Libros

Pedro Touceda novela su infancia y juventud a través de una colección de relatos (Wed, 26 Jun 2019)
Hay un alimento del que Pedro Touceda (Madrid, 1958) guarda buen recuerdo de su infancia: los exóticos pistachos que traía su padre en «cajas enormes» y causaban el mismo furor que Míster Marshall . En su primera novela, «Los elefantes andan descalzos y no usan paraguas» (autoeditada bajo el sello editorial Letrame), el periodista da cuenta de ello y más detalles de aquel Madrid de los sesenta, setenta y ochenta; y más concretamente del barrio de la Colonia de Lourdes, «el más allá», en Casa de Campo. Estos frutos secos eran la excusa para que sus familiares cruzasen toda la ciudad en suburbano para «saborear aquel manjar» que, según su abuela con demencia, «comían los reyes de Mesopotamia». Touceda extrajo una gran lección del pistacho: «A veces era tan importante el contenido como el continente». «No son memorias. La mayor parte es ficción, pero mi familia era tan surrealista que pasaban cosas de novela» El continente son 41 relatos/capítulos y 180 páginas, que arranca con 800 ejemplares, y cuyo título hace referencia a la curiosa pérdida de inocencia de una de sus hermanas. ¿Y el contenido? «No son memorias. La mayor parte es ficción, pero mi familia era tan surrealista y divertida que en mi casa pasaban cosas de novela. Incluso he tenido que bajar el nivel...», cuenta el también director del Festival Iberoamericano de Cortometrajes ABC (FIBABC). Su punto de partida es la mudanza, de niño, a la Colonia de Lourdes y acaba con su accidentado viaje a Tenerife («el fin del mundo») para hacer la mili. Esta conjugación en pretérito ficticio no le ha supuesto ningún esfuerzo, pues es «más desmemoriado para cosas recientes que para cosas del pasado». Touceda dio con este nuevo título tras el rechazo de su anterior novela, todavía en el limbo, «Andanzas del maravilloso idiota». «En todas las editoriales me decían que estaba muy bien escrita, pero que era muy difícil de leer… que era para gourmets», cuenta. Aburrido de aquella dinámica, volvió el pasado otoño a las «andadas» de escribir algo nuevo en Facebook, que antes solo utilizaba para subir fotografías. En esta ocasión se preguntó qué quería «leer todo el mundo» y empezó a publicar relatos durante las madrugadas tras visionar cortometrajes. Comprobó que lo que más enganchaba a sus amigos virtuales (tiene el máximo permitido: 5.000) era el factor «EGB», o sea, la nostalgia. Mucho cuento Ni el formato «corto» ni la autopublicación son una novedad para este periodista de ascendencia asturgallega y director de tres cortometrajes. Corría 1982 cuando publicó su primer relato, «Un solo de calle», gracias al sueldo que recibía como chico de los recados en una pequeña imprenta del barrio de Usera. Disfrazado de «hombre-anuncio», Touceda solía darse un paseo dominguero por El Rastro y otro anual por El Retiro, durante la Feria del Libro, para vender sus propios textos. Durante los ochenta, publicó dos libros más de relatos, «Caramelos envenenados» (1983) y «Mucho cuento» (1984), gracias a una máquina multicopista de la Puerta del Sol. Fue «Mucho cuento» el que propició su llegada a las páginas y actividades culturales de este diario. «Estando en la Feria del Libro, durante 1985, un trabajador de los talleres de ABC me compró el libro y al cabo de unos días me dio su opinión. Hablando con él, supo que yo había acabado de estudiar Periodismo y me comentó las prácticas de verano», recuerda. Pero, ¿por qué esa tendencia al «corto»? «Porque cuando escribo, no sé lo que va a pasar. Con la novela tienes que hacer un mayor trabajo de planificación». Maya Balanya Presentación del libro Pedro Touceda presentó el miércoles 26 de junio en el Museo ABC (Madrid) su novela junto al director adjunto de ABC, Luis Ventoso (izq.) , la escritora Cristina Higueras y el director de cine Fernando Colomo (dcha.)
>> más información

Pauline Delabroy-Allard: «La pasión está vinculada a la tragedia y siempre termina mal» (Wed, 26 Jun 2019)
Lo hemos escuchado muchas veces y, con suerte, o sin ella, lo habremos vivido: el relato de una pasión que lo altera todo a su paso, que reduce el mundo a una mirada, a un cuerpo imantado incapaz de distinguir el querer y el deber. Un antes y un después en una biografía. El éxtasis, el dolor: una eternidad comprimida en pocos meses. El «amour fou». Lo han contado muchas veces, sí, pero no tantas el lirismo y la autenticidad se abrazan en una misma novela. Sí ocurre en «Voy a hablar de Sarah» (Lumen), el flamante debut literario de Pauline Delabroy-Allard, que tiene 172 páginas y podría resumirse en una de sus frases: «El amor con una mujer: una tempestad». Una mujer, divorciada pero con novio e hija, conoce a otra mujer, se enamora y todo cambia: la relación se rompe y ella, la madre, deja de ser tan madre. «Tenía ganas de mostrar que la pasión es diferente del amor. Cuando vives una pasión esta lo barre todo, incluso los sentimientos más fuertes, como la maternidad», comenta Delabroy-Allard a ABC. Así que la historia, su historia, es básicamente eso: la pasión y la destrucción de la mano, caminando de forma inevitable hacia el dolor. Historia de una obsesión «Para mí, la pasión está vinculada a la tragedia: siempre termina mal. Y la narradora trata de escaparse, se marcha, se aleja, se va a Italia, pero incluso ahí se ve acosada por el fantasma de Sarah, por su historia con ella», asevera la autora. ¿De verdad cree que el amor siempre deriva en desastre? «Este es un libro sobre la obsesión amorosa. Sí creo que hay otra forma de amor mucho más tranquila, más sencilla, que permite construir algo. Pero estas dos protagonistas no construyen nada, se destruyen, más bien», responde. La historia, sí, la hemos escuchado muchas veces. Y no lo niega Delabroy-Allard: «No cuento una historia original. Es algo banal, una trama de amor sencilla. Sí, entre dos mujeres, pero ahora mismo eso tampoco es tan original. Lo que me interesaba era la escritura», confiesa. La escritura, el lenguaje: también eso es el amor. «Una historia de amor importante, una que se distingue de una mediocre, es la que inventa un lenguaje. De hecho, la primera parte de la novela narra momentos de la relación que parecen banales, pero que son imprescindibles para entenderla. Son pequeñas pinceladas del lenguaje». Ese equilibrio entre lo poético y lo veraz, afirma, solo se puede conseguir habiendo estado ahí, en la tormenta, con alguna cicatriz encima. «No puedes inventarte eso. Para mí es imposible», asegura. Pero avisa: no es tanto una autobiografía como una autoficción. «La narradora se parece a mí, pero no soy yo. Tiene rasgos en común conmigo, es un doble, pero hace cosas que yo no haría nunca, como abandonar a su hija», subraya. «Voy a hablar de Sarah» convirtió a Delabroy-Allard –que, por cierto, tiene 31 años– en jovencísima candidata al premio Goncourt, aunque después el jurado no la incluyó entre las finalistas. «Casi mejor no haberlo ganado, porque vista la repercusión de haber estado nominada… Si lo llego a ganar, me suicido. Porque después es una locura. Viajar, entrevistas… No, no, prefiero no haberlo ganado», bromea. Sea como fuere, lo que sí ha logrado esta ópera prima es fundar una voz literaria, porque ella se había prometido a sí misma que si no conseguía terminar una novela antes de los treina dejaría de intentarlo. «Pensaba que era la edad de la verdad, en la que hay que saber bien quién es uno mismo... Bueno, era una tontería», recuerda entre risas.
>> más información

