Páginas razonadas:

La conquista de América contada para escépticos, de Juan Eslava Galán

 La conquista de América es una historia recurrente, llena de contradicciones, alianzas, traiciones y desencuentros. Pero detrás del relato que todos conocemos están las vidas de los personajes que lo protagonizaron y que, con sus decisiones – en unas ocasiones meditadas, y en otras fruto de increíbles casualidades -, cambiaron el rumbo de la historia mundial para siempre.

Un trabajo de…

Como ya se indica en el título, este es el relato de una historia cargado de dudas, rincones oscuros, crueles realidades y mucha ironía. Y cuando digo ironía no me refiero a la que surge como recurso al fracaso, sino a la que se escapa cuando te muerdes la lengua para no ir más allá.

Eslava Galán va desmenuzando los pormenores de aquel inicio imperial ajustándose a los hechos documentados, por una parte, mientras que por otra utiliza el recurso de la novelización, aderezada con un buen sentido del humor cuando las lagunas históricas lo requerían, pero eso sí, dejando en cueros las vergüenzas de la oficialidad sensiblera, fervorosa y dudosamente informada que elevaba a los altares patrios como hecho heroico y filantrópico una invasión más, disfrazada de evangelizadora, educadora y salvadora cuando, en realidad, la motivación de esta empresa estaba en la gula de riquezas y en la lujuria del poder, y cuyas consecuencias fueron guerras, muertes, hambre y odio. Y digo una invasión más porque la de España en América es una de tantas que se han llevado a cabo, y no la más cruel, por cierto, pues a pesar de la “leyenda negra” que se nos colgó desde hace siglos, algo que demuestra la ineficacia e inutilidad de nuestros políticos, los de antes y los de ahora, al momento de saber vender nuestra imagen al mundo, nuestros aventureros ancestros no llegaron, ni de lejos, al nivel de genocidio y desprecio por otros pueblos como hicieron los alemanes, ingleses, franceses, holandeses, belgas, por nombrar solo a los más característicos, en sus veleidades imperiales. El mismo Eslava Galán dijo en una entrevista: ·La conquista de América es un momento de la historia que se ha sensibilizado por ignorancia. Cualquier proceso invasor de una potencia a otra implica que se abuse de los invadidos”.

La lectura está dividida en tres bloques bien delimitados: Libro I: Un nuevo mundo, que se centra en la figura de Cristóbal Colón y sus distintos viajes, así como el establecimiento de las primeras poblaciones coloniales. Libro II: Pirámides de escalones, centrado en Hernán Cortés y la conquista de México. Libro III: El oro inca, donde se habla del sometimiento del imperio Inca por Pizarro y otras aventuras. Pero lo que vamos descubriendo, a medida que avanzamos por sus páginas, es que la educación que recibimos de pequeños estaba basada en cuentos de hadas, y los mitos, a medida que vamos teniendo acceso al mundo real, se nos van cayendo como lo que son, dioses de barro, pues muchos éramos los que estábamos plenamente convencidos de que un grupo de unos pocos centenares de hombres fueron capaces de atravesar el océano en sus barcos de madera, recorrer miles de kilómetros por desiertos, ciénagas, selvas, atravesar inmensos ríos o escalar terribles montañas y derrotar a millones de nativos hasta someterlos, eso sí, con la ayuda de Dios, los cuales, después de haberles culturizado, traerlos a la fe verdadera y montarles toda una estructura económica, desagradecidos ellos van y se independizan… Pero Eslava Galán nos dice que no, que los super héroes son solo personajes de cómic o cine y que en realidad “la conquista la hicieron los indios y la independencia los españoles”.

Entonces descubrimos que Cristóbal Colón distaba mucho de ser un santo, al igual que el resto de los grandes hombres de la conquista, pues a todos les movía la ambición, la vanidad y, en muchos casos, el hecho de que volver atrás era un suicidio. Por ello, los soldados hispanos y, por ende, todos los conquistadores fuesen de donde fuesen, tenían que ir bien armados con ingenios de dos tipos: unos defensivos (espadas, lanzas, arcabuces, ballestas, escudos, armaduras, etcétera) y otros especulativos (abalorios, canicas, espejitos y mil y una fruslerías para “rescatar” el mayor oro posible).

