Libros

Adelanto del prólogo de Eva Gª Sáenz de Urturi a 'Los renglones torcidos de Dios', el clásico de Torcuato Luca de Tena (Wed, 18 May 2022)
ABC adelanta el prólogo para la nueva edición del libro: 'Los renglones torcidos de Dios', elaborado por la escritora y Premio Planeta Eva García Sáenz de Urturi. Prólogo Algo tiene una novela cuando sobrevive a su autor, cuando ese rumor silencioso que son las recomendaciones lectoras permanece vivo cuatro décadas después de su publicación, cambiada la sociedad, cambiado el contexto, cambiado, en resumen, el mundo en el que vivió el escritor y periodista Torcuato Luca de Tena, premio Planeta 1961, fallecido cuando expiraba el milenio. Acercarnos a este clásico nos exige inteligencia e indagación, no podemos ser animales pasivos ante esta lectura. El juego del narrador poco fiable siempre ha fascinado a la Literatura con mayúsculas, tal vez porque rompe ese pacto implícito entre escritor y lector: «Cuéntame una historia que pueda creer. Sé que será ficción, pero durante unas horas, pensaré que es cierto el microuniverso que has creado para mí». Alicia Gould, la protagonista absoluta de la novela, ingresa en un sanatorio mental. Su extrema inteligencia y sus dotes para la observación psicológica nos recuerdan al mejor Arthur Conan Doyle. Siempre se dijo que un personaje no puede ser nunca más inteligente que su creador, por motivos obvios, así que, sin duda, don Torcuato tuvo que estar dotado también de esta cualidad. Pero en este protothriller, en el que la investigación criminal es un pretexto, la intriga avanza a paso lento porque se trata sólo de una excusa. Es el planteamiento, el inicio, el gancho, lo que nos anima a zambullirnos en la mente de Alicia y seguirla, fascinados y extrañados a partes iguales, en sus indagaciones y en sus singulares planteamientos. El gran acierto de la novela es que convierte al lector en investigador, y a la protagonista, no en investigadora, sino en investigada y sospechosa. ¿La creemos? ¿Es real su punto de vista? Esta duda sobrevuela toda la obra y nos motiva a continuar paseándonos por sus páginas. Buscamos discordancias en su discurso interno. Hay cierto desasosiego en su lectura, al igual que pasa en obras similares en las que no sabemos a quién creer, como «El corazón delator», de Edgar Allan Poe, o El Quijote, protagonizado por el mismísimo Alonso Quijano, nuestro querido e imaginativo Quijote. O acaso Otra vuelta de tuerca, del sombrío Henry James. Sus autores nos obligan a preguntarnos una y otra vez: ¿está loco o es el mundo que le rodea quien no es coherente? ¿No es ésta acaso la más inteligente de las lecturas? El paseo por la locura es uno de los grandes temas de la literatura universal, tal vez por ese miedo tan humano a caer en ella. Pero lo fascinante de esta novela es que nos propone una inmersión en primera persona en un tema tan esquivo como la salud mental. En estos tiempos en los que por fin se está normalizando y visibilizando este problema transversal que prácticamente afecta a todas las familias y a todos los entornos, esta mirada, profundamente empática y humana, da luz a nuestras dudas y respalda nuestras experiencias. Al igual que sucedió con la novela Alguien voló sobre el nido del cuco, del escritor Ken Kesey, cuya versión cinematográfica con un inmenso Jack Nicholson nunca olvidaremos, nos adentramos por los pasillos de una imaginaria pero verosímil institución mental y transitamos, atónitos, frente a todo un ágil y variado repertorio de lo que el autor llama «úlceras en la mente». El escritor nos advierte de que se encontró con todas estas úlceras, y si bien ficcionó los personajes, conoció todos y cada uno de los casos que nos presenta en su obra. Siempre resulta fascinante conocer la intrahistoria de una novela, pero sin duda, la de esta novela las supera todas. Por su audacia, por el riesgo y por el sacrificio en aras de una verosimilitud que sin duda logra. Porque el autor no se limitó a investigar acerca del mundo que pretendía describir, se impuso la experiencia más extrema: vivirlo sin red alguna de seguridad, sin plan B, arriesgando así mucho más que un manuscrito. Arriesgando su propia posibilidad de quedar encerrado y de no ser creído. Les explico. Cuenta el doctor Juan Antonio Vallejo-Nájera, amigo y proveedor de libros de Psiquiatría con los que don Torcuato Luca de Tena se documentaba, que el escritor se los devolvía siempre estudiados y asimilados, que la jerga médica no lo amedrentaba y que tuvieron una seria desavenencia cuando el autor le pidió ingresar en un hospital psiquiátrico para ponerse en la piel de su protagonista. El médico le ofreció sus contactos en varias instituciones para que pudiera visitarlas, pero nuestro escritor quería vivir la experiencia real de pasar por todo el proceso como un enfermo mental más, desde la burocracia de la admisión hasta sus primeros días y su aclimatación al centro y al resto de los habitantes. El médico insistió en que lo más conveniente era una cura de reposo en una clínica psiquiátrica privada, pero el escritor quería ambientar su novela en una gran institución pública del Estado. Ante la negativa de su amigo el doctor, don Torcuato optó por ignorar sus advertencias e ingresó de manera voluntaria en un hospital psiquiátrico, trasunto de la institución ficticia en la que transcurre la novela, el Hospital Psiquiátrico de Nuestra Señora de la Fuentecilla, cercano a Zamora. Allí se alojó como un enfermo más a lo largo de dieciocho días y sus correspondientes noches que se me antojan interminables. Una vez dentro, insistió en pasar por todos los trámites, y convivir con todos los perfiles posibles de la enfermedad mental. Simuló una psicosis depresiva y tomó nota de todo lo que observó y vivió. Asistimos, perplejos, a todas las aristas de vidas marcadas y de una sociedad que da la espalda a los enfermos y prefiere ignorar, apartar y aislar. Cerrar el candado y tirar la llave. Un cuerdo entre locos fingiendo ser un loco entre locos para escribir de una mujer que no sabemos si es loca o cuerda. En el hospital se aprende la importancia de distinguir entre «el diagnóstico y el pronóstico», tal y como nos explica uno de los doctores ficticios de la novela. La novela nos acerca también a la cotidianidad de cerebros que suenan como violines desafinados. Las notas, el pentagrama, la clave de sol son los mismos, pero la melodía no suena igual a la acostumbrada, a esa que llamamos «normalidad», nos hace sentir inquietos y nos perturba. Tal vez el impulso primario sea alejarnos de ella. Pero continuamos leyendo. Recuerdo una anécdota que me estremeció cuando me documentaba acerca de Perfilación Criminal para mis novelas negras. Uno de los peores reclusos de Estados Unidos, asesino serial condenado, le dijo al psiquiatra que lo atendía en la cárcel: «Puedo fingir cualquier enfermedad mental que aparezca en su Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales —el DSM—, usted dígame cuál, y yo me estudio sus síntomas y le convenzo a usted y a cualquiera de sus colegas de que sufro ese trastorno. Puedo pasar todos los test, todas las pruebas, muchos de nosotros lo hacemos a conveniencia». Portada del libro 'Los renglones torcidos de Dios' de Torcuato Luca de Tena - Austral Imprescindibles Estremece pensar que pueda ser así, que cualquier persona con cierta inteligencia y ciertas dotes para la interpretación pueda llegar a fingir y engañar a especialistas que dedican toda su vida al estudio de la mente, pero es cierto que todas las patologías psiquiátricas tienen unos signos, unos síntomas y unos patrones. Y como dice uno de los doctores de la novela: «Cada enfermedad mental tiene un comportamiento coherente en sí mismo. Puede que se nos escapen sus razones, pero si se observa con detenimiento, cada enfermo vive en un mundo consecuente en base a una lógica que muchas veces no podemos ver, pero no significa que no exista». Cada lector extraerá sus propias lecciones de vida en una novela que aglutina un buen número de ellas, pero no saldrá indemne de esta lectura, sino más profundamente humano... y de eso trata la Literatura.
>> más información

