Mis amigos los libros:

El doctor Zhivago, de Boris L. Pasternak

“El doctor Zhivago” es una hermosa creación, nacida del horror y la grandeza de un apocalipsis histórico, que no se explicaría sin él, pero que, a la vez, escapa de él y lo niega, anteponiéndole algo distinto, un objeto creado, que debe todo su ser a la imaginación, al sufrimiento de un artista y a su malabarismo retórico. (Mario Vargas Llosa)

Un trabajo de…

Muchas mentes estudiosas de la literatura han querido ver una similitud entre las dos grandes obras de la creación rusa: Guerra y Paz de León Tolstoi y El doctor Zhivago de Boris L. Pasternak, y ciertamente, a pesar de que la primera dramatiza los momentos cruciales de la era napoleónica y la segunda se desarrolla entre la prerrevolución y la guerra civil pasando, lógicamente, por el periodo revolucionario, ambas intentan resumir la historia nacional rusa compartiendo un cierto tono de épica en sus protagonistas, describiendo sendas sociedades y culturas de sus respectivas épocas y profundizando en la encrucijada psicológica de unos individuos atrapados en la vorágine de la historia, todo visto desde la subjetividad de sus autores, lo cual les trajo, a ambos, algún que otro problema, sobre todo a Pasternak, ya que su desvió del realismo socialista impuesto por el partido le llevó al rechazo de la publicación de su novela dentro de la Unión Soviética.

Así pues, El doctor Zhivago se editó en Italia en 1957 y al año siguiente en Inglaterra con gran aclamación de la crítica y éxito de ventas, lo que le supuso a su autor la concesión del Premio Nobel de Literatura en 1958 “por su notable logro tanto en la poesía contemporánea como en el campo de la gran tradición narrativa rusa”, algo no muy bien recibido por el Kremlin de Moscú, pues sus dirigentes no pensaban lo mismo de la obra de Pasternak, la cual consideraban “basura literaria” y sobre esta novela opinaban que era “una sátira maliciosa de la revolución socialista”. Sin embargo, a causa del Nobel, no pudieron deportarlo de su país, aunque sí lo expulsaron del Sindicato de Escritores. El doctor Zhivago no sería publicada en Rusia hasta 1988, un año antes de la caída del Muro de Berlín.

El doctor Zhivago aúna en sí misma dos géneros narrativos: el de la novela histórica - política y el de las grandes historias de amor, siguiendo la tradición literaria de finales del siglo XIX y principios del XX. Sí pretendía ser realista, Pasternak no lo consiguió, pues sus personajes tienen esa cierta pátina épica de los héroes antiguos, por lo que dejan de ser creíbles, aunque resulten verosímiles. Sin embargo, Pasternak no parecía de esos escritores que se acomodan a las normas de una escuela o movimiento, más bien lo contrario, le gustaba lanzar desafíos y mezclar tendencias sintetizando tradiciones en sus trabajos.

Pero antes de seguir analizando la obra deberíamos conocer más al hombre que la creó. Pasternak publicó su única novela, El doctor Zhivago, tres años antes de su muerte, pues dedicó su ingenio preferentemente a la poesía y, tras la acusación de ser demasiado subjetivo, durante el gobierno de Stalin, no le quedó más remedio que vivir traduciendo a los clásicos. Boris Leonidovich Pasternak nació en Moscú el 10 de febrero de 1890, en el seno de una familia de origen judío ucraniano. Su padre, Leonid Pasternak, era pintor y su madre, Rosa Kaufman, concertista de piano, por lo que su infancia se desarrolló en un ambiente artístico y cultural, donde se recibía a los intelectuales del momento, como el escritor Tolstoi o el compositor Alexander Scarabin quien le introdujo en el estudio de la música, la cual Pasternak abandonó a los 19 años para dedicarse a la poesía, donde comenzó a ganarse una reputación entre los movimientos simbolistas y futuristas rusos. A causa de una lesión en una pierna que se hizo siendo niño, se libró de ir al ejército durante la Primera Guerra Mundial, sin embargo, colaboró en una junta de reclutamiento en los Urales. En los inicios de la revolución, estuvo a favor de ella pues entendía que eran necesarias las reformas sociales  y las libertades democráticas en su país, el cual permanecía anclado en un feudalismo medieval, pero, a medida que el nuevo régimen soviético se volvía cada vez más represivo con los disidentes y conservador con la libertad cultural, Pasternak se fue desilusionando y alejando del movimiento revolucionario, lo que no le permitió publicar sus trabajos y se dedicó a la mera supervivencia y a esquivar un posible destino en los campos de trabajo o a una sentencia de muerte, como les ocurrió a muchos de sus amigos y conocidos. Y ello fue el impulso que le llevó a dejar la poesía y escribir esta novela para contar la historia de su generación, tanto bajo el dominio del Zar, como del estado comunista.