La primera novela «para adultos» de Stan Lee saldrá este otoño (Tue, 25 Jun 2019)
El pasado año nos dejó la gran leyenda del cómic Stan Lee, y ahora sabemos que uno de sus últimos proyectos, una novela saldrá a la luz este otoño, según informa «The Guardian». El libro, llamado «The Trick of the light», se publicará el 17 de septiembre y según la editorial será «la primera novela para lectores adultos de Lee», y llevaba «años en fabricación». Según Houghton Mifflin Harcourt el libro está «lleno de la emocionante y vertiginosa aventura y de la exuberante invención que ha definido a la carrera de [Lee] como el cerebro creativo detrás del espectacular universo de Marvel». Según explica «Entertainment Weekly», A Trick of Light es una historia de superhéroes sobre la amistad inverosímil entre Cameron, quien tiene la capacidad de manipular la tecnología con su mente después de un extraño accidente, y el misterioso hacker y genio de la codificación Nia. Cuando las fuerzas físicas y en línea amenazan la aniquilación de la raza humana, deben combinar sus poderes para salvar al mundo. Lee, quien co-creó personajes como Spider-Man, X-Men y Iron Man, murió el pasado noviembre a la edad de 95 años. Desde su muerte, su exgerente de negocios, Keya Morgan, ha sido arrestado por cargos de abuso de ancianos, y su hija ha demandado a su gerente y a otras dos personas por tratar de tomar ventaja financiera sobre ella.
>> más información

Vergüenza e indignación entre los grandes nombres de la literatura británica por el Brexit (Tue, 25 Jun 2019)
Los aclamados autores británicos Ken Follett, Lee Child, Jojo Moyes y Kate Mosse viajarán a Madrid, Milán, Berlín y París en noviembre para expresar su «vergüenza» ante el Brexit y mostrar su «aprecio» a sus millones de lectores europeos. Los prestigiosos escritores se embarcarán en esa «Gira de la amistad», que arrancará el 17 de noviembre en el Teatro Carcano de Milán, seguirá por Madrid -el día 19 en la Fundación Telefónica-, los llevará a Berlín -en la sede de la RBB Radio el día 23- y concluirá en París, el día 25, en un lugar aún por concretar. En ella, según han revelado hoy martes a medios extranjeros en Londres, planean celebrar varios actos en salas de teatros para hablar de su trabajo, responder a preguntas de la audiencia, o entablar un diálogo con otros escritores o aspirantes a escritor. ¿El motivo? Demostrar a sus vecinos en el continente su rechazo al Brexit y al actual debate político que discurre en el Reino Unido. «Hacemos esto porque estamos preocupados, nos sentimos avergonzados, disgustados por los recientes acontecimientos políticos ocurridos en nuestro país en los últimos tres años», ha dicho Ken Follett, el autor de «Los Pilares de la Tierra» y cuyos libros súper ventas se traducen a más de 37 idiomas. Follet, que actuó de moderador, ha agregado que con el Brexit el Reino Unido ha dado la «impresión» a los otros países del continente de que a los británicos «no les gusta el resto de europeos y no quieren ser parte de Europa», un hecho que les «avergüenza por varios motivos». «El Quijote» como ejemplo «En primer lugar, porque somos parte, herederos de una tradición tremendamente rica de literatura europea», ha afirmado Follet, que cita como ejemplo de esos tesoros la obra «El Quijote», del español Miguel de Cervantes, además de al italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa o al francés Víctor Hugo. «Apreciamos muchísimo el valor del intercambio de ideas, en particular de la literatura (...) y estimamos muchísimo a los millones de lectores que tenemos en los países vecinos europeos», ha remarcado. Todos coinciden en que no existe ninguna motivación comercial detrás de la iniciativa, sino que actúan de acuerdo con su «preocupación a nivel emocional», tal y como ha aclarado Follett, de 70 años. Lee Child, de 64 años y autor de «Killing Floor» -el primer libro de la popular serie de Jack Reacher-, ha participado en el encuentro con los periodistas vía Skype en una conexión en «streaming», y ha corroborado su «vergüenza» por «la impresión que está dando el Reino Unido» al resto de Europa. Ha apuntado que con ese viaje, en el que esperan conocer a otros escritores y lectores de otros países, quieren enviar «un pequeño mensaje: no todos (los británicos) creemos todo lo que se está diciendo». El «divorcio» de una gran familia En medio del agitado debate sobre el «divorcio» entre Londres y Bruselas, la autora de «Me Before You», Jojo Moyes, de 49 años, ha recordado que los escritores escriben sobre lo que es «universal». Durante la charla, ha relatado que el proceso del Brexit lo sintió como «una fractura política y emocional en lo que hasta ahora sentíamos como una gran familia». «Lo que me disgusta más de todo este debate político es la idea de que deberíamos separarnos los unos de los otros. Y la literatura es una de las maneras con las que podemos subrayar la universalidad de nuestra experiencia, todos queremos las mismas cosas esencialmente», ha observado. El periplo servirá, también, «para expresar un poco de gratitud» a los «amigos europeos». Autora de ocho novelas y colecciones de cuentos Kate Mosse, de 57 años, -«La trilogía de Languedoc»- se ha confesado "muy inglesa y orgullosa de ser británic» pero ha admitido que la razón por la cual se convirtió en escritora se debió a un viaje a Carcassone (Francia) hace 30 años. Apasionada del teatro, Mosse, que ha vendido más de 8 millones de copias por todo el globo de sus libros, traducidos a 38 idiomas, ha remarcado la importancia de «estar en Europa» y ha enfatizado el mensaje que trasladará en el tour: «Seguimos aquí, seguimos queriendo ser parte de esto». «Quizá políticamente no podemos ser parte de ello pero haremos lo posible para decir que estamos con vosotros», ha concluido.
>> más información

Arturo Pérez-Reverte novela la historia del Cid Campeador (Tue, 25 Jun 2019)
Tras la exitosa serie «Falcó», Arturo Pérez-Reverte se aleja de la historia contemporánea para viajar hasta el siglo XI en su nueva novela, «Sidi», que llegará a las librerías el 18 de septiembre simultáneamente en todo el territorio de la lengua española. «Sidi» es una historia de exilio y frontera, de lucha por sobrevivir en un territorio hostil, indeciso y de fuerzas encontradas. Narra la aventura de un guerrero que, obligado al destierro, cabalga para buscarse la vida con una hueste que lo respeta y lo sigue. Su carácter y sus hechos de armas lo convertirán en una auténtica leyenda viva. Como ya ocurriera con novelas anteriores como «Hombres buenos» o «El club Dumas», en «Sidi» Arturo Pérez-Reverte sumerge al lector en la Historia, uno de los temas más celebrados de su universo literario. Además, lo hace en uno de los episodios fundacionales de la historia de España: el del Cid Campeador. El ambiente en el que se mueve la novela se resume muy bien en este extracto: «El arte del mando era tratar con la naturaleza humana, y él había dedicado su vida a aprenderlo. Colgó la espada del arzón, palmeó el cuello cálido del animal y echó un vistazo alrededor: sonidos metálicos, resollar de monturas, conversaciones en voz baja. Aquellos hombres olían a estiércol de caballo, cuero, aceite de armas, sudor y humo de leña. Rudos en las formas, extraordinariamente complejos en instintos e intuiciones, eran guerreros y nunca habían pretendido ser otra cosa. Resignados ante el azar, fatalistas sobre la vida y la muerte, obedecían de modo natural sin que la imaginación les jugara malas pasadas. Rostros curtidos de viento, frío y sol, arrugas en torno a los ojos incluso entre los más jóvenes, manos encallecidas de empuñar armas y pelear. Jinetes que se persignaban antes de entrar en combate y vendían su vida o muerte por ganarse el pan. Profesionales de la frontera, sabían luchar con crueldad y morir con sencillez. No eran malos hombres, concluyó. Ni tampoco ajenos a la compasión. Sólo gente dura en un mundo duro».
>> más información

