LAS COSAS DE ALY: Alicia, la bibliotecaria

Un trabajo de…

.

Recuerdo que era una de esas tardes de invierno que invitan a quedarte en casa, pegadito a la estufa y con un café con leche calentito entre las manos. Incluso creo que llovía… En el móvil sonó la señal de haber recibido un whatsapp y algo me dijo que era de Aly… y no me equivoqué. Me enviaba una foto de un marca-páginas en forma de ratoncito:

- Mira, ¿a qué es mono? Me lo acaban de regalar.

Y a mí, con mi proverbial sentido del des-humor, no se me ocurrió ninguna otra tontería que decir:

- No es un mono, es un ratón.

¡Patético! Entonces Aly me respondió con  “jaja”. Y es que cuando Aly pone en sus whatsapp dos “ja”, eso es que no le ha hecho ninguna gracia, así que decidí callarme y no estropearlo más. Pero ante mi silencio, ella volvió a la carga:

- ¿No te gusta?

- Pues claro que sí, es muy bonito – respondí resultando nada convincente y cayendo más en el pozo de la mediocre vulgaridad.

No hay nada que me aterrorice más, que quedar como un tonto, así que tras devanarme los sesos di con una brillante idea…

- Mira si me ha gustado que hasta le voy a escribir un cuento…

- ¿Al ratoncito? – en la pregunta se intuía la incredulidad y eso me insufló más ánimos.

- Claro, ¿acaso dudas que pueda?

- No, no… Me gusta la idea.

Y aquí está lo que salió de este reto:

 

ALICIA, LA BIBLIOTECARIA

Alicia, la bibliotecaria, tenía muy mal genio y siempre nos estaba regañando por cualquier tontería, con su cara seria y de mala leche, y con su mirada severa y penetrante. El caso es que si hubiese sonreído, habría sido bonita, pero nadie de nosotros la vio hacerlo jamás.

Según comentaban en el pueblo, tuvo una vez un novio, un chico alto, simpático y muy guapo que la trataba como a una reina y, de hecho, siempre la llamaba “Princesa”, pero un buen día desapareció y nunca se supo nada más de él. No se sabía de dónde vino y mucho menos dónde se fue, pero la cuestión era que, desde su desaparición, Alicia dejó de sonreír.

Alicia siempre había sido una personita muy estudiosa y aplicada, siempre metida entre libros, y aquel novio era igual que ella, dos verdaderos ratones de biblioteca que devoraban páginas y páginas sin levantar nunca la cabeza de los libros, por lo que se les veía poco por las calles del pueblo y la gente, cuando el chico desapareció sin más, bromeaba diciendo que ella lo tendría atrapado entre las páginas de algún libro.

En su trabajo, hay que reconocerlo, Alicia era muy eficiente y te conseguía cualquier libro que le pidieses por muy raro que fuera, pero el caso es que la biblioteca, aunque lejos de las de la ciudad, era grande y todo el mundo se preguntaba como hacía para encontrar el título que fuera, incluso se llegó a decir que tenía la capacidad de conseguirte los libros que todavía no se habían escrito, pero a mí eso me parece una exageración.

Había una cosa también muy curiosa, y es que todos los libros llevaban un punto de lectura consistente en la cabecita de un ratón cuyas orejas asomaban por arriba cuando estaban cerrados y así parecía fácil encontrar la página en la que te habías quedado, y era muy gracioso ver las estanterías repletas de dichas orejitas que ella se apresuraba a quitar, guardándolas en unos cajoncitos que utilizaba únicamente para eso, guardar cabecitas de ratón, cuando te llevabas algún libro.

Nadie rozó nunca aquellas orejas, ni sus cabecitas correspondientes, pero daban la sensación de estar hechas de un suave terciopelo. Y luego, cuando devolvías el libro, Alicia volvía a colocar el punto de lectura siempre en su mismo tomo y, casi lo podría asegurar, entre las mismas páginas.

Alguien le preguntó un día por el motivo de esa curiosidad, pero ella, en vez de responder, se puso pálida y se echó a llorar de forma desconsolada, y entre hipos y sorbidas de mocos, nos dijo:

- Todos eran grandes amigos… Todos unos perfectos ratones de biblioteca…

Una mañana las puertas del edificio no fueron abiertas a su hora acostumbrada.

- Quizá Alicia habrá tenido algún problema –dijo alguien.

- O igual está enferma –apostó otra.

Pero cuando a media tarde todavía no se sabía nada de ella, se tomó la decisión de forzar la puerta. En el interior todo estaba como siempre: silencioso, limpio, ordenado y con la multitud de orejitas asomando por la parte superior de los libros como fantasmas diminutos en la penumbra de las ventanas cerradas. Sin embargo, cuando llegaron a la mesa desde donde Alicia controlaba todo mientras leía en su eterno libro de poemas, vieron que éste estaba medio cerrado a causa de algo que había entre sus páginas, algo pequeño, inmóvil y con unas pequeñas orejas redondeadas y sedosas asomando por su borde superior…

- Mirad, otra rata que ha muerto aplastada de tanto leer –dijo uno y todos rieron.

De esto hace ya algunos años y desde entonces nadie ha vuelto a saber nada de Alicia, la bibliotecaria.

 

FIN

 

 

Cuando se lo envié, Aly sólo me respondió, creo que un poco por venganza:

- ¡Qué cuento tan cruel!

Pero yo estoy seguro de que le gustó.

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Diciembre 17 del 2017 - Salón de los Jubilados, Castellnovo

36º Libro propuesto:

"Historia de un canalla",

de Julia Navarro

Ya está disponible el comentario del poema:

"Hombres necios que acusáis", de Sor Juana Inés de la Cruz

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

QUINTA TEMPORADA: FEBRERO 2015 - ENERO 2016

SEXTA TEMPORADA:   FEBRERO 2016 - ENERO 2017

SÉPTIMA TEMPORADA:   FEBRERO 2017 - ENERO 2018

Visitas totales