Ernestina de Champourcin y su búsqueda de Dios a través de la poesía (Wed, 18 May 2022)
Ernestina de Champourcin (1905-1999) es una de las principales escritoras de la Generación del 27. Su trayectoria literaria y vital a uno y otro lado del Atlántico (hubo de exiliarse a México tras la guerra española de 1936, para volver luego a Madrid) va de la mano de una búsqueda existencial de Dios sostenida a lo largo de los años. ’Una búsqueda de Dios’, obra escrita por Antonio Rodríguez Tovar y publicada por EUNSA, Ediciones Universidad de Navarra, constituye un perfil biográfico y poético muy preciso sobre Ernestina de Champourcin. En él se abordan todas las cuestiones esenciales que plantean la vida y la poesía de esta gran autora contemporánea. Estas páginas se asoman a dicha búsqueda mediante un recorrido biográfico y literario muy marcado por las tres etapas que definen su vida y su obra. En ellas quedan patentes algunas influencias importantes en su particular concepción de la poesía como diálogo con Dios: las ejercidas por su maestro Juan Ramón Jiménez, la mística de san Juan de la Cruz y santa Teresa de Jesús, las tesis del teólogo francés Henri Bremond y su pertenencia al Opus Dei a partir de 1953. «En referencia a la metodología, comenzaremos ofreciendo un perfil biográfico espiritual de la escritora a partir de diversos documentos relacionados con su vida: diarios, cuadernos con apuntes, cartas…». Antonio Rodríguez, autor del libro, explica la estructura de la obra en la introducción. «Gran parte de este material se encuentra en el archivo personal de la autora, en la Universidad de Navarra, que hemos tenido la fortuna de consultar. Con esta información, elaboraremos un discurso biográfico estructurado en base a la tripartición que la mayoría de expertos distinguen en la vida/obra de la poeta, teniendo en cuenta hitos de su existencia que repercuten decisivamente en su obra: amistad con Juan Ramón Jiménez, afiliación política, estallido de la Guerra Civil, exilio en México, conocimiento del Opus Dei, retorno a España, etc.». Las tres partes quedarían entonces delimitadas de la siguiente forma: infancia y juventud en España (1905-1936), exilio en México (desde la guerra civil española hasta 1972), y vejez ya de vuelta en Madrid (1972-1999). Existen razones sólidas que explican el interés por la espiritualidad de Ernestina de Champourcin. «En primer lugar, la aproximación a la cuestión de la relación personal con Dios a través de la consideración de la vida de una mujer concreta resulta particularmente atractiva para la gente corriente del mundo actual, tan sensible al testimonio, a veces tan reacia al dogma». Esto se ve potenciado por el valor estético, lírico, de una obra que refleja la interioridad cambiante de una mujer a lo largo de más de noventa años, que decide orientar su existencia a la búsqueda de la santidad en medio del mundo. De esta forma, del estudio de su vida y obra puede salir una buena propuesta de vida auténticamente cristiana, que responda a los deseos de felicidad y de santidad. Tal como Antonio Rodríguez Tovar confía el autor, «esperamos que estas páginas constituyan, por tanto, una propuesta de testimonio de conversión motivada por el anhelo de plenitud de Belleza, que suscita la pregunta acerca del Arte como camino a Dios». Título: Una búsqueda de Dios Subtítulo: Estudio espiritual y poético de Ernestina de Champourcin Autor: Antonio Rodríguez Tovar Editorial: EUNSA Año de edición: 2022 Enlaces a la publicación: – Papel – Digital – Unebook
>> más información

Lucy Sante: «En los años 70 hicimos de Nueva York nuestra ciudad» (Mon, 16 May 2022)
A Lucy Sante (Bélgica, 1954) las ciudades modernas no le interesan demasiado. Esa apuesta por hacer de los ciudadanos una masa amorfa que debe mantenerse alejada de la chusma, en calles diseñadas por arquitectos cuadriculados, la llevó a investigar los pasados de Nueva York y París. 'Bajos fondos' y 'El populacho de París' son sus intentos de demostrar que «todas las ciudades del mundo han sido en algún momento inestables, extrañas y descomunalmente sórdidas». Ensayista, colaboradora de las publicaciones más prestigiosas de Estados Unidos, publicó en 'Mata a tus ídolos' una primera compilación de artículos sobre los restos del naufragio de la modernidad. Todos estos libros los firmó como Luc Sante: en 2021 decidió hacer la transición de género. «Simplemente... Ver Más
>> más información

H. H. Holmes, el asesino en serie como hijo bastardo de la revolución industrial y las 'fake news' (Sun, 15 May 2022)
«No hay duda alguna de que H. H. Holmes es un asesino en serie, un mentiroso probado y un estafador cuya trayectoria demuestra una sofisticada comprensión de las tecnologías de su época, la del capitalismo industrial de la segunda mitad del siglo XIX», puede leerse en las primeras páginas de 'La manufactura de la muerte. La historia de H. H. Holmes el primer asesino en serie'. El ensayo, publicado originalmente en 2018, apareció en el momento justo, cuando 'Mindhunter' acababa de recuperar a los asesinos en serie como incómodas estrellas invitadas del 'prime time' televisivo. Y nadie más incómodo que Henry Howard Holmes, algo así como un Jack el Destripador a la americana; una despiadada mente criminal que, además de asesinar... Ver Más
>> más información