Pasternak concibió esta novela como un espacio donde exponer sus pensamientos y puntos de vista sobre los temas importantes del ser humano: religión, sociedad, arte, política, etcétera, al mismo tiempo que evitaba los clichés simplistas del realismo socialista y la visión depurada de la revolución y sus logros. A causa de sus opiniones opuestas a muchas de las decisiones gubernamentales, fue castigado con la detención, en 1949, de su pareja, Olga Vsevolodovna Ivinskaia, en la que basó su personaje de Lara.

A pesar de que en alguna ocasión Pasternak afirmara que “un poema es a la prosa como un boceto a una pintura”, El doctor Zhivago contiene innumerables imágenes, simbolismos o contrapuntos que no solamente aderezan, sino que enlazan entre sí los elementos narrativos, algo que todavía le aleja más del realismo y da la sensación de no delimitar los personajes dejando, en múltiples ocasiones, el protagonismo al propio escenario y los elementos circunstanciales que les rodean, creando de esta forma un cierto ambiente fantástico, como de cuento, gracias a su perspectiva de subjetividad poetizada, algo que podemos comprobar desde el inicio, cuando el pequeño Yuri Zhivago asiste al funeral de su madre en medio de una tormenta de nieve, escena en la que la soledad de un niño de diez años, huérfano, resulta todavía más abrumadora.

Uno de los temas centrales de la novela es la capacidad de supervivencia del individuo, y aunque aparece, en sus diversas variantes, prácticamente, en casi todos los personajes, es en Yuri donde se desarrolla con plenitud: el Ulises moderno que debe enfrentarse a una serie de difíciles pruebas a lo largo de su viaje iniciático en cuyo final, en lugar de esperarle su isla Ítaca y una Penélope paciente, le aguarda la soledad reparadora y el consuelo eterno.

Todo comienza en los últimos años de la monarquía zarista. Tras el suicidio de su padre al verse arruinado, Yuri se va a vivir con el profesor Alexander, su esposa Anna Gromeko y su hija Tonya. Poco tiempo después, el azar le conduce, por primera vez, ante la persona que va a ser el centro de toda su búsqueda, el catalizador de la novela y el peso de la balanza entre el bien y el mal de su propia conciencia: Lara Guishar, la hija adolescente de un fabricante de sombreros. Su primer encuentro fue ocasional, justo durante el intento fallido de suicidio de la madre de Lara; el segundo en la fiesta de Navidad donde Lara intenta dispararle a su amante, el rico abogado Komarovsky, quien, sin proponérselo, será el que establezca una conexión entre los dos. Más tarde, se encontrarán en el frente durante la Primera Guerra Mundial, donde Yuri, ya casado con Tonya, desempeña el trabajo de médico militar, y Lara colabora como enfermera, habiéndose acercado al frente en búsqueda de su marido, Pasha Antipov, quien había desaparecido, atormentado por el pasado de su esposa con Kimarovsky, dejándola sola con su pequeño hijo. La intimidad entre Yuri y Lara va creciendo, pero en ese momento estalla la revolución y ambos regresan a sus respectivos hogares.

El mundo que le aguarda a Yuri en Moscú, bajo el dominio de los bolcheviques, no difiere demasiado de la existencia deshumanizada que dejó en la guerra, pues la vida desahogada de su familia se ha transformado en una continua lucha por la supervivencia y donde la sensibilidad artística de Yuri, su integridad y su fuerte personalidad, más que virtudes, suponen un riesgo porque pueden resultar sospechosos. Huyendo de aquella atmósfera opresora, toda la familia viaja hacia el este, a la antigua finca familiar de Tonya en Siberia. Curiosamente, Lara vive cerca, en Yuryatin. Y en ese largo viaje en tren desde Moscú hasta los Urales, Pasternak ofrece uno de los mejores pasajes de su novela, por su evocación del inmenso paisaje ruso, por la descripción de las diversas clases de la sociedad rusa que ahora se aúnan en un desplazamiento forzado por sus deseos de huir de los peligros de la guerra y de la anarquía imperante en aquellos momentos de la guerra civil…

Pero dejaremos el resto de la novela para ser descubierta en su lectura. Sin embargo, en el momento de hacerlo, debemos tener en cuenta lo que he mencionado al inicio: El doctor Zhivago es una epopeya, un romance y una historia. En sí, cuenta la historia de los rusos obligados a vivir las numerosas tragedias que les vinieron encima durante la primera mitad del XX y, al mismo tiempo, narra las pruebas emocionales del amor en sus formas más complicadas que, por eso mismo, también, quizá, sean las más puras. No debemos olvidar que Yuri Zhivago es el típico héroe clásico, defectuoso en tanto que humano y, por lo tanto, incapaz de controlar su vida y sus lealtades. Pasternak lo definió con un fuerte carácter moral y un gran deseo de hacer el bien, aunque luego hace lo que puede y comete errores de bulto. Todo esto nos lleva a pensar que quizá, El doctor Zhivago fuera una especie de biografía espiritual del propio Pasternak quien, como el propio personaje que creó, se debatía entre sus propios sentimientos y la cruda realidad.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"Soneto 130", de William Shakespeare

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

UNDÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2021 - ENERO 2022

Visitas totales


E-mail