Enlaces:

Obtusa.

Obtusus significa golpeado contra, achatado por un golpe. No obstante, en su sentido figurado hace referencia a falta de agudeza mental y de vigor intelectual. Por eso, además de referirse a los ángulos chatos en geometría, también señala la torpeza y la estupidez. Por otro lado, la voz latina obtundere en sentido figurado también significa cansar, importunar y amortecer la mente… ¡Arduo rescate!

Un trabajo de… 

Las palabras no sólo me acompañan; a menudo, me asaltan. Así ha ocurrido con la palabra “obtusa”. Y así suele ocurrir con estas palabras, que llevan integrado en su significado denotativo la modalización subjetiva de la connotación.

La palabra obtuso tiene varias definiciones asignadas en el diccionario:

1. Que no tiene punta. Como sinónimo de despuntado, mocho, romo, chato, achaflanado…

2. Que comprende con dificultad y lentitud. Como sinónimo de tardo, lento, corto, torpe, zafio, zote, cerril, necio, rudo… asno, bobo, cerrado, negado…

3. En GEOMETRÍA se aplica al ángulo mayor de 90º y menor de 180º

 

         Lo cierto es que es difícil imaginar que una persona que te llame “obtusa” esté diciéndote algo bonito.  No obstante, esta costumbre que tengo de “rescatar” palabras a veces me lleva a tomar dosis de mi propia medicina. Suelo explicar a mis alumnos que los adjetivos calificativos que usamos para describir estados emocionales y rasgos de personalidad (temperamento, carácter e inteligencia) son siempre subjetivos. Y además les digo que los adjetivos describen en gran medida los límites de la persona que los usa, y que, respecto a la persona que los recibe le aporta la posibilidad de mirarse en el espejo de la propia proyección.

Está claro que la persona que me llamó “obtusa” usaba la segunda acepción de la palabra. No creo que le importe mucho mi nariz o el estado de la punta de mis tijeras. Y lo siento, la verdad, porque ésta es una bonita acepción; de ésas que nos serviría para rescatar la palabra de esa connotación negativa con la que ha sido dotada. Obtusas son las colinas que han cedido a las inclemencias y que se mecen en paisajes ondulados. Pero no, no creo que se refiriera a ésta.

La segunda. Aquí es donde creo que me incluía lo nombrado. Difícil rescate. Torpe, lenta, corta, cerril, boba… Una no sabe por dónde comenzar el rescate o si quedarse en la retaguardia esperando que una manada de elefantes se la lleve a mejor vida.

         Lo curioso es que el rescate se abre en la propia palabra (es la magia): la tercera acepción viene a salvarme. Los ángulos obtusos han recorrido ya la mitad del camino: han pasado de la oclusión a la rectitud de los 90º y comienzan a abrirse poco a poco hacia la planicie de lo llano. Más tarde, cuando se haya atravesado el lado convexo se irá adentrando en el lado cóncavo de la vida, ése que lleva a considerar lo vivido como parte integrante de lo que nos queda por vivir. Y cuando sea ya un ángulo completo, si todo va según lo previsto, comenzará de nuevo a la cerrazón previa de la apertura de la agudeza previa a la rectitud y previa a la “obtusidad”.

Aunque, sin que me sorprenda demasiado, es la propia palabra la que tienen el coraje de rescatarse a sí misma. Las palabras tienen a la etimología para estos efectos.

         Obtusus significa golpeado contra, achatado por un golpe. No obstante, en su sentido figurado hace referencia a falta de agudeza mental y de vigor intelectual. Por eso, además de referirse a los ángulos chatos en geometría, también señala la torpeza y la estupidez. Por otro lado, la voz latina obtundere en sentido figurado también significa cansar, importunar y amortecer la mente… ¡Arduo rescate!

También se asocia esta voz latina a una raíz indoeuropea (s(teu)), que dio lugar a palabras como estúpido y estudio; así como a tos y tosferina… En fin…

 

         Lo más curioso de todo es que la Etimología me ha llevado a los vericuetos de una conclusión: esta palabra no requiere de ningún rescate. De qué serviría mirar los ángulos obtusos de las estrellas; la necesidad de que en algún momento del día sean las tres menos diez; las alas de las aves; lo incómodo que resulta la agudeza en una tumbona; recuperar esa posición de nitidez en la pantalla del ordenador; la belleza del ocaso entre dos colinas… Pero nada de esto importa.  ¿Por qué nadie tendría que venir a rescatarme de la torpeza, la estupidez y las contusiones de la vida? Nadie; salvo yo misma puedo hacerlo. Y esto también forma parte del aprendizaje.

De vegades, la pau

no és més que por…

Gracias por leernos...

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

NUESTRAS PUBLICACIONES

NUESTRO GRUPO. Páginas web

 PRÓXIMAS REUNIÓN:

Fecha y lugar por determinar:

35º Libro propuesto:

"La huella de una carta",

de Rosario Raro

Ya está disponible el comentario del poema:

"El último trato", de Drabindranath Tagore

PRIMERA TEMPORADA: FEBRERO 2011 - ENERO 2012

Publicaciones aparecidas  febrero 2011 a enero 2012.

SEGUNDA TEMPORADA: FEBRERO 2012 - ENERO 2013

Publicaciones aparecidas febrero 2012 a enero 2013.

TERCERA TEMPORADA: FEBRERO 2013 - ENERO 2014

Publicaciones aparecidas febrero 2013 a enero 2014.

CUARTA TEMPORADA: FEBRERO 2014 - ENERO 2015

Publicaciones aparecidas febrero 2014 a enero 2015.

Visitas totales