La lengua española llega a Irak de la mano del Instituto Cervantes (Mon, 24 Jun 2019)
El Instituto Cervantes impartirá por primera vez clases de español en Irak tras la inauguración este lunes en Bagdag de una extensión del centro de Ammán, del que dependerá, y en la que se mostrará también la cultura de los países hispanohablantes. Según ha informado el Instituto Cervantes, el embajador de España en Irak, Juan José Escobar, y la coordinadora y jefa de estudios del Cervantes de Amán (Jordania), Sandra Rivas, presentarán esta iniciativa, que contará en una primera etapa con dos profesores de español. Procedentes de la Universidad de Bagdad, estos dos profesores darán clases de nivel inicial a los alumnos, aunque se prevé que la oferta docente vaya aumentando, a la vista del tradicional interés de la población iraquí por la lengua y la cultura españolas, ha explicado el Instituto Cervantes en un comunicado. Las clases se desarrollarán en el Instituto Francés de Bagdad (ubicado en el complejo de la Embajada de Francia) con el que el Cervantes firmó el convenio de colaboración el pasado 27 de marzo, similar a otro que la entidad francesa había suscrito poco antes con el Instituto Goethe. De este modo, los institutos nacionales de cultura de los tres países europeos (Francia, España y Alemania) cooperan en la promoción de sus respectivas lenguas y en la normalización de una ciudad y un país que han sufrido un duro conflicto desde los años ochenta del pasado siglo. En el acto de esta tarde se inaugurará también una exposición sobre proyectos de arquitectura en Bagdad -alguno de ellos, españoles- que en su día organizó Casa Árabe en Madrid. Será la primera de las actividades culturales que desarrolle la extensión en la capital iraquí. España reanuda así una colaboración académica con Irak que se remonta al año 1959, cuando el Instituto Hispano-Árabe de Cultura empezó a impartir clases de español. El proyecto que ahora ve la luz comenzó en 2018 y su objetivo inicial era recuperar los contactos con el Departamento de Español de la Universidad de Bagdad, que en su momento fue uno de los más activos de Oriente Medio.
>> más información

Todo lo que se sabe acerca de los nuevos títulos de Harry Potter (Mon, 24 Jun 2019)
Más de dos décadas desde su nacimiento, el universo de Harry Potter sigue en plena expansión. Hace apenas unos días se estrenaba «Harry Potter: Wizards United», la nueva versión del video juego «Pokemon Go» que revolucionó el planeta, que ahora se basa en la saga creada por J. K. Rowling. A ello se suma las nuevas teorías que surgen constantemente entre sus fans y que estos lanzan a través de la red social Twitter con la esperanza de que la escritora británica los dé por buenos. El último conocido sostiene que Harry Potter no estaba enamorado de Ginny Weasley (con la que contrae matrimonio), sino de Draco Malfoy, su gran enemigo en Hogwarts. Y, por supuesto, la noticia que revolucionó a los fans de todo el mundo: el lanzamiento de nuevos libros electrónicos desde el epicentro del universo: Pottermore. [Pon a prueba tus conocimientos sobre el mundo mágico de Harry Potter con este test] La nueva serie se titula «Un viaje a través de» y ha sido precedida por una colección de publicaciones electrónicas breves, tituladas «Pottermore Presents» («Regalos de Pottermore»), que recopilaba escritos de la autora que eran devorados por los miles de seguidores que han hecho de la serie Harry Potter una de las franquicias editoriales más lucrativas de la historia. Esta nueva saga de relatos cortos consta de cuatro títulos, cada uno de los cuales se basa en una de las asignaturas impartidas en Hogwarts. Se trata de «Un viaje a través de los encantamientos y defensa contra las artes oscuras», «Un viaje a través de pociones y herbología», «Un viaje a través de la adivinación y la astronomía» y «Un viaje a través del cuidado de las criaturas mágicas». Todos ellos están ilustrados por Rohan Daniel Eason. «Un viaje a través de» se inspira al tiempo que adapta «Harry Potter, una historia mágica», el audiolibro que acompañaba a la gran exposición que tuvo lugar en la Biblioteca Británica en 2017. Como en la mencionada publicación, los nuevos «ebooks» incorporarán manuscritos, notas y bocetos entre sus páginas. Los primeros títulos en publicarse este jueves 27 de junio serán «Un viaje a través de los encantamientos y defensa contra las artes oscuras» y «Un viaje a través de pociones y herbología». Un poco más tarde, el 25 de julio, lo hará «Un viaje a través de la adivinación y la astronomía» y, por último, «Un viaje a través del cuidado de las criaturas mágicas» estará disponible el próximo 22 de agosto.
>> más información

El extraño y sorprendente origen de la nostalgia (Sat, 22 Jun 2019)
Hay muy pocas palabras que tengan una fecha de nacimiento, pero la nostalgia es una de ellas. Fue el 22 de junio de 1688: l día en que Johannes Hofer, un joven de apenas diecinueve años, presentó su tesis preliminar en la Universidad de Basilea. Contra todo pronóstico, la nostalgia no la inventó un poeta, sino un médico. Aquel texto llevaba por título «Dissertatio medica de nostalgia oder Heimweh». Era la primera vez que apaercía aquel término de composición griega: «nóstos» hacía referencia al regreso; «álgos» al dolor. Este joven aspirante a doctor la utilizó para referise a una enfermedad o una tristeza provocada por el desarraigo de la patria. La anécdota la cuenta el filósofo Diego S. Garrocho en «Sobre la nostalgia» (Alianza), su nuevo libro. «Con el paso del tiempo, el extraordinario éxito del neologismo sirvió para imprimir una nueva legitimidad a la nostalgia. La que originariamente fuera una enfermedad de la memoria de los soldados, comenzó a cobrar una cierta dignidad y llegó a gozar, incluso, de cierto prestigio», explica en el ensayo. De hecho, en 1787 William Falconer llegó a asociar la nostalgia con la calidad de un país. Él sostenía que era propia de los suizos, que gozaban de un gobierno «moderado, libre y feliz» «Según Falconer, para poder añorar la patria hacía falta que se dieran unas condiciones mínimas de buen gobierno en la nación de origen», recuerda Garrocho en su libro. Y más tarde, el 29 de agosto de 1806, C. Castelnau señaló en La Escuela de Medicina de Patrís que la nostalgia era una enfermedad de hombres honestos y sensibles. Sin embargo, Garrocho insiste en sus páginas que el término llegó tarde, pero la sensación ya estaba en los albores de la cultura europea: en la «Odisea» o, también, en Platón, que fundó su filosofía sobre un profundo sentimiento de añoranza de un mundo perfecto del que los hombres habíamos sido arrancados para habitar nuestros cuerpos en esta realidad imperfecta.
>> más información

El editor Daniel Fernández sustituye a Carme Riera en la presidencia de Cedro (Thu, 20 Jun 2019)
El editor catalán Daniel Fernández ha sido elegido por unanimidad presidente de Cedro por cuatro años, en sustitución de la escritora Carme Riera, después de que la asamblea general de asociados de esta entidad escogiera a su nueva junta directiva. La nueva junta directiva centrará sus esfuerzos en defender los intereses de los escritores, traductores y editores, siguiendo el trabajo centrado en lograr un marco regulatorio estable que garantice una remuneración justa por derechos de propiedad intelectual, acorde con los países del entorno y que aporte seguridad jurídica al sector. También forma parte de su plan de trabajo impulsar nuevos mecanismos para luchar contra la piratería digital, incrementar y mejorar los servicios que ofrece a sus socios y consolidar un modelo de gestión colectiva de derechos de autor transparente y eficiente. Fernández (Barcelona, 1961) es presidente de las editoriales Edhasa y Castalia, y los últimos años ha ocupado la presidencia de varias organizaciones del sector editorial, como la Federación de Gremios de Editores de España, el Gremi de Editors de Catalunya y la Cambra del Llibre de Catalunya y ha formado parte de la International Publishers Association (IPA). Con más de 30 años de trayectoria profesional en el mundo de la edición, el nuevo presidente de Cedro ha sido director general de Ediciones Grijalbo, director literario del Grupo Grijalbo-Mondadori y responsable de varias publicaciones, entre ellas, «Saber» y «L'Avenç».
>> más información

