Páginas razonadas:

Sapiens.  De animales a dioses, de Yuval Noah Harari.

 “No hay dioses, ni naciones, ni dinero, ni derechos humanos, excepto en nuestro imaginario colectivo”. (Harari)

Un trabajo de…

¿Cómo fue el proceso mediante el cual los humanos pasamos a ser la especie animal dominante en el planeta Tierra?... ¿Mediante qué recursos el homo sapiens se impuso al resto de homínidos?... ¿Qué aptitud especial contribuyó a que una de las razas más débiles físicamente esté a las puertas de conquistar otros mundos?...

En las páginas de este apasionante libro, Harari nos va razonando los diferentes factores y procesos que facultaron a los humanos para dominara la naturaleza que les rodea en su propio beneficio, algo que, sin embargo, puede que, a la larga, acabe con nuestra especie.

 

Una de las principales causas de este éxito radica en nuestra capacidad de crear y discutir ideas abstractas, como la religión, la libertad, los negocios o la industria, algo que el resto de animales es incapaz de realizar. Esta facultad facilita la unión de una enorme cantidad de individuos, aunque no se hayan visto nunca y ni pertenezcan a la misma manada o grupo, por lo que esos conceptos abstractos aportaron al homo sapiens un poder inmenso aunque como especie, los humanos, no fueran más importantes que cualquier otro tipo de animales. De esta forma pudimos realizar proyectos a gran escala que nos permitieron alcanzar logros que los otros animales no podían, pues la sociedad nos habilita para funcionar como una unidad. Pero todo esto no podría haber ocurrido si el homo sapiens no poseyera una capaz de extender y unificar esas ideas: el lenguaje, el don de comunicarnos por encima de los diferentes idiomas y culturas.

 

Ese poder nos ha conducido hacia el universo tecnológico actual, al que llegamos tras una serie de revoluciones que nos fueron alejando de nuestras primitivas raíces. La primera, la cual se llevó a cabo hace setecientos siglos, más o menos, fue la que Harari denomina Revolución Cognitiva, representada por las pinturas rupestres y las primeras herramientas, lo que implicaba un pensamientos complejo y una capacidad de abstracción hasta entonces desconocida. La Revolución Agrícola sería la segunda y está habría tenido lugar hacia el 10.000 a.C., esta revolución permitiría a la humanidad dejar el nomadismo y establecerse en los lugares adecuados para desarrollar sus incipientes cultivos, lo que les liberó tiempo para perfeccionar sus pensamientos y sus ideas. La tercera revolución habría ocurrido alrededor del 1.500 a.C. y consistiría en la Unificación de la Humanidad, consolidando los estados-nación conscientes de sus propias peculiaridades y de las de los otros que les rodeaban, comenzando los intercambios culturales, comerciales y de conocimientos. La etapa final sería la Revolución Científica, la cual comenzaría con la aparición de los filósofos que impulsarían el estudio y la ciencia imprescindible para dominar el mundo, y que ha ido evolucionando con más rapidez a través del tiempo, abriéndonos unas puertas impredecibles hacia el futuro, pues la biotecnología y la bioingeniería, capaces de crear seres capaces de superar la mortalidad, puede crear una humanidad amoral y la misma destrucción de la especie.

Harari piensa que estos logros humanos le dieron poder, aunque no felicidad, y que, posiblemente, llegué el momento en que seamos reemplazados por seres de diseño. Tras una incursión por el significado de la felicidad y sus fuentes, afirma que la inmortalidad tampoco nos garantizaría la felicidad y, de hecho, a pesar de tener una vida mucho más confortable ahora que en los siglos pasados,, en líneas generales, en la actualidad el ser humano no parece ser más feliz en estos momentos que en la antigüedad.

 

En conclusión, el éxito del homo sapiens se ha basado en lo que Harari llama “orden imaginario” o “realidad secundaria”, consistente en aquellos fenómenos ficticios que tienen un efecto sustancial en la vida de las masas: dinero, derechos humanos, religión, leyes, justicia, ideologías, naciones… Cosas que en realidad no existen nada más que en la imaginación común de las personas o en unos trozos de papel y que pueden cambiar de un lugar a otro o al cabo de los años, pero que los humanos seguimos ciegamente porque presuponen un orden y una autoridad… De ahí la imagen tan conocida del pastor y las ovejas: “Un gran número de extraños pueden cooperar con éxito creyendo en mitos comunes. Cualquier cooperación humana a gran escala – ya sea un estado moderno, una iglesia medieval, una ciudad antigua o una tribu arcaica – tiene sus raíces en mitos comunes que existen sólo en el imaginario colectivo de las personas”.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"A los jóvenes que quieren morir", de Gwendolín Brooks

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

UNDÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2021 - ENERO 2022

Visitas totales


E-mail