«Puede que Meschonnic no construyera una teoría al uso con pilares firmes, pero justo eso era lo que buscaba» (Wed, 11 May 2022)
A pesar de ser una de las figuras más importantes de los estudios literarios del siglo XX, Henri Meschonnic (1932-2009) es poco conocido en el ámbito hispanohablante. El investigador Manuel Pacheco Sánchez recupera y unifica las aportaciones del lingüista francés en 'Los ritmos del lenguaje' (UMA Editorial, 2022), libro que se presentará el próximo 2 de junio en la Librería del BOE (C/ Trafalgar, 27) en el marco de la 81 Feria del Libro de Madrid. ¿De dónde nace la necesidad de estudiar una figura como la de Henri Meschonnic? ¿Qué propósitos tenía con este libro? El objetivo es tratar de sacar a Meschonnic de ese pequeño círculo de expertos que conocen su obra y acercarlo a nuestra lengua porque más allá del terreno francés no se le conoce: hay poco traducido y escrito en español sobre él. La intención es darle a conocer y hacerle accesible tratando de explicar las ideas fundamentales que articulan su obra y presentándolas de manera unificada, a pesar de que él lo hace de manera fragmentada y con un lenguaje complejo. Meschonnic fue fundamentalmente lingüista, pero también se introdujo en el terreno de la filosofía, la traducción, los estudios bíblicos, el arte… Amplió el campo de estudio de la lingüística, proponiendo la idea de que a través del lenguaje podemos estudiar todos los discursos del conocimiento humano y no sólo los relacionados con ese terreno. En definitiva, el objetivo era tratar de facilitar el acceso a su figura reuniendo sus conceptos de la manera más completa posible, pero sin ser una sistematización. ¿En qué consiste el concepto de ritmo de Meschonnic? ¿Cómo lo definiría y qué implicaciones alcanza? Es el elemento principal tanto de sus especulaciones teóricas como de sus análisis prácticos. Sin embargo, en función de si se trata de teoría o de práctica tiene un matiz distinto. En la primera, el concepto de ritmo le permite salirse de los binomios que considera viciados como, por ejemplo, el de significado y significante. Para Meschonnic esto es una distinción obsoleta y a través de la idea del ritmo une y amplía estos dos elementos en uno: todo significa; no sólo significa el sentido de la palabra sino también el contexto, la manera en la que se dice, cómo se estructura el discurso… Lo mismo ocurre con los binomios oral/escrito, prosa/poesía, lenguaje ordinario/lenguaje literario, todos superados por la idea de ritmo. En el plano práctico, lleva a sus últimas consecuencias esta noción y estudia de manera minuciosa la prosodia individual de cada uno de los textos que analiza: quién lo escribe, en qué circunstancias y cómo está estructurado en el terreno fonético y prosódico. En la introducción resalta la importancia de las aportaciones de Meschonnic en los campos de la lingüística, los estudios literarios y la filosofía del lenguaje, ¿por qué cree que es entonces tan desconocida su obra? Creo que son dos razones fundamentales: por la radicalidad de sus propuestas permanece al margen de la institucionalización en la que sí están otros autores como Barthes o Kristeva, quienes han conseguido acceder al gran público. Por otro lado, esa radicalidad le lleva a enfrentarse a sus coetáneos criticándolos y revisándolos. Por ejemplo, Meschonnic publicó en 2001 'Célébration de la poèsie' ['Celebración de la poesía'], un libro con un título irónico ya que criticaba el panorama poético de su época, y lo que llegó al gran público es que pretendía desprestigiar a sus contemporáneos, mientras que el contenido importante de su crítica pasó desapercibido. El libro se divide en dos secciones, ¿qué aspectos más relevantes puede encontrar en cada una de ellas el lector? En la primera parte trato de desgranar los conceptos fundamentales de su teoría: qué significa el concepto de «ritmo», qué sentido le da a los términos de «poesía», «poética» o incluso a la noción de «teoría del lenguaje», la cual no es una teoría al uso, sino que trata de desestabilizar aquellas teorías más conocidas como el estructuralismo lingüístico y, a partir de esas críticas, construir un nuevo modelo. En la segunda parte intento poner sus conceptos en contacto con autores e ideas más estudiados como Heidegger o Spinoza porque, por un lado, es ilustrador que comparta afinidades con determinadas personas y, por otro, a través de estos autores más conocidos se puede abrir una puerta a Meschonnic. Al final de la primera parte encontramos un breve estudio de su obra poética y el análisis de dos de sus textos a partir de la metodología que él mismo diseñó, ¿qué ilustran esos dos textos analizados? Para Meschonnic la práctica del análisis es igual de importante, o más, que la teoría; son más importantes los textos concretos que los principios generales y abstractos. Su metodología es muy específica en comparación con los análisis de otras corrientes: importa más quién lo ha escrito y de qué manera lo ha hecho. He aplicado sus criterios de acentuación de palabras, que son más específicos que los tradicionales y que generaliza tanto a poesía como a prosa, o el estudio de las consonantes y vocales iniciales, que es tremendamente detallado. Con ello, además de ilustrar la propia poesía de Meschonnic y ver hasta qué punto lleva a la práctica lo que elabora en la teoría, trataba de demostrar que sus análisis son muy detallados y minuciosos. ¿Qué dificultades se ha encontrado al abordar la obra de Meschonnic? Esto es algo que recalco en la introducción porque me parecía importante avisar de la dificultad de acceso a quien pretenda acercarse a Meschonnic. El problema principal es el acceso a la bibliografía: sólo unas pocas obras se han reeditado, sobre todo en francés; en castellano apenas hay publicado nada y lo que hay está hecho de manera no crítica… Por otro lado, salvando alguna web dedicada en concreto a estudiar a Meschonnic o algún evento centrado en su figura, falta un contexto crítico del que partir. Por último, la peculiaridad de su manera de escribir lo hace poco accesible: no da definiciones claras de los conceptos, los resignifica, hay términos que dejan de tener importancia de unas obras a otras o que cambian de nombre… Así, al no presentarse de manera sistemática, hay que hacer el esfuerzo de recomponer los fragmentos que presenta. ¿A qué conclusiones principales ha llegado después de estudiar su figura? Al margen de la importancia de la noción del ritmo y el rescate que hace de esa noción o de otras como el lenguaje, el sujeto o la poética, hay una revalorización de la actividad crítica que todo investigador debe llevar consigo. Hay veces que la teoría de Meschonnic hace aguas y, obviamente, no es perfecta. Pero lo que me interesaba demostrar es que hace un esfuerzo tremendo por situarse fuera de los conceptos de la lingüística tradicional. Uno de los investigadores que ha estudiado su obra, Marko Pajević, plantea que la teoría de Meschonnic triunfa al fracasar, al demostrar lo amplio del estudio del lenguaje y la imposibilidad de abarcarlo de manera sistemática. Para mí la conclusión fundamental es que puede que Meschonnic no construyera una teoría al uso, bien fundamentada y con pilares firmes, pero eso es justo lo que buscaba, por eso escribía de manera fragmentada y sobre tantos temas en apariencia dispersos. Ficha del libro Título: Los ritmos del lenguaje. Introducción a la obra de Henri Meschonnic. Autor: Manuel Pacheco Sánchez. Editorial: UMA Editorial. Año de edición: 2022. Disponible en Editorial Universidad de Málaga. Disponible en Unebook.
>> más información

Crónica contra el olvido de las víctimas de ETA en el franquismo (Wed, 11 May 2022)
Ya siendo un chaval que pasaba los veranos en la casa de la sierra de Madrid que su padre y la mujer de éste tenían, a Arturo Muñoz (Granada, 1986) le obsesionaba el terrorismo de ETA. A medida que fue pasando el tiempo, aquel temor, plenamente justificado, pues su progenitor, el escritor Antonio Muñoz Molina, había recibido amenazas debido a su postura pública en contra de la violencia y los asesinatos de la banda, se fue convirtiendo en pulsión creativa. Los años se sucedían y el tema seguía ahí, a la espera de ser abordado desde el ángulo correcto, tal vez un documental, un fanzine o un cómic. Pero, como pasa con las tramas que dan sentido a nuestra vida,... Ver Más
>> más información

