DOCE: Parte IV

Un trabajo de… 

05:12 h de la madrugada.

“Hace frío. ¿Dónde estoy? Me sudan las manos. Alguien me las está agarrando con fuerza. Noto su calor.”

Andrea está tendida en el suelo, la cabeza de la chica reposa en el regazo de Lucas mientras Noa sostiene las manos inertes de ella con las suyas.

“Me duele la cabeza. ¿Me he dado un golpe? ¡Eh! –ha visto un payaso nuevamente, como un fugaz holograma frente a ella- ¿Qué ha sido eso?”

Su cuerpo se retuerce, habla en voz alta:

- ¿Qué ha sido eso?

Pregunta sin dar muestras de consciencia. Los chicos la miran con preocupación. Todos se han dado por vencidos y únicamente esperan su turno, como animales en el matadero.

“¿Ha sido el payaso quien me ha dado el cabezazo? ¿Dónde estoy? ¡Quiero salir, quiero ir a casa”

Cada vez sus convulsiones son más repetidas. A nadie le cabe duda de que en su inconsciencia, está sufriendo algo que ninguno de los que han sido torturados puede recordar con claridad. Y los que no lo han sido, tiemblan de miedo, esperando no ser los siguientes.

En la mente de Lucas solo hay un pensamiento: es por su culpa. No le cabe menor duda, de no haberse acercado a Andrea, no le habría pasado eso. Él es el que siempre ha estado gafado. En cierto modo no le sorprende en absoluto estar en ese lugar, siempre supo que el día que la mala suerte implosionase en el mundo, él estaría en el centro del problema.

“¿Por qué todo está tan oscuro? A penas puedo percibir algunos detalles. Sé que en realidad no estoy aquí. Soy presa de mi propia mente. Siento mi cuerpo en alguna otra parte. Pero no sé dónde.”

05:30h de la madrugada.

García intenta liberar la pierna del comisario con todas sus fuerzas mientras el desesperado hombre gime de dolor y desesperación.

- Vamos, Carlos, joder. –ruega el hombre apostado. Normalmente no llama a su inferior por el nombre, pero a la vista está que la rutina esa noche ha quedado de lado.

Carlos limpia las gotas de sudor de su frente con la manga de su camisa y en un último esfuerzo logra que la gran roca ruede dejando libre al hombre. Tiene una buena herida, su espinilla sangra escandalosamente. Entre ambos, con la camiseta del joven inspector jefe, consiguen hacer un torniquete.

El comisario gime. No tiene buena pinta. Nada lo tiene. Ambos se encuentran tirados en el manto de pinocha y hojarasca, con la mirada perdida en los altos pinos, buscan fuerzas donde ya empiezan a escasear.

El hombre mayor se da la vuelta y arrastrándose llega hasta la tableta electrónica. Tiene la pantalla rota pero parece funcionar. Mientras la maneja llena el silencio con sus susurros:

- Por favor, por favor, no mi hija, no mi hija. – repite una y otra vez. Accede al canal web y observa la situación de los de dentro. Busca entre todos.- ¡Ahí está, Carlos, ahí está! ¡Está vivo!

Su voz entremezcla un tono roto y desconsolado con el alivio de saber que no ha perdido todavía a una de las personas que más quiere.

- Señor, Joaquín… -el propio Carlos se corrige, ha entendido que esa noche nadie es superior a nadie y que ambos trabajan codo con codo en una misión casi imposible. Se acerca a él y da algunos golpes consoladores en su hombro- Venga, ¿Crees que puedes seguir adelante?

05:40 horas de la madrugada.

Sede de Canal 9. Valencia.

Mercé acaba de tener una idea. Hace mucho que no sabe de él. Y puede que no consiga contactar con el (por aquel entonces) policía a quien conoció durante el desarrollo del caso de “El Gato”.

