La máquina del tiempo.

El italiano, de Arturo Pérez Reverte.

“El italiano” es una historia de amor encuadrada en un tiempo complicado e histórico: la Segunda Guerra Mundial, y en un lugar real: la España franquista, más concretamente, la bahía de Algeciras, a poca distancia del enclave británico de Gibraltar.

Un trabajo de…

Los hechos de guerra verídicos relatados por Arturo Pérez-Reverte (permitiéndose algunas licencias, claro está) se refieren a los ataques que la Marina italiana llevó a cabo mediante buceadores de la Decima Flottiglia MAS (Motoscafi Armati Siluranti). Liderados por Junio Valerio Borghese, tripulando los propios torpedos contra la base británica del Peñón. Una unidad de élite de nuotori d’assalto quienes. montados en los SLC (Siluro a Lenta Corsa), se infiltraron en diversos puertos del Mediterráneo (Creta, Alejandría, Malta, Gibraltar…) para hundir los buques de guerra y transporte de los ejércitos aliados.

 

Las misiones de estos hombres eran casi suicidas y produjeron admiración incluso entre los enemigos, como ocurrió con el propio Churchill, y la envidia de las fuerzas especiales alemanas, devolviéndole un poco de dignidad a un ejército italiano que no era demasiado respetado. La X MAS tenía como emblema una calavera con una rosa entre los dientes y su lema era: “Memento Audere Semper” (Recuerda atreverte siempre). Y valor y audacia no les faltó.

 

Pero Arturo Pérez-Reverte diseña un personaje intermedio para que nos cuente la historia: la librera de La Línea Elena Arbués (una joven española viuda a causa de un bombardeo británico del puerto argelino de Mazalquivir, donde estaba fondeado el buque mercante en el que él trabajaba), quien se enamora de uno de los buceadores italianos, Teseo Lombardo. Elena es culta, ávida lectora y mujer ensoñadora; hija de un maestro republicano, dirige la librería donde su padre traducía a los clásicos, pero también ayuda con la suya a su viejo amigo Sealtiel Gobovich en Gibraltar, por lo que cruza de un lado a otro de la frontera con bastante frecuencia. Su encuentro con Teseo es accidental, pero ese hecho marcará sus vidas para siempre.

 

En aquellos momentos se suponía que España era un país neutral en la contienda mundial, sin embargo, en aquella tierra donde todavía supuraban las cicatrices de la pasada Guerra Civil, nadie lo era y, aunque unos en silencio y otros con bastante menos disimulo, la sociedad se dividía entre las simpatías por los aliados y las destinadas a los nazis y fascistas. Por otra parte, es difícil mantener la idea de una España no beligerante cuando el Gobierno español había enviado la División Azul a combatir a la misma Unión Soviética, Franco había mantenido una reunión con Hitler en Hendaya y no se disimulaban las simpatías oficiales por las potencias del Eje, mientras Alemania e Italia fueron obteniendo victorias, claro. Y en ese momento estamos en el que transcurre la historia de “El italiano”, pues mientras la RAF bombardea ciudades alemanas, las tropas de Hitler se han estancado en Stalingrado y la armada del Reino Unido está ganando terreno en el Mediterráneo. Y en esta España que se iba acomodando para encajar mejor en el nuevo futuro que se avecinaba, pululaban a su antojo los espías de uno y de otro lado y se atacaban intereses del enemigo ante las narices de las autoridades españolas que miraban hacia otro lado. Ese era el caso del buque Olterra, un viejo cascarón más para el desguace que para mantenerse a flote, anclado en un muelle del puerto de Algeciras, que escondía los “maiali” (cerdos), es decir, los torpedos tripulados por el grupo “Orsa Maggiore” y de donde salían las noches en que había piezas de caza en el puerto de Gibraltar.

 

Las unidades de buceadores italianos la formaban un pequeño número de integrantes, pues rara vez alcanzaban la veintena de hombres, aún así, distribuidas estratégicamente por varios puntos del Mediterráneo, llegaron a ser un serio quebradero de cabeza para los aliados. Los submarinistas y buzos que las formaban habían pasado un duro entrenamiento y sabían perfectamente lo que hacían, además, estaban provistos con un equipamiento bastante sofisticado que asombraba a los mismos británicos. De dos en dos sobre sus maiali, embutidos en sus trajes de goma y confiando sus vidas a los sistemas de respiración, atravesaban arropados por la oscuridad de la noche la bahía desde Algeciras hasta Gibraltar, esquivando las minas y atravesando las barreras defensivas y, si había suerte y no los sorprendían ni los reflectores ni las patrulleras, colocaban las cabezas explosivas de sus torpedos sobre los cascos de los buques elegidos. Y luego intentaban volver… Estos ataques le costó a la todo poderosa armada británica catorce grandes buques solo en el sur de España.

Otra cosa que llama la atención, aunque no es exclusiva de esta novela, sino que Pérez-Reverte ya lo ha llevado a cabo en títulos anteriores, es la referencia a la cultura clásica mediante escenas como la de cuando Elena encuentra en la playa a Teseo, claramente inspirada en aquella de la Odisea cuando Nausicaa encuentra a Ulises en la orilla del mar y lo recoge. El buque Olterra, anclado en un muelle de Algeciras, es una imagen del Caballo de Troya, algo en apariencia inofensivo que contiene la muerte en su interior. Y no podemos olvidarnos de los nombres dados a los personajes: Elena, la mujer a causa de la que Troya fue destruida; Teseo, el héroe ateniense que se embarcó hacia Creta para enfrentarse al terrible Minotauro, o Argos, el perro de Elena Arbués que nos trae el recuerdo de aquel otro Argos, el cachorro de Odiseo cuando partió hacia Troya.

 

En conclusión, Arturo Pérez-Reverte, quien también se adiestró en buceo durante su servicio militar en la armada, nos vuelve a captar la atención con unos personajes cercanos y comprensibles que se debaten entre sus circunstancias en un momento histórico, en una pequeña historia bélica dentro de la inmensa contienda de una guerra mundial.

Gracias por leernos...

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"A los jóvenes que quieren morir", de Gwendolín Brooks

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

UNDÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2021 - ENERO 2022

DUODÉCIMA TEMPORADA:   ENERO 2022 - DICIEMBRE 2022

Visitas totales


E-mail