Páginas razonadas:

La maleta de mi padre, de Orham Pamuk.

“Todos los días necesito ocuparme un tanto de la literatura para ser feliz.” Orham Pamuk

Un trabajo de…

"Dos años antes de morir, mi padre me dio una pequeña maleta llena de sus escritos, manuscritos y cuadernos". Así daba comienzo el discurso que Orham Pamuk pronunció al recibir el Premio Nobel de Literatura en diciembre de 2006 y que da título a este breve e imprescindible librito, completado con otros dos artículos: “El autor implícito” y “En Kars y en Frannkfurt”.  Los tres tienen en común el tema de la escritura y el oficio de novelar. El autor explica en ellos lo que es ser un escritor, el motivo que le movió a serlo, la relación de la escritura con la vida y los secretos de la novela.

“La maleta de mi padre”, el primero de los artículos, es un discurso bastante emotivo donde realiza un homenaje al hombre que le transmitió la pasión por la literatura: su padre, siendo la “maleta” una imagen precisa del peso que todo autor lleva consigo. Dos años antes de morir, su padre le hace entrega de esa maleta que siempre le acompañaba en sus viajes, la cual no podía abrir hasta después de su muerte. Cuando lo hizo, vio que contenía el testimonio de su frustración al no haber sabido ser un escritor.

 

A partir de este suceso íntimo. Pamuk reflexiona sobre lo importante que ha sido para él haber elegido dedicarse a la literatura, como medio de vida y como enriquecimiento personal en vivencias y sentimientos. Para Pamuk la literatura es un estilo de vida que, aunque solitario, te hace experimentar la libertad gracias a su capacidad del desdoblamiento y multiplicidad de personalidades que te permite interpretar.

 

Pamuk considera que existe otro yo más allá de uno mismo que la escritura te faculta descubrir. La existencia de otros mundos a parte del que habitas, otras culturas, otros pensamientos… y todo ello es la materia de la que se sustenta el oficio de novelar. Tanto la escritura como la lectura nos ofrecen la posibilidad de adentrarnos en la grandiosa aventura de la palabra escrita.

 

Por su parte, “El autor implícito” es un discurso pronunciado tras recibir el Premio Puterbaugh, otorgado por la revista norteamericana World Literature. Su argumento queda resumido con las propias palabras del autor: “…cada libro por escribir, pero planeado e imaginado (o sea, como ese libro mío a medias) tiene también un autor implícito. Solo podría acabar la novela si conseguía ser el autor que implicaba…” Pero, claro, no siempre es tan fácil pues el autor no es un ser tan individualizado que no le afecte lo que le rodea; todo lo contrario, es un ser social al que le atañen los mismos problemas que al resto de los humanos. Por eso añade: “No es tan fácil imaginar un libro. Lo hago a menudo, como imaginar que soy otro. Lo difícil es ser el autor que implica tu libro.” De esto se deduce que entre un libro y su autor es necesaria una relación habitual en la que el libro de lugar al autor y no al contrario. Y de nuevo nos encontramos con la otredad surgida en el anterior artículo. Para Pamuk, la escritura supone un consuelo, casi una medicina, gracias a lo que tiene de confesión y de valor para mostrarse a sí mismo interiormente.

 

Finalmente, el tercer texto: “En Kars y en Frankfurt”, es anterior a los dos precedentes ya que fue pronunciado al recoger el Premio de la Unión de Escritores Alemanes, otorgado en 2005. En él Pamuk evoca al protagonista de su novela “Nieve”, quien vive a caballo entre las dos ciudades, una turca y la otra alemana y, por consiguiente, entre las dos culturas: la oriental y la occidental. De nuevo nos encontramos ante una reflexión sobre la relación entre la creación y su autor, pero, en este caso, incluyendo un segundo vínculo: entre al autor y el protagonista. Ante ello, volvamos a utilizar las propias palabras de Pamuk:  “La mayor parte de las veces, la razón de nuestra felicidad o nuestra infelicidad es, más que la vida que llevamos, el significado que le damos. He dedicado mi vida a estudiar este significado… Y creo que eso es algo que sólo puede hacerse por la novela…”

En conclusión, las tres conferencias son reflexiones muy personales que intentan responder el porqué de escribir y el para quién se escribe. Como ejemplo, ha relacionado estas reflexiones con sus propias obras, descubriéndonos cómo llegó a la escritura abandonando la pintura, cómo fue influenciado por la ciudad de Estambul, cómo ha tenido multitud de problemas por sus ideas laicas y sus pensamientos políticos que le obligaron a abandonar su país, y su empeño de centrar sus temas en las conflictivas relaciones entre Oriente y Occidente. Y es que, para Pamuk, “la literatura es la capacidad de hablar de nuestra propia historia como si fuera la de otros y la de otros como si fuera la nuestra”. Pero la literatura es también sinónimo de soledad, pues “para ser escritor, antes que la paciencia y el esfuerzo, debe surgir en nosotros el impulso de huir de las multitudes, de la sociedad, de la vida cotidiana, de las vivencias de los demás, y encerrarnos en una habitación”.

Orhan Pamuk nació el 7 de junio de 1952 en Estambul, Turquía. Su padre era ingeniero, y su familia era bastante acomodada. Pamuk estudió arquitectura y periodismo en la Universidad Técnica de Estambul y desde 1985 hasta 1988, vivió en los Estados Unidos, trabajando como investigador en la Universidad de Columbia en Nueva York. Uno de los temas recurrentes de Pamuk en su escritura es la lucha en Turquía entre las viejas formas tradicionales del Imperio Otomano y las influencias del mundo occidental. Aunque no se considera un escritor político, el gobierno turco le acusó por disidente cuando dio su opinión, ante la prensa suiza, de que miles de kurdos y un millón de armenios han sido asesinados en Turquía. Pero los cargos fueron retirados ante la protesta internacional contra esta acción del gobierno. Pamuk fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2006. Está casado y él y su esposa tienen una hija. La familia vive actualmente en Estambul.

 

Las novelas más destacadas de Orham Pamuk son: “La noche de la peste”, “Estambul”, “La mujer de pelo rojo”, “Me llamo Rojo”, “El castillo blanco”, “El museo de la inocencia”, “El libro negro”. “Nieve” y “La casa del silencio”.

Gracias por leernos...

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"A los jóvenes que quieren morir", de Gwendolín Brooks

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

DÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2020 - ENERO 2021

UNDÉCIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2021 - ENERO 2022

DUODÉCIMA TEMPORADA:   ENERO 2022 - DICIEMBRE 2022

Visitas totales


E-mail