La máquina del tiempo.

Yo, Julia, de Santiago Posteguillo

Yo Julia, Premio Planeta 2018, no es una historia más de romanos, sino la de una mujer impresionante que supo jugar sus bazas para conseguir todo aquello que había soñado, en un mundo donde la vida no merecía mucho respeto y donde la traición, la ambición, la crueldad y la locura estaban en el día a día, pero Julia Domna utilizó todas sus armas para llegar a concentrar en sí misma el mayor poder alcanzado por ninguna mujer en el Imperio Romano.

Un trabajo de…

La novela nos va narrando, mediante la característica forma de escribir de Posteguillo: claridad, agilidad, tensión del ritmo, plasticidad en las descripciones, ambientación estudiada, unos personajes de excelente profundidad psicológica, alternando los reales (una gran mayoría), con los inventados, y unos diálogos verosímiles, aunque, lógicamente, sean ficticios, el ascenso trabajado de Julia en la peligrosa escala del poder que, en realidad, era exclusivo de los hombres.

Con sus dos anteriores trilogías: Escipión el Africano (Africanus: el hijo del cónsul, Las legiones malditas y La traición de Roma) y Trajano (Los asesinos del emperador, Circo Máximo y La legión perdida), Posteguillo ya consiguió familiarizarnos con la historia de Roma, hasta el punto de hacernos creer partícipes de los hechos que en ellos se relatan, algo que con los dos tomos dedicados a Julia Domna ha fortalecido metiéndonos en las intrigas palaciegas y en las cábalas, temores y deseos de sus personajes.

Pero vayamos a la parte más histórica y situémonos en el justo espacio temporal.

Julia Domna nació el año 170, de nuestra era, en Emesa (la actual Homs), una ciudad de fundación árabe situada en el valle del río Orontes, dentro de la Siria romana. Esta ciudad cosmopolita era particularmente estratégica, pues controlaba la frontera que el Imperio Romano tenía con el Imperio de Partia, su rival más fuerte en Oriente durante el siglo II, además de ser una encrucijada de caminos que comunicaban con diferentes pueblos de Europa y Asia por lo que se había convertido en un gran enclave comercial. 

El origen étnico de nuestra heroína no está demasiado claro, ya que mezclaba en su persona procedencias semíticas, como demuestra el nombre Domna, y romanas, como así lo indica el de Julia. Lo que sí se sabe con certeza es que tenía la ciudadanía romana por derecho y que era hija del sumo sacerdote del dios Baal, una antigua divinidad de los pueblos de Asia Menor, y cuyo sacerdocio recaía en miembros de la casa gobernante, por lo que Julia Domna procedía de la nobleza.

Septimio Severo, el futuro esposo de Julia Domna y futuro emperador, conoció a Julio Bassianus y a su pequeña hija Julia (entonces tendría tan solo diez años de edad) cuando comandaba la IV legión escita en Siria. Sin embargo, una predicción sobre la joven aseguraba que se casaría con un rey y Septimio, conocedor de tal augurio, la pidió como esposa al poco de quedar viudo de su primera mujer, Paccia Marciana. Septimio y Julia se casaron en el 187, él tenía 41 años y ella 17, y en los siguientes dos años le dio sendos hijos: Lucio Septimio Bassiano (Caracalla) y Publio Sptimio Geta (Geta).

Se dice que Julia Domna era una bella mujer, pero, sobre todo, culta, inteligente, astuta, ambiciosa y valiente, por lo que no parece nada extraño que, a pesar de la diferencia de edad, Septimio le tuviese un enorme afecto y depositase en ella toda su confianza.

Lo cierto es que la carrera de Septimio avanzó de forma meteórica desde su boda con Julia: tras su periodo en la Galia, sirvió como procónsul en Sicilia, donde parece que consultó el horóscopo del Emperador Cómodo, lo cual era un delito de traición, pero salió absuelto de este problema y Cómodo lo nombró Cónsul de Roma en la provincia fronteriza de Panonia Superior con nada menos que tres legiones a su mando, poder que muy pocos ostentaban en el Imperio.