Mario Vargas Llosa sufrió una «angustiante» situación tras ser hospitalizado por coronavirus (Mon, 09 May 2022)
El escritor hispano peruano Mario Vargas Llosa, de 86 años, siguió escribiendo incluso durante su hospitalización por complicaciones del covid-19 hace dos semanas en Madrid, reveló el propio autor este domingo en la Feria del Libro de Buenos Aires. «Nunca he dejado de escribir artículos, ni en las situaciones más difíciles", dijo Vargas Llosa, premio Nobel de literatura 2010, al comentar su más reciente publicación en la prensa, una reseña titulada «Cervantes", sobre el libro de Santiago Muñoz Machado, director de la Real Academia Española de la Lengua. «Ese artículo lo trabajé mucho, porque íbamos a hacer una presentación en la Academia. Finalmente lo escribí en la clínica, ya que no hubo presentación", refirió el autor de 'La ciudad y los perros', 'La casa verde', 'Conversación en la catedral' y 'La fiesta del chivo', entre decenas de novelas, obras de teatro y ensayos. En una charla junto al argentino Jorge Fernández Díaz, Vargas Llosa explicó que tuvo que ser hospitalizado porque a consecuencia del covid-19 perdió la respiración. «Fue una experiencia de solo 24 horas, pero muy angustiante. Recuerdo como una liberación cuando me colocaron el oxígeno», dijo. Vargas Llosa se encuentra en Buenos Aires desde el jueves pasado. El viernes lanzó en la Feria del Libro un concurso de cuentos y este domingo presentó su libro más reciente 'La mirada quieta', sobre el escritor español Benito Pérez Galdós. El lunes acudirá a una cena de la Fundación Libertad en la ciudad de Rosario, junto al expresidente de derecha Mauricio Macri (2015-19) y otros dirigentes políticos de la oposición argentina. Para escribir este último libro, Vargas Llosa se dedicó durante 18 meses, en medio de la pandemia, a leer toda la obra de Pérez Galdós, según refirió él mismo. «Fue probablemente el primer escritor profesional que apareció en España y en América Latina. Se comprometió a escribir una novela cada tres meses y no siempre le salió bien», valoró Vargas Llosa sobre el autor de 'Fortunata y Jacinta'. Finalmente, sobre su propia obra, Vargas Llosa aseveró que «siempre estoy escribiendo novelas. A veces no salen y las guardo. Pero nunca dejo de escribir novelas». Vargas Llosa es el último representante vivo del boom latinoamericano, en el cual también se inscribieron el colombiano Gabriel García Márquez, el argentino Julio Cortázar y el mexicano Carlos Fuentes. El año pasado fue elegido miembro de la Academia Francesa de la Lengua.
>> más información

Alejandro Nieto, el nonagenario que pasa revista a nuestro mundo: «Hay que morirse rápido y cerca de casa» (Mon, 09 May 2022)
Alejandro Nieto gasta un humor seco como un verano en Castilla. Más que reír, parece que disfruta de escuchar la risa, el efecto de su ingenio. Maneja frases robustas y contundentes, verdades sencillas y pequeñas, de las que caben en la palma de la mano. A estas alturas, dice, solo puede ser escéptico y algo estoico. En otra vida fue abogado, maestro heterodoxo, catedrático de Derecho Administrativo, presidente del CSIC, premio Nacional de Ensayo y muchas cosas más. Ahora es un nonagenario militante, además de académico: tiene el cuerpo gastado y la mirada lúcida, aunque acaba de llegar del oculista, porque hace meses que no puede leer. Su último libro se llama 'El mundo visto a los 90 años' (Comares)... Ver Más
>> más información

Ana Santos, una vida de biblioteca en biblioteca (Sun, 08 May 2022)
La historia de Ana Santos (Zaragoza, 1957) puede escribirse de biblioteca y biblioteca: de las estanterías llenas de códigos legales y novelas de su abuelo hasta las salas de la Biblioteca Nacional, que dirige desde 2013; del legado familiar, disfrutado como niña, al legado nacional, gestionado como mujer. Y no hay en el paso de un lado al otro un empeño clarísimo nacido en la infancia, sino una feliz suma de decisiones y casualidades, porque la vida se vive con brújula, nunca con mapa. Santos podría haber sido profesora de instituto o podría haberse dedicado a la academia, pero un día, recién salida de la universidad con su título de Geografía e Historia, se enteró de que abrían una convocatoria... Ver Más
>> más información

Francisco Rodil presenta su nueva novela, ‘Los prodigios de Guillingham’ (Sat, 07 May 2022)
El próximo jueves, 12 de mayo, a las 19 horas, en la Librería Antonio Machado (Círculo de Bellas Artes) de Madrid, tendrá lugar la presentación de la novela ‘Los prodigios de Guillingham’, del periodista y escritor José Francisco Rodil. El autor estará acompañado por Fernando Vilches, profesor de Lengua Española de la Universidad Rey Juan Carlos, y por Cristian Velasco, editor. La trama de ‘Los milagros de Guillingham’ arranca a finales de los años sesenta, en el madrileño barrio de Moncloa, donde se instala un personaje estrambótico, con fama de taumaturgo: el inglés William Gillingham. El misterioso extranjero, que se tapa un ojo con un parche de tela, despierta la curiosidad del vecindario e inflama las fantasías de los más pequeños. Premio Galicia de Periodismo, Rodil ha trabajado en distintos medios de comunicación, como ‘Informaciones’, ‘La Voz de Asturias’ –de la que fue director–, ‘El Correo Gallego’ y Televisión de Galicia, donde, entre otras responsabilidades ejerció como director gerente. Como escritor, ha publicado ‘Sin máscara: relatos del periodismo de camuflaje’ (Tris Tram, 1999), ‘El señor del Senescal’ (Madú, 2003, y Ayuntamiento de Santa Eulalia de Oscos, 2016), ‘Memorias del valle escondido’ (CH, 2008), ‘La noche de las luminarias’ (Velasco, 2018) y la presente novela ‘Los prodigios de Gillingham’ (Velasco, 2021).
>> más información

La belleza de lo feo (Fri, 06 May 2022)
Tengo sobre mi mesa de trabajo desde hace unas semanas un libro titulado 'España fea' (Debate), cuyo autor es el periodista –es decir, colega– Andrés Rubio. Su encabezamiento llama la atención al primer golpe de vista. De hecho, si no tuviera ese punto morboso no hubiera aguantado tanto tiempo en el banquillo de 'mis' libros pendientes de, al menos, un ojeo, una oportunidad. El viejo truco de atraer por el lado negativo de las cosas, despertar una iniciática curiosidad malsana. El trasfondo del asunto –no se necesita ser muy avispado para deducirlo– se desliza por la geografía de los desaguisados urbanísticos que en nuestro país se han dado a lo largo de las últimas décadas. Mucho, demasiado, casi todo se... Ver Más
>> más información

