezaron a declinar después de que los comunistas occidentales supieran del gran terror, y terminaron por apartarse del régimen comunista y del estalinismo. Pero no sucedió en Rusia», lamentó. Dijo que en su país apenas se leyó 'Archipiélago Gulag', porque «pocos años después del derrumbe soviético, el pueblo votó claramente a un personaje formado en las viejas tradiciones del KGB». «De ahí crecen las raíces del estalinismo que renace en nuestro país», sentenció. MÁS INFORMACIÓN noticia No Europa, entre el sueño de una lengua franca y la lucha de poderes Y acabó con una buena noticia, que también es mala: «Hoy en día no se detiene a nadie por un libro (...) A nadie le interesa ya la hazaña de leer».
>> más información

Aixa de la Cruz: «Vi una planta de estramonio y fue casi como ver las cuevas de Altamira» (Thu, 22 Sep 2022)
A Aixa de la Cruz (Bilbao, 1988) el confinamiento le pilló con su marido y su hija de nueve meses en un piso de cuarenta y cinco metros cuadrados, así que cuando nos liberaron (ese es el verbo) huyeron de la ciudad y se instalaron en la casa donde había nacido su abuelo, en una aldea burgalesa de nombre delicioso y lejano: Olmos de la Picaza. «Nos fuimos de okupas», ríe ella, en medio de una respuesta torrencial. En uno de sus primeros paseos se cruzó con una planta de estramonio, y esa imagen la cautivó. «Fue como si estuviera en un sueño. Vi la planta y era como si estuviera subrayada por un color, por un aura de luz», evoca. Y luego cita a Antonio Escohotado : «El estramonio era uno de los principales principios activos del ungüento que se aplicaban las brujas vaginalemente con los palos de las escobas para volar, metafóricamente». Y luego asevera: «Ver esa planta fue casi como ver las cuevas de Altamira». La escena en cuestión la recoge en su nuevo libro, ' Las herederas ' (Alfaguara), una novela entre gótica y lisérgica, sin duda familiar, en la que cuatro nietas se reúnen en la casa de su abuela, que se ha abierto las venas en la bañera. Es una excusa para revisar heridas, para pasear el cementerio de recuerdos y preguntarse de dónde viene el dolor. También para explorar, en las carnes de las cuatro mujeres, los males que azotan a este tiempo: la precariedad laboral y sentimental, la salud mental, etcétera. Y para bordear ese cruce fronteras entre la realidad y la locura y lo fantasmal. En ese lugar es difícil no pensar en Henry James , en Shirley Jackson . Las drogas, cuenta De la Cruz, fueron parte del proceso de investigación de la novela. Tras su primera macrodosis de LSD comprendió por qué la naturaleza genera esas sustancias, cuál es su sentido. «¿Cuántas veces decimos esto de que nos está faltando imaginación para salir del capitalismo? Creo que estas plantas, los alucinógenos, existen para sacarnos del sistema. Toda droga es chamánica». Y más: «Me parece casi un derecho fundamental que la gente tenga acceso a sustancias psicodélicas sin ningún tipo de restricción. Quitarle al ser humano la experiencia de acceder a lo sagrado a través de estas tecnologías que han estado disponibles desde que el mundo es mundo es una injerencia tremenda. Es el equivalente a un régimen teocrático en el que se prohíba a la gente masturbarse». Y el matiz: «Una de las cosas importantes de la regularización es promover el uso responsable e informado de estas sustancias». Más allá de la alucinación y alrededores, 'Las herederas' muestra una microcosmos familiar complejo, en el que hay mucha presión, que se rige por unas normas extrañas, casi de secta, pero en el que también se da una lealtad inquebrantable. «La novela aborda la tensión entre dos ideas de la familia. La familia como el lugar originario de la primera herida, como un lugar siempre violento por algún motivo (por los roles que se te imponen, por el origen de ciertos traumas) y la familia como refugio, el último lugar que, cuando fracasan las estructuras de protección, te queda». Y no solo es el tema, también es el tono. Su condición de madre, afirma, ha cambiado su escritura, la ha trastocado. «Recuerdo mucho la primera vez que escribí algo después de haber sido madre… Estuve como tres semanas con un bebé en brazos, un bebé que me seguía dando miedo por la fragilidad que proyectaba. Y yo estaba acostumbrada a impostar una delicadeza, una dulzura en los gestos a la hora de escribir, pero de pronto ya no era impostada. Era como si la hubiera incorporado y me enfrentaba a la escritura con un pulso más delicado. Tocaba las teclas del ordenador como si fueran un piano más que un ordenador». Noticia Relacionada estandar Si Liudmila Ulítskaya: «Al salir de Rusia no estaba salvando mi vida, sino mi libertad» Bruno Pardo Porto La escritora rusa, una de las autoras más aclamadas de su país, vive exiliada en Berlín desde el estallido de la guerra. Este viernes recibe el premio Formentor 2022 en Gran Canaria El campo, además, despertó un nuevo vocabulario, una nueva mirada. «Nombrar tiene una faceta visual. Cuando llegas a un pueblo de Castilla en octubre, cuando se está empezando a secar todo, te parece que hay una única planta idéntica en todas las cunetas, y sólo ves un único color, que es el gris, un gris muy oscuro. Y de pronto empiezas a nombrarlo y la gama de colores literalmente se expande y empiezas a ver los matices. Empecé a ver el verde de un color mucho más intenso… Por desgracia, tengo la sensación de que este superpoder tan fácilmente se adquiere como se pierde en cuanto vuelves a núcleos urbanos», remata.
>> más información