Juan Pedro Aparicio reúne las grandes joyas de la «literatura cuántica» (Thu, 20 Jun 2019)
Hay ciertos pasajes dentro de una novela que encierran un mundo. A veces es solo una frase que nos conmueve y nos atrapa, por lo que dice, por lo que deja de decir. Otras es un párrafo, o varios, los que nos interpelan de forma especial. A ese extraño fenómeno el escritor Juan Pedro Aparicio le ha puesto nombre: cuanto (no cuento) integrado. Es un concepto de su cosecha, que se enmarca en una teoría más grande, heredada de la física: la de la literatura cúantica. «En definición aproximada podemos decir que un cuanto es la cantidad que la energía precisa para hacerse visible. ¿Qué sería un cuanto en literatura, según mi propuesta? Si cambiamos energía por narratividad tendríamos la definición del cuanto literario. El mínimo de narratividad necesario para hacerse visible. La narratividad implica movimiento, transformación; pero un movimiento o transformación significativos, que conmuevan, que iluminen, que emocionen», explica el escritor. Según esa idea, existen cuantos integrados (los que se esconden en una obra mayor, como una novela) y exentos (los que se conciben como tal, como microrrelatos). Con ambos ha elaborado una personalísima antología de nuestras letras, que lleva por título «Cien relatos cuánticos de la literatura española» (Eolas). Ahí encontramos textos más o menos extensos, pero que en muy pocos casos exceden las quinientas palabras. Aunque «la singularidad del cuántico o microrrelato no le viene dada por la poca extensión, sino por la especial relación que existe entre la elipsis y la narratividad», por decirlo en palabras del autor. Esta tarea, por cierto, recuerda en cierto sentido a la emprendida por Adolfo Bioy Casares, Jorge Luis Borges y Silvina Ocampo en su «Antología de la literatura fantástica». «Bastantes de los relatos allí recogidos son piezas separadas –frases, sentencias, párrafos–, de un conjunto más amplio que, sin embargo, poseen en esas pocas líneas el don de la narratividad. Ese ha sido mi objetivo en esta colección», apunta Aparicio. Así, lo que nos ofrece aquí es un menú sabroso y variado, con aromas más o menos añejos extraídos de los grandes maestros. «Es un paseo amenísimo por un lugar rebosante de maravillas, esas admirables páginas de nuestra mejor literatura, tan rica y fecunda, capaz de fertilizar muchas otras, americanas y europeas, receptora ella misma de los mejores frutos del Oriente, dueña de una infancia espléndida, por atrevida y desenvuelta, desde los primeros balbuceos de nuestras lenguas romances hasta la madurez de Cervantes y Lope o las creaciones de los grandes autores más cercanos a nuestro tiempo», promete el antólogo. Para abrir boca, una muestra: el cuanto más breve de este libro, recogido de las «Rimas y leyendas» de Bécquer: «En el carro de los muertos / ha pasado por aquí; / llevaba una mano fuera, / por ella la conocí». «Lo titulé con dudas “Mi amada Amparo”, cuando quizá un mejor título hubiera sido “El amor en tiempos de peste”», remata Aparicio.
>> más información

Bruno Padín Portela: «Un nacionalismo sin enemigo es muy difícil de construir» (Thu, 20 Jun 2019)
El mundo cambia, pero no tanto. Hay ciertas cosas que permanecen en los mismos sitios, ya sea por destino o por azar o por desgracia inevitable, y que juntas van conformando una suerte de tradición compartida. En España, por ejemplo, está la de los traidores. Los tenemos diversos y de todos los colores, individuales y colectivos, y con ellos hemos escrito buena parte de nuestro pasado, reivindicando una unión contra sus felonías. Al menos, así lo sostiene el historiador Bruno Padín Portela en su primer libro, «La traición en la historia de España» (Akal), que acaba de publicarse. Este ambicioso trabajo se abre con la célebre cita de Mark Twain que dice que «la historia no se repite, pero rima», y ahí se lanza él, a buscar la música de la traición a través de los siglos. A escucharla. Desde la antigüedad hasta Fernando VII, por limitar el estudio, porque el material no se termina ahí, ni mucho menos. Para rastrear esta particular melodía se ha basado en los grandes relatos, es decir, en las grandes Historias de España que se estudiaban y se repetían hasta la saciedad, y que alimentaban un imaginario colectivo muy difícil de rebatir. Hablamos de la de Alfonso X «el Sabio», Juan de Mariana, Juan Francisco Masdeu o Modesto Lafuente, por citar algunas. «Lo fundamental son esas síntesis de las historias generales, lo que se escribe ahí: los silencios, lo que se dice, lo que no se dice. Esta es una historia de Historias de España», afirma el autor. Buceando en esas fuentes se ha encontrado conque «la traición es uno de los elementos fundamentales en la construcción de la identidad nacional». ¿Por qué? «Porque te permite coesionarte como sociedad ante un enemigo que tienes dentro», destaca. Por ejemplo, los judíos, que han sufrido lo indecible en estas tierras. «Son los traidores colectivos por antonomasia. Hay muchísima legislación antijudía en la Edad Media. Quedaron marcados porque se dijo que habían ayudado a la invasión musulmana. Aunque esta fue una mentira difundida por Lucas de Tuy...», apunta Padín Portela. El odio puede unir, sí, pero también lo contrario: es la traición la que explica en buena medida una de las maldiciones de España. «¿Por qué no se vence a Roma? Por la traición a Viriato, entre otras cosas. Por la división interna española», sostiene. De hecho, Padín Portela también se ha preocupado por analizar el fenómeno de los nacionalismos a la luz de esta singular herramienta que es la traición. «En contraposición con el nacionalismo español, el vasco, el gallego y el catalán van a necesitar siempre un opresor. Sin él su lucha y sus reivindicaciones perderán en gran medida su fuerza», afirma en las últimas páginas del libro. A ese enemigo se le dio el nombre de Castilla, más tarde el de España y, rizando el rizo, se quedó el de Madrid. «Es que un nacionalismo sin enemigo es muy difícil de construir», sentencia. «En el nacionalismo español la traición es fundamental. Con respecto a Cataluña, el País Vasco y Galicia, la clave es el enemigo externo: lo eclipsa todo. Lo que se hace es culpar a ese enemigo externo de no tener la independencia deseada, de exprimir sus recursos… Es siempre el mismo esquema. Siempre se repite», zanja. Al final, esa desunión es uno de los pilares desde los que se entiende el ajetreado pasado español. ¿Pero llevamos en nuestro ADN la traición, la sed de guerrillas internas? «Yo quiero pensar que algún día va a parar, pero parece una tendencia inevitable», lamenta. Y ese lamento se repite, por cierto, en el cierre del ensayo, donde recuerda al historiador Edward Gibbon: «Decía Gibbon que los dioses en la antigua Roma eran verdaderos para la plebe, falsos para el filósofo y útiles para el político. Basta con sustituir la palabra “dioses” por “nacionalismo” para darse cuenta de que, en el fondo, dos mil años no son nada».
>> más información