Walter Benjamin «revisited» (Wed, 04 May 2022)
La recepción de la obra de Walter Benjamin en España ha resultado un tanto irregular. En los años setenta se publicaron traducciones de algunos de sus más importantes textos en la editorial Taurus, a cargo de Jesús Aguirre, así como otras sudamericanas que nos llegaron. Entre tanto, la labor más relevante al respecto la desplegó, sin duda, Reyes Mate, aunque desde un punto de vista teológico. En su momento, poco después de la edición alemana de la decisiva obra de los 'Pasajes', a la que Benjamin se había venido dedicando desde finales de los años veinte, y que no había concluido cuando se suicidó en Port-Bou, Vicente Jarque publicó en 1992 'Imagen y metáfora. La estética de Walter Benjamin' (Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha), en donde por vez primera en España se tomaba nota del conjunto de la obra del filósofo, desde sus años de juventud hasta el final. Desde entonces las cosas se han ido normalizando, mientras a nivel global hemos asistido a una extraordinaria profusión de textos al respecto, hasta dar lugar a lo que ha sido llamada toda una 'Benjamin Industry'. En este contexto, el presente título puede entenderse como una revisión actualizada de su pensamiento. Para hacerlo, su autor ha tomado como punto de partida el concepto benjaminiano de 'experiencia' auténtica (más allá de la empírica) como ámbito de irrupción de la verdad, determinado por sus ideas sobre la 'facultad mimética'. En función de este planteamiento, este libro se ofrece como un examen crítico de aquellos lugares en donde la cuestión se presenta con la mayor acuidad, haciendo evidentes tanto sus contradicciones como, sobre todo (en ello se insiste en todo el texto), sus características ambigüedades. Tras una cita kierkegaardiana ('siempre es necesaria una luz para distinguir otra luz'), comienza con una introducción en donde se exponen los “Motivos” inductores de la investigación, que tienen que ver con el atisbo de que para Benjamin la “experiencia” (frente a la mera 'vivencia') remite a una especie de “descubrimiento” que es también un 'reconocimiento' de algo pretérito, tal vez oscuramente sabido (“una vez es ninguna vez”, tituló Benjamin dos de sus textos) con el que se establece una extraña continuidad sobre la que en el libro se reflexiona vinculándola a la 'mímesis', aun sin dejar de contraponerla a la permanente orientación de Benjamin hacia el fragmento y la interrupción del discurso. En el capítulo segundo, 'Lenguaje y mímesis', y en el tercero, 'Teoría de la experiencia', se abordan estas cuestiones desde el punto de vista de sus teorías sobre el lenguaje, la primera teológica y la segunda antropológica, abiertamente mimética (pasando por sus ideas sobre la traducción), como los territorios sobre los que se asentó su concepto de experiencia auténtica. Es aquí donde se hace obligatorio confrontar algunas de las contradicciones y ambivalencias, las continuidades y discontinuidades entre el Benjamin del 'Origen del drama barroco alemán' y el visitante de Moscú, ya converso al ¡credo materialista¡. El capítulo cuarto, 'La interrupción de la historia', parte de la compleja noción de 'imagen dialéctica', prosigue con su notoria crítica del progreso como ideología socialdemócrata y concluye con sus indecisiones entre la revolución violenta (o la revuelta anarquista) y la perspectiva de una redención. La ambigüedad de sus posiciones se hace más evidente en el capítulo quinto, 'Modernidad y experiencia', en donde se entremezclan los motivos del sueño y del despertar, del surrealismo y de una serie de ¡fantasmagorías' de ribetes utópicos. Todo ello conduce a su diagnóstico de la modernidad como espacio de una 'crisis de la experiencia', directamente asociada a la del 'aura'. En la medida en que esa crisis la reconoce en el final de la capacidad humana para la narración en el sentido tradicional, como transmisora de experiencia, los dos últimos capítulos tratan de su visión de la literatura y el cine. El sexto, 'Teoría de la novela', se ocupa de un asunto hasta ahora un tanto desatendido: sus textos sobre escritores como Proust o Kafka, pero también sobre Goethe, Green, Gide o Döblin, entre otros, así como sus reseñas sobre novelas comunistas. Finalmente, en el capítulo séptimo, 'Ideas sobre el cine', se analizan tanto el influjo de la vanguardia soviética como, sobre todo, del ratón Mickey y Chaplin (por cierto, feliz motivo de guiño ilustrativo en la elegante cubierta del volumen), a la vez que se constatan los límites de su concepto del cine, acaso demasiado abstractamente determinado por su presunta funcionalidad revolucionaria. Vicente Jarque - Foto: José A. Perona Vicente Jarque es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca (Universidad de Castilla-La Mancha). Es autor de diversos libros, como el ya citado 'Imagen y metáfora, La estética de Walter Benjamin' (1992) o 'Experiencia histórica y arte contemporáneo' (2002). También es autor de diversos ensayos de estética, teoría y crítica de arte. Título: Una vez es ninguna vez. Mímesis, relato y cine en Walter Benjamin Autor: Vicente Jarque Editorial: genueve ediciones Año de edición: 2021 Disponible en Genueve. Ediciones Disponible en Unebook
>> más información

'España invertebrada': un siglo mirando al pasado sin pensar el futuro (Wed, 04 May 2022)
Una nación, aventuró Ernest Renan, es un proyecto sugestivo de vida en común. Es decir, un sueño compartido, un horizonte al que avanzar en grupo. La frase la hizo célebre Ortega y Gasset en su 'España invertebrada', un ensayo que fue un éxito instantáneo desde su publicación en 1922 y que ha agitado la conversación pública desde entonces, tal vez por el poder de sus metáforas, que no caducan. Esta semana se reúnen en Madrid decenas de filósofos e historiadores para debatir la vigencia y sentido de este libro en un congreso organizado por la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañón y la Universidad Complutense de Madrid. Cuatro días (desde ayer hasta el 6 de mayo) para volver a preguntarse qué... Ver Más
>> más información

Billy Wilder, el reportero del diablo (Tue, 03 May 2022)
«Un hombre triste acude al médico y le cuenta sus penas. El doctor le da un consejo: ‘Vaya a ver a Debureau, el payaso. Si él no le hace reír, usted es un caso perdido’. El hombre sacude la cabeza. ‘No puedo ir a ver a Debureau, ¡yo soy Debureau’». Así despega una de las crónicas más conocidas de Billy Wilder, ‘Grok, el hombre que hace reír al mundo’, publicada en 1927. El director nacido en el berlanguiano imperio austrohúngaro fue periodista antes de convertirse en uno de los grandes de la historia del cine. El genio esperaba, agazapado. «Yo en tiempos fui Groucho Marx», decía a veces el cómico de falso bigote al final de sus días, cuando se... Ver Más
>> más información

James Ellroy: «Yo quiero ofender, apoyo todo lo que esté relacionado con la ofensa» (Fri, 29 Apr 2022)
James Ellroy se despatarra sobre la butaca y se agarra a los reposabrazos. Tiene unas manos enormes, como si se las hubiera dibujado Lucian Freud, y frunce el ceño a cada poco, detrás de sus gafas redondas. En otro rostro, estas le darían aspecto de intelectual; en el suyo recuerdan al póster de 'Asesinos natos'. El estampado de su camisa nos avisa de su origen californiano, por si lo habíamos olvidado. «¿Está lloviendo?», pregunta, por si el look deja de tener sentido. No, no llueve, pero el cielo de Madrid avecina tormenta. Se ha repetido tanto eso de que Ellroy tiene fama de entrevisado rabioso que se ha debido aburrir del papel, porque ya no ladra. A veces, eso sí,... Ver Más
>> más información