La debutante Cristina Araújo gana el premio Tusquets con una novela sobre una violación grupal (Wed, 21 Sep 2022)
Un debut poderoso, una primera novela «de gran hondura psicológica», en palabras de Sara Mesa, para relanzar el premio Tusquets y resituarlo en la cada vez más tupida red de galardones literarios de la geografía española. La novela, 'Mira a esa chica'. Y la autora, Cristina Araújo Gámir, madrileña del 1980 que, pese a contar con varios cuentos publicados en revistas como 'Archiletras', aún no se había estrenado con la novela. «La vocación del premio es descubrir nuevas voces y consagrar a autores jóvenes», ha destacado Juan Cerezo, editor de Tusquets, durante el anuncio de un veredicto con el que Araújo se ha impuesto a los otros 735 manuscritos presentados sin demasiados problemas. «No ha habido discusión», ha destacado el escritor Antonio Orejudo, portavoz de un jurado que completan Mesa, Cerezo, Marta Barrio (ganadora del año pasado) y Eva Coscullela. «Es muy sorprendente encontrar tanta seguridad en una primera novela», ha destacado esta última a la hora de valorar una narración que, añade Cerezo, «comienza como una falsa novela juvenil y de pronto se transforma en una novela de formación extraordinaria». La fractura, el punto de no retorno, se produce cuando Miriam, la protagonista de 'Mira esa chica', es víctima de una traumática y brutal violación grupal. «Es un tema muy delicado para construir una novela. Se corre el riesgo de convertir la narración en un panfleto de buenos y malos», ha señalado Orejudo. Para evitarlo, Araújo reconstruye a partir de diferentes voces y puntos de vista los efectos de una violación que acaba de manera abrupta y desagarrada con la adolescencia de Miriam. Compañeros de clase, amigas e incluso violadores -el chat de los agresores, avanza el jurado, es "espeluznante"- se enredan en unas páginas con las que la autora ha querido "dar forma a las cosas que nos perturban". «Lo que me interesa es todo el torbellino que te recorre por dentro cuando ocurre algo así», ha explicado Araújo. «No eres consciente de que tienes obsesiones que te rondan la cabeza. A veces te vas guardando en la cabeza ideas y luego las vas uniendo», añade una autora que se confiesa lectora de Emma Cline, Joan Didion, Annie Ernaux o Sally Rooney. “En la carrera solo leía a los clásicos, pero afortunadamente eso cambió y he encontrado autoras muy sinceras”, ha desvelado esta licenciada en Filología Inglesa instalada en Fráncfort desde 2011. MÁS INFORMACIÓN noticia Si Estos son los libros que marcarán el otoño editorial de 2022 Así, tirando del hilo de noticias, series e inquietantes lecturas como la de 'Hermana mía, mi amor', novela de Joyce Carol Oates inspirada por la muerte violenta de una reina de la belleza infantil, Araújo ha llegado al podio del premio Tusquets con una novela que, subraya el jurado, «levanta la costra y mira la herida». «Me daba miedo pero no quería pasar de puntillas. Quiero escribir cosas que la gente no se atreve a decir que piensa » , resume la autora.
>> más información

