ESCRITOS DE MI MEMORIA: La niña del río

Un trabajo de… 

Era una niña morena y linda, con largas trenzas oscuras, ojos risueños y boquita asombrada. Curiosa y lista. Inquieta y revoltosa. Inocente y pícara.

Que de todo cabía en aquella cabecita.

Tenía buenos sentimientos y la inconsciencia propia de sus pocos años.

Le gustaba mirarse al espejo y hacer mil muecas que le provocaban risas.

Jugaba con sus hermanos, con sus amigos, por los campos floridos. Se bañaba en las pozas claras que formaba el río al correr por el valle (con gran preocupación de sus padres, que siempre le recomendaban cuidado).

Ella siempre reía y jugaba y, enamorada del espejo de las aguas, se metía en ellas y se sentía una sirena. Se veía reflejada y disfrutaba con esta imagen.

- ¿Te gusta mi vestido nuevo? – preguntaba al río.

- Este anillo me lo ha regalado mi abuelita. Mira cómo brilla.

Se lo sacó del dedo y lo metió en la corriente, para que se viera en todo su esplendor.

Y entonces sucedió. Sus zapatitos de charol resbalaron en la embarrada orilla. Perdió el equilibrio y cayó al agua.

Sin sus hermanos, sus amigos, para prestarle ayuda. Había ido sola, a enseñarle a su amigo el río las galas de la fiesta, de una mañana de domingo.

El río se abrió para recibirla y con todo el cariño que le tenía, se cerró amorosamente a su alrededor.

La niña veía brillar su anillo y lo seguía hacia la profunda hoya que servía de hogar a los cangrejos y a las culebras de agua. Era feliz porque conocía la caricia del agua y no pensaba que podía correr peligro.

Y se fue adentrando, en pos del brillo, hacia las profundidades.

Las aguas dejaron de reflejar la luz del sol y se tornaron frías y oscuras.

Aquel lugar no era conocido para ella, pero no se preocupó. Su amigo el río la llevaría hacia el lugar maravilloso que presentía.

El río sí se dio cuenta del peligro, que no podía controlar.

Y, entonces, organizó un gran movimiento de espumas y gorgoteos, para que alguien se diese cuenta de que algo extraño pasaba y ayudase a la niña. Intentó auparla hacia la superficie, pero no pudo hacerlo. Pesaba mucho con sus ropas mojadas. Además, ella seguía empeñada en bajar a las profundidades y descubrir mundos maravillosos y desconocidos, donde conocería peces extraños y sirenas de largas cabelleras rubias. Y el movimiento violento de las aguas de su amigo el río, le pareció un regalo para divertirla más.

Intentó reírse y la boca se le llenó de burbujas y le provocó tos y vómitos. Ya no veía el brillo de su anillo. Sólo oscuridad y frío. ¿Qué le pasaba?

Quería gritar y que alguien la oyese; el agua, como una pesada losa, la empujaba, cada vez más, hacia el negro fondo.

El río estaba desolado porque sabía lo difícil que era ayudar a la niña.

Y empezó a llorar y envió sus lágrimas hacia el Cielo, y el Cielo le respondió con una cortina de lluvia, en medio de la mañana soleada.

- ¡Qué raro! – decían los campesinos que iban hacia la iglesia.

- ¿Dónde está la niña? – preguntaba la madre a su marido, a sus hijos.

- ¿Dónde está? – se preguntaban unos a otros.

Miraron hacia el valle, al río. Salían surtidores de agua en el lugar de la poza profunda y, el color y brillo de las aguas eran como el anillo de la niña.

- ¡Qué hermoso! – dijeron todos sin saber cuál era la causa.

La niña era acunada amorosamente por las aguas. Ya no tenía frío. Estaba conociendo todo lo que había soñado siempre. La profundidad de las aguas y todo lo que las habitaba. Y ahora era feliz.

El viento se quiso sumar al dolor del río y agitó las hojas de los álamos, que gimieron con sonidos metálicos. Arrancó música de los mimbres y de las plantas de la orilla del agua. Deshojó las flores, que cubrieron de pétalos el agua clara.

Las ranas dieron un concierto sobre las rocas oscuras.

Y, entre todos, arrullaron el sueño inocente de la niña morena, de los risueños ojos y la boca asombrada.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Diciembre 17 del 2017 - Salón de los Jubilados, Castellnovo

36º Libro propuesto:

"Historia de un canalla",

de Julia Navarro

Ya está disponible el comentario del poema:

"Hombres necios que acusáis", de Sor Juana Inés de la Cruz

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

Visitas totales