Josep Baqués Quesada: «China ya opera en 'zona gris', sobre todo, en los mares de China» (Wed, 27 Apr 2022)
Licenciado en Derecho y doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Barcelona, el profesor Josep Baqués viene colaborando con diversos órganos del Ministerio de Defensa, entre ellos el EMAD (Estado Mayor de la Defensa); el MADOC (Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército de Tierra), el IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos) y la Revista General de Marina (órgano del Cuartel General de la Armada). Como resultado de sus investigaciones en el ámbito de la evolución de los formatos de conflicto internacional, recientemente ha sido galardonado por la OTAN con el Premio 'Serge Lazareff'. Además, es embajador de la 'Marca Ejército'. Su trayectoria profesional se ha planteado a caballo entre Barcelona, Madrid y Granada. Es profesor de la Universidad de Barcelona y del Instituto Universitario 'General Gutiérrez Mellado' de Madrid. A lo largo de la última década, ha colaborado regularmente como docente en diversos estudios de máster de la Universidad de Granada, ciudad en la que tiene su sede Global Strategy, un colectivo de profesores universitarios del que es miembro fundador y que lidera tanto la revista científica indexada RESI (Revista de Estudios de Seguridad Internacional) como la web de transferencia del conocimiento homónima. —¿Cuándo y por qué surgió la necesidad de emprender este proyecto de investigación? —Este libro es el resultado de una serie de encargos generados entre 2014 y 2016 por parte del Instituto Español de Estudios Estratégicos y del Centro Conjunto de Conceptos del Ministerio de Defensa. En el primero de ellos, se me pidió un artículo, tipo informe, sobre el estado del debate en torno a las guerras híbridas. En el segundo, se trató de un ejercicio similar, pero referente a la 'zona gris'. En ambos casos se trataba de conceptos novedosos (más el segundo que el primero) e interesaba hacer la recepción de los mismos, procedentes del mundo anglosajón y, sobre todo, de los Estados Unidos. Pero los encargos terminaron ahí. Se dedujeron esas dos primeras publicaciones, en 2015 y 2017, respectivamente. A partir de ese momento, se trató de un proyecto personal, para enmarcar ambos conceptos en debates con más trayectoria (por ejemplo, el de las guerras híbridas tiene mucho que ver con el de las guerras de cuarta generación -4GW- que surge en 1989, como consecuencia tardía, pero necesaria, de las reflexiones que suceden al fiasco de Vietnam). Mientras que el debate acerca de la 'zona gris' entronca con las teorías de Carl Schmitt y de Kennan derivadas, a su vez, de su percepción de las cosas tras la Primera y tras la Segunda Guerra Mundial. Ambos plantean la conveniencia de tener en cuenta, invirtiendo a Clausewitz, que quizá sea la paz la que continúa la guerra por otros medios. Es decir, ambos plantean la necesidad de analizar con más rigor situaciones que no llegan a ser una guerra abierta, pero que están muy lejos de ser una paz, digamos, kantiana, basada en la 'bona fides'. En esencia, este libro trata de rastrear esos árboles genealógicos, de perfilar mejor los conceptos ya trabajados en esos dos documentos precedentes, y de iniciar el debate acerca de las contramedidas a adoptar, aunque en este punto queda camino por recorrer. —¿Cómo resumiría el recorrido de las 'generaciones' de las guerras? —La teoría de las guerras de cuarta generación no está exenta de críticas. Pero tiene un gran valor heurístico. Sus defensores analizan las guerras desde la Paz de Westfalia (1648) hasta la actualidad. En esencia, señalan que las de primera generación (1648 a 1860) se corresponden con ejércitos casi sin movilidad, que evolucionan en el campo de batalla por filas y columnas, dotados de armas de muy corto alcance (de las picas al mosquete con bayoneta y con escasa artillería) y que desconocen tanto el arte operacional como la maniobra. En las de segunda generación (1860 a 1918), el arte operacional ya adquiere protagonismo, aunque no la maniobra. Lo que sí se logra es desplazar grandes cantidades de tropas a grandes distancias y en cortos espacios de tiempo, gracias al ferrocarril y conectar los cuarteles generales con el frente en tiempo casi real, gracias al telégrafo. Asimismo, se incrementa la potencia de fuego, con artillería mucho más potente. Todo ello a riesgo de que la paridad de fuerzas provoque estancamientos de los frentes, como sucedió durante la primera guerra mundial. En las de tercera generación (1918 a 1991) domina la maniobra. Es la gran novedad. Sobre todo, a partir de la 'blitzkrieg', o 'guerra relámpago'. Pero también gracias al concepto soviético de la 'batalla táctica profunda' y las 'operaciones en profundidad'. Pero esas teorías solo son realidad gracias a grandes avances tecnológicos: los carros de combate están dotados de la velocidad y la autonomía suficientes para penetrar y desbordar las líneas enemigas; la artillería de campaña acompaña a esos carros; la aviación ablanda los objetivos en misiones de apoyo táctico, con lo cual se atisba la doctrina conjunta. El problema, según los teóricos de las guerras de cuarta generación, es que muchos analistas tomaron el éxito de la coalición occidental en la guerra de Irak de 1991 como la prueba del triunfo de un modelo que, en realidad, se estaba agotando. Para ellos, lo sucedido en 1991 fue el canto del cisne, de un modo de hacer la guerra que venía del último año de la primera guerra mundial (con la ofensiva de Ludendorff) y cuyas principales aportaciones doctrinales son de los años 30 del siglo XX. En las guerras de cuarta generación, las actuales, decae el arte operacional y la maniobra deja de tener sentido, porque ya no hay un campo de batalla como tal, ni líneas de frente. No hay nada que desbordar. Además, la diferencia entre combatientes y no combatientes también se difumina. Como también lo hace el 'ius in bello', incluso en su traslación actual, como derecho internacional humanitario. —¿Cómo y por qué surge el concepto de 'guerra híbrida'? —De esas reflexiones no solo surge la teoría de la cuarta generación como tal, sino también, al cabo de pocos años, la teoría de la 'guerra híbrida'. En el libro señalo otros precursores, como las Nuevas Guerras de Kaldor o las 'guerras entre la gente' de Rupert Smith. Pero la teoría de la 4GW es más incisiva y polemológica. De ahí su utilidad. Las amenazas o estrategias híbridas son cajones de sastre en los que se integran tanto las auténticas 'guerras híbridas' como las 'zonas grises'. Las llamamos 'híbridas' por la variedad de componentes que incluyen. Pero, sobre todo, porque en ambos casos el papel de las fuerzas armadas regulares y sus armas convencionales es menos relevante que en las guerras anteriores. En el caso concreto de la 'guerra híbrida', adquieren un gran protagonismo las fuerzas irregulares (milicias, 'señores de la guerra', insurgencias) e incluso grupos terroristas y grupos criminales. Ahora bien, eso no significa que las armas o las fuerzas convencionales pierdan su valor. No es el caso. Si así fuere, no hablaríamos de 'guerra híbrida', sino de 'guerra de guerrillas', «guerra irregular» o 'conflicto asimétrico'. Por consiguiente, la 'guerra híbrida' integra todos esos elementos (también los convencionales) en una única fuerza, coordinada a todos los niveles (estratégico, operacional e incluso táctico). Eso las hace muy difíciles de combatir cuando se las afronta con unas fuerzas armadas preparadas solamente para las guerras convencionales o clásicas, que esperan enfrentarse a un rival que sigue las mismas reglas. Pero también son difíciles de combatir por un Estado que crea que, simplemente, va a enfrentarse a un grupo de guerrilleros dispersos y mal armados. Esta teoría incide en la necesidad de evitar ambos paradigmas. —¿Y cuáles son las