CONVERSACIONES CON MI GATO: Alguna vez… Abril.

Un trabajo de…

Abril

 

 

 

 

 

 

Florecen los deseos como las lluvias mil, las lluvias de abril.

Se rompe el milagro en millones de pedazos, como demostración de que mucho más allá hay algo.

Estalla la policromía como una vendetta entre la vida y la esperanza; sólo hay cabida entre la luz y el tiempo para que surja la bella dama, Primavera, la llaman.

Resurgen mil preguntas en la fría noche, pero son los días de abril los que dan las respuestas a esas mil y otras mil más, el desafío del rosal, la alegría del clavel, la complicidad de la margarita, la locura del jazmín, el misterio de la orquídea y así una tras otra hasta más de mil.

Las flores de abril, la lluvia, la luz, el despertar de la misma vida y los desenfrenados deseos del amor, el amor de Abril.

Alguna vez

 

 

 

 

Alguna vez podremos mirar a la luz sin que nos deslumbre.

Alguna vez veremos morir el odio y enterrarlo con la ira.

Alguna vez nos ampararán los derechos por igual.

Alguna vez ni ricos ni pobres, ni razas, ni religiones.

Alguna vez volveremos a vivir en nuestro planeta limpio y azul.

Alguna vez el respeto por la vida será la auténtica doctrina y prioridad del ser humano.

Alguna vez el canto a la verdad, a la libertad y al amor será el himno del universo.

Alguna vez podremos amarnos los unos a los otros.

Alguna vez habrá… alguna vez.

Apunte matemático

 

 

Mi corazón y pensamiento suman querer y sentimientos, y el alma cuadra la suma, y debo decirte, mi niña, que el saldo matemático no falla, según la cuenta, noventa besos me debéis; pagadme cien…

y os devolveré diez.

Los bellos momentos

 

Cuando las rosas se abren en las frescas mañanas de la primavera, esos, son bellos momentos.

Cuando la tarde deja el día, para refugiarse en el hermoso ocaso en los atardeceres  de marzo, son bellos momentos.

Cuando una estrella cruza fugaz la noche para perderse en su infinito, llevándose en su estela sueños y deseos, son bellos momentos.

En los días que parece que no entiendes el porqué de las cosas y recibes el experto consejo de un anciano, son bellos momentos.

Cuando la monótona rutina del tiempo es rota por la risa de un niño, son bellos momentos.

Cuando tú y yo nos encontramos en el prólogo del primer beso del día y tú me dices: amigo, y yo te digo: amiga, son bellos momentos.

Cuando te abaten las circunstancias y acucian las angustias y una voz amiga, o anónima, te dice: Aquí estoy, son bellos momentos.

Si en un instante sientes la necesidad de susurrar una oración y sólo puedes decir: Gracias, Señor, son bellos momentos.

Cuando las gotas de lluvia se deslizan por las hojas de los árboles hasta su destino final, y el cielo gana la batalla a la tormenta, y un arco iris une cielo y tierra, son bellos momentos.

Cuando una mano estrecha la tuya, y las miradas se encuentran en el cénit de la sinceridad, son bellos momentos.

Cuando una sonrisa llega a tiempo, una caricia en el instante preciso, unas lágrimas afloran la emoción, un guiño te motiva, la caída de las hojas te inspira, oír la quietud del silencio te alivia, son bellos momentos.

Contemplar cómo las olas cruzan la frontera entre el mar y la playa, para acariciar la orilla y revolotear por la arena, son bellos momentos.

Son bellos momentos, ahora, en este instante que escribo esto, para transmitir algunos de los bellos momentos que la vida nos depara… Sabemos que hay un tiempo, pero no sabemos cuándo será su momento final; lo mejor es vivir todas las circunstancias que nos depare todavía, todos los más bellos momentos que nos de ese tiempo que nos queda.

El rato que me he inspirado y redactado esto, me he dado cuenta que ha sido uno de esos bellos momentos.

Lluvia de abril

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cae mansa la tarde como lluvia de abril,

atardece en ese periplo reservado ente el medio día y la noche, como pintadas el cielo, se van con nostalgia por el horizonte nubes de carmesí, que el anonimato acompañan al ocaso.

Nubes que se evaporan como los últimos besos de cada día, como si fueran a ser los últimos,

pero es el primer beso el que se recuerdan siempre.

Gotas de lluvia de abril, son como las lágrimas de la adolecente, cuando por primera vez le llora a la pasión,

cuando los sentimientos corren por las venas como lava encendida, y en la boca, como precursores aves comienzan anidar los besos, esos besos que quedan para siempre… hasta el final,

porque es el primer beso el que se recuerda siempre.

Y siempre vienen al recuerdo, esos besos que se recuerdan siempre, hasta el final, pues son los besos de una tarde de lluvia de abril.

Palabras al viento

 

 

 

Si al caer la tarde mi mirada se pierde en el infinito,

y mis palabras no encuentran razón alguna,

porque no entran el camino de la expresión,

eso puedes llamarlo soledad.

 

Si en mis ojos se han secado el caudal de mis lágrimas

y no fluyen por falta de sentimiento alguno,

eso será porque habré enfermado de olvido.

 

Si ver el cielo estrellado no me motiva,

ni las olas del mar me atraen,

ni el frescor de las primeras rosas

de la mañana no alivian,

ni la luz del amanecer no llega

a profundizar en mi alma,

eso será la señal de que tú

 me has dejado de querer.

Tú eres…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los momentos que el día invita a la reflexión y al reencuentro con uno, que es lo mismo que al encuentro con la soledad.

Tu recuerdo alimenta mi nostalgia, y esta última acrecienta mi deseo y necesidad, durante todo el largo tiempo que tú junto a mí no estás. Dando la sensación de que este amor se hace amargo, este amor que comenzamos a bebernos tú y yo a largos tragos; y ahora parece como si apenas nos quedara un sorbo.

Pero nunca tendremos sed, pues una gota de nuestro amor es un inmenso caudal; es en estos momentos de mi reencuentro cuando sé todo lo que tú eres para mí.

Tú eres el refugio de mi otoño, tú eres la voz de mis silencios, las frases en mi pluma; tú eres el consuelo de mis lágrimas, el viento que me empuja, la luz que me guía, el sosiego en la rutina.

Tú eres las noches en mis días, el alba en mis amaneceres, el ocaso en mis tardes; tú eres la brisa que me inspira, el manifiesto de mi existencia, el aire que respiro, tú eres el motivo de mis plegarias, la anfitriona de mis sueños, tú eres el destino de mis sentimientos y deseos, tú eres el agua que calma mi sed, la sombra que junto a la mía camina, tú eres la música en el pentagrama de mi alma, tú eres el mejor manifiesto de mi amor.

Y de mi amor eres la única tercera persona de mi presente de indicativo del verbo ser… Tú eres mi amor.

Recomendar esta página en:

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Por favor introduzca el código
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Fecha y lugar por determinar:

34º Libro propuesto:

"Pasaje a la India",

de J.M. Forster

Ya está disponible el comentario del poema:

"Vivo sin vivir en mí...", de Teresa de Ávila

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

Publicaciones aparecidas  febrero 2011 a enero 2012.

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

Publicaciones aparecidas febrero 2012 a enero 2013.

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

Publicaciones aparecidas febrero 2013 a enero 2014.

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

Publicaciones aparecidas febrero 2014 a enero 2015.

Visitas totales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Ancrugon

Página web creada con 1&1 Mi Web.