María Estévez aborda en su primera novela la codicia en tiempos de guerra (Wed, 19 Jun 2019)
Dice María Estévez que llegó «un poco por casualidad» a la historia de su primera novela, «Tu maldita voz en mi memoria» (Roca Libros), que ha tardado seis años en desentrañar. Fue un cuadro de Picasso , «Retrato de la marquesa de culo cristiano echándole un duro a los soldados moros defensores de la Virgen», el que le empujó a conocer qué ocurrió en Málaga durante la Guerra Civil española y utilizar esta ciudad como primer escenario de esta historia, alrededor del planeta, sobre dos hermanas enfrentadas por un diamante durante los años treinta. «Empecé a investigar por pura diversión y descubrí el "ojo del ídolo", un diamante que se perdió y vendió en la Segunda Guerra Mundial; descubrí cómo los diamantes industriales servían para construir armamento y cómo la gente traficaba con ellos y los llevaban en las partes más sorprendentes del cuerpo», cuenta la colaboradora cinematográfica de ABC. Aún así, el objetivo de Estévez era contar la historia de dos hermanas y sus diferencias a pesar de haber tenido los mismos padres y la misma educación; una es ejemplo de aquella gente que se aisló de la sociedad durante la guerra y «se quedó cerrada en su trauma». La otra, todo lo contrario, una mujer adelantada a su tiempo, siempre tratando de sobrevivir en un mundo casi imposible. «Me ha influido mucho encontrarme con gente desplazada por el mundo que ha tenido que hacer sus vidas en otros sitios», explica. «Tu maldita voz en mi memoria», asegura, no es una novela histórica al uso, ni depende de fechas y lugares, pues «la realidad no la tienes que contar tal cual». De hecho, ha sacado a los personajes históricos de su contexto y los ha ubicado en otro lugar que el lector no esperará. A ella le gusta crear «personajes ordinarios en circunstancias extraordinarias que acaban convirtiéndose casi en superhéroes porque no les queda más remedio». De su propio árbol genealógico ha cogido a las hermanas de su abuela, la bailaora Regla Ortega, como fuente de inspiración: «Hay un par de personajes que se desarrollan en Barcelona que bailan flamenco». En la vida real, fueron a Nueva York y estuvieron de «tour... o "tournée", como decían ellas». Toda esta trama de «espionaje, traición y envidia» le ha servido a la periodista para hablar de la codicia que surgió en la Segunda Guerra Mundial: «Ahora mismo estamos obsesionados con tener, tener y tener; por alguna razón que desconozco, esta se despierta de manera enfermiza durante las grandes guerras. Cada vez estamos más desplazados y obsesionados con la gente que viene y, sin embargo, no nos damos cuenta de que a lo mejor nosotros somos producto de eso también».
>> más información

Camilleri está estable, pero en estado crítico, según el último parte médico (Tue, 18 Jun 2019)
El escritor italiano Andrea Camilleri se encuentra estable, pero sus condiciones son críticas, después de que el lunes fuera ingresado de urgencia en un hospital romano tras sufrir un paro cardiorrespiratorio, de acuerdo con el último parte médicos. Camilleri se encuentra ingresado en la unidad de reanimación del hospital romano del Santo Spirito, está sedado y tiene respiración asistida. Así lo ha explicado el director del departamento de Cardiología, Roberto Ricci, en una comparecencia a la salida del centro. Ricci ha afirmado que «las condiciones clínicas del escritor Andrea Camilleri son estables, pero críticas», y ha subrayado que su pronóstico sigue siendo reservado. «Se están llevando a cabo investigaciones diagnóstico-instrumentales adicionales para guiar las decisiones terapéuticas», se lee en el parte médico del hospital, que anuncia uno nuevo dentro de una hora. Camilleri (Porto Empedocle, 1925) es considerado uno de los máximos exponentes de la novela negra, por su saga protagonizada por el comisario Montalbano, nombre en honor al escritor español Manuel Vázquez Montalbán. Desde ayer se están sucediendo en Italia muestras de cariño y afecto con el escritor e intelectual italiano, ganador del prestigioso premio de novela negra Pepe Carvalho en 2014, como de parte de la cantante Fiorella Mannoia o del presentador y comediante Rosario Fiorello, quienes han escrito en las redes sociales «Forza maestro». En el interior del hospital se encuentran numerosos familiares de Camilleri, mientras que en el exterior se han congregado medios de comunicación y también admiradores de su obra.
>> más información

Donal Ryan y los escombros humanos de la crisis irlandesa (Tue, 18 Jun 2019)
Al irlandés Donal Ryan (Nenagh, 1977) le pasó más o menos lo mismo que a muchos de sus compatriotas y, ya puestos, que a la mayoría de los personajes que, a cuestas con sus miserias, se dan la réplica de forma tajante y enfurecida en las páginas de su primera novela: llegó la crisis inmobiliaria de 2008 y el trompazo fue tal que su vida empezó a tambalearse como una gigantesca fuente de gelatina. «Yo mismo, por ejemplo, necesitaba desesperadamente unos 20.000 euros, así que no tuve que buscar muy lejos la idea de alguien ahogándose en un mar de deudas», explica el irlandés ahora que «Corazón giratorio» (Sajalín), su cruda reconstrucción de aquella burbuja que estalló en mil pedazos hace una década en la Isla Esmeralda (y en buena parte de Europa), acaba de llegar a España tras publicarse en inglés en 2012. En su día, su debut narrativo se coló en la lista de nominaciones al Booker Prize de 2013 y le valió un par de jugosos galardones, pero antes de eso Ryan acumuló 47 (¡47!) cartas de rechazo, una imagen que, sin duda, sintoniza mejor con el tono de un libro hecho de escombros, urbanizaciones fantasma y personajes que parecen salidos dando tumbos de algún capítulo de «De ratones y hombres» o «Las uvas de las ira». «John Steinbeck es mi mayor influencia literaria -reconoce el irlandés-. Sus perdedores están llenos de humanidad». También los de Ryan rezuman una humanidad a ratos aterradora que va cobrando forma en un pueblo sin nombre mientras unos se beben la granja familiar en el pub, otros van a visitar cada día a su padre para ver si se ha muerto (y cada día salen de ahí decepcionados) y todos acaban descubriendo que la euforia que precedió a la gran recesión no fue más que una gigantesca estafa. Bolsillos llenos La resaca, claro, fue atroz. «Mucha gente trabajó durante años y de pronto no tenía nada: ni pensión ni servicios sociales», recuerda. «Le ocurrió a mi mejor amigo: trabajó en la construcción durante 15 años y cuando fue a la oficina de empleo no constaba que hubiese tenido ningún trabajo. El que trabajaba ahí, que también era amigo nuestro, sabía que llevaba años trabajando, pero no constaba en el sistema», explica para ilustrar lo que ocurrió tras una época de bolsillos llenos, trabajo subterráneo y delirios constructivos facturados bajo mano. «Parece que la clase obrera está siendo castigada por los pecados de otros, lo que, en cierto modo, siempre ha sido así», reflexiona. La estructura de «Corazón giratorio», con una serie de monólogos encadenados como los de «Mientras agonizo» de Faulkner, no hace más que reforzar esa idea de tragedia compartida y acentuada aún más por las disfunciones de una sociedad cerrada en la que el rencor, la envidia y los secretos están a la orden del día. «Es agotador estar metido en una misma cabeza todo el día e intentar imaginar ser otra persona, así que decidí rodearme de muchas voces diferentes», explica. Voces que, por muchas vueltas que den, siempre acaban yendo a parar a un mismo sitio. O, mejor dicho, a una misma persona: Pokey Burke, el contratista que desaparece del mapa dejándolos a todos tirados. «Es curioso, porque cuando escribí la novela mi trabajo era procesar a gente como Pokey, conseguir que acabasen en los juzgados», relata mientras lamenta que, a pesar del costalazo,no se haya aprendido nada. «Los precios están explotando de nuevo y tenemos al frente a un gobierno liberal que insiste en que libre mercado resolverá unos problemas que no hacen más que intensificarse a cada día que pasa». Un panorama que, algo es algo, ha propiciado que emerjan nuevas voces literarias como la de Colin Barrett o el propio Ryan. «Es triste decirlo, sí, pero el único beneficio es que los escritores tenemos algo sobre lo que escribir. Hubo un momento, entre 2009 y 2010, en que pensamos que todo lo que ocurrió redefiniría el país y nos convertiríamos en una democracia social en la que lo más importante sería la paz y la justicia, y no el libre mercado. Pero no. En Dublín se están construyendo apartamentos para empleados de Apple en vez de pisos sociales. Es de locos», destaca.
>> más información

