La máquina del tiempo.

Inés y la alegría, de Almudena Grandes

Toulouse, un día de agosto, quizás aún julio, tal vez en los comienzos de septiembre de 1939.

         Una mujer camina por la calle con los labios apretados, la actitud apresurada, ensimismada a la vez, de quien está en apuros o tiene una larga lista de tareas que cumplir. (…)

Un trabajo de…

La Guerra civil española no concluyó en 1939, por mucho que se empeñen los publicistas del régimen franquista, sino que todavía se adentró en la década de los cincuenta, durante más de un lapso algo más largo de un decenio de escaramuzas, combates, persecuciones, detenciones, miedo, muerte y destrucción, como así nos cuenta Almudena Grandes en su serie de novelas, al más puro estilo galdosiano, Episodios de una guerra interminable, del que ya hemos comentado Los pacientes del doctor García y El lector de Julio Verne.

Y uno de los episodios más llamativos, aunque prácticamente desconocido hasta hace poco gracias al celoso silencio oficial (pues ni a los franquistas les interesaba que se conociera la capacidad de los guerrilleros para dar estos golpes, ni al Partido Comunista mostrar sus luchas internas por el poder que eran las causantes de tales derrotas), fue la invasión del Valle de Arán por las tropas republicanas españolas que ayudaron a liberar el sur de Francia de la ocupación nazi.

Compañía de la 35ª Brigada de la UNE en el Valle de Arán

El contingente que atravesó la frontera entre Francia y España sumaba la cantidad aproximada de cuatro mil guerrilleros, en una invasión armada denominada Operación Reconquista de España, y cuyo objetivo era el de derrocar al régimen del general Franco. La idea inicial, organizada por la Unión Nacional Española, era la de establecer un gobierno republicano provisional en este valle y esperar el apoyo de los gobiernos aliados una vez terminasen con Hitler, algo que se veía bastante seguro y próximo. Sin embargo, y a pesar de los primeros momentos de euforia, la invasión fracasó a los pocos días de su inicio.

Los guerrilleros españoles huidos a Francia durante el 39 fueron a parar, en su mayor parte, a campos de internamiento, donde el gobierno colaboracionista francés los reclutó para organizar compañías de trabajo a favor de los alemanes, pero muchas de esas compañías se pasaron a la resistencia francesa para combatir al ejército alemán, sobre todo a partir de la invasión de la URSS por parte de Hitler, ya que la mayoría de estos exiliados pertenecía al Partido Comunista de España. Estos soldados españoles se organizaron en el XIV Cuerpo Guerrillero, al mando del oficial del Ejército Popular de la República Jesús Ríos García, que sería el origen de la AGE (Agrupación de Guerrilleros Españoles), la cual llegaría a contar con diez mil hombres, convirtiéndose en el un ejército de reserva bajo el mando del PCE.

Con el tiempo esta organización abrió sus puertas a otras fuerzas antifranquistas, tanto de izquierdas como de derechas, que estuviesen dispuestas a combatir al régimen de Franco y a restaurar la República, para ello, Jesús Monzón, un alto cargo del PCE en Francia, organizó la Unión Nacional Española, con el objetivo de invadir España, echar a Franco y crear un gobierno de Unidad Nacional que restableciera la democracia. Pero para ello era necesario crear una rebelión popular contra el régimen en el interior de España, alentada por las acciones de los maquis, y la imprescindible intervención de los aliados.

Soldados españoles de la 9ª División Leclerc entrando en París.

El Valle de Arán fue elegido para esta invasión por su ubicación estratégica al ser una zona mucho más accesible desde la frontera francesa que de la parte española, pues la primera la dibuja el río Garona, mientras que de la segunda le separa una enorme cadena montañosa a caballo entre las regiones españolas de Cataluña y Aragón. El Valle de Arán posee, tradicionalmente, una gran influencia cultural de las comunidades occitanas del sur de Francia, tanto en sus costumbres, economía, como en su lengua, el aranés, una variante del gascón, y aunque desde 1313, tras la firma de la Querimonia (una especie de Carta Magna concedida por el rey Jaime II de Aragón al Valle de Arán donde se le concedía una serie de privilegios a cambio del pago de un tributo y vasallaje), formaba parte administrativa del Reino de Aragón, sin embargo siguieron comunicándose y comerciando preferentemente con la parte francesa, mucho mejor comunicada, hasta la apertura del túnel de Viella en 1948, su principal canal de comunicación con el resto de la Península Ibérica.

