La máquina del tiempo.

El Ferrocarril Subterráneo, de Colson Whitehead .

“Y América también es una vana ilusión, la mayor de todas. La raza blanca cree, lo cree con toda su alma, que está en su derecho de apropiarse de la tierra. De matar indios. De hacer la guerra. De esclavizar a sus hermanos. Si hay justicia en el mundo, esta nación no debería existir, porque está fundada en el asesinato, el robo y la crueldad. Y, sin embargo, aquí estamos”.

Un trabajo de…

Antes de comentar algo de esta magnífica novela, sería conveniente darnos una vuelta por el pasado y conocer un poco más de cerca qué era eso que en el siglo XIX fue conocido, en los convulsos estados de Norteamérica, como “The Underground Railroad”. El Ferrocarril Subterráneo, consistía, realmente, en una vasta red de personas que ayudaron a los esclavos fugitivos a escapar hacia el norte y hasta Canadá, la cual no estaba dirigida por ninguna organización ni persona. Más bien, consistía en muchos individuos, muchos blancos, pero sobre todo negros, que solo conocían los colaboradores locales y no la operación en general. Aún así, esta red fue capaz de desplazar a cientos de esclavos hacia el norte cada año, según una estimación, el sur perdió más de cien mil esclavos entre 1810 y 1850.

Este sistema organizado de ayuda a los esclavos fugitivos parece haber comenzado hacia fines del siglo XVIII, pues ya en 1786 existe constancia de una queja del propio Presidente George Washington porque una sociedad de cuáqueros ayudó a huir a uno de sus esclavos. El sistema creció, y alrededor de 1831 fue bautizado con el nombre con el que pasó a la historia. El sistema incluso usaba términos usados ​​en los ferrocarriles: los hogares y negocios donde los fugitivos descansaban y comían se llamaban "estaciones" y "depósitos" y eran administrados por "directores de estación"; aquellos que contribuían con dinero o bienes eran "accionistas", y el " conductor "fue el responsable de mover a los fugitivos de una estación a la siguiente. Sin embargo, huir hacia norte para cualquier esclavo era cualquier cosa menos fácil. El primer paso era escapar de sus dueños, lo que, para muchos de ellos, esto significaba confiar en sus propios recursos. A veces un "conductor", haciéndose pasar por un esclavo, entraba en una plantación y luego guiaba a los fugitivos hacia el norte. Los fugitivos solían moverse por la noche. Por lo general, viajaban entre quince a treinta kilómetros hasta la siguiente estación, donde descansaban y comían, y donde se escondían en graneros y otros lugares apartados. Mientras esperaban, se enviaba un mensaje a la siguiente estación para alertar a su jefe de la próxima llegada.

Los fugitivos, en ocasiones, también viajaban en un tren de verdad, o en un barco, transportes estos que a veces debían pagarse ellos mismos. Así mismo, se necesitaba dinero para mejorar la apariencia de los fugitivos: un negro, una mujer o un niño con ropas andrajosas invariablemente atraerían ojos sospechosos. Este dinero fue donado por personas particulares o recaudado por varios grupos, incluidos los Comités de Vigilancia que surgieron en los pueblos y ciudades más grandes del norte, especialmente en Nueva York, Filadelfia y Boston. Además de solicitar dinero, las organizaciones proporcionaron alimentos, alojamiento y auxiliaron a los fugitivos a establecerse en una comunidad, ayudándoles a encontrar trabajos y proporcionándoles cartas de recomendación. No debemos olvida que el Ferrocarril Subterráneo tuvo muchos participantes notables, entre quienes podemos destacar a John Fairfield en Ohio, hijo de una familia esclavista, que hizo muchos audaces rescates, a Levi Coffin, un cuáquero que ayudó a más de tres mil esclavos, o Harriet Tubman, una esclava huida que hizo diecinueve viajes al sur acompañando a más de trescientos esclavos a la libertad.

Para el esclavo fugitivo que huía de una vida de esclavitud, el Norte era imaginado como una tierra de libertad, sin embargo, al llegar allí, descubría que, aunque ya no eran esclavos, tampoco eran libres. Los afroamericanos en el norte vivían en un extraño estado de semilibertad. El Norte pudo haber emancipado a sus esclavos, pero no estaba listo para tratar a los negros como ciudadanos, y ni a veces, como seres humanos. Y esto es porque el racismo del norte surgió directamente de la esclavitud y las ideas utilizadas para justificar la institución. Los conceptos de "negro" y "blanco" no llegaron con los primeros europeos y africanos, sino que crecieron en suelo estadounidense. Durante la administración de Andrew Jackson las personas de la clase trabajadora obtuvieron derechos que antes no poseían, particularmente el derecho al voto, pero solo se beneficiaron los hombres blancos. Negros, indios y mujeres no fueron incluidos.