Muere el poeta Antonio Cabrera, tetrapléjico tras una caída en 2017 (Mon, 17 Jun 2019)
El poeta Antonio Cabrera ha fallecido a los 61 años, dos años después de haber sufrido una grave lesión medular tras un accidente, según han confirmado fuentes de la editorial Tusquets, donde publicó varias de sus obras. Antonio Cabrera nació en Medina Sidonia (Cádiz) en 1958 y en sus últimos años trabajó como profesor de Filosofía en un instituto en la localidad de Sagunto (Valencia). Es autor de tres libros de poemas: «En la estación perpetua» (Visor, 2000), con el que obtuvo el Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe y el Nacional de la Crítica; «Con el aire» (Visor, 2004), por el que fue galardonado con el premio Ciudad de Melilla, así como con el de la Crítica Valenciana, y «Piedras al agua» (Tusquets, 2010). También publicó una colección de haikus de tema ornitológico titulada «Tierra en el cielo» (Pre-Textos) y la antología «Montaña al sudoeste» (Renacimiento). Como antólogo, es responsable de la edición de «Cimas y abismos» (Renacimiento), de José Luis Parra. Vertió al castellano los volúmenes «Poesía y ontología», de Gianni Vattimo (Universitat de València, «Los pájaros amigos», de Josep Maria de Sagarra (Pre-Textos) y «Sobre el lamento de Jasón», de Vicent Alonso (Denes). Asimismo, suyo es el volumen de prosas «El minuto y el año» (La Palma, 2008). Colaboró en este periódico, así como en «El País» y «Levante-EMV».
>> más información

Último parte médico de Andrea Camilleri: en estado crítico y con respiración asistida (Mon, 17 Jun 2019)
El escritor italiano Andrea Camilleri, conocido por ser uno de los máximos exponentes de la novela negra y creador de la saga protagonizada por el comisario Montalbano, se encuentra en estado crítico ingresado en la unidad de reanimación del Hospital Santo Spirito de Roma, como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio, han informado los médicos del centro. El director del departamento de Cardiología, Roberto Ricci, ha leído el primer parte médico de Camilleri y explicado a los medios que esperaban en la salida del hospital que el pronóstico del autor, de 93 años, es reservado. «Actualmente está ingresado en la unida de reanimación, con respiración asistida», ha indicado, al tiempo que ha señalado que su estado es crítico. Ricci ha relatado que Camilleri fue trasladado de urgencia al hospital desde su casa en Roma tras sufrir una parada cardiorrespiratoria, y ha subrayado que el equipo médico sigue controlando su situación. En el interior del hospital se encuentran varios familiares de Camilleri y fuera se han congregado numerosos medios de comunicación y también admiradores del maestro. Camilleri nació el 6 de septiembre de 1925 en la localidad italiana de Porto Empedocle, situada al sur de la isla de Sicilia, y comenzó a trabajar como director de teatro. Estuvo afiliado al Partido Comunista y trabajó también en la adaptación de obras para la radio y a la televisión. En 1978 debutó en la narrativa con la publicación de su primera novela, «Il corso delle cose», y el gran éxito le llegó en 1994 con «La forma dell'acqua», primera novela del comisario Montalbano como protagonista y nombre en honor al escritor español Manuel Vázquez Montalbán. A partir de ahí, Camilleri publica una larga serie de novelas policíacas, siempre con Montalbano como protagonista: «El perro de terracota» (1996), «El ladrón de meriendas» (1996), «La voz del violín» (1997), «La excursión a Tindari» (2000), «El olor de la noche» (2001), «Un giro decisivo» (2003), «La paciencia de la araña» (2004), «El primer caso de Montalbano» (2004) o «Ardores de Agosto» (2006). Otros de sus títulos son: «La luna de papel» (2007), «La muerte de Amalia Sacerdote» (2008), «Las alas de la esfinge» (2009) o «El campo del alfarero» (2010). En 2014, Camilleri ganó el prestigioso premio de novela negra Pepe Carvalho.
>> más información

La Feria del Libro de Madrid cierra con una subida del 14% en las ventas y una recaudación de 10 millones de euros (Sun, 16 Jun 2019)
La Feria del Libro de Madrid se despide hasta el año que viene con unos resultados «espectaculares», ya que en esta 78 edición las ventas han subido un 14% respecto a la anterior, y el total de ejemplares vendidos ronda los 550.000, cantidad que supone una recaudación de 10 millones de euros. «Estamos muy satisfechos, porque estamos en una feria en la que todos los ratios que estamos midiendo son espectaculares. Hemos vuelto a poner el libro en actividad durante 17 días y esperemos que esto sea un acicate para que siga estando presente en toda la sociedad», dijo a Efe Manuel Gil, director de la Feria del Libro de Madrid. Según las cifras facilitadas por la organización, este año la presencia de autores en las 361 casetas de librerías, editoriales, distribuidores e instituciones durante todos los días del evento han atraído la asistencia de lectores que se han encontrado con más de 1.800 escritores, de los cuales el 42% han sido mujeres, y que han protagonizado un total de 5.200 firmas. Del total de visitantes, un 17% son ciudadanos de fuera de la Comunidad de Madrid; le sigue en porcentaje Castilla La Mancha, Andalucía y Castilla y León, lo cual convierte a esta cita en un «referente nacional» del libro. Un año más vuelve a confirmarse una presencia mayoritaria de mujeres, representando el 64% de visitantes; por otra parte, que el 22% de personas que acuden al recinto ferial durante los 17 días sean menores de 25 años indica que la Feria del Libro de Madrid es una «feria joven». «Son cifras que nos tienen que hacer sentirnos orgullosos y empezar a preparar la feria de 2020, y si el libro ha vuelto lo que tenemos que hacer es que el libro siga estando en la calle hasta la feria de 2020», ha manifestado Gil. Debido a la gran ocupación, el director de la Feria apuesta por «desplazar determinadas áreas hacia la zona de la Rosaleda», aunque ha matizado que es un «proyecto» que hay que consensuar. Aunque es consciente de que la meteorología ha respetado la cita, ha afirmado que sería «poco cauteloso» pensar que «todos los resultados se han producido por el tiempo». En este sentido, Gil ha añadido que hay que destacar otros factores, como el país invitado, República Dominicana, que ha venido con una «potencialidad absolutamente desconocida», pero también el trabajo «de un guión previo bien diseñado». Recuperación «Pero evidentemente hay un factor macroeconómico que es obvio, hay una recuperación, no tenemos el clima de pesimismo económico que había de 2008 a 2015 y todo eso se ha trasladado al consumo cultural. Estamos hablando de que el gasto por español y habitante en esos años llegó a caer hasta 16 euros y ahora estamos en 25», ha agregado. Para Gil, «la fidelidad de la comunidad lectora» también es un hecho a poner de manifiesto sobre una cita que cuenta no sólo con la ciudadanía de Madrid, sino la del resto de España: «Hemos subido un punto respecto al número de visitantes de fuera de Madrid». «Obviamente, esta feria está en el ADN de la ciudad, aquí los niños vienen con sus padres o abuelos, por eso el mensaje de que la Feria tiene que estar siempre en el Retiro, porque es el sitio donde debe estar en los próximo años. Hemos estado 52 años y esperemos estar otros 52», ha referido.
>> más información