La Operación Reconquista de España debía ser ejecutada por la AGE, pero solo algo más de cuatro mil hombres participaron en ella, quedando el resto en la reserva. Primero se llevaron a cabo varias escaramuzas de distracción por toda la cordillera pirenaica, siendo su objetivo principal del Valle de Arán. La invasión se realizó en octubre haciéndola coincidir con las primeras nevadas en los Pirineos y confiando en que, gracias a este factor climatológico, se frenase la llegada de tropas del resto del país para contrarrestar a los invasores, pero estos no contaban con la escasa ayuda de la población local, acostumbrada a su aislamiento, y que no les facilitó para nada la estancia en estas tierras durante esos días.

El grueso de los maquis se concentró en la parte norte de la región, sobre todo en Baish Aran, y se desarrollaron combates en diferentes aldeas, como Canajan, Bausen, Les, Bossòst, Unha o Salardú, siendo bastante violento el llevado a cabo en la localidad de Es Bordes. Todas estas localidades iban pasando a su poder, sin embargo se detuvieron ante la capital, Viella, donde se había concentrado un fuerte contingente de tropas franquistas al mando del general José Moscardó. Y aunque en pocos días, los invasores se habían apoderado de gran parte del valle, el día 21, Santiago Carrillo y el general Luis Fernández ordenaron la retirada ante el peligro de que los franquistas les recortasen el paso hacia la frontera.

Grupo de maquis españoles

Nada de lo esperado se conjuró a su favor. Por un lado, los países aliados no tenían entre sus prioridades la de continuar con otro frente de guerra una vez acabado con los nazis, y mucho menos cuando comenzaron los primeros desacuerdos con la URSS de Stalin, o con el estallido de la guerra civil en Grecia entre los guerrilleros comunistas y el ejército monárquico. Y por otro, la lucha interna en el PCE, donde Jesús Monzón y Dolores Ibárruri se disputaban el poder, acabó por frustrar el sueño de libertad de aquellas personas y, de rebote, fortalecieron a un régimen dictatorial que se estableció durante cuarenta años en la maltrecha historia de España.

Y es sobre este fondo histórico donde Almudena Grandes desarrolla una historia de amor y de odio, de miedo y esperanza, de distancias, añoranzas, despedidas… una historia de muerte, pero, sobre todo, de vida.

Inés es una joven de clase acomodada quien, un poco por su rebeldía innata, otro poco por las circunstancias en las que se ve involucrada y otro por los accidentes de la existencia, se deja seducir por los encantos ideológicos del socialismo y los más sensoriales del capitán Galán. Esta pareja formará el eje de la novela y alrededor de ellos se irán desplegando un amplio abanico de personajes que abracarán el amplio espectro de la gama española de posguerra, mezclándose sin pudor realidad y ficción, los históricos con los inventados, mostrándose todos con la desnudez de naturalidad y de los sentimientos humanos y evitando caer con frecuencia en el fácil recurso del maniqueísmo, pues la virtud y la inmoralidad van de la mano con demasiada asiduidad por los senderos de la vida, lo contrario sería faltar a la verdad ya todos estamos hechos de luces y sombras…

Inés y la alegría es un claro ejemplo de la forma de trabajar de su autora, quien siempre nos aporta novelas pulcramente trabajadas, documentadas, bien redactadas y bastante correctas, las cuales se dejan leer con facilidad, a pesar de la mucha información que aportan. Narrada desde tres puntos de vista diferentes: un narrador omnisciente, que nos va introduciendo la parte histórica; Inés, quien relata su odisea particular, y Galán, que cuenta su romance con Inés, se van alternando, por lo tanto, la primera y la tercera personas para diferenciar la acción de la descripción, con múltiples saltos en el tiempo, cambios de tema y mostrando la constante lucha moral de la mayoría de los personajes, tanto en sus hechos, como en sus palabras. Un buen libro a partir del cual podemos comenzar la aventura de nuestra propia investigación.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Domingo 15 de DICIEMBRE 2019 - Lugar sin confirmar

17:00 horas.

47º Libro propuesto:

"EL DIOS DE LAS PEQUEÑAS COSAS",

de  Arundhati Roy

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"Si me quieres, quiéreme entera" de Dulce María Loynaz

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

NOVENA TEMPORADA:   FEBRERO 2019 - ENERO 2020

Visitas totales


E-mail