MIS AMIGOS LOS LIBROS: La luz que no puedes ver

Un trabajo de…

7 DE AGOSTO DE 1944

OCTAVILLAS

 

Caen del cielo como una lluvia al anochecer, sobrevuelan la muralla, hacen piruetas sobre los tejados, revolotean sobre los barrancos y entre las casas. Calles enteras se mecen al ritmo de los destellos blancos sobre los adoquines. «Mensaje urgente para los habitantes de la ciudad —dicen las octavillas—. Salgan de inmediato a campo abierto».

Sube la marea. En lo alto cuelga una luna pequeña, amarilla, creciente. Hacia el este, sobre los tejados de los hoteles que hay frente al mar y en sus jardines traseros, seis unidades de la artillería pesada norteamericana cargan proyectiles incendiarios en la boca de los morteros.

La luz que no puedes ver.

Anthony Doerr

(Inicio)

 

De vez en cuando se cruza en nuestro camino de lecturas una historia que se nos mete en el cuerpo para formar parte de nuestro bagaje de gratas experiencias y deseamos hablar de ello a todo el mundo, como si en vez de haber leído un texto, hubiéramos conocido a una persona que iba a cambiar nuestras vidas… Supongo que esta novela no llegará a tanto, pero sí recordaré las horas empleadas en su lectura como bien gastadas y aprovechadas, y por ese motivo siento la necesidad de haceros partícipes de mis sensaciones y animaros a vivir de primera mano una nueva aventura entre las páginas de un libro.

La luz que no puedes ver está dirigida a los sentidos, pero tiene la virtud de la sencillez, de ese tipo de sencillez que nace del trabajo meticuloso, concienzudo, capaz de moldear obras de arte sin afeites innecesarios y sin artificios que despisten la lectura. Su lenguaje es claro y dice precisamente lo que pretende decir, gracias a una prosa tan natural y rica que podríamos calificarla de lírica, cuyas descripciones sensoriales hacen que percibamos tanto objetos como acciones o sucesos con una viva profundidad.

En la novela se nos presentan varias historias entrelazadas entre sí y divididas en pequeñas entregas que irán formando un todo, mientras vamos viajando en el tiempo: desde la evocación del pasado a la realidad del presente, no el actual, sino aquel de ellos, los actores, aquel del miedo, la locura y la muerte de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no es ningún problema ubicarnos en los lugares y en las épocas, ni tan siquiera en los personajes, pues todo fluye con naturalidad bajo una candencia perfectamente transitable. Y siguiendo, paso a paso, las pequeñas líneas que surgen desde diversos puntos Europa hasta llegar a la ciudad francesa de Saint-Malo, nos iremos dejando atrapar por la emoción.

La trama, organizada como un puzle cuyas piezas se nos van aportando a medida que se avanza y que nosotros debemos ir encajando donde corresponde, está bien argumentada y sus personajes perfectamente definidos, aunque todos, absolutamente todos ellos, están revestidos de la ambigua realidad, pues nadie es bueno ni malo, sino todo lo contrario, o todo a la vez, o nada… ¿quién sabe en verdad cómo es?... Todos son héroes y villanos, valientes y cobardes, osados y prudentes, asesinos y virtuosos en una época en que la mayor empresa de cada persona era salvar su propia vida. Todos están construidos y delimitados cabalmente dentro de su propia psicología y gracias a ellos vemos los horrores de la guerra sin entrar en los detalles de batallas, ni holocaustos, ni personajes de renombre, pues, a fin de cuentas, la verdadera historia se desarrolla entre la gente normal y corriente.