Más allá de 'Vengadores'. La profunda huella de las viñetas en el audiovisual (Wed, 21 Sep 2022)
'Vengadores: Endgame' se convirtió en 2019 en la película más taquillera de la historia . El cierre de la saga configurada en torno al juicioso –y terrible- Thanos consiguió llenar millones de butacas a lo largo de todo el mundo. La ampliación del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) con propuestas que exploran nuevos personajes e historias tanto en el cine como en la televisión, configura una urdimbre de tramas cada vez más compleja. Este fenómeno reciente se está viviendo con placer por parte de varias generaciones, con intensos momentos como el famoso chasquido de dedos del Titán Loco, que dio un giro a todo lo construido hasta ese momento. Sin embargo, el UCM es solo la punta del iceberg de una relación entre el cómic, la gran y la pequeña pantalla que cuenta con más de un siglo de historia. No es ningún secreto que el audiovisual y las viñetas han compartido a lo largo de sus paralelas trayectorias numerosas y fructíferas experiencias. Caminos de ida y vuelta que han configurado una auténtica vía de comunicación en varios sentidos, llena de encuentros e influencias mutuas . 'Cómics en pantalla. Adaptaciones al cine y televisión (1895-1989)' se suma a un listado de títulos que han buscado explorar estos vínculos. Lo hace centrándose principal (aunque no únicamente) en uno de los centros geográficos e industriales clave en dicha relación: Estados Unidos. La principal virtud del libro es la definición de una larga senda que abarca desde finales del siglo XIX hasta, prácticamente, cien años después, sintetizando a las principales series, films, actrices, actores, directoras, directores y agentes de la industria que han hecho crecer las sinergias entre los tres universos . La línea temporal permite al lector localizar referencias conocidas y descubrir otras mucho menos habituales o tradicionalmente arrinconadas a un cierto olvido. Desde las maravillas dibujadas por el pionero por excelencia Winsor McCay hasta 'Dick Tracy`s Dilemma' pasando por la inclasificable 'Batman Dracula' de Andy Warhol o la conocida 'Superman: The Movie'. Un hecho importante que desliza el estudio es la necesidad de aproximarse al mismo tiempo al cine y a la televisión , entendiendo como ineludible la cercanía entre ambos medios. El papel de Johnny Weissmüller, el eterno Tarzán, constituye un ejemplo paradigmático del salto de la gran a la pequeña pantalla y viceversa. El texto dedica además un importante número de páginas a establecer, propiamente, una cronología que ayuda al lector a visualizar de forma rápida los momentos de auge, competencia y caída en esta relación intermedial. Los ejes cronológicos son muy útiles en acercamientos que abarcan un espectro temporal amplio. Plantean un tronco central del que se pueden derivar muchas otras obras que, en una tarea continua de actualización, continúen aumentando la copa del árbol. Héctor Caño, autor del libro Resulta importante en este sentido establecer el punto de partida del ensayo: Héctor Caño Díaz es doctor en filosofía y ha publicado libros como 'La rebelión de Ayn Rand y Steve Ditko. Poder y responsabilidad' (2019) o 'Todos los héroes. Arquetipos heroicos en el pulp, los cómics, la radio, el cine y la televisión norteamericana' (2021). Ha ejercido además como autor de cómic para diversas editoriales . Esta obra ejemplifica el interés cada vez mayor tanto de las universidades como de las editoriales por estudiar medios de masas entre los que se incluye la historieta, que durante décadas ha estado lastrado por prejuicios y visiones sesgadas. Las tesis doctorales sobre el tema no dejan de crecer (solo en el curso 2017-2018 se leyeron diecinueve) y el vínculo entre viñetas y audiovisual se ha explorado en trabajos como 'Las adaptaciones cinematográficas de cómics en Estados Unidos' (1978-2014) de Celestino Jorge López, 'La adaptación fílmica del cómic en el contexto del cine japonés contemporáneo' (1999-2007) de Francisco Javier López Rodríguez o, en referencia a nuestro país, 'El cine español (1977-2008) y el cómic. Adaptaciones y relaciones intertextuales', firmado por Neftalí Pérez Franco. No puedo en este sentido dejar de recomendar al lector propuestas que complementarán la obra de Caño Díaz y que resultan paralelas a esta, como 'Una historia del cómic norteamericano', de Francisco Sáez de Adana, gracias a la que podrá profundizar en la historia del Noveno Arte. O la interesante 'Tebeos de Cine. La influencia cinematográfica en el tebeo clásico español, 1900-1970', firmada por Paco Baena, que insiste en la multiplicidad de sendas que se producen en torno a dichas manifestaciones artísticas. La lectura de 'Cómics en pantalla' se vuelve ligera conforme pasamos las páginas, para disfrute de cinéfilos y amantes del cómic . En un momento en el que nuestros cines se llenan mes a mes con películas procedentes de las viñetas, resulta interesante volver la vista atrás hacia los orígenes de esta relación. Si hay algo que demuestran de forma destacada los nexos entre ambos vehículos de expresión es que siempre existen obras maestras por encontrar y disfrutar . Ficha: Título : 'Cómics en pantalla. Adaptaciones al cine y televisión (1895-1989)' Autor : Héctor Caño Díaz Editorial: Prensas de la Universidad de Zaragoza Año de edición : 2022 Disponible en Prensas UNIZAR Disponible en Unebook
>> más información