El caso es que, a pesar de ser pocos, se apoderaron de casi todo un continente, pero ¿cómo?... Pues porque poseían dos tipos de fabulosas armas de destrucción masiva: unas tan secretas que ni tan siquiera ellos sabían que las portaban: las enfermedades… sí, armas bacteriológicas que se cargaron a millones de nativos cuando los europeos ya eran casi inmunes a ellas: sarampión, viruela y alguna más, aunque donde las dan las toman y los indios, aprovechándose de nuestra natural lascivia, contraatacaron con otra no menos despreciable: la sífilis, la cual, como la patata, el tomate, el maíz, el tabaco, etcétera, nosotros importamos alegremente al continente europeo. Y el otro tipo bastante menos secreto, pero no por ello menos destructivo, me refiero a la insidia, sí, el viejo arte del malmeter, del malquistar, es decir, “divide y vencerás”, y en eso nosotros somos licenciados. Y de esta manera, además de las “cañas que vomitaban fuego” (arcabuces), de los enorme “ciervos sin cuernos que se alimentaban de carne humana” (caballos), de las “casas flotantes” (barcos) y toda esa gama de nuevos descubrimientos que tanto llamaron la atención a los nativos, y en ocasiones les llenaron de terror, los recién llegados contaron con la inestimable ayuda de un enorme ejército de pueblos que estaban hasta el moño de vivir sojuzgados por sus vecinos. Luego se mezclaron entre ellos, “se fomentaron los matrimonios mixtos y una sociedad mestiza, algo que no se dio en ninguno de los demás colonialismos europeos”. Y con el paso de los años surgieron los criollos, pero siguieron estando hasta el moño, aunque ahora de la metrópoli, y se independizaron… y hoy en día continúan estando hasta el moño de los salvadores de la patria… y así hasta el infinito…

Lo curioso es que ya los Reyes Católicos dictaron leyes para proteger a los indios y prohibieron esclavizarles pues los consideraron súbditos suyos (otra cosa era abusar de ellos), para esclavos ya estaban los negros de África (episodio cruel y enormemente triste que los europeos deberíamos hacernos revisar, entre otros muchos), pero más curioso es que los nuevos estados de la libertad, sobre todo Argentina y Chile, “siguiendo quizá una especie de filosofía darwinista y el ejemplo de los hermanos del norte que estaban exterminando sistemáticamente a los pieles rojas”, permitieran la caza indiscriminada de muchas poblaciones indígenas para que sus vacas u ovejas pacieran plácidamente. “Y no han pedido perdón sino que simplemente no tienen consciencia de ello”.

En conclusión, La conquista de América contada para escépticos es un libro que no pretende crear dogma ni postular arrepentimientos, sino desbrozar senderos olvidados, por intereses oscuros, para que por ellos puedan partir dudas y llegar certezas, o viceversa… Eslava Galán dijo sobre este libro: “Espero que el lector llegue con una postura desprejuiciada. Les voy a contar los pros y los contras de una gran aventura histórica y lo que espero es que, después de darle toda esa información, sea capaz de sacar sus propias conclusiones.

Siempre, al hablar de un hecho histórico, este solo puede ser juzgado por la mentalidad de su tiempo, es imposible ser ecuánimes al juzgar con nuestra mentalidad actual algo que ocurrió hace siglos. No caigamos en el absurdo de utilizar la historia como arma política, pues eso es una forma de envenenar al pueblo y conducirlo hacia posiciones erróneas y hacia la miseria. “Los gobernantes deben tener un gran compromiso con la verdad”.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Domingo 15 de DICIEMBRE 2019 - Lugar sin confirmar

17:00 horas.

47º Libro propuesto:

"EL DIOS DE LAS PEQUEÑAS COSAS",

de  Arundhati Roy

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"Querida jungla", de Sujata Bhatt

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

Visitas totales


E-mail