Fue un caso difícil: Un hombre que había sido desahuciado junto a sus dos hijos había decidido prender fuego a su casa antes de dejar que la Hacienda Pública se la llevase. Con tan mala pata de que sus hijos llegaran minutos después al lugar de los hechos. El gato familiar maullaba alocado desde el alfeizar de la ventana del primer piso y ninguno de los dos dudó en entrar en la casa para intentar salvarlo. Ambos murieron.

El padre huyó antes de ser atrapado, no sin antes acabar con la vida de otros dos policías y la madre se suicidó días más tarde en la clínica psiquiátrica donde estaba ingresada. Al final, dieron con el cabeza de familia y único superviviente y, tras largos juicios, fue encarcelado.

El chico que Mercé conoce fue compañero de los policías asesinados. Por lo que se va sabiendo (a cuenta gotas) sobre lo que está sucediendo, no es descabellado pensar que su comisaría esté al tanto dada la zona en la que se cree que están secuestrados los chicos.

Tras un par de llamadas consigue el número de teléfono móvil que busca y no tarda en marcar.

05:47h de la madrugada.

El teléfono de Carlos suena. Ni él mismo puede creer que haya cobertura en aquella zona. Descuelga.

- ¿Diga?

- ¿Ca-os…? Oy Me-é. – no se escucha nada bien. Busca una zona elevada, en busca de mayor recepción de señal. Parece funcionar. La voz repite - ¿Carlos? Soy Mercé. De Valencia. Canal 9. ¿Me recuerdas?

El inspector rasca su nuca, pensativo, mientras el Comisario no le quita la vista de encima al tiempo que improvisa una muleta con una rama.

- ¿Mercé? – continúa pensando unos segundos hasta que consigue identificar a la persona que tiene al teléfono. Tiene que deshacerse de ella, no es momento para lo que sea que quiera. – Lo siento no pued…

- Carlos, tienes que ayudarme. Mi sobrino… mi sobrino está secuestrado, está con esos chicos ¿Sabes de lo qué hablo? –parece estar realmente alterada, él responde con un escueto “Sí” y ella continúa: - No sabemos qué está pasando. Todas las canales se están haciendo eco de los sucesos pero yo… yo. No puedo dejar de mirar la pantalla…

- Mercé, estamos trabajando en ello. ¿Recuerdas al Comisario Rodríguez? ¿El del caso de “El gato”? Sus hij… su hija está ahí dentro también. Vamos a encontrarlos. –trata de relajarla, aunque sabe que es completamente imposible ¿Quién podría relajarse en una situación así? – Te llamaré cuando sepamos más ¿Está bien?

05:53h de la madrugada.

La emisión en directo acaba de superar el millón de conexiones simultáneas. Andrea comienza a removerse.

Comienza a tener conocimiento de la situación. Sus sensaciones corporales comienzan a ser más claras. Poco a poco va sintiendo el frío del suelo calar en su cuerpo, la presión de las manos de Noa rodeando las suyas y las caricias inconscientes de Lucas. Es extraña la unión que siente hacia ese chico. Es como si en ese momento lo necesitase tanto como a su mejor amiga. Le hace sentirse confusa.

Abre los ojos y tiene que parpadear un par de veces porque la luz le molesta extremadamente.

Noa se lanza a su cuello y la abraza con fuerza.

- Maldita sea, pensé que no te despertarías nunca. –refunfuña entre sollozos convulsos. En ese momento todo le hace sentir incómoda y no entiende por qué.

05:57h de la madrugada.

El inspector Carlos García cuelga el teléfono y es entonces cuando por primera vez se percata de la cavidad que hay frente a sus pies. Es el lugar del que se ha desprendido la roca. Se asoma al lugar, buscando algún indicio.

- Señor… esto… Joaquín… aquí hay algo.

El comisario, renqueante, se acerca hasta su compañero y el geolocalizador comienza a pintar frenéticamente.