raíces del concepto de 'zona gris'? —Su vocación es revisar el 'statu quo', incluso en asuntos tan propios de las guerras como provocar la anexión de un Estado por otro (en todo o en parte) o apoyar la independencia de una parte del territorio de un Estado rival (para debilitarlo) o provocar cambios de régimen o de gobierno que, a su vez, impliquen el debilitamiento de las alianzas internacionales establecidas. La peculiaridad de la 'zona gris' es que no se cruza el umbral de la guerra: se puede llegar a jugar al límite de dicho umbral, pero con la mirada puesta en no estimular una respuesta militar de los Estados defensores del 'statu quo'. Para ello, se emplean instrumentos como narrativas hostiles tendentes a provocar la subversión en los territorios afectados; la movilización de civiles, en su caso armados, que pueden llegar a plantear desde dinámicas de violencia organizada en entornos urbanos hasta atentados terroristas; presiones económicas (boicots a productos, amenazas a vendedores o consumidores; actos de sabotaje). Y también tienen un papel que jugar las fuerzas armadas. Por ejemplo, las fuerzas armadas convencionales del Estado que genera una 'zona gris' deben disuadir al Estado perjudicado por ella (para que, mientras tanto, esa política de subversión del orden establecido surta sus efectos). —¿Cómo encajan situaciones como las provocadas por ISIS, los conflictos en Ucrania y Yemen con estas definiciones? —El ISIS es un grupo terrorista que ha tenido la pretensión de ocupar territorio, con lo cual puede actuar como un Estado y plantear no solo atentados, sino también 'guerras híbridas'. Pero la doctrina de la 'zona gris' discute que eso pueda ser calificado como tal, en la medida en que ya se ha cruzado un umbral de violencia incompatible con la naturaleza misma de la 'zona gris'. Lo mismo cabe decir de lo que esta sucediendo en Yemen. El caso de Ucrania es especialmente interesante… En 2014, Rusia empleó estrategias híbridas para hacerse con el control de Crimea (más 'zona gris' que 'guerra híbrida') y del Donbas (más 'guerra híbrida' que 'zona gris'). Lo hacía pensando que una participación más descarada, en una guerra convencional, haría saltar las alarmas de los EE.UU. y de la OTAN que, recordemos, venían 'cortejando' a Ucrania desde 2008. El problema es que se ha perseverado en esa invitación (cumbre de Bruselas de junio de 2021), mientras Ucrania incorporaba ese ingreso en normas de rango constitucional (lo cual es atípico en derecho comparado) y a Rusia la 'zona gris' se le quedaba pequeña (no estaba generando los efectos desestabilizadores necesarios en suelo ucraniano). Entonces, la guerra es consecuencia de una suma o, mejor, de una intersección de factores. Por una parte, Moscú asume como inminente la entrada en la OTAN de Ucrania, pero, como todavía no está dentro, interpreta que la OTAN carece de compromiso y que no intervendrá en apoyo de Ucrania: se trata de una ventana de oportunidad con fecha de caducidad. Por otra parte, asume que debe escalar de la 'zona gris' a una guerra, probablemente híbrida; porque las 'zonas grises' requieren tiempo para surtir efectos y ese tiempo se estaba acabando. De todos modos, debo añadir que el atrevimiento de Putin también ha tenido que ver con la tibieza de Biden en las semanas previas a la invasión. No se puede frenar a un país como Rusia con la mera amenaza de sanciones económicas. Eso ya lo publiqué mucho antes de que comenzara esta guerra. Putin lo daba por descontado, tiene modos de capear el temporal y sabe que le vamos a hacer daño, pero que esas sanciones tienen un efecto boomerang, de modo que también nos haremos daño… Entonces, la pregunta es simple: ¿Es más resiliente la sociedad rusa o la occidental? Putin cree que la suya. Occidente cree que, en los cálculos más optimistas, la resistencia ucraniana puede acabar con el régimen de Putin, por desgaste. Quién sabe. Pero, de momento, las sanciones no han evitado la invasión, ni están evitando que la guerra prosiga. —¿Hasta qué punto queda diluida la función de la ONU (y, por extensión, la diplomacia) en entornos tan volátiles –y maquiavélicos– como los propios de los conceptos abordados por usted en su obra? La ONU carece de utilidad para desarrollar la función que le dio origen: evitar las guerras. Eso lo sabemos desde hace tiempo. La crisis de los misiles de Cuba, de 1962, no degenera en Tercera Guerra Mundial debido a la credibilidad de la MAD (Destrucción Mutua Asegurada), pero no debido al papel de la ONU. Lo que ocurre es que en la guerra de Ucrania eso está siendo especialmente escandaloso. En la fase diplomática, previa a la invasión, Putin se entrevistaba, básicamente, con jefes de Estado y de gobierno: Macron, Boris Johnson, Biden, Xi Jinping, etc. Esto demuestra fehacientemente algo que muchos profesores hace tiempo que explicamos en nuestras clases: Fukuyama se equivocó (no hay nada parecido a un 'final de la historia'); el derecho internacional tiene demasiadas limitaciones para ser aplicado con eficacia; el mundo es anárquico, aunque no necesariamente caótico (de hecho, tampoco hay tantas guerras como desencuentros, pero es por motivos ajenos a la ONU, que tienen que ver con equilibrios de poder); y los Estados recuperan un protagonismo (a ojos de algunos) que en realidad nunca han perdido (a ojos de otros, entre los que me cuento). ¿Cuál es el problema? El exceso de expectativas depositadas en instrumentos que no funcionan genera malos diagnósticos. Y eso genera guerras. —¿Por qué se considera, en la actualidad, como 'híbrido' el 'fused mix' de Hoffman, cuando esos elementos –armas convencionales, tácticas irregulares, terrorismo y comportamiento criminal en el campo de batalla– ya existían antes? —Precisamente, porque antes no estaban fusionados. Antes había ejércitos regulares o guerrillas; ejércitos regulares o terroristas; guerrillas o terroristas. Y en función de cada actor, definíamos el tipo de guerra, o de no guerra (en el caso del terrorismo). Lo que Hoffman advierte en 2006, en la guerra del sur del Líbano, es que Hezbollah no es solamente un ejército convencional, ni solo una guerrilla, ni solo un grupo terrorista. Él llegó a decir, literalmente, que «no es ni carne ni pescado». Pero tampoco vale decir que no es «nada». Porque es una mixtura (una hibridación) de todas esas cosas. Lo mismo cabe decir de los talibanes, del DAESH en sus mejores aunque cortos momentos; o de los 'warlords' que proliferan en diversos Estados. —¿Cómo prevé el futuro, a partir de acontecimientos como los que están sucediendo en la actualidad? Y en este contexto, cómo prevé el comportamiento de China? —El futuro será convulso. Pero eso no es ninguna novedad. Lo novedoso sería que no lo fuera. China ya opera en 'zona gris', sobre todo, en los mares de China, planteando órdagos a Japón y otros estados de la zona e, indirectamente, a los EE.UU. Ello es así en la medida en que algunos de los afectados son aliados de los EE.UU, y en la medida en que, en algunos casos, los Tratados de Defensa Mutua firmados con esos aliados incluyen la defensa de los territorios que China reclama (pensemos en las islas Senkaku, que son japonesas). Pero lo peor está por llegar. La guerra de Ucrania está cristalizando una coalición antioccidental con Rusia, China e India juntas, y con la mayor parte de los estados musulmanes dispuestos a escuchar sus 'cantos de sirena'. Mientras eso ocurre, los EE.UU. tienen una credibilidad menor que la que tenían años atrás y la Unión Europea puede estar generando uno de esos 'excesos de expectativas' que antes he comentado. No es para estar tranquilo. Ficha técnica Título: 'De las guerras híbridas a la zona gris. La metamorfosis de los conflictos en el siglo XXI' Autor: Josep Baqués Quesada Editorial: UNED Año de edición: 2021 Disponible en Editorial UNED. Disponible en Unebook.
>> más información