Aulock prisionero Aulock es hecho prisionero por los americanos

Y así, llevados por la magia de las palabras, nos vamos introduciendo en los diferentes papeles de unos protagonistas emocionantes, sobre todo por su sincera humanidad, que les hace ser, a la vez, increíbles y verosímiles: la muchacha ciega capaz de crear todo un mundo fantástico que le protege del terror que le rodea en su Francia natal, ocupada por las banderas de la cruz gamada, donde su padre, cuidador del Museo de Historia Natural y guardián de las llaves que abren las fabulosas puertas de la imaginación, le construye unas impresionantes maquetas de aquellos lugares en donde vive para que ella pueda aprender las calles y sus recorridos con la visión de sus dedos, los mismos dedos que leen las aventuras de Julio Verne, o las espirales de las conchas marinas, o los rostros de los amigos; el muchacho huérfano de las minas de carbón alemanas, quien reside con su hermana, más pequeña, pero más imbuida en la realidad, dentro de un humilde orfanato y cuya afición a las viejas radios, a sus ondas, a sus voces, le hace capaz de construir receptores de sueños para saltar sobre las fronteras, hasta llegar a ser un rastreador de comunicaciones enemigas y encontrar localizaciones imposibles dentro del ejército nazi; el tío loco que se niega a salir a la calle y se cobija en su viejo caserón sobre el mar de Bretaña, parapetado tras su emisora clandestina y sus libros y su música, y cuidado por un criada anciana, aunque vital, activa y comprometida con la resistencia; el débil amigo rico, abandonado por todos, incluso su familia, y centro de todas la burlas, odios y maltratos, quien, con sus ojos miopes, pretende captar el vuelo de los pájaros a los que reconoce con un simple trinar; el oficial alemán, quizá el único tallador de diamantes de Alemania que no es judío, sentenciado a muerte por una enfermedad que le va consumiendo, y que está obsesionado por encontrar la joya más preciada del museo porque, según creencia general, da la eternidad a quien lo posee, aunque la desgracia a quienes le rodean; el viejo vagabundo dueño de las llaves del mundo fantástico de la gruta del mar… el vecino ambicioso y delator… el gigante sin asesino y defensor, a la vez… la directora francesa del orfanato, sacrificada hasta el final… y muchos otros más en un mosaico de seres que con sus defectos y virtudes se van relacionando entre sí hasta confluir en un todo bien conjuntado.

Saint-Malo 1944 Saint-Malo tras los bombardeos de 1944

Es una novela de lucha, lucha constante por superarse, por alcanzar el siguiente paso, por seguir adelante, por huir de los fantasmas, por continuar un sueño, por sobrevivir… Y las diferentes acciones de estos personajes transcienden mucho más allá de ellos mismos, más allá de su tiempo y su localización, para crear una red que tarde o temprano se cerrará. La historia narrada es dura, a veces triste, en otras cruel, pero totalmente verosímil en su fatalidad, sin embargo, tiene un aura de esperanza, de ensoñación, de ganas de vivir que, a pesar de todos los acontecimientos que se nos muestran, no nos hace perder la fe en el ser humano, sino todo lo contrario.

Por todo ello no es una casualidad que su autor, el norteamericano Anthony Doerr, haya conseguido tantos premios y nominaciones por su trabajo...

 

En torno a la obra

ANTHONY DOERR

 

Nacido en Cleveland, Ohio, en 1973, Doerr es un autor norteamericano licenciado en Historia por el Bowdoin College, Maine. Su primera publicación data de 2002 y consistió en una colección de relatos, cuyas acciones tienen lugar en África y Nueva Zelanda, donde él pasó algunos años, titulado The Shell Collector. Su primera novela, About Grace, apareció en 2004. Tres años más tarde apareció un libro de memorias, Four Seasons in Rome. En el 2010 apareció su segundo libro de relatos, Memory Wall, y en el 2014 publicó la novela que nos ocupa, All the Light We Cannot See (La luz que no puedes ver), la cual recibió significativas buenas críticas llegando a ser finalista del National Book Award for Fiction, siendo calificada por el New York Times como uno de los mejores libros del año y obteniendo diversos premios en 2015: el Dayton Literary Peace, el Ohioana Library Association Book y el Pulitzer.