¿En qué editorial te habría gustado publicar? Responden Javier Cercas, Julia Navarro, Almudena Grandes... (Sun, 16 Jun 2019)
MANUEL VILAS: Cuando era profesor, uno de mis alumnos oyó decir que yo era escritor, cosa que le dio mucho que pensar, porque era un chaval reflexivo e inteligente. Un día, en mitad de clase, y sin venir a cuento, dijo con contundencia que era imposible que yo fuese escritor porque no había ganado el premio Planeta. Le dije que tenía razón. Y se hizo un gran silencio. Pues allí me hubiera gustado publicar mi obra, en la colección de los premios Planeta. Sobre todo en homenaje a ese alumno mío, que ojalá lea esto. ALEJANDRO PALOMAS: Desde que apareció Blackie Books, me parece una editorial acertada: la estética es fantástica, la línea de autores también, el cuidado en cada título, el mimo, cómo promocionan sus libros, el toque moderno sin ser superficial, el riesgo, la investigación detrás de cada decisión. Cada vez que veo un libro de Blackie siento un pequeño pellizco de envidia no sana, porque en el fondo creo que si yo fuera una editorial sería esa. Hay otra, Jekyll & Jill. Me habría gustado encontrar algún motivo con el que publicar con ellos desde el día que sacaron «Del enebro». Cuando vi ese libro, pensé que ahí había parte de mí, parte de lo que yo quería ser. FERNANDO ARAMBURU: Vaya por delante que estoy voluntaria y dichosamente atado a Tusquets Editores, de donde no me moveré hasta que me echen. Así y todo, no voy a esquivar la pregunta. Hay una editorial que me hace tilín por lo bien que edita, por la calidad visual de sus libros, por su interesante catálogo, por el gusto que me da tocar y oler sus libros y, por supuesto, leerlos. Hasta el color levemente amarillo de sus páginas me procura mucho gusto. Me refiero a la editorial Impedimenta. MILENA BUSQUETS: Creo que tal vez, algún día, con algún proyecto puntual, regrese a Lumen. Fue, durante más de 40 años, antes de venderla a Random House Mondadori, la editorial de mi familia, de mi abuelo, de mi madre. En mi casa, tantas comidas y cenas y viajes y reuniones y risas y dolores de cabeza giraban en torno a la editorial. Fuimos bastante felices. Ahora, la dirige María Fasce, una editora apasionada (la virtud más importante para un editor es la pasión) y llena de ideas. Así que, quién sabe si en un futuro lejano... Tal vez así se cerraría un círculo. ALMUDENA GRANDES: Si tuviera que cambiar de editorial, porque Tusquets, que ha sido mi casa durante treinta años, desapareciera un mal día de la faz de la Tierra, me gustaría publicar en alguna editorial pequeña e independiente, como era Tusquets cuando empecé. Si pudiera elegir, escogería esa maravillosa alianza que forman, en ocasiones especiales, Periférica y Errata Naturae, porque admiro mucho su olfato, su coraje. Y porque me gusta mucho lo que publican. JULIA NAVARRO: Querido David (Trías), he de confesarte que ha sido una suerte que nos hayamos encontrado, el binomio editor-escritor tiene que funcionar y nosotros funcionamos. Sólo te sería infiel si tuviera la suerte de ser elegida por Reino de Redonda. Pero, tranquilo, ya sabes que es este «reino imaginario» quien elige. Tú no puedes llamar a su puerta; sólo queda soñar que un día, como en los cuentos de hadas que tanto me gustaban de pequeña (y me siguen gustando de mayor), te llegue una misiva anunciándote que en el Reino de Redonda han tenido a bien leerte y te van a hacer un hueco entre sus elegidos. ¡Qué osadía la mía! No, no te rías, ya sé que es imposible pero, al fin y al cabo, es un sueño literario y yo no renuncio a soñar. LUISGÉ MARTÍN: Aunque a veces nos quejamos de la industria editorial española, al tratar de responder a esta pregunta uno se da cuenta de la cantidad de sellos importantes e interesantes que hay. No voy a rehuir la cuestión, pero antes de responderla diré que me encantaría publicar en Páginas de Espuma, en Sexto Piso, en Periférica, en Seix Barral, en Galaxia, en Dos Bigotes, en Impedimenta o en Alfaguara, donde inicié mi carrera y pasé muchos años. Pero si a Anagrama se la traga la tierra y tengo que elegir un solo sello para publicar, elegiría Literatura Random House. ¿Por qué? Pues, como siempre, por los compañeros y los vecinos que uno encuentra en su catálogo, porque me gusta leer lo que publican y, por lo tanto, imagino que ahí mis libros también podrían gustar. PATRICIO PRON: Si Literatura Random House y Alfaguara no cometieran la imprudencia de publicar mis libros (son mis principales editores en español), si algo parecido al sentido común se impusiera y me mostraran la proverbial puerta de salida, me arrojaría a los brazos de Jekyll & Jill, la editorial que desde Zaragoza lleva años publicando a algunos de mis autores predilectos: Sergio Chejfec, Francisco Nixon, Alejandra Acosta, Reinaldo Laddaga, Gemma Pellicer y, por supuesto, el maestro Francisco Ferrer Lerín. Lo cual no significa que Jekyll & Jill fuese a abrir esos brazos, naturalmente. JOSÉ C. VALES: Tengo un serio problema, porque mis tres editoriales favoritas (con las que nunca he trabajado ni tengo la menor relación) son Crítica, la BAC y la «difunta» Gredos. Y el problema es que estas fabulosas editoriales no publican ficción. Si algún día consigo terminar mis ensayos sobre la paradoxografía clásica y renacentista o sobre los eremitas y mártires del paleocristianismo, espero que me hagan un hueco en su catálogo. Si tuviera que elegir una editorial -aparte de Destino, quede claro-, en la que podría gustarme ver publicadas mis novelas, escogería Blackie Books. No conozco a sus editores, pero me parece valiente, audaz y divertida, que no teme los riesgos literarios y que, por fortuna, parece aburrirse con los convencionalismos editoriales y literarios. Es una suerte para las letras y una desgracia para mi bolsillo que existan editoriales como Blackie Books. SERGIO DEL MOLINO: Supongo que, como todo lector español que empezó a leer en serio (es decir, a lo bestia) en la década de 1990, tengo una deuda formativa y de gusto con Anagrama. Cuando me fijaba en los escritores españoles que más molaban, todos estaban entonces allí, por lo que, cuando me imaginaba mis libros publicados con mi nombre en la cubierta, los diseñaba en el gris de la colección de hispánicas, tal vez con el subtítulo de premio Herralde (puestos a soñar, mejor tener el sueño completo). Hoy me consuelo pensando que algunos de los escritores que más quiero (con amor personal, más allá de la admiración literaria) forman parte de ese catálogo y que eso de alguna forma me hace partícipe también de él. ELVIRA NAVARRO: Mi deseo va acompañado de un imposible: escribir poesía y que Elena Medel me publicara en La Bella Varsovia, una editorial que a día de hoy ha adelantado, en visibilidad y riesgo, a sellos de referencia como Visor, Pre-Textos o Hiperión gracias al trabajo, al buen criterio, a la valentía y al compromiso con la poesía, con los autores y con los lectores de su editora, que está haciendo una labor encomiable, refrescante y necesaria. JAVIER CERCAS: Como a todos los escritores de mi generación, supongo, a mí de joven también me hubiera encantado publicar en Anagrama. Nunca mandé ningún manuscrito a esa editorial, sin embargo. Por dos razones. La primera es que yo ya tenía una editorial, pequeña pero maravillosa, una editorial que mis libros, que sólo leían mi madre y algunas de mis hermanas (no todas), contribuyeron eficazmente a hundir (se llamaba Sirmio y era la primera editorial en castellano que fundó Jaume Vallcorba, justo antes de crear Acantilado). La segunda razón es que estaba seguro de que, si mandaba un manuscrito a Anagrama, a vuelta de correo recibiría uno de los malvados tarjetones legendarios de Jordi Herralde, en el cual se leería lo siguiente: «Muchas gracias por su manuscrito, señor Cercas. Pero hágame un favor: no vuelva a mandarme ninguno más; y hágase usted otro: dedíquese a otra cosa». Años más tarde conocí a Herralde. Por entonces yo seguía siendo un escritor perfectamente desconocido, pero había escrito unas crónicas en la edición catalana del diario «El país» y Herralde, que lee hasta los papeles que encuentra por las calles, las había leído, así que me preguntó, con cara de preocupación, si Anagrama había rechazado alguno de mis manuscritos. Mi respuesta fue una carcajada estruendosa. LORENZO SILVA: No puedo ocultar mi debilidad por los asuntos y las maneras que definen la labor editorial de Errata Naturae. Me gustan sus autores y sus historias, me gustan sus cubiertas monocromas con viñeta central, hasta me gusta el tamaño del libro, la tipografía y el tipo de papel. Siempre pienso en ellos, que me perdonen, para esos libros «patito feo» que uno tiene: de no muchos lectores pero tan gratificantes para quien escribe (y me refiero tanto a los lectores como a los propios libros). En especial aquellos que se mueven en el ámbito ajeno a la ficción o en el de la ficción un poco anómala; aquellos que son, en definitiva, un poco erróneos desde el punto de vista del gusto editorial y lector predominante. Por cierto, que alguno de esos tengo libre de derechos, por si se dejan echar el anzuelo. MIQUI OTERO: Podría decir editoriales grandes y pequeñas, enormes y minúsculas. Todas ellas editando novedades la mar de bien en 2019. Todas apetecibles. Pero estoy ultimando novela ahora mismo y necesito ciertas dosis de megalomanía. Creo que era Orwell quien dijo que el mejor crítico literario era el tiempo, ¿no? Así que diré que no estaría nada mal ver mis libros en la edición de bolsillo de Alianza Editorial. Pobrecillo, dirán. Y yo matizaré: aunque fuera dentro de muchos años. La eternidad tomando pacharanes con Baroja y tés con Wells. Todas sus ediciones son impecables y además me gustan especialmente todas las nuevas cubiertas. Memorables desde el detalle. Elegantísimas y de precio democrático. Sería un buen lugar donde descansar.
>> más información