- Se lo dije, señor, el trasto ese no funciona. Dos metros de distancia y se vuelve loco… - asegura el inspector.

- Aquí hay algo, Carlos, lo sé.

05:58h de la madrugada.

Noa sigue aferrada a Andrea. Los chicos saben que el tiempo se agota de nuevo. Una vez más han llegado a un callejón sin salida. El silencio, como durante las últimas horas, es el gran protagonista.

Suena el gong. Pero esta vez no hay palabras que le sigan.

El miedo vuelve a estar presente en las miradas de los siete que quedan. Sólo seis.

Mientras tanto...

El comisario y el inspector avanzan por los túneles de la montaña al tiempo que su geolocalizador indica que se acercan cada vez más al lugar de emisión de la señal web.

06:00h de la madrugada.

Hace escasos minutos, el sujeto que se encuentra en la sala contigua al lugar en donde están los chicos ha percibido como uno de sus monitores le indicaba que había intrusos en un nivel superior.

Él mismo había descartado ese túnel por la complejidad de transportar doce cuerpos a través de dos kilómetros enrevesados que no superan el metro y medio de altura.

“¿Cómo co*o lo han encontrado?” se pregunta. Empieza a sentirse realmente nervioso. Con suerte, si se pierden, puedan tomar una ruta equivocada y no encontrarle nunca.

Tal es su estado que se siente incapaz de pronunciar palabra alguna. “Total, esos estúpidos tampoco las merecen”. Pulsa la tecla numérica correspondiente al chico de dentro sin más, cuando el gong también se hace de sonar en su sala.

Mientras tanto...

Andrea escucha el “clack” demasiado cerca de ella, y un peso muerto recae sobre sí misma. La asfixia y oprime. Algo comienza a gotear sobre su cuello. “¿Qué está pasando? ¿Qué está pasando?”.

Entonces el peso que la oprime desaparece, alguien se está llevando el cuerpo inerte de su amiga, de Noa, quien hasta hace escasos segundos la abrazaba fuertemente.

Para ella se detiene el tiempo y la realidad se difumina de forma delirante en su mente. No es consciente si quiera de que está gritando, llorando y forcejeando con dos pares de brazos que la sostienen. Son Nando, el Valenciano, y Jaime, el pecoso. Pasan algunos minutos en los que la ficción de su mente le engaña. No siente que esté ocurriendo nada, tan solo a lo lejos es capaz de ver a su amiga, apilada junto a otros cadáveres.

Y entonces el peso de lo real recae sobre sí misma. Siente las manos que la amarran con fuerza. Las caras sepulcrales del resto de chicos. Ve a Lucas frente a ella. Él dice algo que ella no llega a comprender y entonces le abraza al tiempo que los otros la sueltan.

Los otros cuatro, pues ya son seis, sienten emociones confusas. El terror desaparece con la misma rapidez que ha llegado y es reemplazado por la esperanza. Aquella única emoción capaz de combatir al miedo y que por desgracia solo durará otra hora más.

La escena que acaban de presenciar es tan demencial que ninguno ha caído en la cuenta de que nadie ha sido torturado, ahora ya sus corazones parecen latir a un ritmo más normal y pausado, hasta que de pronto Jaime el pecoso, cae al suelo desplomado, gritando como los anteriores.

Gritando como Andrea lo ha hecho hace una hora exacta. Nuevamente ella se ve incapaz de empatizar con el dolor de nadie. No en ese momento.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Fecha y lugar por determinar:

35º Libro propuesto:

"La huella de una carta",

de Rosario Raro

Ya está disponible el comentario del poema:

"El último trato", de Drabindranath Tagore

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

Publicaciones aparecidas  febrero 2011 a enero 2012.

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

Publicaciones aparecidas febrero 2012 a enero 2013.

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

Publicaciones aparecidas febrero 2013 a enero 2014.

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

Publicaciones aparecidas febrero 2014 a enero 2015.

Visitas totales