 

SAINT-MALO

 

Saint-Malo es una comuna de Francia metropolitana perteneciente a la región de Bretaña, justo en el departamento de Ille y Vilaine. La ciudad es muy visitada por los turistas interesados en su casco histórico, en su puerto deportivo o en su comercio. Tiene una población cercana a las 45.000 personas, aunque en verano se multiplica por cuatro. Sus monumentos más destacados son: la Muralla que rodea la totalidad de la ciudad y cuyos tramos más antiguos datan de la Edad Media. El Castillo, construido en el año 1424. La Catedral Saint-Vincent, mezcla de los estilos gótico y románico, construida en el siglo XII y reconstruida tras la guerra ya que los alemanes la destruyeron parcialmente. La tumba de Chateaubriand en la isla de Grand Bé. La serie de fuertes que protegían la ciudad, como el Fort National, construido en 1689, el Fort de la Cnchée, de 1705 y construido por Vauban, y el Fort del Petit Bé. Así como las ruinas de la catedral carolingia de Aleth, la Torre Solidor, el Fuerte de Aleth y el conjunto Búnkeres alemanes, todo ello en la comuna aledaña de Saint-Servan.

Su historia se remonta a la tribu gala de los corosiolitas quienes se establecieron en la zona de Aleth, allá por el siglo III, siendo fortificada la población en la época romana. Pero el tramo histórico que nos interesa es el que comienza tras el desembarco de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los alemanes se hicieron fuertes en ella para intentar impedir el avance de los aliados, y que fue duramente bombardeada por los norteamericanos, utilizando por primera vez el napalm, hasta que el general Andreas Maria Karl von Aulock se rindió, quedando la ciudad bastante dañada, durando la restauración de la misma más de veinte años.

Tropas americanas en Saint-Malo Tropas americanas en Saint-Malo

Una vez logrado el desembarco de las tropas, siete semanas después del día D, el ejército aliado lanzó una ofensiva, denominada Operación Cobra, llegando el Tercer Ejército Norteamericano, al mando del general Patton, hasta los principales puertos de Bretaña donde los alemanes se habían fortificado, uno de los cuales era Saint-Malo. Sus intenciones eran las de apoderarse de ellos para permitir el desembarco de los soldados y el armamento que llegaba desde los Estados Unidos. Sin embargo, la resistencia nazi en Saint-Malo, pues este fuerte contaba con más de trece mil hombres y una buena defensa artillera en búnkeres, frenó el avance, así que los americanos decidieron tomar la ciudad comandada por el coronel von Aulock, quien ordenó la evacuación de la población. El domingo 6 de agosto de 1844 comenzó el bombardeo de Saint-Malo, tanto por medio de artillería como con aviones y el centro histórico se llenó de incendios y la destrucción fue masiva. Ante este ataque, los alemanes toman una cierta cantidad de rehenes entre los civiles y los encierran en Fort National. Pero las tropas americanas han cortado todas las líneas de suministros alemanas y la ciudad se rinde el 14 de agosto, quedando la presencia alemana reducida a la isla de Cézembre, a escaso kilómetros de la costa, y a la fortaleza subterránea de Aleth. La isla es arrasada siendo el primer lugar del mundo donde se utilizarían las bombas de napalm. Por fin, el 2 de septiembre, se rinden los últimos focos de resistencia nazis.

Búnker Búnker alemán en Saint-Malo

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Por favor introduzca el código
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Fecha y lugar por determinar:

34º Libro propuesto:

"Pasaje a la India",

de J.M. Forster

Ya está disponible el comentario del poema:

"Vivo sin vivir en mí...", de Teresa de Ávila

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

Publicaciones aparecidas  febrero 2011 a enero 2012.

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

Publicaciones aparecidas febrero 2012 a enero 2013.

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

Publicaciones aparecidas febrero 2013 a enero 2014.

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

Publicaciones aparecidas febrero 2014 a enero 2015.

Visitas totales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Ancrugon

Página web creada con 1&1 Mi Web.