Aún la imagino con intenso alborozo:

Caminos de agua

Quererte es como andar

sobre caminos de agua,

un sueño,

pero dejar de hacerlo

sería ahogarme.

Un trabajo de…

Gracias a la distancia

por no dejar que tu calor

me abrase.

Es increíble el poder de destrucción

que puede esconderse

tras una imagen bella.

 

La belleza existe para ser gozada,

pero belleza con belleza se alcanza.

Respeto tiene la llave

y Amor la templanza.

Suena un tango en la distancia

y las metáforas se me esparcen

en la hojarasca otoñal…

Tan sólo tu pequeño sol calienta

mi impaciente invierno.

Si te apagas en la distancia,

por el hielo

me dejaré atrapar …

¿Dónde perdí mi inocencia?...

¿Qué ocurrió para que desertara?...

Si me prestase un poco de la suya,

podría seguir amando.

“¿Hay alguien ahí?...

¿Hay alguien?...”

Y eso día tras día…

Y voy corriendo al espejo

buscando, al menos, el reflejo

de un rostro conocido.

¿Por qué mirar tanto al cielo

si todo lo que más quiero

y todo en lo que yo creo

está sobre la tierra?...

A veces pienso que mi razón

es un tigre dormido

que despierta ante tu voz

e intenta devorar

todo este tiempo perdido.

Soñar contigo es tenerte,

pero no mía,

sino libre,

para seguir soñando

que soñar contigo es tenerte.

Buscando,

buscando,

buscando por el fondo…

Y nada,

nada,

nada…

Mientras arriba,

donde el azul se tiñe de rojo,

se me escapa lo más hermoso…

Sé que me estoy perdiendo

lo mejor de ti.

Una puerta cerrada

esconde mundos inciertos.

Puede

que sea un castigo,

puede

que sea un premio.

Llama,

¿qué más da

si en la vida todo es sueño?

¿A quién quiero engañar?...

Detrás de mi seriedad

y mi trasnochado intelectualismo,

sólo hay una pequeña mascota

que implora tus caricias.

Ojalá fuera un velero

para mecerme en tus aguas

rumbo al ocaso

de tu mirada en cada atardecer.

Si los minutos se alargan,

es que no estás a mi lado.

 

No todo está en los libros,

pues para definirte

no habría suficientes hojas en blanco

ni alcanzaría con las palabras.

No todo está en los libros,

pues para definirte

no habría suficientes hojas en blanco

ni alcanzaría con las palabras.

Sólo la oscuridad

crea muros infranqueables,

pero cuando me dejo llevar

por la luz de tus ojos,

nada es imposible.

Si sólo te preocupan las cumbres

altas y lejanas,

te perderás las hermosas flores

que crecen a tu lado.

 

Quererte es como andar

sobre caminos de agua,

un sueño,

pero dejar de hacerlo

sería ahogarme.

Sí,

soy una ventana vieja,

pero

¿vosotros sabéis

lo que yo he visto?...

No hay nadie más esquivo

que quien posee un sentimiento

no correspondido.

 

Cuando el mar

se confunde con el cielo,

es que llega la noche…

y cuando yo soy incapaz

de percibirlo,

es que es estás a mi lado.

Una palabra

puede generar

inmensas tormentas

y hay frases,

como rayos,

capaces de hacer arder

el mar.

¡Qué sabia es la naturaleza!...

por un lado, se desliza

la frescura del agua

y, por el otro, el calor

de tu presencia…

Y eso soy yo:

un montón de palabras,

alimento de polillas,

superficie de descanso

para el polvo…

Ahí estoy:

sueños, futuro, gloria…

sólo abono inútil

para las flores de invierno.

Eso soy yo:

pasado,

un etéreo pasado

puesto por escrito.

Tierra,

agua,

aire,

fuego,

y el resto…

vida.

Tu piel,

tu sangre,

tu aliento,

tu deseo,

y el resto…

nada.

Toda materia

en ti se culmina

y toda fe

de mí mana,

como fuente escondida,

como sed encontrada.

Aquellos lánguidos atardeceres…

El tiempo se detenía

y un alfiler de sol

quedaba prendido de los visillos,

iluminando mi esperanza…

Mañana…

Y así otro día

se apagaba…

¡Qué difícil se me hace

el camino

cuando cada paso me aleja

más de ti!

¡Qué difícil!...

Ser prudente,

serio, comedido…

verte

y hacer que no te miro,

olerte

y fingir que no suspiro,

estar a tu lado,

rozarte

y no sentir.

¡Qué difícil!...

Coger el sol y no quemarse,

detener el tiempo cada tarde,

lograr que el fuego no se apague

y que mi pecho

no deje de latir.

¡Qué difícil!...

¡Qué difícil se me hace

este camino

que me aleja de ti!

Aprendí a volar,

por encima de mis dudas,

más allá de mis miedos,

a pesar de mis certezas.

Y volé

con palabras como alas,

con sueños como fuerzas,

con amor como fe.

Y vuelo

con el peso del tiempo,

con la carga del recuerdo,

con la losa de lo perdido…

Pero vuelo

porque siempre hay motivo.

Alas,

alas por todas partes;

alas de aire,

alas de fuego,

alas de agua,

alas de adiós…

alas de infierno y alas de ángel,

alas de risa y de dolor,

alas de tiza y de papel,

 alas de negro y alas de luz,

alas de sueño, alas de miel,

alas de olvido, alas de azul…

alas de azúcar y alas de sol…

alas de niños y de color,

de esperanza y de ilusión…

alas de temor…

alas en tus ojos, alas en mis dedos,

alas en mis labios y alas en tu piel,

alas en mis miedos,

alas de recuerdos,

alas de amor…

alas…

Libro de visitas

Por favor introduzca el código
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

Gracias por leernos...

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Fecha y lugar por determinar:

34º Libro propuesto:

"Pasaje a la India",

de J.M. Forster

Ya está disponible el comentario del poema:

"Vivo sin vivir en mí...", de Teresa de Ávila

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

Publicaciones aparecidas  febrero 2011 a enero 2012.

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

Publicaciones aparecidas febrero 2012 a enero 2013.

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

Publicaciones aparecidas febrero 2013 a enero 2014.

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

Publicaciones aparecidas febrero 2014 a enero 2015.

Visitas totales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Ancrugon

Página web creada con 1&1 Mi Web.