AÚN LA IMAGINO CON INTENSO ALBOROZO: Nací para perseguir sueños...

Un trabajo de… 

Nací para perseguir sueños… y tú eres mi utopía preferida.

A pesar del tiempo, la distancia y otras compañías, en mi mano siempre habrá un paraguas donde cobijarte.

Me dijiste: “Pide un deseo”. Y pensé en tu piel mojada y en cómo sabrían tus labios y en el olor de tu pelo… “¡Que comience ya a llover!”

Atrapar los sueños no es trabajo de una red, ni de una araña, ni tan siquiera del águila que todos queremos ser… Los sueños no se atrapan, los sueños, simplemente, no se dejan escapar.

Sospecho de quien me dice aquello que deseo oír… Pues sólo creo en lo que me invita a soñar.

Hay quien dice tener muchas luces… ¿De qué sirven si están apagadas?

Dejar que tu mirada se pierda en el horizonte mientras tu corazón se acelera a medida que pasa el tiempo, eso es la esperanza.

¿El mejor lugar del mundo?... Reposar entre tus brazos.

Dicen que sin amor no hay vida… Se equivocan. Lo cierto es que sin vida no hay amor, ni nada.

La luz de mis noches la ponen tus ojos.

No tengo nada claro… ¿Cuándo digo que algo me gusta es que me lo quiero comer?

Cuando era niño, quería volar… Y ahora mi imaginación no aterriza casi nunca.

Tras cada melancólico atardecer se agazapa una joven y fresca mañana… Tú eres el alba de mi ocaso.

¡Cuánto esfuerzo!, ¡cuánto sacrificio!, ¡cuánto empeño para alcanzar aquello que nos parece que brilla!, y luego… luego las estrellas están a años luz y si te acercas, te abrasan.

De tanto esperar nada, al final sólo aparece mi propio reflejo…

Mi calvario es verte abrazar a otro y tener que sonreír.

Hoy es el primer día de una nueva travesía a lo largo del inmenso océano de trescientos sesenta y seis días… Sí, uno más para navegar entre las nieblas de nuestras dudas.

¡Mira, un agujero!... Entonces… ¿para qué sirve la puerta?

A pesar del halo divino, a pesar de la luz celestial, a pesar de la sonrisa de ángel, hay que agradecer la existencia de deliciosos diablillos que alegran la vida.

Esperaba verte tras la ventana, pero mientras pensaba en tus ojos, vino un rayo de sol.

Así comienza una tormenta: las palabras sobrantes se juntan con los sentimientos escondidos, y lo que pudo ser un cálido roce en silencio, termina en una fría noche de truenos, rayos y diluvio.

¿Es que para disfrutar de su belleza hay que arrancar la flor?

- Daría mi reino por tu sonrisa – dijo el Rey. Pero él no sabía que los mejores tesoros no se pueden comprar, ni robar, ni poseer…

Si te empeñas en ser tan dura como el mármol, al final sólo serás una bonita estatua.

Hay caminos que llevan al infinito, ¿pero de qué me sirve algo tan grande si no estás tú?

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Diciembre 17 del 2017 - Salón de los Jubilados, Castellnovo

36º Libro propuesto:

"Historia de un canalla",

de Julia Navarro

Ya está disponible el comentario del poema:

"Hombres necios que acusáis", de Sor Juana Inés de la Cruz

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

Visitas totales