Otra de las grandes causas de esta situación fue por el hecho de que esta era una época en la cual llegaban al Norte grandes cantidades de inmigrantes. Muchas de estas personas escapaban de la discriminación en sus países de origen, pero en América encontraron que sus derechos se expandían rápidamente. Habían ingresado a un país en el que formaban parte de una categoría privilegiada llamada "blanco". De esta forma, los prejuicios étnicos tuvieron un tremendo impacto en las vidas de las personas. Pero la conclusión fue que, para los blancos en Estados Unidos, sin importar cuán pobres o degradados fueran, sabían que había una clase de personas por debajo de ellos. Los blancos pobres eran considerados superiores a los negros, y también a los indios, simplemente por el hecho de ser blancos. Debido a esto, la mayoría se identificó con el resto de la raza blanca y defendió la institución de la esclavitud. Los blancos de la clase trabajadora hicieron esto a pesar de que la esclavitud no los beneficiaba directamente y, en muchos sentidos, estaba en contra de sus mejores intereses.

Antes de 1800, los hombres afroamericanos libres tenían derechos nominales de ciudadanía. En algunos lugares podían votar, servir en jurados y trabajar en oficios cualificados, sin embargo, a medida que la necesidad de justificar la esclavitud se hizo más fuerte y el racismo comenzó a solidificarse, los negros libres gradualmente perdieron los derechos que tenían. A través de la intimidación, las leyes cambiantes y la violencia de la mafia, los blancos reclamaron la supremacía racial y cada vez más les negaron a los negros su ciudadanía. Y en 1857, la decisión de Dred Scott declaró formalmente que los negros no eran ciudadanos de los Estados Unidos.

En los estados del noreste, los negros tuvieron que sufrir la discriminación en muchas formas. La segregación era desenfrenada, especialmente en Filadelfia, donde los afroamericanos fueron excluidos de las salas de conciertos, transporte público, escuelas, iglesias, orfanatos y otros lugares. Los negros también se vieron obligados a abandonar las profesiones especializadas en las que habían estado trabajando. Y poco después del cambio de siglo, los hombres afroamericanos comenzaron a perder el derecho al voto, un derecho que muchos estados habían otorgado después de la Guerra de la Independencia. Simultáneamente, los derechos de voto se expandieron para los blancos. Nueva Jersey abolió el voto negro en 1807; en 1818, Connecticut hizo lo mismo con los hombres negros que no habían votado anteriormente; en 1821, Nueva York eliminó los requisitos de propiedad para que los hombres blancos votaran, pero los conservó para los negros, lo que significaba que solo un pequeño porcentaje de hombres negros podía votar en ese estado. En 1838, Pennsylvania vedó por completo el voto. Los únicos estados en los que los hombres negros nunca perdieron el derecho al voto fueron Maine, New Hampshire, Vermont y Massachusetts. Pero es que la situación en lo que entonces era la región noroeste del país era aún peor. En Ohio, la constitución estatal de 1802 privó a los negros del derecho al voto, para ocupar cargos públicos y para testificar contra los blancos en los tribunales. Durante los siguientes cinco años, se aplicaron más restricciones a los afroamericanos. No podían vivir en Ohio sin un certificado que demostrara su estado de libertad, tenían que pagar una fianza de 500 dólares "para pagar su manutención en caso de necesidad" y se les prohibió unirse a la milicia estatal. En 1831 se excluyó a los negros de servir en jurados y no se les permitió ingresar a casas de pobres, asilos para enfermos mentales ni a otras instituciones. Afortunadamente, algunas de estas leyes no se aplicaron con rigor, o hubiera sido prácticamente imposible para cualquier afroamericano emigrar a Ohio. Pero estas injusticias no quedaban ahí, pues en Illinois hubo severas restricciones a la entrada de negros libres al estado, e Indiana los excluyó por completo. Michigan, Iowa y Wisconsin no fueron más amigables. Debido a esto, las poblaciones negras de los estados del noroeste nunca excedieron el uno por ciento. Y es que los afroamericanos sufrieron también la violencia a manos de los blancos del norte. Los casos individuales de asalto y asesinato ocurrieron en todo el norte, al igual que los insultos diarios y el acoso. Entre 1820 y 1850, los negros del norte también se convirtieron en los objetivos frecuentes de la violencia de la mafia. Los blancos saquearon, derrumbaron y quemaron casas, iglesias, escuelas y salas de reunión. Apedrearon, golpearon y, en ocasiones, asesinaron a negros. Filadelfia fue el sitio de la peor y más frecuente violencia callejera. En general, los funcionarios de la ciudad se negaron a proteger a los afroamericanos de las turbas blancas y culpaban a los negros por incitar a la violencia con su comportamiento "optimista".