Quevedo es el rey y nosotros hemos vuelto al Barroco (Wed, 21 Sep 2022)
Si pones en Google Quevedo lo primero que te sale es un cantante de veinte años. Al poeta hay que buscarlo más abajo, a no ser que creas que el trap es poesía, que para eso te vale el primero. En fin, vivimos tiempos extraños, raros. Norbert Bilbeny dice en su ensayo ' Moral Barroca ' (Anagrama) que quizá lo que nos pasa –este no sé qué en el pecho, la mala vida, la soledad, Tik Tok, Rosalía– es que hemos vuelto al Barroco, aunque luego ves el funeral de la Reina de Inglaterra y se parece más bien al Rococó. Es todo un cuadro. Bilbeny le dedica doscientas cincuenta páginas a justificar la boutade. La idea no es nueva, pero sigue funcionando: la crisis nos iguala, los paralelismos entre siglos se encuentran con facilidad. En el XVII, como hoy, la opulencia tapaba el horror vacui, la miseria convivía con la búsqueda de la belleza, con el jaleo cultural, y el progreso tecnológico asombraba a una sociedad que también se dejaba seducir por el autoritarismo. La religión, apunta el autor, hoy pesa menos, pero la Inquisición no ha muerto. Y no hay imperios, pero sí empresas imperiales y discursos dominantes y mentiras patrocinadas. Y lo que antes era teatro ahora es pantalla. Una farsa, una representación para sustituir a lo real. El resumen es que aquello fue un gran desengaño, un naufragio. Ajá. Tal vez todas las épocas son la misma época, y pueden tenderse tantos puentes con el Barroco como con la Grecia Clásica o los romanos, pero el ejercicio sigue siendo útil: buscar un ángulo distinto para observar lo de siempre, esto es, nuestro mundo; encontrar palabras nuevas (o muy viejas, que es igual) para señalar o descubrir los vicios que nos definen. Además, es complicado no pensar en lo barroco cuando oteas el horizonte digital o ves ' Euphoria '. Y de nuevo: el tema más escuchado del planeta lo firma un tal Quevedo. Las letras son otra cosa. Ya no se gasta el hipérbaton. Ahí hay una distancia insalvable, la distancia de la Historia. El filósofo la subraya bien, pero a él le interesa lo esencial, lo espiritual. Noticia Relacionada estandar Si Rodrigo Cortés: «La verdad y la realidad son casi antónimos» Bruno Pardo Porto Después de 2.500 días redefiniendo palabras en ABC, el autor reúne y mejora sus hallazgos del 'Verbolario' en un diccionario subversivo «Cuando el ámbito de la moral está vacío o decaído todo es, en contraste, espectáculo y consuelo, sea fiesta o misa, corte o teatro», escribe Bilbeny. Tal vez por eso el fútbol ha vuelto a Ucrania. No por nada Sorrentino es uno de los nuestros. Esto es de Jep Gambardella: «Siempre se termina así, con la muerte. Pero primero estuvo la vida, escondida tras el bla, bla, bla, bla. Todo está resguardado bajo la frivolidad y el ruido: el silencio, el sentimiento, la emoción, el miedo. Los exiguos e inconstantes destellos de belleza. Y luego la tristeza desgraciada, el hombre miserable. Todo sepultado bajo la vergüenza de estar en este mundo. Bla, bla, bla, bla. Más allá está el más allá. Yo no me ocupo del más allá. Así pues, que comience la novela. En el fondo, es sólo un truco... Sí, sólo es un truco».
>> más información

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

UNDÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2021 - ENERO 2022

DUODÉCIMA TEMPORADA:   ENERO 2022 - DICIEMBRE 2022

Visitas totales


E-mail