Se ha escrito un crimen… detrás de otro (Wed, 27 Apr 2022)
Agosto de 2017. Savanna Greywind, de 22 años, acaba de encargar una pizza justo cuando su vecina le pide ayuda. Tiene que dar los últimos retoques a un vestido y necesita que alguien le haga de modelo. Le ofrece 20 dólares por las molestias. Savanna, faltaría más, accede. Sube las escaleras y, mientras tanto, le envía un mensaje a su madre para decirle que enseguida vuelve; que sube un momento a casa de los vecinos del apartamento número 5. Pero Savanna no vuelve. Desaparece. Se esfuma. «Nadie ha caído aún en la cuenta de que es muy raro pedirle a una embarazada de ocho meses que haga de maniquí», leemos de pronto. Un par de páginas más y se confirman... Ver Más
>> más información

Desvelan al fin los secretos de Miropol: la matanza que los nazis ocultaron en Ucrania durante décadas (Wed, 27 Apr 2022)
De poder, la tierra ucraniana hubiera dejado escapar una lágrima aquella jornada. El 13 de octubre de 1941, los chasquidos de un obturador quedaron ensordecidos por el rugir de los fusiles y los lamentos de familias enteras. La cámara, una Zeiss Ikon Contax, dejaba triste testimonio de cómo dos soldados nazis y tres milicianos disparaban contra una anciana hierática que rozaba el borde de una fosa. A su lado, un chiquillo la miraba, quizá sin entender el macabro teatro que le rodeaba; una función en la que iba a ser obligado a participar. El humo blanco que emanaba de la bocacha del arma, fresco todavía, terminaba de emborronar la escena. No lloró la tierra, pero sí se movió sola. Al... Ver Más
>> más información

Mario Vargas Llosa supera el Covid y sale del hospital (Mon, 25 Apr 2022)
El Nobel de literatura hispano-peruano Mario Vargas Llosa ha superado el Covid y saldrá del hospital donde fue ingresado la semana pasada por complicaciones de la enfermedad, para «seguir con la recuperación» en su casa, tal y como han anunciado este lunes sus hijos a través de Twitter. «Ahora, a casa a seguir con la recuperación», escribieron en sus cuentas de Twitter Álvaro y Morgana Vargas Llosa, junto a una foto en la que salen abrazados con su padre de 86 años, sonriente, y su otro hermano, Gonzalo.<blockquote class="twitter-tweet" data-width="550"><p lang="es" dir="ltr">MVLL venció al Covid. Ahora, a casa a seguir con la recuperación. Gracias a la ciencia que salva vidas y al personal médico por su dedicación. Les estaremos siempre muy reconocidos. Llevan años luchando contra esta pandemia. Toda nuestra admiración para ustedes <a href="https://t.co/K07V7ryK7C">pic.twitter.com/K07V7ryK7C</a></p>&mdash; Morgana Vargas Llosa (@morganavll) <a href="https://twitter.com/morganavll/status/1518516187562491904?ref_src=twsrc%5Etfw">April 25, 2022</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> «Gracias a la ciencia que salva vidas y el personal médico por su dedicación. Les estaremos siempre muy reconocidos. Llevan años luchando contra esta pandemia. Toda nuestra admiración para ustedes», agregaron los hijos de Vargas Llosa en el mensaje en la red social. Los hijos del último representante vivo de la generación dorada de la literatura latinoamericana anunciaron el viernes pasado que su padre estaba ingresado en una clínica de Madrid por complicaciones relacionadas con el coronavirus. «Él y su familia agradecemos las muestras de cariño que estamos recibiendo», decía en ese momento el mensaje firmado por Álvaro, Gonzalo y Morgana, los tres hijos que tuvo con su exesposa Patricia Llosa. El autor de 'La ciudad y los perros', 'Conversación en la Catedral' y 'La fiesta del Chivo' tuvo que cancelar su agenda de esta semana, en la que tenía previsto participar en la presentación en Madrid de una biografía de 'Cervantes' de Santiago Muñoz Machado. Antes de caer enfermo, Vargas Llosa presentó a principios de abril en la capital española, donde reside, su último libro, «La mirada quieta (de Pérez Galdós)», un ensayo sobre el autor español Benito Pérez Galdós. El escritor tiene previsto llevar esta obra a la Feria del libro de Buenos Aires (28 de abril-16 de mayo). Premio Nobel de Literatura en 2010, Vargas Llosa arrancó en 1959 su larga carrera literaria, en la que ha escrito novelas, cuentos, un volumen de memorias, ensayos, obras de teatro, libros de poesía y artículos de prensa, que aún publica con periodicidad en el diario español El País. Vargas Llosa, pareja actual de Isabel Preysler , exmujer del cantante Julio Iglesias, obtuvo la nacionalidad española en 1993.
>> más información

Mi primer Sant Jordi... como premio Nadal (Mon, 25 Apr 2022)
En una de las muchas cartas que envió a un destinatario siempre cómplice, pero sobre todo lector, desde su casa de Amherst (Massachusetts), Emily Dickinson escribió: «¿Tiene usted flores y libros, esos consuelos para el dolor?». Y de eso, precisamente, de flores y libros, libros y flores, se llenan las calles de Barcelona cada 23 de abril. El Día del Libro coincide habitualmente con la entrega del premio Cervantes en Madrid, por lo que siempre había visto aquella realidad como un ensueño. Pero este año, repleto para mí desde el pasado 6 de enero de primeras veces, de quimeras alcanzadas, he podido vivirlo en primera persona, y no a través de los relatos de otros autores, editores, libreros, amigos. Eso de... Ver Más
>> más información

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"A los jóvenes que quieren morir", de Gwendolín Brooks

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

UNDÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2021 - ENERO 2022

DUODÉCIMA TEMPORADA:   ENERO 2022 - DICIEMBRE 2022

Visitas totales


E-mail