Sin embargo los afroamericanos y sus aliados blancos no se limitaron a sentarse y aceptar el racismo del norte y respondieron de varias formas. Los negros fundaron sus propias iglesias, escuelas y orfanatos. Crearon sociedades de ayuda mutua para proporcionar asistencia financiera a los necesitados. Ayudaron a los esclavos fugitivos a adaptarse a la vida en el norte. Los negros y blancos que trabajan juntos tomaron medidas legales para tratar de evitar la erosión de los derechos de los negros y protestar contra nuevas restricciones. Los afroamericanos celebraron una serie de convenciones nacionales para decidir una serie de acciones colectivas. Combinado con estas acciones estaba el esfuerzo constante para terminar con la esclavitud, proteger a los esclavos fugitivos y salvar a los negros libres de ser secuestrados y vendidos al sur. Algunos estados incluso aprobaron las Leyes de Libertad Personal para contrarrestar la legislación federal, como la Ley de Esclavos Fugitivos de 1850. Estos protegían a los prófugos y garantizaban algunos derechos a los ciudadanos afroamericanos de ese estado.

Así pues, como ya hemos podido comprobar, en la historia de América del Norte, el ferrocarril subterráneo era el nombre que se le daba a una red de hogares y otros lugares seguros que ayudaron en el movimiento de esclavos escapados del sur de Estados Unidos hacia el norte, y en ocasiones a Canadá. El ferrocarril histórico no era un ferrocarril real: era solo una cadena de puntos de parada o estaciones a lo largo del camino. Sin embargo, la novela convierte ese ferrocarril metafórico en uno literal, postulando la creación de una serie de túneles, pistas y vagones de ferrocarril que en realidad proporcionaron transporte físico para escapar de los esclavos. Esta es una recreación completamente ficticia: en el hecho histórico, no había tal ferrocarril literal, pero tanto la historia como el ferrocarril ficticio tienen un significado simbólico en común: para el esclavo que escapa, y para aquellos que los ayudaron, el ferrocarril significó, y significa, libertad.

La narración principal de la historia está ambientada en el sur de los Estados Unidos durante la era de la esclavitud (principios de 1800), es introducida y ocasionalmente interrumpida por una serie de capítulos cortos que brindan información sobre la identidad, situaciones e historias de personajes secundarios. El uso de los términos "coloreado" y "negro" en el libro refleja el lenguaje de la época: en otras palabras, los términos del libro eran históricamente apropiados y se han usado a lo largo de la narración con la misma intención de exactitud.

El libro comienza con la historia de Ajarry, abuela de Cora, protagonista y personaje central del libro. La narración describe cómo Ajarry asumió el control de una pequeña parcela de tierra en el área de esclavos de la plantación de Randall, en el estado sureño de Georgia, donde vivió la mayor parte de su vida. Tanto la madre de Cora, Mabel, como la propia Cora heredaron esa tierra y se enorgullecieron de mantenerla. También se hace referencia a cómo Ajarry insistió en que los intentos de escapar eran inútiles; sin embargo, Mabel parece que se fugó con éxito; y cómo Cora rechazó una invitación inicial de su compañero esclavo César para hacer su propio intento.

Pero después de una serie de incidentes dolorosos en la plantación, Cora cambia de opinión y acepta unirse a César en un intento de fuga. La noche de su carrera inicial se ve interrumpida por la llegada de otra esclava, Lovey, que descubrió lo que estaban haciendo y corrió para unirse a ellos. Luego, tienen un encuentro inesperado con un grupo de ladrones de cerdos. El encuentro se convierte en una pelea, durante la cual Lovey es capturada y Cora mata a uno de los atacantes.

A partir de este momento ya no descubrimos más de la novela con la intención de que podáis ir averiguándolo por vuestra propia lectura, la cual os recomiendo, pues esta una novela intensa, bien escrita, que os atrapará desde las primeras páginas y que tardaréis en olvidar.

Con ella, su autor, el escritor norteamericano Colson Whitehead, ha conseguido múltiples premios, incluido en Pulitzer de 2017, sin embargo, no es la única de sus obras premiada, habiendo recibido honores, entre los que se encuentra el Premio Nacional del Libro de 2016, en casi todas sus creaciones (seis novelas, dos libros de no ficción y varios de ensayos) que, en su conjunto, suelen contener una apreciable sensibilidad hacia los problemas sociales y, en particular, raciales. Nacido en la ciudad de Nueva York el 6 de diciembre de 1969, se graduó en la Universidad de Harvard y ha enseñado como profesor en varias otras universidades de su país.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Domingo 28 de octubre 2018 - Hogar de los Jubilados -

16:30 horas.

40º Libro propuesto:

"TODO ESE FUEGO",

de Ángeles Caso

Ya está disponible la Guía de Lectura - Poesía:

"El viaje definitivo" de Juan Ramón Jiménez

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

OCTAVA TEMPORADA:   FEBRERO 2018 - ENERO 2019

Visitas totales


E-mail