Los secretos más íntimos de Franco Zeffirelli: de su amor con Visconti a su amistad con Maria Callas (Sat, 15 Jun 2019)
En 2006, Franco Zeffirelli decidió abrirse en canal, literariamente hablando, y confesar todos los secretos de su vida, apasionante como pocas. El artista, que entonces tenía 83 años, publicó una «Autobiografía» (así de explícito era el título del libro) en la que, entre otras confidencias, revelaba que vivió un gran amor con el director de ópera y cineasta Luchino Visconti. [Muere a los 96 años Franco Zeffirelli] Mediante un adelanto en «Il Corriere della Sera» que sorprendió a propios y extraños, Zeffirelli dio a conocer los detalles más relevantes de una obra que vino a confirmar que fue una de las personalidades culturales más intensas del siglo XX. En el libro, el artista italiano confesaba que reconoció públicamente su sexualidad diez años antes. «Soy homosexual, pero no gay, una palabra que odio, es ofensiva y obscena», afirmaba en su autobiografía. Sobre su relación con Visconti, Zeffirelli desvelaba que tras buscar a Luchino una actriz que encajara con un determinado papel, entabló una gran amistad con el director. Fue el comienzo de una colaboración y de un amor «atormentado, roto, pero nunca apagado». «Para mí, Luchino era el modelo de todo lo importante», contaba Zeffirelli, que recordaba, además, que la gran Anna Magnani le dijo en una ocasión que Visconti era «una serpiente» y que él «naturalmente» no le creyó. Visconti le cortejó, mimó y vivieron juntos, pero ello no impidió que cuando en una ocasión le robaron en casa, denunciara a todo el personal que trabajaba allí, incluido Zeffirelli, una «bofetada» que todavía le dolía en el momento de la publicación de la «Autobiografía». En el libro, Zeffirelli también se refería a su amor por Maria Callas, la única mujer de la que estuvo enamorado. Cuando la soprano se enamoró de Aristóteles Onassis y abandonó la escena, Zeffirelli fue a la isla de Skorpios, propiedad «de aquel horrible Onassis», para convencerla de que volviera. Una vez allí, Onassis se le insinuó. En la mencionada «Autobiografía» no faltaban, tampoco, detalles de su amistad con Coco Chanel, quien le regaló doce diseños de Matisse que Zeffirelli pensó que eran copias y después supo que eran originales. «Me salvaron en los periodos de vacas flacas», confesó el cineasta.
>> más información

Bernhard Schlink: «Se escribe sobre el nazismo porque es una sombra que aún existe» (Sat, 15 Jun 2019)
A Bernhard Schlink (Bielefeld, Alemania, 1944) las novelas casi siempre se le acaban enredado con el pasado hasta el punto de que, vuelta aquí vuelta allá, todo cuanto escribe se transforma en un nudo bien ceñido que sujeta con firmeza la historia alemana del siglo XX. Ocurrió con la cinematográfica «El lector» y ocurre también ahora con «Olga» (Anagrama), novela que reconstruye la historia germana y «las ansias de un país» a partir de las vivencias de una maestra de pueblo que sobrevive a las dos guerras mundiales, da la espalda al nazismo y acaba muriendo en extrañas circunstancias. «No se puede escribir sobre un personaje sin hablar de la historia. Yo, por lo menos, no lo sabría hacer. No puedo sentir si no me relaciono con mi tiempo», sostiene el escritor alemán. Exmagistrado en la corte constitucional del estado federal de Renania del Norte-Westfalia y autor de la exitosa saga policíaca protagonizada por el detective Gerhard Selb, a Schlink le gusta mirar hacia atrás no tanto para ajustar cuentas como para comprobar que las cosas no siempre son lo que parecen. «Cuando revisamos un pasado complicado acabamos viendo que hay de todo y que ni los buenos son completamente buenos ni los malos son totalmente malos», apunta en referencia a las tinieblas del III Reich y el nazismo que se ciernen sobre parte de «Olga». «Se escribe sobre esa época porque es una sombra que aún existe, aunque ya no sea tan oscura como hace treinta o cuarenta años», añade. Los errores del pasado Ahora, construida casi de manera inconsciente como un positivo de esa guardiana de la SS que protagonizó «El lector», Olga tiene algo de luz entre los nubarrones. «Pertenece a una generación de mujeres que vivió por debajo de sus capacidades. También es como una “outsider” de la sociedad, una observadora que lo ve todo con claridad», explica. Schlink, apasionado de los personajes femeninos «fuertes e interesantes» que dibujaron autores como Theodor Fontane en el siglo XIX, explica que su Olga no «logra no participar de los errores de su tiempo», aunque sí se acabará enamorando del hombre equivocado, un joven aventurero que se acaba esfumando entre las guerras coloniales y una expedición polar. «Él es fruto de los errores de su tiempo», subraya al hilo de una novela que cambia de voz a medida que pasan las décadas para presentarnos a la protagonista desde tres perspectivas diferentes en una aproximación «cada vez más íntima» al personaje. De vuelta al presente, y mientras la extrema derecha cobra cada vez más fuerza y protagonismo en diferentes parlamentos europeos, Schlink reconoce que la situación política en Europa y Alemania le «entristece» profundamente. «Soy socialdemócrata, hace muchos años que soy militante del SPD, y me entristece ver cómo va perdiendo comba mientras se deja espacio para que suba la extrema derecha», reflexiona.
>> más información

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Viernes 5 de JULIO 2019 - Bar Malara 

19:30 horas.

45º Libro propuesto:

"SEDA",

de  Alessandro Baricco

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"Éxodo" de Ángela Figuera Aymerich

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

Visitas totales


E-mail