Cómodo no fue un emperador demasiado popular, aunque tenía el respaldo de la guardia pretoriana, sin embargo, fue asesinado por un complot palaciego el 31 de diciembre del 192, siguiéndole en el puesto Pertinax, quien intentó sanear la maltrecha economía de Roma, pero ello conllevaba pagar menos a los pretorianos, lo que decidió la brevedad de su reinado siendo asesinado por sus propios guardias ochenta y dos días después de haber subido al trono. Acto seguido, la guardia pretoriana subastó el trono de Roma al mejor postor entre los hombres más ricos de la ciudad, ganando la puja Didio Juliano.

Hasta este momento, Septimio Severo se había mantenido al margen de las luchas palaciegas y políticas, pero a la vista de cómo se estaban poniendo las cosas, sus legiones panonias lo proclamaron Emperador, aunque casi al mismo tiempo, ocurría algo similar con las legiones británicas, que eligieron a su comandante Clodio Septimio Albino, y las sirias, que propusieron a Prescenio Niger. La guerra civil estaba dispuesta. Severo fue más rápido y marchó hacia Roma. El pánico cundió en la ciudad y, ante la perspectiva de una horrible matanza, Julianus fue asesinado y Septimio Severo proclamado Emperador y su mujer, Julia Domna, fue nombrada oficialmente Augusta.

Sin embargo, el reconocimiento oficial de Septimio en Roma no disipó la amenaza de guerra civil, ya que ni Albino ni Níger reconocieron su legitimidad imperial. Septimio, en un principio, actuó ágilmente para evitar luchar contra sus dos rivales simultáneamente. Esto se logró mediante la negociación de un acuerdo por el cual Septimio designó a Albino como su César (emperador menor y heredero imperial) a cambio del reconocimiento de Albino de su propio estatus como Augusto. Este acuerdo aseguró el flanco norte de Septimio, permitiéndole centrar su atención en Níger y el Este. El conflicto que siguió no fue demasiado prolongado: de hecho, la victoria de Septimio allí se completó militarmente en la primavera de 194 en Issus.

Al lado de su esposo a lo largo de esta campaña, las conexiones de Domna ayudaron a Septimio a asegurar la lealtad de la base siria de Níger rápida y completamente. Los lazos familiares de Domna, sin embargo, no fueron sus únicas contribuciones a la empresa de su marido, ya que Septimio explotó tanto su valor de propaganda como su intelecto en el proceso de asegurar su posición imperial, acuñándose monedas con el retrato de Domna y la leyenda: "Venus Victrix, Venus Genetrix", lo que vinculaba a la familia de Septimio con la de Julio César al proclamarse descendientes de la diosa Venus, y algo parecido consiguió con el nombramiento de Julia Domna como "Mater Castrorum" por las tropas, algo que solo había ocurrido una sola vez anteriormente con Faustina II, la esposa del Emperador Marco Aurelio, lo que de nuevo les vinculaba con otro gran emperador además de que se reconocía públicamente el papel de estratega de la joven esposa de Severo. 

Después de la consolidación de Septimius en el Este, era hora de un enfrentamiento con Albinus. Esto se precipitó poco después del anuncio del nuevo título de Domna, cuando Septimius renombró oficialmente a Caracalla como Marcus Aurelius Antoninus, y luego reconoció a este niño de siete años como su César. Albinus sabía la importancia de estos movimientos y se rebeló, solo para ser derrotado finalmente por Septimius en una batalla cerca de Lyon (Francia) en febrero de 197.

Julia Domna permaneció siempre al lado de Septimio, sosteniendo su moral, aconsejándole y apoyándole en sus decisiones a pesar de tener uno de sus mayores enemigos en Cayo Fulvio Plautiano, el mejor amigo de su marido, y fue, así mismo, madre de dos emperadores, Caracalla y Geta, pero de esto hablaremos en el comentario del siguiente libro de Santiago Posteguillo: Y Julia retó a los dioses.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"El lagarto está llorando", de Federico García Lorca

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

Visitas totales


E-mail